Vistas de página en total

domingo, 4 de diciembre de 2022

Araquil, Araceli, Araciel: "altar del cielo"

Ermita de Zamarce. Al fondo, San Miguel de Aralar
A principios de los 60, con 14-15 años, tuve de profesor a don Martín Larráyoz. Él me metió la afición a la etimología de las palabras, avisándome que era un terreno muy resbaladizo. Y con todas las reservas nos dio una etimología bellísima: que "araquil" venía de "ara coeli", el "altar del cielo".
Me ha venido a la mente este recuerdo cuando he leído en Diario de Navarra que el museo de San Miguel de Aralar rescatará la huella romana en Araquil. Y, sobre todo, este párrafo:
Por las averiguaciones realizadas en años anteriores se sabe de la huella que dejaron los romanos en su avance por la Calzada de Hispania in Aquitania Ab Asturica Burdigaliam, Iter XXXIV, que unía Astorga (Asturica) con Burdeos (Burdigalia). De ella formó parte la mansio Aracaeli en el mismo lugar donde hoy se alza el monasterio de Zamartze. Precisamente, el nombre de Aracaeli, origen del actual Arakil, fue acuñado por los romanos al dirigir su mirada a las alturas. Allí, en lo alto del monte, "in excelsis", "in excelsitate", se situaba un ara votiva romana ("ara coeli") para los viajeros de la calzada romana.
A principios del siglo XX ya hubo polémica en torno a este nombre. De un lado estaba el P. Fita y Arturo Campión (el que se empeñó en rebautizar al vasco "Ihiga" -Higa de Monreal- con "Elomendi"), quienes defendían que el nombre antiguo era Arac ili, "la ciudad de Arac"; del otro, los que defendían su origen latino.

Caro Baroja (Wikipedia)
San Miguel de Aralar, sobre la Barranca. Al fondo, el espolón de San Donato
La hipótesis que nos dio Larráyoz procedía de Caro Baroja.
Caro Baroja, en su casa de Itzea, en Vera
Basándose en los registros que datan de época romana, varios filólogos creyeron muy probable que Araquil viniera del latín. Entre ellos, Julio Caro Baroja lanzó una sugerente hipótesis, según la cual el topónimo Aracaeli tiene su origen en ara coeli (altar del cielo). Este topónimo estaría relacionado con el de la vecina Sierra de Aralar, que provendría a su vez de ara lar(re) (pastizal del altar), un topónimo híbrido vasco-latino. 
Hay que tener en cuenta que en uno de los bordes de la Sierra de Aralar y dominando el valle de Araquil se encuentra el santuario de San Miguel de Aralar o San Miguel in Excelsis (San Miguel en lo alto). Se trata de un antiguo sitio de culto muy venerado en Navarra y el País Vasco, que bien podría tener un origen precristiano. 
Un sitio de culto o altar situado en las alturas que bien podría haber dado nombre al valle situado a sus pies (Araquil) y a la Sierra llena de pastos que queda a sus espaldas (Aralar).

Mansio Aracaeli y los aracelitani
En las inmediaciones de Zamarce se encuentra la Mansio Aracaeli
Sobre la hipotética localización de la mansio Aracaeli, donde vivían los aracelitani, Rafael Carasatorre considera que los restos romanos encontrados cerca de la ermita de Zamarce se correspondían con los de Aracaeli, lo que parece podría ser ratificado por recientes excavaciones arqueológicas (años 2011 y 2012) en las que se ha localizado lo que podría ser una mansio administrativa romana.

Araciel y Araceli
Hornacina a la Virgen de Araceli, en el despoblado de Araciel
Araciel fue una antigua población de Navarra (España), perteneciente históricamente a la Merindad de Tudela. Estuvo situada al noreste de la ciudad de Corella, junto al límite con La Rioja, sobre un espolón en el valle del río Alhama. Por su ubicación fronteriza, jugó un papel de cierta relevancia en la Historia de Navarra hasta quedar completamente abandonado en el siglo xv.
En 1674 bajo el suelo de la antigua iglesia de Santa Lucía de Araciel, entonces ermita, se descubrió una talla mariana desde entonces conocida como Nuestra Señora de Araceli. Trasladada a Corella para su veneración, se construyó allí una ermita provisional (1675), que sería sustituida poco después por un nuevo templo barroco consagrado en 1693 que aún se conserva.
El Grupo Araciel se fundó en el año 1.992 en Corella (Navarra) por iniciativa de Miguel Virto y José Daniel Ausejo para interpretar música latina. Enseguida se fraguó la idea entre personas con inquietudes musicales similares dando lugar a un grupo inicial de dieciséis componentes; Hoy en día lo forman unos veintiséis. Y celebran su 30 Aniversario. Enhorabuena.

Nota: haced favor de leer el primer comentario

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué interesante que en Navarra tengamos dos topónimos cognados y derivados del latín. Uno en la Montaña y otro en la Ribera; uno en vascuence y otro en romance navarroaragonés; uno en la Merindad de Pamplona y otro de la Merindad de Tudela, las dos principales ciudades navarras por historia y población.