Páginas vistas en total

martes, 13 de abril de 2021

Campaneros de la Catedral (siglo XX)

Pedro Zozaya, portero, en la Casa del Músico
"Ahora": diario gráfico del 14 de agosto de 1935, nº 1445. Han pasado tres días desde que la Catedral de Pamplona sufriera el mayor expolio de su historia: el robo del Tesoro. El jefe de policía (dcha, pañuelo blanco en el bolsillo de la chaqueta) y el enviado especial (traje claro) de la revista hablan con un joven en la puerta de la llamada "Casa del Músico" (es la primera vez que vemos mis hermanos mayores y yo -desde 1945 ca.- esa puerta abierta y macetas en la ventana).
El joven -Pedro Zozaya Noáin- es el nuevo portero, "sobrino" dcl anterior portero,  Claudio Moliner Sebastián, de setenta y nueve años, natural de Pitíllas, casado, encargado desde hace 30 años de la portería y custodia de la catedral, fallecido en abril de ese año. Pedro se educó con él y heredó de él, con el cargo, la devoción hacia  José Oviedo de la Mota, apodado 'El Mexicano', desaparecido escasos días antes y principal sospechoso del robo.
Pedro Zozaya, imitando al ladrón
Pedro, joven y delgado, se presta a introducirse por el hueco por donde, tras serrar el barrote, entraron los ladrones. El policía (pañuelo blanco en el bolsillo de la chaqueta) observa todos los detalles, dónde dejan huellas las manos...
Pedro, desde los 6 años, ha sido monaguillo de la Catedral. Ahora, en agosto de 1935, con 18, es el nuevo portero y vive en la "Casa del Músico". Pronto será campanero y, como sus predecesores, vivirá en la "Torre de la Catedral".
Pero antes, tres años de Guerra Civil, en el bando sublevado (como ahora es políticamente correcto).

Domicilio, Torre de la Catedral. Hemeroteca
Casa del campanero, hoy museo
En la hemeroteca de DN la denominación "Casa del campanero" no aparece hasta 1973. En cambio "Torre de la Catedral" (también como domicilio del campanero), multitud de veces desde 1903.
Cirilo Sáez y Orradre. 
09/01/1898 (Medio siglo atrás) Fue designado por el Cabildo catedralicio, entre tres aspirantes, para ocupar el cargo de campanero.
Vista desde la Casa del campanero
22/03/1923
DEFUNCIONES Cirilo Sáez, de 67 años, de Pamplona, Torre de la Catedral.
23/03/1923 A la avanzada edad de 67 años ha fallecido el campanero de la Catedral don Cirilo Sáez y Orradre que ostentaba en aquel santo templo el carácter de una institución por los muchos años que 1levaba en el desempeño de su cargo. Era muy querido de superiores y fieles por su buen carácter, laboriosidad y honradez. Descanse en paz y reciban su desconsolada viuda doña Nicasia Esparza, hija doña Josefina, hijo político don Daniel González y demás familia nuestro sentido pésame. 
Vieja postal de la Catedral
28/06/1924
 Como verán nuestros lectores por la esquela que publicamos en otro lugar, el pasado día 18 falleció en esta capital, a la avanzada edad de 72 años, la virtuosa señora doña Nicasia Esparza viuda del que fué durante muchos años campanero de la Catedral don Cirilo Sáez. A su hija doña Josefina, hijo político don Daniel González y demás parientes les enviamos en estas líneas nuestro sentido pésame.
He puesto estos excesivos y reiterados datos para entender esta terrible noticia que viene a continuación:
03/03/1925 Defunciones.- María Jesús González, de 13 meses, de Pamplona, Torre de la Catedral.
Como veis, la pobre Josefina, en tres años, ha perdido al padre, a la madre y ahora a la hija que ha tenido con Daniel. También se puede deducir que, una vez muerto Cirilo, Daniel y Josefina siguieron viviendo en la Casa del campanero, en la Torre de la Catedral, y desempeñando el oficio.
Por desgracia, no he obtenido más datos para saber hasta cuándo siguieron de campaneros. Pero hay una fecha límite, 1942:
01/12/1942  "Defunciones. - Policarpa Zusaya, de 7 años, de Yesa. )ormitalería (torre de la Catedral)". Este es el texto exacto que aporta la hemeroteca. Yo lo interpretaría así: "Defunciones. - Policarpa Zozaya, de 7 años, de Yesa. Dormitalería (torre de la Catedral)".
Otra vez, otra tragedia en la Torre de la Catedral, la vivienda del campanero. La hija de un Zozaya. Difícil que sea de Pedro, quien, cuando nació la niña (1935), estaba soltero y tenía 18 años. Pero parece claro que un Zozaya -quizás tío de Pedro- era campanero de la Catedral.

