Vistas de página en total

lunes, 24 de enero de 2022

Romance de La doncella guerrera

Pamplona Patio Escuelas San Francisco 1905
En las calles de Pamplona y en los patios de sus escuelas, en los juegos de corro, algunas veces las chicas cantaban viejos romances que conseguían que los chicos dejáramos nuestros juegos para escucharlas.
Uno de ellos es este de La doncella guerrera que Joaquín Díaz recogió con esta letra:

En Sevilla a un sevillano siete hijas le dió Dios
todas siete fueron hembras y ninguno fué varón.
A la más chiquita de ellas le llevó la inclinación
de ir a servir a la guerra vestidita de varón.
Al montar en el caballo, la espada se le cayó
por decir "maldita sea", dijo: -Maldita sea yo.
El rey que lo estaba oyendo, de amores se cautivó:
-Madre, los ojos de Marcos, son de hembra, no de varón.
-Convídala tú, hijo mío, a los ríos a nadar
que si ella fuese hembra, no se querrá desnudar.
Toditos los caballeros se empiezan a desnudar
y el caballero don Marcos se ha retirado a llorar.
-¿Por qué llora usted don Marcos?
- Porque debo de llorar,
por un falso testimonio que me quieren levantar.
-No llores alma querida, no llores mi corazón,
que eso que tú tanto sientes, eso lo deseo yo

Hay en YouTube unas cuantas versiones bellísimas, incluida la de Joaquín Díaz. Pero la que descubrí hace unos días me ha dejado encandilado. Es de Ana Sánchez-Cano y Alejandro Maciá.  Mirad y escuchad:

Menéndez Pidal
"Flor nueva de romances viejos" es fruto de toda una vida de trabajo de Ramón Menéndez Pidal (1869-1968). Entre las muchas deudas que la ciencia y la cultura españolas tienen contraídas con don Ramón, destaca la de la recuperación de las reliquias épicas y del Romancero. En una tarea que ocupó toda su vida, don Ramón fue combinando las investigaciones en archivos, de los que sacó a la luz joyas desconocidas, con el trabajo de campo por todas las regiones españolas, recogiendo de labios de las gentes la tradición ininterrumpida de la lírica popular. Fruto de ambos trabajos es este libro clásico, "Flor nueva de romances viejos", que recoge una selección de canciones épico-líricas de fondo heroico y caballeresco: historias de don Rodrigo, el Cid, o los Siete infantes de Lara; romances moriscos o de frontera, todos ellos situados en su contexto y anotados críticamente para su cabal comprensión.
Entre ellos...
LA DONCELLA GUERRERA
—Pregonadas son las guerras
de Francia con Aragón,
¡cómo las haré yo, triste,
viejo y cano, pecador!
¡No reventaras, condesa,
por medio del corazón,
que me diste siete hijas,
y entre ellas ningún varón!

Allí habló la más chiquita,
en razones la mayor:
—No maldigáis a mi madre,
que a la guerra me iré yo;
me daréis las vuestras armas,
vuestro caballo trotón.
—Conoceránte en los pechos,
que asoman bajo el jubón.
—Yo los apretaré, padre,
al par de mi corazón.
—Tienes las manos muy blancas,
hija, no son de varón.
—Yo les quitaré los guantes
para que las queme el sol.
—Conoceránte en los ojos,
que otros más lindos no son.
—Yo los revolveré, padre,
como si fuera un traidor.

Al despedirse de todos,
se le olvida lo mejor:
—¿Cómo me he de llamar, padre?
—Don Martín el de Aragón.
—Y para entrar en las cortes,
padre, ¿cómo diré yo?
—Bésoos la mano, buen rey,
las cortes las guarde Dios.

Dos años anduvo en guerra
y nadie la conoció,
si no fue el hijo del rey
que en sus ojos se prendó.
—Herido vengo, mi madre,
de amores me muero yo;
los ojos de don Martín
son de mujer, de hombre no.
—Convídalo tú, mi hijo,
a las tiendas a feriar;
si don Martín es mujer,
las galas ha de mirar.
Don Martín, como discreto,
a mirar las armas va:
—¡Qué rico puñal es éste,
para con moros pelear!
—Herido vengo, mi madre,
amores me han de matar;
los ojos de don Martín
roban el alma al mirar.
—Llevaráslo tú, hijo mío,
a la huerta a solazar;
si don Martín es mujer,
a los almendros irá.
Don Martín deja las flores;
una vara va a cortar:
—¡Oh, qué varita de fresno
para el caballo arrear!
—Hijo, arrójale al regazo
tus anillos al jugar:
si don Martín es varón,
las rodillas juntará;
pero si las separare,
por mujer se mostrará.
Don Martín, muy avisado,
hubiéralas de juntar.
—Herido vengo, mi madre,
amores me han de matar;
los ojos de don Martín
nunca los puedo olvidar.
—Convídalo tú, mi hijo,
en los baños a nadar.

