Vistas de página en total

miércoles, 30 de junio de 2021

LOBOS Y PASTORES, por Alfonso Ussía

"Jesús, entre dos... obispos". "Y que Dios no les perdone"
Su mayor preocupación, tras el apoyo a los indultos de Sánchez, es qué casilla marcarán los católicos en la  declaración de la renta

Luis Argüello, Juan José Omella y Carlos Osoro.
"Como los obispos catalanes, estamos por el diálogo"
LOBOS Y PASTORES                                                                                por Alfonso Ussía
Cuando los pastores se alían con los lobos, las ovejas son masacradas.
La Conferencia Episcopal Española se ha situado del lado de nueve delincuentes y en contra de la Justicia. No ha sido unánime el repugnante posicionamiento. Hay obispos dignos y celosos, pastores de la Iglesia, pero han sido derrotados por los lobos disfrazados de corderos. 
No es nuevo. Durante los años de plomo, algunos obispos vascos derramaron su amor cristiano sobre los terroristas, y su desprecio, no simulado, sobre las víctimas del terrorismo y sus familias. Setién y Uriarte Goiricelaya, comandaron a un numeroso grupo de sacerdotes vascos partidarios de la ETA y sus crímenes terroristas.
Setién "pasa" de los hijos de Aldaya
Algunos párrocos de Hernani, Zumárraga, Oyarzun, y los que no recuerdo, coincidieron en su interpretación cristiana del terrorismo etarra. “No, no, yo no soy partidario del disparo en la nuca. Sucede que estos chicos no tienen otra posibilidad de acción de lucha en favor del pueblo vasco”. “La prensa españolista aprovecha la situación para difundir una exégesis (interpretación, explicación) partidista y equivocada”. 
Por órdenes terminantes del Obispo Setién, el Superior de los Jesuitas "encarceló" en Loyola al padre Sagüés (Miguel María Sagüés publicó en «El Diario Vasco» de San Sebastián un comentario titulado «Los silencios de monseñor Setién»), un anciano discípulo de Ignacio que osó criticar en público a su Obispo, “mucho más cercano con los que matan que con los que mueren”. 
Beristáin
El jesuita navarro fue el último preso político de España, y aguardó en la Casa de Ignacio, en el bellísimo y triste valle entre Azcoitia y Azpeitia, la llegada de la muerte. Sin visitas, sin comunicación telefónica. Siempre que se llamaba a Loyola y se preguntaba por el Padre Sagüés, la respuesta era la misma. “No se puede poner porque está orando”.
El también jesuita Padre Beristáin, criminólogo, valiente. Por no caer en la desobediencia, abandonó la Compañía de Jesús y se convirtió, como él decía, en “Un cura libre de la calle”. Escribió en “El Diario Vasco” de San Sebastián la más contundente carta contra la actitud anticristiana del Obispo nacido en Hernani, con apellido montañés. Ahora nos dirán a todos los católicos escandalizados por su defensa de nueve delincuentes violentos que han sido indultados, que nuestras exégesis son partidistas y equivocadas. “Estamos con el diálogo”. Muy fácil, muy bonito, muy enternecedor y muy sucio.
Damborena, San Gil, Azpiroz, Ordóñez,
Carmen Nagel y Roberto Fernández (abajo).
Archivo Fundación Gregorio Ordóñez
Durante los años de plomo, la Conferencia Episcopal Española eligió el silencio para no comprometer a cuatro obispos simpatizantes del disparo en la nuca, el coche-bomba, el secuestro y la tortura. Se convirtió en una Conferencia de Avestruces que sustituyeron a los pastores. María San Gil, pocos días después del atentado contra Gregorio Ordóñez, que habría sido Alcalde de San Sebastián, fue recibida por Setién. Cuando pasó a su despacho, el malvado prelado no se molestó ni en incorporarse para saludar a la diocesana que le visitaba. Y María San Gil le acusó cara a cara de no ser el pastor de todos los donostiarras, y que ella no se sentía amparada por su obispo. Previamente, el Obispo Setién ordenó al párroco del Buen Pastor de San Sebastián que impidiera y rechazara la petición de la familia de oficiar en aquel templo el funeral por Gregorio Ordóñez. Y después de oír con lejana displicencia las quejas de María San Gil, Setién habló y formuló una pregunta: "¿Dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual?" Y María abandonó el despacho del lobo, que tampoco se incorporó para estrechar su mano.
Por el diálogo. Por el diálogo con nueve delincuentes condenados por sedición. Nueve delincuentes que prepararon con meticulosidad una declaración unilateral de independencia en un ambiente bélico y violento que arrasó Barcelona. Unos delincuentes que fueron juzgados y condenados con suavidad y han pasado una temporadilla en la cárcel con un régimen carcelario privilegiado. Esos nueve delincuentes abandonaron la cárcel y aseguraron que seguirían delinquiendo.
Ese indulto no es dialogante. Es vergonzante y vergonzoso. Se ha concedido para mantener a un narciso demencial en La Moncloa. Pero le pasará España la factura. Y se la pasará también a los obispos, muchos de ellos inocentes de la tropelía diseñada por Monseñor Omella y los obispos catalanes.
Cuando los pastores se alían con los lobos, las ovejas son masacradas. Es lo que han conseguido los Obispos. Allá ellos. 
Y que Dios no les perdone.

martes, 29 de junio de 2021

Indultos a los vencidos en Maya y Fuenterrabía

viene de Una defensa nada numantina
"Desde Bayona, los franceses siguen animando a los defensores a resistir, pues está a punto de llegar un gran ejército francés y se espera la venida del propio Francisco I."
Si el "gran ejército francés" hubiera vencido en Maya, hoy los navarros no diríamos "buenos días", sino "bonjour". Y siendo ellos tan centralistas, bastante menos "egun on".