Pedro y Petra 
Petra Díez Reguero
Petra Díez Reguero nace en Valladolid en 1917. Nacida en Medina del Campo (Valladolid) y criada en Tolosa, se casó con Pedro el 15 de Agosto de 1948, con unos 31 años los dos. Vivió en la Torre de la Catedral desde 1948 a 1 977-79. Falleció en Pamplona el día 15 de abril de 1998 a los 81 años de edad. Sobrevivió 25 años a Pedro, quien falleció en 1973.
Recuerdos
Guardo, en el recuerdo de mis ocho años, el 9 de octubre del 58 cuando la profunda voz de la María anunció la muerte de Pío XII. Y lo guardo porque, casualmente, ese mismo día tuvimos la alegría de que naciera mi hermanica Lourdes. Volvía mi padre Prisciliano de pasar con mi madre Ramona la noche en la maternidad y cuando llegó a casa (era muy dado a los dichos) dijo algo parecido a esto: "han tocado las campanas a muerto, pero para nosotros han tocado a vida: ha nacido Lourdicas el día 9, la de nueve (era la novena hija), y a las nueve".
¿Quién tañó la María esa mañana de 1958? Pedro o Petra, disyunción inclusiva.
Nos lo cuenta ella: 
«Pronto tuve que empezar a tocar yo las campanas. Mi marido tenía seis hermanas y ellas fueron las que me enseñaron a tocar; ensayábamos con dos cucharas sobre la mesa todos los toques hasta que los aprendí. Cuando conocí el oficio, tenía que sustituir a mi marido cuando estaba trabajando porque, con las 105 pesetas que nos pagaban, no podíamos vivir».
Rafael Leoz Yoldi
El sueldo era, pues, exiguo y los campaneros debían pluriemplearse, limpiando el templo, colocando flores, incensando o embalsamando muertos.
Rafael Leoz Yoldi (1943-2005), campanero por afición, tras alguna visita esporádica de niño, empezó a ayudar con asiduidad a partir de 1963 y les habría venido de perlas, especialmente a partir de 1973, cuando falleció Pedro:
17/05/1973 EL SEÑOR DON PEDRO ZOZAYA NOAIN falleció en Pamplona, el día 16 de mayo de 1973, a los 53 años (mejor, 57) de edada... Su esposa, Petra Díez Guerrero (mejor, Reguero); madre, Silvestra Noáin (Vda de Pedro Zozaya); madre política, Romana Reguero (Vda. de Cecilio Díez); hermanos, Felisa, Camino (Vda. de Razquin), Juanita, Amalia, María Jesús y María Sagrario; hermanos políticos, Jacinto Díez y Carmen Benito...

DE PETRUS A PETRA
Era un oficio casi hereditario, que pasaba de padres a hijos, o de maridos a esposas, como es el caso de la última campanera.

Escaleras torre norte
Si fue Petrus fue quien fundió la Campana María, quiso el azar que fuera Petra Díez Reguero la última campanera de la Catedral. De ella nos queda el testimonio de incontables noches subiendo las interminables escaleras de caracol de la torre a la luz de una vela, o los días de invierno pegados al brasero que les acompañaba entre los fríos muros de piedra. Cuenta también que comían en la torre para no tener que bajar y volver a subir. Sustituyó a su marido Pedro Zozaya, debido a que el sueldo no les permitía vivir dignamente, por lo que ella aprendió los toques y se quedó en el puesto, mientras que su marido buscó otro trabajo (14.12.54, vacante de caminero; 23/09/1969  encargado de la caldera y limpieza del Matadero).
En aquellos años su horario en los días normales comenzaba a las seis de la mañana con el toque de oración. «Luego se tocaba a las 9, 9,15 y 9,30, hora en que entraba el cabildo. Después si había funerales o agonías también se hacían. A las doce el Ángelus. A las cuatro, el cabildo hacia el coro y se tocaba igual que por la mañana, a las 3,30, 3,45 y 4. A las cinco el rosario. Y a las siete y media o las ocho, según fuese invierno o verano, el toque de la oración de la noche».
Rafael, tañendo la María
Y ya que hablamos de condiciones laborales, podríamos hablar de seguridad y salud laboral, ya que el principal peligro del oficio y que mayor siniestralidad provocaba eran los rayos. Así que imaginad qué miedo tener que tocar una campana en una noche de tormenta mientas los rayos se acercan a los trece mil kilos de bronce como un imán.
Contaba Petra que para mover el badajo de la Campana María hacía falta mucha fuerza y técnica (“había que sudar”); también, que costaba acostumbrarse al ruido (“a lo primero te quedabas sorda”). 
Y resulta muy divertido citar sus recuerdos, pues no olvidéis que vivía en la misma torre: “hace unos años, cuando había más líos, oíamos pasar por los tejados a los que iban a colocar pancartas o ikurriñas, y nosotras, acurrucadas de miedo, apagábamos las luces hasta que los oíamos marcharse. ¡Si supiesen que vivíamos debajo! -exclamaba…”.
Hoy, queda poco romanticismo en el tañido y las campanas tocan de modo automático y eléctrico, excepto en especiales solemnidades, cuando un grupo de pamploneses reviven el oficio y hacen que la Campana María alce su voz inigualable que retumba por todo Pamplona.
Fuente: Entrevista a Petra Reguero publicada en “Campaners”
 nº 4 – Gremi de Campaners Valencians – València – 1991.