Todos se están desnudando;
don Martín muy triste está:
—Cartas me fueron venidas,
cartas de grande pesar,
que se halla el conde mi padre
enfermo para finar.
Licencia le pido al rey
para irle a visitar.
—Don Martín, esa licencia
no te la quiero estorbar.

Ensilla el caballo blanco,
de un salto en él va a montar;
por unas vegas arriba
corre como un gavilán:
—¡Adiós, adiós, el buen rey,
y tu palacio real;
que dos años te sirvió
una doncella leal!

Óyela el hijo del rey,
tras ella va a cabalgar.
—¡Corre, corre, hijo del rey,
que no me habrás de alcanzar
hasta en casa de mi padre,
si quieres irme a buscar!
Campaniles de mi iglesia,
ya os oigo repicar;
puentecito, puentecito
del río de mi lugar,
una vez te pasé virgen,
virgen te vuelvo a pasar.
Abra las puertas mi padre,
ábralas de par en par.
Madre, sáqueme la rueca,
que traigo ganas de hilar,
que las armas y el caballo
bien los supe manejar.

Tras ella el hijo del rey
a la puerta fue a llamar.

Dice don Ramón: "Este romance, del que tengo un centenar de versiones modernas, no figura en cancioneros ni pliegos sueltos antiguos, pero sabemos que era muy conocido en el siglo XVI, porque en la Aulegraphia de Jorge Ferreira un galán de la corte portuguesa canta a la guitarra nuestros dos primeros versos, y los canta en castellano; hoy, ya traducido al portugués, se repite el romance en todo Portugal y en las islas Azores. También de Castilla se propagó a Cataluña, donde Milá recogió versiones de lenguaje castellano mezclado con catalán. Lo conocen igualmente los judíos de Tánger y de todo Marruecos, así como los de Hungría, Serbia, Grecia, Constantinopla, Asia Menor y Palestina. Un canto de asunto igual, y muy parecido al castellano en su plan y movimiento, está divulgado por el Piamonte y por otras partes del norte de Italia. También existe forma análoga en Francia. Fuera de los países latinos hay cantos semejantes en Grecia y Albania; una canción de Carniola se refiere igualmente a una doncella cuyo padre lo es de siete hijas sin ningún varón, y varias de las pruebas a que es sometida la muchacha disfrazada coinciden con las del romance."

domingo, 23 de enero de 2022

Atletismo navarro, sobre hielo y a oscuras

La pista de Larrabide congelada durante la disputa de la jornada de Juegos Deportivos
1.500 firmas para pedir una pista cubierta en Navarra
El atletismo foral reclama de forma masiva y en apenas 24 horas en change.org la instalación que el Parlamento aprobó construir hace dos años
MARÍA VALLEJO MUNÁRRIZ
Publicado el 21/01/2022 
La denuncia pública que la Federación Navarra de Atletismo y muchos de sus representantes elevaron al ver las condiciones en las que tuvieron que competir los más jóvenes en los Juegos Deportivos, el pasado sábado en Larrabide, o la de Hiru Herri por tener que entrenar a oscuras en El Soto, ha dado un paso adelante. El presidente Rodrigo Domínguez abrió una petición en la plataforma change.org a la que este jueves se habían sumado más de 1.500 personas, apenas 24 horas después de su lanzamiento.
“Dos años se han cumplido desde la moción aprobada por el Parlamento de Navarra instando al Gobierno de Navarra a construir una pista cubierta de atletismo además de otra instalación al aire libre. Durante este tiempo, hemos tenido tiempo de incrementar desde 2.200 hasta más de 3.000 licencias deportivas o la posibilidad de ver a un irrepetible Asier Martínez, uno de los nuestros, clasificarse sexto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Hemos tenido dos atletas navarros más en los Juegos de Tokio, centenares de medallas nacionales, récords de España, además de varias internacionalidades llevando el nombre de Navarra por todo el mundo”, expone Domínguez en su petición.
El presidente añade los valores de este deporte de nivel tan alto en Navarra: “Con todo esto hemos demostrado ser un deporte en clara expansión, tremendamente igualitario entre hombres y mujeres y con méritos más que suficientes para ser reconocidos con unas infraestructuras acordes al nivel de nuestro deporte. Por este motivo, tras la clara falta de interés de quien debiera velar por el desarrollo del deporte navarro, solicitamos a la Presidenta María Chivite y al Gobierno de Navarra que cumpla el mandato del Parlamento de Navarra y podamos ver lo antes posible la tan necesaria pista cubierta de Navarra. Esta petición se realiza una vez reunidos con los responsables del Gobierno de Navarra y sabiendo que en estos años no se ha dado ni el primer paso para acometerlo ni existe intención”.
¡Vergonzoso!
Este domingo es el Campeonato Navarro en pista cubierta y, de nuevo, los atletas forales viajarán a San Sebastián. Los múltiples éxitos no sirven para que los políticos cumplan el acuerdo al que llegaron en diciembre de 2019 en el Parlamento.