MIRADAS A LA HISTORIA: EL FALSARIO MITO DE MAYA (II) 
(Publicado en DN el 23/06/2021)
El fin del conflicto                                                                              por Jaime Ignacio del Burgo
El autor recuerda que el emperador Carlos dictó dos perdones que afectaron a los participantes en la defensa del Castillo de Maya, el primero en 1523 y el segundo en 1524, tras la rendición de Fuenterrabía

Tropelías
La vida en el valle de Baztán se hizo tan irrespirable que un grupo de vecinos acudió al virrey conde de Miranda para rogarle que acabara con las tropelías que soportaban. Éste así lo decidió y convocó al condestable de Navarra, conde de Lerín, Luis de Beaumont, para organizar una expedición militar. 
El relato impuesto por la literatura aberzale es que un poderosísimo ejército castellano salió de Pamplona para sitiar el castillo y que tras nueve días de heroica resistencia sus defensores se vieron obligados a capitular. 

Más navarros al asalto que en defensa del Castillo
s. XV Agramonteses y Beamonteses (claro)
La realidad es muy otra. La mayor parte de los componentes de la expedición militar, comandada por el virrey Miranda y el hijo del conde de Lerín, era navarra. Entre las tropas castellanas figuraba un grupo guipuzcoano especializado en la colocación de minas. 
Una carta enviada el 11 de julio de 1524 desde Echalar por Juan de Aguerre a Juan de Orbara, abad de Urdax (ambos aparecen en la placa conmemorativa del monolito), que se encontraba en Bayona recabando más ayuda para Maya, revela que, según informaciones fidedignas, el duque y Luis de Beaumont llevaban 12 piezas de artillería y no muchos soldados, la mayoría de ellos navarros. Se calcula que serían unos 3.000. Peio Monteano lo llama ejército “hispano-navarro”. Al menos reconoce que no era un ejército “castellano”, pero olvida que hispanos eran ya todos los pertenecientes a las coronas de Castilla, Aragón y Navarra. 
Desde Bayona los franceses siguen animando a los defensores a resistir, pues está a punto de llegar un gran ejército francés y se espera la venida del propio Francisco I. 
Defensas del Castillo de Maya
El “rey legítimo”, Enrique de Albret-Foix, estaba, como en todo este episodio, fuera de juego. Su amistad con el rey francés quedó puesta de manifiesto dos años después en la batalla de Pavía, donde no solo fue derrotado el ejército francés, sino que cayó prisionero junto a Francisco I, si bien el bearnés consiguió evadirse antes de ser trasladado a España. No se olvide que Enrique era vasallo del rey de Francia como titular de todos los dominios de los Foix y de los Albret, que lo convertían en uno de los pares de Francia más poderosos.

Toma del Castillo de Maya
Monumento castillo de Maya Altadill 1922

Entre el 12 y 13 de julio de 1522, la expedición levanta su campamento en torno a Elizondo, a la vista de la fortaleza. El 16 se lanza el primer ataque contra el castillo, pero los asaltantes tienen que retirarse ante la resistencia de los defensores. El propio conde de Miranda resulta herido. 
En vista de ello, los dinamiteros guipuzcoanos hacen su trabajo y, el 17, colocan una mina bajo uno de los cubos de la fortaleza y lo hacen detonar, abriendo un boquete por el que las tropas del emperador penetran en su interior. 
Ante la inutilidad de proseguir la defensa el alcaide, con el consejo de los suyos, el 19 de julio de 1522 se rinde sin otra condición que la de conservar su vida y la libertad. No hay lista de bajas. 
Como ya hemos dicho la mayoría de los defensores -nobleza agramontesa y servidores- reaparecen poco después en Fuenterrabía.

Jura de los Fueros y primer indulto
El 9 de octubre de 1523 el emperador renueva en Pamplona el juramento de los fueros de Navarra que había hecho en su nombre el virrey conde de Miranda, y ratifica su compromiso de conservar a Navarra como “reino de por sí”. 
Fiel a los consejos del papa Adriano VI -su preceptor en Flandes, que había sido regente de Castilla antes de su acceso al papado-, que le insta a buscar la adhesión de los súbditos por su convencimiento, el 15 de diciembre de 1523 el emperador decreta en Pamplona un primer perdón o indulto de los rebeldes agramonteses al que se acogen gran parte de ellos, menos un grupo de nobles, encabezados por el mariscal Pedro de Navarra, que todavía seguían leales a Enrique II y que se habían integrado en el ejército francés en Fuenterrabía.