Campaneros Catedral Pamplona
En el año 1979, la campanera de la catedral de Pamplona, Petra Díez, dejó su labor al mismo tiempo que se electrificaron las campanas del templo, excepto la María. Sin embargo, siguió viviendo en la casa del campanero hasta inicios de los años 90.
16/04/1998 LA SEÑORA Doña Petra Díez Reguero (CAMPANERA DE LA CATEDRAL DE PAMPLONA-VDA. DE PEDRO ZOZAYA) falleció en Pamplona el día 15 de abril de 1998 a los 81 años de edad, después de recibir... Su familia INVITA a los funerales que se celebrarán MAÑANA VIERNES, día 17, a las OCHO de la tarde en la parroquia de Jesús y María de Pamplona...
Rafael Leoz Yoldi (1943-2005), campanero por afición, ha hecho de eslabón entre los últimos campaneros profesionales y los aficionados. Desde 1979 -año en que cesó la campanera Petra Díez y se electrificaron las campanas del templo, excepto la María-. Leoz Yoldi, junto con Joaquín Donézar, ha enseñado a tocar las campanas a un grupo de personas que en 2001 creó la Asociación de Campaneros de la Catedral de Pamplona,  para tocar en 32 días destacados del calendario religioso y festivo de la ciudad.

domingo, 11 de abril de 2021

Adiós a Tomás Yerro, Príncipe de la Cultura

25.02.21 Sala de Armas Ciudadela. Tomás no vino a la cita
“Querido Tomás,
El otro día me llamaste para despedirte y darme las gracias. Y yo, que nunca he querido ver que te nos ibas, farfullé unas palabras sobre esto y aquello, porque nunca estuve preparada para decirte adiós. El adiós era -y es- demasiado doloroso para mirarlo de frente..." (Fátima Frutos, Asociación Navarra de Escritores)
***
El 25 de febrero pasado, la Sala de Armas de la Ciudadela acogía una mesa redonda en torno al libro 'Cosas de la Vieja Iruña', la nueva obra del historiador Juan José Martinena, con Pamplona como protagonista.
Además del autor, se iban a dar cita Jorge Urdánoz Apezteguía, director del área de Cultura e Igualdad, editora de la publicación; Ana Hueso Pérez, directora del Archivo Municipal del Pamplona; Tomás Yerro, escritor, profesor y catedrático y recientemente galardonado como Premio Príncipe de Viana de la Cultura, y José Miguel Iriberri, escritor y antiguo subdirector de Diario de Navarra, el rotativo al que pertenecen la gran mayoría de los artículos que se recopilan en el libro.
Cuando Martinena nos comunicó que Tomás Yerro no podía venir por una indisposición, no tardé mucho en sospechar el motivo.
Al llegar a casa, entré en la hemeroteca de Diario de Navarra y allí estaba el artículo que recordaba haber leído: un obituario que, año y medio antes, el propio Tomás había dedicado a alguien que había conocido "en un box de quimioterapia del Hospital de Día de Oncología del Complejo Hopitalario de Navarra el pasado 6 de mayo":
Estaba claro.
***
A pesar de haber estado ambos en el Seminario (él, un curso menos que yo), de haber estudiado en la misma Universidad, aunque carreras distintas; de habernos dedicado a la enseñanza... Hemos estado siempre cerca, pero creo que sólo hemos coincidido en la presentación de un poemario de Rebeca Elizalde, lerinesa como él.
Una pena que la única entrada, a él dedicada en Desolvidar, sea la de la despedida.
Hasta pronto, Tomás, y descansa en paz.

Diario de Navarra Viernes, 30 de agosto de 2019
Obituario 
ALONSO CRUCES RODRÍGUEZ, UN EMIGRANTE EXTREMEÑO  Tomás Yerro 
La primera vez que lo vi me llamaron la atención su figura estilizada, sus ojos pequeños y vivarachos, muy expresivos por su dulzura e inteligencia, y sobre todo su elegante serenidad. El encuentro tuvo lugar en un box de quimioterapia del Hospital de Día de Oncología del Complejo Hopitalario de Navarra el pasado 6 de mayo. Al momento se estableció entre nosotros una corriente mutua de simpatía, que facilitó el intercambio de informaciones sobre nuestro estado de salud, biografía y cuestiones de actualidad social y política. Pocas veces había escuchado a alguien hablar con tanto amor y entusiasmo de todos y cada uno de los miembros de su familia nuclear. 
Alonso Cruces Rodríguez había nacido en el pueblo de Campanario (Badajoz) el 28 de enero de 1936. Segundo de cinco hermanos, en aquellos difíciles años de la posguerra solo pudo cursar los estudios básicos. A la temprana edad de diez años ya ayudaba a su padre en diversas faenas agrícolas y en el cuidado de los animales, y muy en particular de las ovejas, ocupaciones en las que, muy precoz, acreditó una más que notable capacidad laboral y sentido de la responsabilidad. Después de un noviazgo de ocho años, se casó con su paisana Ángela Gallardo el 30 de noviembre de 1963 en su localidad natal. Tuvieron dos hijas, Inés y Julia, y tres nietas: Patricia (26 años), Natalia (21) y Tamara (19). A los pocos meses de la boda, el matrimonio, fiel exponente del masivo éxodo rural de la época, se trasladó a Ermua (Vizcaya), que poco antes había conocido en compañía de un hermano suyo y de varios primos. Se emplearon en la construcción. Después de tres años de duro trabajo (las hijas nacieron en 1965 y 1966), en 1968 la familia se instaló en Pamplona, donde echó raíces definitivas. Durante los cinco primeros años en la capital navarra bregó como enconfrador y más tarde, hasta su jubilación, como conserje. 
El trabajo y la familia han sido sus ocupaciones predilectas. Entre sus aficiones figuraban la horticultura, que cultivaba en una huerta en Orcoyen, y su entusiasmo por el Barça, a cuya dolorosa derrota contra el Liverpool en Anfield en la semifinal de la Champions atribuía el agravamiento de su enfermedad. Alonso irradiaba alegría, paz y bondad a raudales. He tenido el privilegio de gozar de su amistad y magisterio durante un tiempo, ay, demasiado breve, magisterio que se ha enriquecido con las lecciones de su esposa, hijas y nietas, que lo han cuidado con un cariño excepcional. 
Alonso Cruces falleció en el Hospital San Juan de Dios de Pamplona el pasado 18 de julio. Descanse en paz. 
Tomás Yerro, escritor, es amigo del fallecido