EL SOTO, SIN LUZ
Por otro lado, los atletas que entrenan en las pistas de Burlada se quejaban este martes de que desde las últimas inundaciones no hay luz en las pistas. Los entrenamientos son muy complicados, ya que apenas se encienden tres focos en la recta que iluminan 50 metros y el resto del anillo está a oscuras, lo mismo que las oficinas y el campo de béisbol.

EL APOYO DE RUTH BEITIA
Una vez lanzada, la petición encontró el respaldo de aficionados, familias y deportistas, incluso nombres destacados como la campeona olímpica de altura Ruth Beitia pusieron su firma. “Es necesaria una pista cubierta en una ciudad que vive tan intensamente el atletismo y que ha dado grandes atletas como Marta Mendía o Asier Martínez, trabajando desde la base en Navarra”.

viernes, 21 de enero de 2022

Carlos Catalán S., poliédrico y pionero

Carlos Catalán, en su casa.  Foto oskar montero
Son muchas y variadas las facetas de la personalidad de este hombre y, en algunas de ellas, resultó precoz y pionero.

PINCELADAS BIOGRÁFICAS
Infancia 
Portada del Hospital Provincial de Navarra. Deán 1903
Dos años mayor que su hermana Teresa, la compositora, siendo hijos del conserje del Museo, sus juegos de infancia transcurrieron en la explanada ante la fachada del mismo o en un solar posterior, con la chavalería de Descalzos, Jarauta y Santo Domingo.
Me cuentan que estudiando en Maristas, de la Avenida de Galicia, si en algo destacaba era en el dibujo. Un día fue castigado y encerrado en la clase con otro compañero, mientras el resto estaban en el cine. No tuvieron mejor ocurrencia que acercar una papelera a la mesa del profesor y prenderle fuego. Fueron expulsados.
Así era Carlos: travieso, inquieto, de reacciones rápidas, contundentes y eficaces. Más que la palabra, le iba la acción.

Carlismo
Placa Portal de Francia. Desolvidar
Siguiendo la tradición familiar (su padre fue requeté), para 1963, con 14 años, ya estaba en alguna agrupación carlista de estudiantes y en el 68 sufre su primera detención por la temida Brigada Político-Social. Ese mismo año funda los Grupos de Acción Carlista, los GAC, grupo juvenil radicalizado hacia acciones violentas, en un sentido izquierdista y antifranquista tras la expulsión de España de la familia Borbón-Parma en 1968.
Me imagino que estos fueron los que, varias veces, atacaron con ácido la parte inferior de la placa de Zumalacárregui del Portal de Francia, hasta dejarla ilegible.
También en 1968 encontramos en la hemeroteca de DN una noticia que confirma sus dotes artísticas:
05/01/1968 DN Nacimientos hogareños Primer Premio (Trofeo Diario de Navarra) a Carlos Catalán Sánchez...  Premio Radio Popular al mejor Belén bíblico (1.000 pts) Repartido a partes iguales, a Carlos Catalán Sánchez y García Bona.
De su paso por los GAC, las bombas en la base americana de Zaragoza, la voladura de la imprenta de El Pensamiento Navarro (23.08.70).., interferencia del mensaje de fin de año de Franco...