En los libros de historia no existe Hondarribia
Dispuesto a recuperar esta plaza cuyo valor estratégico era extraordinario, pues su posesión permitía a los franceses establecer una cabeza de puente en territorio español, el emperador decide asaltar la villa. 
Los 3.000 soldados franceses de la guarnición capitulan sin luchar y abandonan la villa el 27 de febrero. Solo permanecen en la fortaleza el pequeño grupo de caballeros agramonteses y sus servidores. 
Pedro de Navarra, había heredado el título de mariscal tras la muerte unos meses antes en la prisión de Simancas de su padre. Por sus venas corría sangre castellana, pues su padre se había casado con Mayor de la Cueva, hija del I duque de Alburquerque, tía de Beltrán de la Cueva y Toledo, capitán general de Guipúzcoa que se había distinguido en la batalla de Noáin y en la de San Marcial contra los franceses y que dirigía las operaciones militares contra Fuenterrabía. 
Estos lazos familiares permitieron, sin duda, al nuevo mariscal, negociar con el condestable de Castilla Iñigo Fernández de Velasco, la entrega de la villa con el compromiso de prestar lealtad al emperador como rey de Navarra, a cambio de obtener clemencia. 
También habría pesado tanto en el mariscal como en Miguel de Jaso la opinión del Doctor Navarro, Martín Azpilcueta, de familia agramontesa, que les había recomendado que, a la primera ocasión que tuvieran, se pasaran al servicio del emperador. 

Segundo perdón
Sea lo que fuere, el resultado fue que el 29 de febrero de 1524, dos días después de la salida de los franceses, Pedro de Navarra entrega la fortaleza de Fuenterrabía al condestable. 
En cumplimiento de lo acordado, el 29 de abril del mismo año, el emperador firmó una real cédula de concesión de “perdón general” o amnistía total para todos los agramonteses que estaban en la villa “en servicio del rey de Francia” y a los que estuvieran en rebeldía fuera de ella.
Jaime Ignacio del Burgo es académico 
correspondiente de la Real Academia de la Historia

lunes, 28 de junio de 2021

Fachada del Palacio de Eulate, ¿para cuándo?

Subiendo desde la Cuesta de Santo Domingo al Paseo de Ronda, puede que te fijes en una fachada  -ella sola, sin más- de una edificación que, por el escudo, podría ser de una casa palaciega. Ningún panel te informa de a qué palacio pertenece y desde cuándo está ahí El mejor sitio para fotografiarla desde el Paseo es retroceder unos pasos hasta el final de la verja

Gran Enciclopedia Navarra (GEN)
El Palacio de Eulate aparece como de cabo de armería en la nómina oficial del Reino. Es de estilo renacentista, fechado en el siglo XVI.
En 1513, su señor, Johan Beltrán de Eulate fue incluido entre los remisionados de cuarteles de la merindad. 
En 1603 obtuvo nueva sentencia de exención Ambrosio Álvarez de Eulate. 
En la relación de la Cámara de Comptos del año 1723 figura como poseedor don Juan de Eulate. 
En 1745 solicitó rebate doña Joaquina de Eulate, como tutora de su hijo don Juan Antonio. 
Y todavía en 1818 litigó contra los Tres Estados de Navarra, defendiendo su exención el palaciano don Vicente de Eulate. 
Durante la primera Guerra Carlista, en 1835, fue mandado incendiar por el general Córdoba. 
Según el Libro de Armería, el escudo era de azur con dos lobos de oro; bordura de gules con ocho aspas o sotueres de oro.

Localización actual (pincha)
Y lo que ahora más nos interesa:
Su fachada, tras donación a la diputación Foral de Navarra por su propietario, D. Manuel Álvarez de Eulate Orovio, III Marqués de Orovio, se trasladó en 1959 a los jardines del Museo de Navarra, quedando únicamente en el pueblo las ruinas de torres y muros. 

Preguntas y sorpresas. Hemeroteca
¿Por qué no hay ningún panel informativo? Tras 70 años en la Capital, ¿cuántos pamploneses saben de su existencia, origen...?
Tras mirar en la hemeroteca de DN, me llevo la sorpresa de que no hay una sola noticia del Palacio hasta 2008 y se terminan en 2016. En total, 16 noticias.
La más sorprendente es que en la localidad no hayan quedado archivos que atestigüen el cambio de sede de la fachada.

La mejor noticia es ésta del 27/06/2010 
40 Diario de Navarra Domingo, 27 de junio de 2010 Tierra Estella
CLAVES
Maps captura
1 El origen. No hay constancia de la fecha en que se construyó el palacio, aunque está datado de primeros del XVI. Perteneció al linaje de los Álvarez de Eulate, que comenzaron a dispersarse a finales de ese mismo siglo.
2 La destrucción. El palacio, que aparece en el registro de cabo de armería, siguió habitado hasta el siglo XIX, con la llegada de las guerras carlistas. Su destrucción se atribuye a un incendio provocado en 1835 por el general Córdova.
 La limpieza y consolidación que están a punto de terminar garantizan la conservación de las ruinas del palacio de Eulate. En las dos fotos puede compararse el estado precedente, con el edificio cubierto de hiedra y maleza. En esta fachada sur han salido a la luz los torreones y se ha restablecido el primitivo aspecto de los vanos de las ventanas con mortero. MONTXO A.G.