sábado, 10 de abril de 2021

De tapas, por la Avda. San Ignacio

Avda. San Ignacio, desde Príncipe de Viana. Acera de los pares Foto Calleja
Las obras en la Avenida de San Ignacio,  dirigidas a evitar caídas de peatones e inundaciones en los comercios, han levantado unas cuantas tapas de alcantarilla de "Aguas de Arteta", "El Irati, sucesor de Pinaquy"... de las más antiguas que hay en Pamplona. Está claro que esas tapas -tan pisoteadas como desconocidas- son un bien a proteger porque son parte de la historia de la ciudad. 
Inquietos por su destino, algunos ciudadanos me han enviado las imágenes que acompañan al texto de Diario de Navarra sobre las obras

La arqueta la están rellenando de arena


Obras en San Ignacio, para evitar inundaciones y caídas de peatones (Myriam Munarriz)
Los trabajos se centran en el tramo entre la calle García Ximénez y la plaza Príncipe de Viana. En días fuertes de lluvia, las tiendas y los sótanos se anegaban de agua por lo que los comercios pidieron que se actuara
De paso, se van a reorganizar las plazas de aparcamiento, ampliando el espacio reservado para los vehículos de las personas con discapacidad, a los que se les rebajará el bordillo para un acceso directo a la acera.

Las aspas azules significan "eliminar"

Unas aceras que pasarán a tener baldosas hidráulicas, como las que cubren el suelo de la calle García Ximénez. Y no se trata de una simple cuestión estética para armonizar el espacio; de lo que se trata es de solucionar uno de los problemas de la calle que, como se decía al principio, en días soleados pasa desapercibido: los resbalones de los peatones por lo desgastado de las baldosas. Una actuación que también se realizará en el otro lado de la calle, aunque aquí sí es para conseguir una apariencia uniforme ya que no presentan tanta erosión.
Junto a Ortopedia Lorca

NUEVA RED DE PLUVIALES
Y dos, la ausencia de lluvia impide comprobar otro motivo para estas obras: las inundaciones que en los días en los que el agua cae copiosamente se producen tanto en los sótanos de los edificios de esta parte derecha de la avenida como en los comercios ubicados en los bajos. Esto provocó que los propietarios de las tiendas acudieran al Ayuntamiento donde presentaron una instancia para que se solucionara el problema.
Junto a Ortopedia Lorca, maravilloso desgaste
Y ahora, desde el Servicio de Obras de Conservación Urbana se ha planificado dotar a la zona con una nueva red de pluviales ya que tan sólo existe una pequeña alcantarilla al inicio del tramo afectado. También funcionaba como desagüe del agua la cuneta creada entre la acera y la calzada para el tránsito rodado. Un espacio que se eliminará en aras de quitar barreras arquitectónicas, no sólo para las personas con problemas de movilidad.
El coste de los trabajos, con un plazo de ejecución de cuatro semanas, ha supuesto una inversión de 73.000 euros y los ejecuta la empresa Erri Berri como adjudicataria de la contrata de mantenimiento del servicio de Obras de Conservación Urbana. Antes de iniciarse esta actuación se consensuó con los tres establecimientos de la zona las fechas de inicio, los plazos, así como los accesos a sus establecimientos.
También se ha habilitado por la calzada un pasillo delimitado por un vallado de obra, que discurre por la zona que antes ocupaban las plazas de aparcamiento. Desde allí, se crearán corredores para entrar a los portales de la avenida. Pero de momento no ha sido necesario porque la obra ha comenzado en la parte más cercana a la plaza Príncipe de Viana, donde no hay portal y de los dos locales afectados, uno está en alquiler y el otro cerrado.
“Conservación Urbana lo tenía en su lista de zona prioritaria porque se sucedían muchas quejas por caídas y resbalones de los ciudadanos”, dice el concejal al frente del servicio, Fermín Alonso (NA+). “Los días de lluvia nos decían que era un peligro pasar por este lugar”. Además, añade Fermín Alonso, la fisonomía del adoquín no era la de un conjunto armonioso propio de una parte del II Ensanche de la ciudad. “Estaba lleno de petachos porque nunca se había hecho una actuación integral”.