ETA
Montejurra 76
Fueron sin embargo los sucesos de Montejurra 76 los que le llevaron a su decisión de enrolarse en ETA.
Responsable del Comando Txindoki, es inculpado en el robo de la catedral de Burgos y en el de la Fábrica de Moneda y Timbre en un intento de falsificación de 200 millones de pesetas, en el robo con la agravante de reiteración, perpetrado en la empresa «Constructora Asturiana, S. A.», de Lérida...
Huido a Francia, es entregado a las autoridades españolas. En la cárcel inicia un proceso de reflexión que le lleva a ir alejándose de las posturas inmovilistas de ETA.
En 1984 es indultado por el gobierno de Felipe Gonzalez y Catalán queda en libertad.
A pesar de que en 1986 ETA mata a Yoyes, Catalán, dos meses después, concede una entrevista a Pilar Urbano en la que critica la deriva inmovilista de ETA.

Oteiza
Oteiza Adan y Eva.- Años setenta
Tras la fase política, Carlos Catalán vuelve a la faceta artística. Consigue la confianza del escultor Jorge Oteiza, al que había conocido y admirado a los 19 años, y se convierte en el albacea artístico del escultor de Orio, jugando un papel muy activo en la entrega de su obra, tras su muerte (2003) al pueblo navarro, defendiendo que "la Fundación tuviera el sello que Oteiza quería, su forma vasca de percibir el mundo".

Historiador del arte
Alejado ya del mundo mediático, Carlos Catalán cuenta en 2013 a qué se dedica ahora. 
"Yo nací en el Museo de Navarra y me he criado allí porque trabajaba mi padre. Yo he crecido entre obras de arte y he aprendido a mirarlas. Luego estudié Historia del Arte y Ciencias de la información y me doctoré en Mexico, una vida compleja, pero siempre cerca del arte. Desarrollas cierto instinto.
Ponen en mis manos un cuadro de calidad suficiente pero con documentación insuficiente y yo me encargo de ir a los expertos, hacer analíticas, buscar donde sea del mundo, archivos, museos, bibliotecas, hemerotecas toda la información sobre él. He trabajado todo tipo de autores: Rubens, El Bosco, Velázquez, Tiziano, Basquiat..."

PILAR URBANO ENTREVISTA A CATALÁN 
Pilar Urbano
Hace unos días, buscando en la hemeroteca datos sobre Jamalandruqui (seguramente escrito con "k") me apareció -quizás por asociación con el comando Txindoki- una reseña de esta entrevista  en la que, como ya hemos señalado, Carlos Catalán - en 1986, dos meses después del asesinato de Yoyes- critica el matonismo de ETA y le aconseja usar exclusivamente las vías políticas.
La sorpresa por que ya entonces -en los años de plomo, justo tras el asesinato de Yoyes y 25 años antes de que ETA dejara por fin las armas- Carlos Catalán propugnara acabar con tanto asesinato inútil y contraproducente es el verdadero motivo por el que hoy dedico esta entrada a Carlos.
Lo que aparece en la hemeroteca de DN, con fecha 04/12/1986, no es más que un extracto de las nueve páginas publicadas en la revista Época, esa misma semana.
Vamos allá:

Carlos Catalán Jaime Ignacio Del Burgo Nagore
«ETA decidió que había que liquidar a Jaime Ignacio Del Burgo», según Carlos Catalan, ex-etarra reinsertado
«Por ser un responsable de que Navarra no se haya integrado en. Euskalherria»
El navarro Carlos Catalán, ex-miembro de ETA militar, afirma a Pilar Urbano en una entrevista que publica esta semana la revista «Época», que entre los años 1.976 y 1.978 los dirigentes de ETA dieron, la consigna de matar a Jaime Ignacio Del Burgo y que fue él mismo quién evitó este atentado.

Carlos Catalán, 37 años, casado y con dos hijos, cuenta a lo largo de nueve páginas los motivos que le llevaron a enrolarse en ETA, los contactos que mantuvo dentro de la organización, la formación del comando "Txindoki" en nuestra. provincia y los actos terroristas en los que participó. Explica igualmente las razones de peso que influyeron para el abandono de ETA y su posterior reinserción en la sociedad. Carlos Catalán está seguro de ser una diana para la organización terrorista, dice tener asumido el riesgo y que, en caso de suceder, su muerte se volvería contra ETA, al igual que la de «Yoyes».