Eulate busca recuperar del Museo de Navarra la fachada de su palacio
La localidad ha solicitado una reunión con la dirección para estudiar las posibilidades que existen
La idea surge a raíz del inicio de las obras de consolidación y limpieza de la ruina, cuya primera fase está casi lista
R.A. Estella
Varias decenas de vecinos de Eulate contemplaron el viernes, en una jornada de puertas abiertas, las ruinas del palacio de los Álvarez de Eulate remozadas por primera vez en dos siglos gracias a la limpieza y consolidación emprendida por el Ayuntamiento con una primera fase de trabajos que concluirá en unos 15 días.
La transformación ha sido tan radical que ha animado al consistorio a solicitar una reunión con la dirección del Museo de Navarra, que recae en Miguel Ángel Hurtado, para examinar las posibilidades de que en un futuro se reintegre a su lugar original la fachada principal, que se alzaba en el frente oeste del palacio, y que actualmente se exhibe en un patio del museo, donde se trasladó después de la posguerra.
El consistorio que encabeza Iñaki Ruiz de Larramendi Múgica es consciente de que se trata de un proceso muy largo, aunque en este caso la dilación juega a favor del Ayuntamiento, que también necesita sucesivas campañas de arreglo de las ruinas, puesto que no ha podido abordar la restauración en un sólo proyecto, de una envergadura económica que le superaba.
Desde hace unos tres años Eulate está decidido a recuperar su palacio renacentista, una pieza clave de su patrimonio monumental, con el que se pretende resaltar su atractivo turístico. Primero fue un concurso de ideas entre alumnos de arquitectura de la Universidad de Navarra para definir posibilidades de rehabilitación y después la actuación en las ruinas. Tras la negativa inicial de ayuda de Príncipe de Viana, el consistorio recurrió a la agencia de desarrollo rural Teder, que sufraga 79.530 euros de los 131.793 que se habían presupuestado para la primera fase. El pasado 17 de marzo la empresa Leache empezaba una obra que cuenta con la supervisión arqueológica de Trama y que ha sacado a la luz las estructuras del palacio que se ocultaban tras un espeso manto de hiedra y maleza.
El arranque de la fachada Con una planta aproximada de 30 por 20 metros el palacio de los Álvarez de Eulate conserva sobre todo la fachada sur en casi toda su altura de dos plantas y bajo cubierta, con ventanales y dos torreones circulares. El resto de los lienzos exteriores se mantienen en parte y en el flanco oeste se aprecia perfectamente tras la obra el arranque de la fachada que está en el Museo de Navarra, una circunstancia que facilitaría físicamente su restitución.
Los vecinos pudieron pisar el viernes el suelo del palacio, que estaba bajo una capa de entre uno y dos metros de materiales de derrumbe y maleza. Parte de la estructura es visible tras la intervención, sobre todo la de la que se considera como la parte noble del edificio, con dos plantas que dedicarían a habitaciones y salones, donde ha aparecido el suelo original de ladrillos macizos o el arranque de una escalera. También el interior de los torreones ha quedado al descubierto.
Google Maps nos ofrece algunas imágenes del Palacio de Eulate.

Después de 2010
El crucero humilladero es conocido como “El Calvario”
21/03/2013 Palacio y humilladero Gusto por el patrimonio 
Al margen de San Juan, Eulate tiene dos elementos patrimoniales muy singulares, el humilladero gótico y el palacio, también aislado en la parte alta. "La vida vecinal se desarrolla un poco alejada, porque ninguno de los tres están céntricos". Pese a ello, Eulate puede presumir de haber dedicado importantes recursos en la última década a restaurar los tres. 
Entre los anhelos vecinales sobresale el palacio de Eulate, cuya portada se conserva en el Museo de Navarra y cuya restitución se ha solicitado. "Es algo que le importa mucho a la gente y a muchos les gustaría verlo recuperado...".

Lo dicho. Aquí, en Pamplona, la fachada pasa desapercibida, mientras que en Eulate la echan mucho en falta. Ya han pasado, desde 1959, demasiados años sin ella.

domingo, 27 de junio de 2021

Bildu en el Congreso, las víctimas fuera


"Porque quienes empuñaron las pistolas no serán jamás como quienes recibieron el tiro en la nuca" (Tomás Caballero)
"Homenajear a las víctimas del terrorismo en el Congreso, donde tiene representación EH Bildu, que justifica a ETA y que no condena la violencia terrorista es un ejercicio de cinismo" (Consuelo Ordóñez)
"...de cinismo y de blanqueo" (añadiría yo)

Nota: Esta entrada me ha costado la expulsión inmediata e incomunicada del grupo de Facebook "Pamplona/Iruña y su gente". Está claro que la serpiente, aunque se quitó la capucha, sigue agazapada tras sus múltiples disfraces, hoy "políticamente correctos".