“Venía de noche a quitar las hojas del desagüe”
Otro comerciante dice que se deberían sustituir los árboles por otros de hoja perenne. “En el suelo, provocan muchas caídas”
“¿Problema con las obras? Ninguno. El problema lo tenemos con la pandemia”, señala Javier Vicente Urrutia, al frente de Confort Shoes Pamplona, que se asoma a la avenida junto a una tienda de reparación de calzado, una ortopedia y un podólogo. “Los adoquines resbalan, pero no sólo aquí, en toda Pamplona”, añade. 
Arriba: "El Irati Pamplona"; Abajo: "Sucesor de Pinaquy"
Carmelo Sancena, sucesor de Pinaquy
Dos locales más abajo el zapatero Javier Ayesa Alducin confía en que las obras terminen con las inundaciones. “He venido noches a quitar hojas del único desagüe que tenemos en este tramo porque si llovía copiosamente, al día siguiente teníamos los locales anegados. Una vez, llegué a sacar seis cubos de agua en una hora. Pero es que, a la falta de infraestructura se une el hecho de que la casa tiene las mismas bajantes que cuando se construyó hace 75 años. Las tuberías van por el interior pero si llueve mucho, el agua se revoca hacia atrás y entra al sótano”, dice este comerciante que agradece la obra municipal. “Se han dado prisa, la verdad”.

"Aguas de Arteta" (Suc. de Pinaquy) aún no se ve afectada; está en la plaza de minusválidos, enfrente de Lorca.

También en el cercano establecimiento Lorca Salud Ortopedia, Fermín Lorca Micó se muestra favorable a la actuación. “Mis clientes, algunos con problemas de movilidad, ahora tendrán un acceso mucho más fácil”, dice. “Además de terminar con las inundaciones”, subraya también. Pero este comerciante cree que seguirán los resbalones y caídas. “El problema son las hojas de los árboles, que en este tramo son de gran porte y por tanto se caen muchas en otoño. Eso provoca bastantes caídas además de atascar el desagüe. Creo que el Ayuntamiento, como sí se ha hecho en otras zonas comerciales, debería plantearse poner ejemplares que se puedan podar antes del otoño, como los plataneros de García Ximénez o más pequeños y con hoja perenne”.

jueves, 8 de abril de 2021

La Itzulia Basque Country 2021

 

Son tan generosos -con lo que no es suyo- que hasta dejan Petilla para los maños. A cambio, se apropian de Treviño.
Que si "La Itzulia 2021", que si "Roglic pierde el liderato en la Itzulia". ¿Pero no habíamos quedado en que no se debía decir "el Osasun-a" o "la Txantre-a" porque el artículo ya está en la última "-a"?
Lo más ridículo es eso de "Itzulia Basque Country 2021". Con tal de no poner nada en español o francés -rivales directos del eusquera- recurren al inglés para molestar.
Como aquellos letreros gigantescos, "a la bilbaina" -Euskal Herria Basque Coutry-, que nos quisieron endilgar en la entrada a Navarra desde Guipúzcoa. Eran tan grandes que el cartelico de "Navarra" que llevaron los nuestros para taparlo parecía una pegatina:
Pero lo consiguieron y  el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, a instancias del Gobierno de Navarra, obligó a su retirada. La colocación de la señal de la Diputación de Guipúzcoa, decía el Ejecutivo foral, supone una "clara provocación hacia Navarra, faltando al respeto a sus instituciones democráticamente elegidas y a la voz mayoritaria de sus ciudadanos".
A ver si nos aclaramos
En esta ocasión de "la Itzulia", la queja no será del Gobierno de Navarra, si "la Txibite" no quiere molestar a sus socios. Ha tenido que ser Navarra +.
Según la coalición de UPN, Cs y PP, "el Gobierno vasco, colaborador institucional de la cita, ya ni siquiera esconde sus ansias de intentar contaminar de identitarismo cualquier ámbito, también el deportivo, y aprovecha cualquier escenario para vender su agenda nacionalista de forma velada".
"No se esconden, pero tampoco tienen excusa. La Itzulia Basque Country 2021 ni siquiera pasa por Navarra pero no tienen reparos en incluirla en un supuesto mapa promocional del evento como si formara parte de su Euskal Herria, es decir, de su entelequia ya habitual", ha censurado.
Por ello, NA+ ha pedido al Gobierno de Navarra que "sea firme ante los reiterados intentos por parte de las instituciones vascas de negar nuestro carácter diferenciado, defienda nuestro autogobierno, exija respeto a nuestros símbolos y pida una rectificación en los contenidos comunicativos de la Vuelta al País Vasco".

Nacionalismo hasta en la sopa
31.08.2000 Aquel día fuimos, por fin, intolerantes con quienes no toleraban
 que nos manifestáramos como navarros y españoles. ¡Ya era hora!
Pero la intromisión nacionalista no sólo afecta al ámbito deportivo. La hemos padecido incluso en la lucha contra ETA. 
Dos ejemplos:

1. ¡SI SEÑOR, YA ERA HORA! (2000)
La noticia aparece en el Diario de Noticias del viernes, 1 de septiembre de 2000.
Los de Gesto por la Paz de Euskal Herria desplegaron en la Plaza de la Cruz su pancarta y dijeron que empezaba ya la concentración por el asesinato de Manuel Indiano. En ese momento alguien, que estaba leyendo lo que decía la pancarta, dijo: "¡aquí no debemos empezar nada, mientras no se quite de esa pancarta lo de Euskal Herria y se ponga 'Navarra'!". Y desde muchos sitios se pudieron escuchar voces de aprobación de lo que dijo aquel ciudadano navarro. La más contundente: "¡SI SEÑOR, YA ERA HORA!"
Y cuando replegaron la pancarta dichosa, empezó la concentración, ahora sí, con toda normalidad.
El portavoz de Gesto, José Ignacio Meijide (se decía entonces que era del PNV) enseguida nos calificó en su prensa de intolerantes
Intolerancia cero. Llevábamos muchos años y tropecientas convocatorias detrás de una pancarta que no nos representaba, pero que era el único cauce del que disponíamos para mostrar nuestro rechazo a ETA.
¿Quién es el intolerante?
-¿el que un día se harta y dice "¡basta ya!"?
-¿o el que no tolera que tú muestres, como navarro y  ESPAÑOL, tu rechazo a ETA?