ETA decidió liquidar a Del Burgo
El 75% de navarros no desea pertenecer a Euscalerría
Preguntado por si en algún momento recibió la consigna o la orden de matar a alguien, en concreto, Carlos Catalán responde que sí, «en cierto momento, ETA decidió que había que liquidar a Jaime Ignacio Del Burgo, que vivía en Navarra, donde actuábamos nosotros. Yo evité su muerte». Añade que considera al político navarro como un personaje funesto para Navarra, «un representante de. la oligarquía caciquil al servicio de un pseudoforalismo cuyo techo es la Ley Paccionada de 1.841; un antivasco visceral, responsable de que Navarra no se haya integrado en Euscalerría».
Uranga (dir. DN) no tuvo tanta suerte
Cuando se enteró de las intenciones de ETA, el comando «Txindoki» hizo un análisis de la situación y el propio Carlos Catalán redactó varios alegatos políticos para convencer a la dirección de ETA de que, muerto, Jaime Ignacio Del Burgo haría aún más daño a la causa. «Fabricaríamos un mártir navarrista, cuando en la población estaba aflorando una afirmación vasquista. Yo no lo hice sólo por eso; pero a ETA no podías irles con argumentos éticos de "sangre no", "respeto a la vida», etcétera. El caso es que les disuadí».
Pilar Urbano le pregunta entonces si el propio Jaime Ignacio Del Burgo sabe algo de todo esto y Carlos Catalán contesta que no, que nunca ha hablado con él y que le resulta curioso que en el año 1.935 fuese el propio padre de Carlos Catalán quien evitó la muerte del padre de Jaime Ignacio Del Burgo, al frustrar un atentado dirigido a él.

Los hechos de Montejurra decidieron su entrada en ETA
El Pensamiento Navarro, calle Leyre
Hijo de un requeté, que fue sargento en el Tercio del Rey y perteneció a la Guardia de Franco hasta 1.945, Carlos Catalán se hizo carlista cuando estudiaba Bachillerato. Militante desde 1.963 en la Asociación de Estudiantes Tradicionalista, fue detenido por primera vez por la Brigada Político Social en el año 68. Más adelante creó con otros compañeros los Grupos de Acción Carlista, «para oponernos a la dictadura con medios armados, pero no sangrientos, ponemos bombas en la base norteamericana de Zaragoza, en el periódico El Pensamiento Navarro... y en varios inmuebles más». Intentan también interferir el mensaje de fin de año de Franco en el año 70. pero la Guardia Civil, «nos enganchó».
Fueron sin embargo los sucesos de Montejurra 76 los que le llevaron a su decisión para enrolarse en ETA. «Yo estaba protegiendo a Irene de Holanda. 
Irene y Carlos Hugo. The Times
Nos atacaron con barras de hierro, con porras, con garfios, con piedras». Recuerda Carlos Catalán cómo Aniano Jiménez Santos cayó a sus pies, tras recibir un disparo en el vientre, la muerte de Ricardo Pellejero y los doce heridos de bala. «No intervinieron las fuerzas policiales ni la Guardia .Civil... Les dejaron hacer, con toda impunidad. Aquel Montejurra fue el empujón que yo precisaba. Algo, muy serio en mi, cambió ese día. Y decidí enrolarme en ETA».