Bien, hijo
Tomás Caballero, hijo homónimo del concejal de UPN, asesinado por ETA en 1998, ha pronunciado en el hemiciclo su primer discurso como presidente de la FVT en el Día de las Víctimas del Terrorismo y no ha olvidado que las principales asociaciones se han ausentado de nuevo del acto, en protesta por la política de acercamiento de presos etarras al País Vasco.
Ha dicho que las demás asociaciones cuentan con su "consideración y respeto" y ha instado por ello al Gobierno a "reflexionar" sobre "qué está sucediendo" para que no acudan.
Su petición más directa, "inaplazable", ha sido la prohibición de los homenajes a los etarras, que suponen, ha dicho, un "ataque directo" a las víctimas y un "germen de futura violencia".
Caballero, que ha recordado también que todavía permanecen sin esclarecerse más de 300 asesinatos, ha subrayado la necesidad de ser firmes y garantizar un relato "veraz y certero" del terrorismo a las generaciones futuras, rechazando "cualquier intento de blanqueamiento del terrorismo".
"Porque quienes empuñaron las pistolas no serán jamás como quienes recibieron el tiro en la nuca", ha manifestado.
Bildu en el Congreso, las víctimas fuera
El acto de homenaje por el Día de las Víctimas del Terrorismo se instauró hace una década en el Congreso, cada 27 de junio, para mostrar la unidad de las distintas fuerzas políticas frente a la violencia. Una década más tarde, esa unión está rota y las diferencias entre los partidos mayoritarios, PP y PSOE, se ha ahondado. Más si cabe tras una semana especialmente bronca por la concesión de indultos a los condenados por el 'procés'. 
Ana Pastor saluda a miembros de asociaciones de
víctimas que se manifestaban fuera del Congreso
Para el presidente del PP, Pablo Casado,  «Es inaceptable que Sánchez beneficie a presos etarras, pacte con los que no condenan 850 asesinatos y no colaboren a esclarecer 300 crímenes impunes».
Para evidenciar aún más la distancia que les separa de los socialistas, su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra siguió el homenaje desde el exterior del edificio, acompañando a los miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) que habían decidido manifestarse fuera y no participar en el acto. 
El vicesecretario general y portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, que sí ha asistido al acto, ha criticado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por «blanquear a los herederos del terrorismo». «Otegi, que justificaba la violencia, nunca ha pedido perdón. Esta persona, pidiendo los indultos para los presos por asesinatos de ETA, es socio del Gobierno de Sánchez, que se está dedicando a blanquear a los herederos del terrorismo», ha señalado.
La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha afirmado, por el contrario, que «es un homenaje a las víctimas, deberíamos estar todos».

Cake Minuesa
Me envía Cake, desde el exterior del Congreso, estas jugosas entrevistas. Buen trabajo!

sábado, 26 de junio de 2021

Pedro Ledesma, Concurso Foto 1907

Carroza del Conde de Guenduláin (ver más en este enlace de AMP)
En 1907, coincidiendo con las fiestas de San Fermín, el Ayuntamiento de Pamplona convocó un  Concurso de Fotografía. El jurado estuvo compuesto por profesionales o aficionados como Arbizu, Altadill, García Deán, Pliego o Roldán. Un vecino de la calle Marqués de Rozalejo, Pedro Ledesma Saldaña, ganó dos medallas y fue el concursante que mayor número de obras presentó
Claustro de la Catedral de Pamplona (ver más en este enlace de AMP)
Como veis, una maravilla.

1. Desde la Peñica
Pero yo quería destacar, dentro del aparatado "Paisajes y bellezas naturales de Navarra" (ver todas) en el que Pedro Ledesma obtuvo la  Primera medalla, algunas que me han sorprendido por la técnica del carbón "Velours", que proporciona un aspecto aterciopelado a imágenes como ésta, sacada desde la orilla derecha del Arga, en el paraje, hoy llamado "Río de los Quintos" y que, entonces, aún se llamaba "la Peñica de la Magdalena" (hemeroteca DN 21/07/1961 Medio siglo atrás) o "la Peñica", a secas, como nos contó Pío Baroja, de cuando de niño estuvo en Pamplona:
Barbazana y Torre norte Catedral. Presa y Molino de Ciganda, desde el Río de los Quintos

2. Molino de la Biurdana
Nunca había visto una foto de la fachada oeste del Molino de la Biurdana con tanta amplitud, especialmente hacia la margen derecha del Arga, y en la que se viera, por encima del molino, la Granja Agrícola, recién inaugurada:

3. Puente del Mochuelo
La misma sorpresa que ésta, en el que se ven las dos "cascadas" del Río Sadar tras atravesar el puente -de ojos marcadamente desiguales- del Mochuelo, pero ya no vemos la Venta del guerrillero, sino un edificio de nueva planta. Comparadla con esta imagen de 1898, tan solo 9 años antes de ésta:

4. Puente de San Pedro (o del Abrevador)
Además de San Cristóbal nevado, vemos un anexo de Zubipunta (hoy Casa Lorea) y cómo el sol de la tarde invernal ilumina la pared interior de la casa, destacando la presencia de 2 ó 3 personas (podéis ver este y todos los demás detalles en este enlace).
A través del ojo central del puente, vemos a un caballo, montado, bebiendo en el río (ver detalle). Es la primera foto que veo con una acción que dio nombre tanto al puente de San Pedro como al Portal de Francia y Baluarte del Abrevador ("Redín de Abajo" de nuestra infancia).
De todas formas, por comodidad y seguridad, lo lógico es que los animales abrevasen (ver foto de abajo, con caballos simulados) a este lado del puente, protegidos desde el Baluarte del Abrevador, a espaldas del fotógrafo.