2. "AUN ESTAMOS A TIEMPO" (1980)
Don Julio en Itzea
Me acaba de llegar al correo esta mañana (por ayer) y pasa por ser "el primer manifiesto en el País Vasco contra el terrorismo de ETA tras la muerte de Franco y la instauración de la democracia.". Es de Mayo de 1980.
Cuando habla de "País Vasco" -por algunos de los firmantes- incluye a Navarra, encima sin nombrarla. Me extraña que, por ejemplo, Julio Caro Baroja -el habitante de Itzea, en Vera de Bidasoa- haya firmado ese manifiesto sin aludir a la especificidad de Navarra.
Y lo peor: ni siquiera aparece el nombre de ETA.
Os pongo el final y los firmantes:

"Aunque resulte paradójico, no podemos menos de afirmar que, a la hora de encaminarnos por las sendas de la libertad y la democracia, los vascos nos encontramos en la necesidad de denunciar una situación de la que no saldremos si no nos protegemos de nuestros "salvadores" y no logramos salvarnos de nuestros "protectores". Aún estamos a tiempo."

Firmantes
José Miguel Barandiarán, Koldo Mitxelena, Julio Caro Baroja, Eduardo Chillida, José Antonio Ayestarán, Idoia Estornés, Pío Montoya, Juan Churruca, Juan San Martín, Xabier Lete, Edorta Kortadi, Eugenio Ibarzábal, José Ramón Scheifler, Gregorio Monreal, Julián Ajuriaguerra, José Ramón Recalde, Jesús Altuna, Ignacio Tellechea Idígoras, Gabriel Celaya, Agustín Ibarrola, Juan Mari Lecuona, Amelia Baldeón, Mikel Atxaga, Manuel Lecuona, José María Satrústegui, Martín Ugalde, Néstor Basterretxea, Iñaki Barriola, Antton Artamendi, Miguel Castells Adriassens, José María Ibarrondo Aguirregaviria, José María Lacarra y Bernardo Estornés Lasa.

miércoles, 7 de abril de 2021

La Pamplona "bajo llave"

Entrega Ciudadela 1966 Galle AMP
La Pamplona bajo llave (A.O. DN)
Entrada Ciudadela ZyR AMP
Recoletas plazas interiores, recintos con más de 100.000 metros cuadrados, pasajes o frontones que, cada mañana, se abren con llave para que los vecinos las disfruten y que, por la noche, vuelven a cerrarse
El 23 de julio de 1966, teniendo por testigos a cientos de ciudadanos y a numerosas autoridades, el Gobernador Militar, General Ramiro Lago García, entregó al alcalde de Pamplona, Juan Miguel Arrieta, las llaves de la Ciudadela. Se escenificaba así la cesión de un recinto hasta entonces militar que con el paso de los años se ha convertido en uno de los pulmones de Pamplona. La entrega de las llaves implicaba para el ayuntamiento la responsabilidad de su mantenimiento.
Desde hace más de medio siglo el Ayuntamiento de Pamplona abre y cierra las puertas de la Ciudadela y lo hace cada día del año. De la apertura se encargan los funcionarios que trabajan en su interior. De pasar el cerrojo cada noche se responsabiliza Policía Municipal. La Ciudadela no es el único espacio público del que el consistorio controla el paso de ciudadanos. Hay también plazas, pasajes y espacios deportivos con su puerta y su llave correspondiente.

MAÑUETA, POR REMOTO
Frontón actual de la Mañueta
Reinaugurado en 1987, junto con las obras de remodelación del mercado de Santo Domingo, el frontón de la Mañueta (tres fotos AMP) también tiene puerta con cerradura. Vecinos y aficionados a la pelota hacen uno de él a diario, casi sin descanso, aunque antes sea obligado el paso por la Casa Consistorial, apenas a unos metros de distancia. Allí, en la puerta principal, el agente municipal que atiende a quien se acerca al zaguán, es el encargado de entregar la llave del frontón a quien lo solicite.
“Lo único que hace falta es dejar el carné de identidad, aquí se lo escaneamos para que quede registrado, y le damos la llave. Luego la tiene que devolver, por supuesto”, añade. Comenta también el agente que prácticamente la instalación se usa todos los días y que de 5 a 9 de la noche es difícil encontrar un hueco para darle a la pelota. “No se cobra nada y tampoco hay límite de tiempo, pero entre los usuarios se arreglan”.
Cía 1954 Fondo dcha, pelotaris AMP
La tecnología permite, además, que desde un interruptor situado en el mismo zaguán del ayuntamiento se pueda encender la luz del frontón. El horario de uso es de 10 a 14 y de 17 a 21 horas.
El primer frontón de la Mañueta, de nombre oficial ‘Moderno’, se inauguró el 30 de abril de 1913 gracias a la generosidad de Gerardo Areta Otamendi, gran aficionado al deporte y abuelo del actor navarro Alfredo Landa. La construcción fue demolida en 1954 (foto de los pelotaris en la calle), junto con la casa situada en el número 13 de la calle, después de que el ayuntamiento las comprase por 750.000 pesetas para así poder adecentar la zona. Con motivo de las obras de reforma del mercado, se reconstruyó el frontón que fue inaugurado el 25 de junio de 1987.

SIRENA EN CIUDADELA
Túnel de acceso a la Ciudadela Maps
Son las 21.30 horas de cualquier día, de todos los días, y un agente de la Policía Municipal se acerca a una pequeña puerta en el túnel de acceso a la Ciudadela y acciona un interruptor tres veces. La sirena resuena por todo el recinto, se escucha desde la avenida del Ejército y también desde el otro extremo, en la Vuelta del Castillo.
“Es la señal de que se va a cerrar, para que todo el que esté dentro salga”. explica el subinspector 654 de la Brigada de Proximidad, el departamento que junto con el de Policía Administrativa se turnan en el cierre del recinto. “No ha pasado mucho, pero alguna persona se ha quedado dentro después de cerrar y en ocasiones hemos tenido que denunciar por incumplir la ordenanza de civismo con 150 euros de sanción, pero no es lo habitual”.
Después de las 3 sirenas, el vehículo de la Policía Municipal recorre el interior de la Ciudadela para comprobar que no hay nadie y también para dejarse ver ante la presencia de algún despistado. Al llegar al acceso de la Puerta del Socorro, en el lado del barrio de Iturrama, uno de los agentes se encarga de cerrar las puertas con un cerrojo y un candado, pero antes deja pasar a un ciudadano, el último que ese día atravesará el recinto. Terminado el recorrido llega el cierre total al accionar la cerradura de la puerta situada en la avenida del Ejército, esta ya con una tarjeta magnética. 
Fernando Aranguren
Son casi las 10 de la noche y hasta el día siguiente, a las 7.30 horas, no volverá a abrirse. Los sábados la apertura es media hora más tarde y los domingos se retrasa hasta las 9, solamente en San Fermín el recinto permanece cerrado.

EL FRONTÓN DE LÓPEZ
Es otro de los recintos municipales de acceso libre que desde hace un tiempo se abre y cierra de una forma semiautomática, con una tarjeta magnética. El frontón de López, en la calle Serafín Olave del barrio de Iturrama, ha funcionado hasta hace unos años sin un mayor control por parte del ayuntamiento.
Fernando Aranguren (NA+), concejal de Deporte, comenta que cuando llegó al ayuntamiento nadie sabía a ciencia cierta dónde estaba la llave del frontón y quién se encargaba de abrir y cerrar su puerta cada día. “Ahora ya estamos en contacto con el Club de Pelota de Iturrama y vamos a redactar un acuerdo para fijar unas normas de uso. Lo que se ha hecho, de momento, es colocar un sistema automático que permite desbloquear la puerta cada mañana a las 8 y volverla a bloquear a las 21.10 horas. Para avisar del cierre, 10 minutos antes se corta la luz”.
Frontón López con su búnker
El frontón formaba parte de la casa familiar que el industrial del calzado Toribio López tenía el siglo pasado en Iturrama, una zona de Pamplona donde abundaban las casas con huerta y fincas de ocio. López mandó construir el frontón en 1933 y se mantuvo en uso hasta los años 60 del siglo pasado. En 1980 el ayuntamiento decidió mantenerlo e integrarlo en el nuevo plan urbanístico del barrio.

SEMINARIO Y JACOBA
Policía municipal se encarga también del cierre y apertura de dos pasajes del Casco Antiguo, el de Seminario, que une la calle Nueva con la de Ansoleaga, y el de la Jacoba, entre la Plaza del Castillo y la calle Zapatería. Los dos pasajes están situados bajo edificios residenciales. El de Seminario está adscrito catastralmente al portal 1 de la calle San Saturnino, pero también se corresponde con el 2 de la calle Nueva y tiene una superficie de 102 metros cuadrados. Los dos edificios son obra del arquitecto Julian Arteaga, que los diseñó en 1892 para Francisco Seminario, comerciante y concejal en Pamplona.
Pasaje Seminario CALLEJA/BUXENS
El pasaje de la Jacoba se sitúa bajo un edificio de otro insigne arquitecto, Florencio Ansoleaga, que también en 1892 no hizo sino ampliar un pasaje ya existente en el edificio anterior. Aquel inmueble era propiedad de Jacoba San Miguel, que acabó dando nombre al pasaje, seguramente por la fama que alcanzó el comercio textil que regentaba en la planta baja.
Cada día ambos pasajes se abren para permitir el paso a las 7 de la mañana y vuelven a cerrarse a las 10 de la noche. En el de la Jacoba, que se acciona con una tarjeta magnética, existen dos portales (17 y 19 de la calle Zapatería), por lo que sus vecinos disponen también de su correspondiente llave. El de Seminario se abre y cierra gracias a sendos candados.