jueves, 24 de junio de 2021

El castillo de Maya no fue Numancia

Para desmontar todo este montaje que se traen con Amayur, fueron el 03.12.2016
hasta allí unos jóvenes navarros (ni agramonteses ni beamonteses, navarros)
que plantaron nuestra bandera
Es significativo el intento de reescribir la historia por parte del separatismo vasco: en el monumento que se ha levantado en aquel lugar figuran los escudos de Navarra, Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, como si ninguno de ellos (ver imagen de Badostáin) hubiera estado invadiendo Navarra con las tropas castellanas

MIRADAS A LA HISTORIA: EL FALSARIO MITO DE MAYA (I) 22/06/2021

Una defensa nada numantina                                                        por Jaime Ignacio del Burgo
El autor recuerda que la mayor parte de los líderes agramonteses del castillo de Maya se acogieron al perdón del emperador y le juraron fidelidad

En pro... de una Navarra francesa
En el monolito erigido donde estuvo el castillo de Maya (Valle de Baztán), actual frontera con Francia, figura una inscripción con el siguiente texto: “A los hombres que en el Castillo de Maya pelearon en pro de la independencia de Navarra, luz perpetua. 1522. Juan de Orbara, abad de Urdax. Jaime Vélaz de Medrano, alcaide del Castillo de Maya. Miguel de Jasso, señor de Xavier. Luis Vélaz de Medrano. Juan de Jasso. Víctor de Mauleón. Juan de Aguerre, de Echalar. 1922. / Navarra agradecida a los postreros defensores de la independencia de Navarra. 1522-1922”. Se les honra como los últimos héroes legitimistas del reino antes de quedar definitivamente atrapado por las águilas de la casa de Austria a la que pertenecía el emperador Carlos V de Alemania, rey de Castilla, de Aragón y de Navarra.

Aritz Otazu posa con el facsímil de las
cartas estudiadas por Peio Monteano
Me propongo desmitificar este episodio. No reconozco en los defensores de Maya una heroicidad numantina y pienso que no son merecedores de ningún reconocimiento. Viene esto a cuento de la publicación de un manojo de las cartas que se hallaban en poder del alcaide de la fortaleza, Vélaz de Medrano, y de las que se ha dicho que estaban olvidadas en el Archivo de Navarra y que han sido rescatadas en una publicación de la editorial Mintzoa en un libro que sin duda es una joya bibliográfica, que se suma a la ingente labor de reproducción en facsímil de originales de documentos y libros históricos editados por dicha editorial, pero que ni estaban olvidadas, ni contribuyen a robustecer el mito de Maya.

Asirón, "héroe"por 50.000€ que pagó a Morrás
Resulta muy ilustrativo saber cuál fue la suerte de quienes, según la placa conmemorativa del monolito, merecen “luz perpetua” y el agradecimiento de Navarra por ser los ”últimos legitimistas” y “defensores de la independencia del reino”. 
Empezaremos por Juan de Orbara, abad del monasterio de Urdax. En 1526, lo podemos ver sentado en el banco eclesiástico de las cortes del reino celebradas en Pamplona en aquel año, al haberse acogido al perdón general de 1524 decretado, dos años después, por el emperador Carlos V de Alemania (Carlos IV de Navarra), del que hablaremos más adelante. 

Hijos: Magdalena, Ana, Miguel, Juan y Francisco
También en la misma sesión tomará asiento en el brazo nobiliario, Miguel de Jaso, señor de Javier, el mayor de los hermanos de San Francisco de Javier, que había sido condenado a muerte y a quien el emperador había restituido en todos sus títulos, privilegios y patrimonio, tras haberle jurado lealtad en Burgos. 
En el juramento de fidelidad le acompañará su hermano Juan de Jaso, conocido como capitán Juan de Azpilcueta por haber cambiado el orden de sus apellidos, también condenado a muerte en rebeldía. 
Sigue a continuación Víctor de Mauleón, señor de Aguinaga, que llegó a recibir una indemnización por los daños padecidos en su patrimonio durante la guerra de Navarra. 
Del notario Juan de Aguerre, de Echalar, nada se dice en el perdón general del emperador, pero es de suponer que se habría acogido a él del mismo modo que su amigo Juan de Orbara.