LAS PLAZAS INTERIORES
Plaza Santa Ana CALLEJA/BUXENS
Desde enero de 1999 también se abre y cierra cada día con llave la puerta de la plaza de Santa Ana, en la calle Jarauta. Este apacible espacio duplicó no hace mucho su superficie con el derribo de una nave que atravesaba de un lado a otro esta plaza interior, de manera que ahora comparte espacio con el huerto urbano de Pellejerías, dotado con otra puerta de acceso. De abrir y cerrar esta última se encargan los responsables del huerto, en manos de los vecinos quedó la encomienda de la segunda puerta, aunque Policía Municipal se encarga del desalojo.
Entrada al Huerto urbano CALLEJA/BUXENS
Alba, una de las encargadas del huerto urbano comentaba recientemente que desde hace tiempo la cerradura de la puerta más próxima a Santa Ana está estropeada, “así que entra gente por la noche y últimamente hemos notado que nos estropean las plantas y se las llevan. Así que por mucho que nosotros abramos y cerremos, si la otra puerta está abierta no conseguimos nada”.
En una reciente sesión plenaria el grupo municipal socialista pidió que, como Santa Ana, también se abriera al público la plaza interior situada entre las calles Eslava, Mayor y San Francisco, un recoleto espacio (conócelo) dotado incluso de mobiliario urbano, al que se accede, además de por las viviendas que la rodean, por una pequeña puerta (conócela) situada junto a la Oficina de Rehabilitación, la antigua Casa Luna. De momento, esta plaza no tiene llave.

martes, 6 de abril de 2021

Club Natación, en sus orígenes. Primeras chicas

Imagen del abuelo de Víctor
La Punta de Diamante, que separaba el Río de los Leños del cauce del Arga, fue la cuna donde se meció el Club Natación en sus orígenes. Así lo recoge la placa, anclada en la propia Punta, que recuerda la fecha de la fundación. Dice así: "El Club Natación Pamplona, a sus fundadores. 1931-27 de Agosto- 1991". Y el sello del Club. 
Placa con la fecha fundacional (gentileza del Club Natación)
Pero antes de que sirviera de base a los trampolines del CN, sobre ella estaba construida la casa que controlaba la compuerta del Río de los Leños (canalización artificial empezada a construir en 1579). 
En la margen izquierda del río se encontraban colocados los soportes de las cadenas que sustentaban la red que, fijada en la otra orilla "al sesgo", encauzaban la leña hacia la entrada de la acequia.
La siguiente línea, tras la presa de Caparroso, es la primera pasarela, anterior a la "de toda la vida", la de 1944.
Mauro Ibáñez 1872 AMP (pincha)
El "Club Natación" fue el primer club de natación (¡vaya perogrullada!), aunque, eso sí, se bañaban en el río Arga.
Un año antes, el domingo 7 de septiembre de 1930 se celebró allí mismo, en la Punta de Diamante y Playa de la Magdalena, el Primer Campeonato pamplonés de Natación, organizado por Diario de Navarra. Se ve en las fotos de DN del martes 9, la orilla derecha repleta de gentío y la salida de alguna prueba.
¿Cómo llegaría la gente hasta allí? Por el puente de la Magdalena o -los más arriesgados- por la pasarela que se intuye en la foto de Ibáñez.
Hay en el AGN cuatro fotos espectaculares de esos primeros Campeonatos.
Concretamente del 2º Campeonato (domingo, 20 de septiembre de 1931) he descubierto esta foto en Diario de Navarra del martes, 22.09.1931.
2º Cto. Punta de Diamante Club Natación, domingo, 20 de septiembre de 1931

16 JUN1935 Se aprueba el ingreso de la señorita Goicoechea, primera socia que tuvo el club (Larraina, toma nota). Mi amigo Víctor Lucia me ha enviado unas deliciosas fotos, hechas por su abuelo en las que aparecen chicas. Tienen que ser, pues, posteriores a esa fecha. Os las ordeno del interior hacia la orilla para que, de paso, veamos las "instalaciones" por esos años:
Se accedía por el fondo, por donde viene el señor de bañador. La cabina para cambiarse, al fondo a la izquierda. Por las escaleras o por la rampa, se descendía a la plataforma que daba acceso a la "piscina fluvial"
Aquí se ve cómo era el acceso al trampolín de la Punta de Diamante y la escalera metálica para salir del agua.
Estas chicas tan divertidas hoy rondarán los 100 añitos. Ojalá alguna pueda reconocerse.

13/08/1935 (hemeroteca DN)
El domingo, 11, por la .mañana se celebraron en el Club Natación los campeoatos de saltos de trampolín, a los que asistió gran cantidad de público, que premió con clamorosas ovaciones los saltos efectuados por todos los participantes, apreciándose los rápidos progresos obtenidos en esta especialidad, que hace concebir halagüeñas esperanzas para el futuro. La clasificación fue como sigue: l. Baldomero Barón, del Club Natación, con 26,83 puntos. 2. Teodoro Pérez de Eulate, con 16,10 3. Antonio Arteche, con 15,04. 4. Antonio Erice, con 9,50 5. Artum Arteche, con 8. 
Como bien sabéis, Baldomero Barón (Romedobal) destacaba también en otras facetas que han aparecido en Desolvidar. Y sospecho que puede ser el de la derecha:
Imágenes  (las dos de la izda) del abuelo de Víctor

Zaragüeta, años 30
No creo que sea el Club Natación. Por la anchura, ni siquiera parece el Arga. Pero me vais a permitir que incluya aquí esta preciosa foto de Zaragüeta. Eso sí, de los Años 30