Barcos, Ollo y Monteano en Navarrorum
He dejado para el final a Jaime Vélaz de Medrano, el alcaide de la fortaleza, señor de Learza, y a su hijo Luis Vélaz de Medrano. Este fue el único que se resistió con fiereza a entregar su espada a los vencedores hasta que fue reducido por ellos. De ambos se dice que fueron asesinados en la cárcel de Pamplona a los quince días de la caída del castillo. Sin embargo, el propio Peio Monteano, autor del estudio de las cartas editadas en facsímil por Mintzoa, en su libro La guerra de Navarra (1512.1529), (páginas 291-293) concluye que sobre el asesinato del hijo del alcaide no hay prueba alguna y en cuanto a la del alcaide de Maya sólo existen meras conjeturas sin que pueda descartarse que hubiera quedado en libertad. Si el asesinato se produjo pudo tratarse una venganza personal del conde de Lerín, pero en modo alguno fue ordenada ni por el virrey conde de Miranda ni mucho menos por el emperador. Ambos eran conscientes de la necesidad de pacificar definitivamente Navarra y borrar las heridas provocadas por casi un siglo de estado de guerra entre agramonteses y beaumonteses.

Badostáin, 2012 (500 años de la Conquista). 
El Duque de Alba con 6.000 vascongados 
(desaparecidos como por "Anselmo")
El autor de una reciente historia del País Vasco, sin citar ninguna fuente, llega a decir que los defensores de Maya “fueron muertos todos ellos”. La realidad es que, salvo seis prisioneros -probablemente heridos- trasladados a Pamplona, el resto de la escasa nobleza agramontesa que aún seguía fiel a los Albret-Foix (pues otra buena parte se había acogido a un indulto parcial otorgado por el emperador en 1523, había quedado en libertad y encontró refugio en Fuenterrabía. Esta villa fortaleza y el castillo de Maya, habían quedado en poder de Francia, durante la retirada del ejército francés -impropiamente llamado “ejército navarro” por la insignificante presencia de agramonteses en sus filas-, que había sido derrotado en la batalla de Noáin (30 de junio de 1521). En Maya, Guillermo Gouffier, señor de Bonnivet, almirante de Francia (cargo militar equivalente a los condestables de Navarra y de Castilla), dejó una guarnición de entre cien y doscientos agramonteses, nombrando alcaide a Jaime Vélaz de Medrano, señor de Learza, con la promesa de que pronto volverían con un gran ejército. Este es el motivo por el que en las cartas publicadas estén las cruzadas entre Vélaz y el señor de Bonnivet, almirante de Francia (equivalente a los condestables de Castilla o de Navarra), y el señor de Saint-André, lugarteniente de la Guyena, de quienes dependían para sobrevivir.

Cuando dejaron de recibir auxilios de los franceses, los “legitimistas” agramonteses tuvieron que dedicarse al pillaje. Los que todavía no habían dado muestra de ningún acto heroico, se comportaban como villanos. Llegaron a saquear e incendiar la villa de Santesteban y apresaban a quienes consideraban enemigos de su causa, trasladándoles en ocasiones al Bearn donde les esperaba la muerte como fue el caso del alcalde de Elizondo, Juan de Itúrbide. Tanto Miguel de Jaso como Vélaz de Medrano eran partidarios de la mano dura y de ajusticiar a quienes no fueran proclives a su causa.

Jaime Ignacio del Burgo es académico 
correspondiente de la Real Academia de la Historia


martes, 22 de junio de 2021

Vals "inútil": título y autor

"En el bar de Garayoa había más acordeones que en el escaparate de Casa Arilla"
Especialmente desde que me jubilé, me gusta echar una cabezadita después de comer. Suele ser como media hora, con el fondo del final del telediario. Al principio me entero de todo, pero, poco a poco, el programa del tiempo, con sus anticiclones y borrascas, me van arrullando hasta sumirme en un agradable estado de sopor.
Fue en ese momento, hace un par de días, cuando la somnolencia se debió de alargar bastante más de la cuenta, cuando en la película que siguió, sonó un acordeón.
Mario 153279 músico Pamplona Navarra
Inmediatamente saltaron todas las alarmas. Era la melodía que llevo buscando varias décadas. 
Es un vals que ha sonado centenares de veces en las celebraciones: fiestas, bodas. Yo siempre que lo he escuchado ha sido aquí, en Navarra. Pero al pertenecer a una película alemana, me imagino que sonará por toda Europa, como mínimo.
Recuerdo que en fiestas de Gallipienzo, como no llegaba el presupuesto, solían traer un acordeonista que también supiera cantar. Yo me acercaba a él y le tarareaba la melodía. Todos, absolutamente todos, se la sabían. Pero nunca nadie me supo decir autor y título.
Han pasado desde entonces casi 40 años y pienso que ya va siendo hora de que me echéis una mano y entre todos me saquéis de la ignorancia.
La película se titula "Un verano en Algovia" (ahí la podéis ver entera). Algovia es uno de los destinos vacacionales más populares de Alemania. La región, que se extiende desde el Danubio hasta los Alpes, alberga el castillo de Neuschwanstein y paisajes espectaculares.
El tema es el siguiente: tras un accidente en la Patagonia y después de estar seis meses de rehabilitación, la montañera Bärbel Leitner regresa a su pueblo natal en silla de ruedas. Su sueño ahora es volver a caminar algún día.
Os pongo algunos minutillos previos para que os situéis, os enganchéis y veáis la peli completa. 
Ah, le he hecho al vídeo original algún pequeño cambio para que os centréis en la melodía que interesa.
¡Aclarado!
No han pasado cinco minutos de la publicación de esta entrada, cuando Chuma Gallués, de Puro Relajo, ya había disparado certero a la diana: Olas del Danubio (valses) J. Ivanovici.
Aquí tenéis este vals "inútil" que, como lo más importante de la vida (salud, felicidad, amor, afán de saber...) no "sirve a nada", sino que lo menos importante está al servicio de él:
 no
Gracias a todos los que habéis colaborado

domingo, 20 de junio de 2021

Bombardeos en Navarra y Jesús Hernández T.

Estación de autobuses (ver álbum en Face). Foto Sebastián Taberna
Me envía Pablo Larraz esta información:
Pachi, acabo de encontrar una referencia de cuando hice la tesis, y que viene a probar por testimonio de un republicano, cómo los bombardeos de Navarra no eran contra objetivos militares, sino de castigo contra la población (recordemos que Navarra -Pamplona, Tudela, Lumbier- no fue frente de guerra ni zona de combate).
Aparece en el libro "Yo, ministro de Stalin en España", de Jesús Hernández Tomás, (Editorial Nos Madrid 1954 Prólogo y notas de Mauricio Carlavilla). Ésta es la cita:
Gob. Largo Caballero. Hernandez, 2º dcha
Tras cerrarse el Frente Norte se celebró una entrevista muy larga con el jefe de las Fuerzas Aéreas, coronel Hidalgo de Cisneros, el jefe de Estado Mayor de las mismas, hoy subsecretario de aviación, Núñez Maza, ambos comunistas y el ruso que le servía de consejero y les digo:
"en estos momentos no podemos tener ociosa la aviación; hay que utilizarla en desmoralizar y perturbar las concentraciones que hace el enemigo en el Este. Procede efectuar bombardeos en Zaragoza, Pamplona, Vitoria, Tafalla (no se produjo, pero sí en Lumbier), Tudela, los grandes centros, hoy cuajados de unidades facciosas"

Estación de autobuses. Foto Sebastián Taberna
Como veis en los enlaces de las ciudades bombardeadas, las sugerencias de Hernández no cayeron en saco roto. pero, al menos en el caso de Navarra (Pamplona, Lumbier y Tudela), no estaban tan "cuajadas de unidades facciosas". De los 38 fallecidos en los bombardeos de Navarra, tan solo 2 eran militares, pero vestidos de civil, puesto que Navarra no era zona de combate.
Y mira que Navarra podía haber sido atacada por la aviación republicana por razones militares, ya que durante la guerra civil entraron en funcionamiento los aeródromos de Noáin, Ablitas y Castejón, muy mal defendidos, por cierto, por la defensa antiaérea. A pesar de ser un objetivo fácil, durante tres largos años nunca fueron atacados por la aviación republicana.
Eso demuestra que los bombardeos republicanos sobre Navarra despreciaron los objetivos militares y buscaron desmoralizar y desanimar al enemigo, atacando a la población civil.

Jesús Hernández, el exilio dentro del exilio
Jesús Hernandez, durante la contienda, tuvo una gran influencia y poder, tanto en el seno del partido comunista como en el gobierno republicano. Tras el final de la guerra hubo de exiliarse, marchando a la Unión Soviética y posteriormente a México. 
Fue expulsado del PCE en 1944 tras haber mantenido enfrentamientos con la dirección del partido, y purgado de la historia oficial del PCE (del que había sido cofundador) después de que publicara en 1953 "Yo, ministro de Stalin en España",  libro crítico con el papel de Stalin y la URSS en la Guerra Civil.
El libro lo dedica el autor «A a mi madre y a mi hermana, rehenes de Stalin en cualquier lugar –hace ocho años (1945, tras los enfrentamientos con el Partido Comunista) que no sé de ellas– del inmenso campo de concentración que es la Unión Soviética». Esta dedicatoria demuestra cómo se las gastaba Stalin y el cambio que se produjo en las ideas de Hernández Tomás.
Entresaco algunas citas más:
Exilio dentro del exilio
Como cuando habla del «sometimiento a la férula de los dictadores totalitarios rusos», la «férrea disciplina que el comunismo impone a sus militantes» o «las hazañas criminales, traidoras y jesuíticas del stalinismo en España y en la política internacional». 
Califica de «mentira la tan aireada solidaridad soviética al pueblo español durante la Guerra de 1936-1939». La «amistad, solidaridad y armas para la República son losas que tapan la verdad». «En la Guerra de España, Moscú jugó a que ganara Moscú». «La causa de nuestro pueblo era para ellos un simple peón en el tablero de sus cálculos». «La tragedia fue para cuantos -cegados por la fe, o corroídos por las dudas, pero siempre disciplinados y obedientes- fuimos instrumentos dóciles de la política de Moscú…». «Los comunistas españoles de entonces tenían que conducirse como un regimiento prusianizado a las órdenes de Moscú, sin más jefe ni más dios que Stalin». 
Y otro tremendo reconocimiento: «Los comunistas españoles no constituimos una fuerza nacional, sino una organización de fuerzas indígenas dependientes y al servicio del Comisariado de Negocios Extranjeros de la Unión Soviética». 
Finalmente, Hernández asume que «La vileza de la política del Kremlin en España nos salpicó a todos sus servidores».
En resumen, el exilio dentro del exilio.