ETA no quiere conocer la realidad
Una vez dentro de la organización, ésta les suministra todo tipo de material, armas, municiones, explosivos y dinero. El comando «Txindoki», de los denominados legales, contactaba con la cúpula cuando tenían que actuar, por propia iniciativa o por consigna recibida. Dentro de sus actuaciones como etarra, Carlos Catalán que nunca ha estado condenado por delitos de sangre, cita la desestabilización de la campaña electoral de junio del 77,«poniendo bombas en edificios públicos, pero a horas en que no pudiera haber víctimas. Bueno..., y atracos, y depósito de armas, :y estragos en inmuebles».
Al año. siguiente, a raíz de la detención de un miembro de su mismo comando, Carlos Catalán huye a Francia y en Bayona se aloja en casa de "Yoyes"; que entonces pertenece al ejecutivo de ETA. Estando allí, una redada de la policía francesa consigue detener a 50 personas, 43 de ellas fueron extrañadas al norte de Francia y otros siete, entre los que se encuentra Catalán, son puestos, en manos de la policía española. A partir de ese momento, se inician seis años de cárcel y un periodo en el que Carlos Catalán se va descolgando de ETA.
«Lo que veo es que ETA, o no quiere conocer la realidad o no se adapta a la nueva situación. Sigue con una estrategia de muerte sobre muerte; con un trazado ideológico rígido, testarudo, desargumentado; con la obsesión de la alternativa KAS y la negativa terca a participar en las instituciones».
Carlos Catalán sabe que con su reinserción se ha convertido en una diana para ETA y afirma que tiene asumido el riesgo. «Yo a ETA no le tengo ni miedo ni respeto», afirma, y dice creer que su muerte no sería estéril; «se volvería contra ETA. Mi sangre, como la de «Yoyes», contribuiría a abrir los ojos de algunos vascos que todavía se empecinan en comprender a ETA».

El Encierrillo 1973, de Carlos Catalán (Fondos Museo de Navarra)
"El sonido del cuerno ancestral corta en seco los murmullos que suben de la cuesta de Santo Domingo. Encaramado a la muralla, con la espalda apoyada en la garita de la esquina, tengo una panorámica privilegiada para asistir al ritual nocturno del “encierrillo”. La tensión ambiental se hace tangible, aunque el peligro no pase de ser un aderezo mental. El silencio sobrevenido es casi un milagro en medio de la bullanga festiva. Sobre los corrales del Portal de Rotxapea, una bombilla oscila, con insectos orbitando, y aporta una luz hepática que encandila a la torada que ya galopa cuesta arriba con un guirigay creciente de pezuñas y cencerros. Dos pastores riberos azuzan la estampida golpeando el suelo con sus varas de avellano. Sólo los cabestros están en el secreto del desenlace; los toros, esculturales e ingenuos, a quienes se ha dejado habitar el Edén cuatro años, ignoran que buscando la luz mañana encontrarán la muerte. C. C. S"

jueves, 20 de enero de 2022

Vino tinto: placentero, sano... y feminista

Con dos al día conseguís el mismo efecto que nosotros con cuatro
Hace ya unos cuantos años leí en la prensa una noticia sobre el vino que me sorprendió muy agradablemente. Venía a decir que quienes beben a diario  algunas copas de vino tinto viven más que los abstemios. Y, aún decía más: que los hombres teníamos que beber el doble que las mujeres para conseguir el mismo efecto.
Para colmo de la satisfacción, el estudio venía avalado por la Universidad de Navarra.
Desde que lo leí, he recurrido a él -mejor, a lo que de él recordaba- en muchas discusiones. Pero, cuando alguien me pedía la prueba, no podía presentársela porque en su día no la guardé.
Ayer la busqué con intensidad y no tardó mucho en aparecer.
Y aquí os la presento para que, cuando alguien os diga que no beber es mejor, o que hombre y mujeres somos iguales ante el vino, le remitáis a Desolvidar.

DN Miércoles, 5 de febrero de 2014 
Un estudio de la Universidad de Navarra y Ciberobn (Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición) establece que una correcta ingesta de alcohol, siguiendo la dieta mediterránea, reduce hasta en un 40% la mortalidad respecto a los abstemios
Beber sí, pero a la mediterránea                                                              Íñigo González
Que hay formas y formas de beber alcohol era sabido. Los beneficios que puede tener el hacerlo de una forma correcta, no. Un estudio de la Universidad de Navarra y el Ciberobn, el centro de investigación biomédica en red, establece una importante asociación entre consumir alcohol al estilo tradicional y una reducción de la mortalidad. Incluso pone una cifra: la ingesta de alcohol siguiendo la dieta mediterránea reduce hasta en un 40% la mortalidad con respecto a los abstemios. Durante más de 7 años, el equipo liderado por Miguel Ángel Martínez González, catedrático del departamento de medicina preventiva y salud pública de la UN, y por Alfredo Gea, ha podido valorar por primera vez la influencia de todo el patrón global de consumo de alcohol en relación con la mortalidad. Se había puesto el acento en la cantidad, pero no el modo de beber. Para ello, estudiaron a 18.400 personas de toda España con un amplio espectro de edad. Y las conclusiones, que acaban de ser publicadas en el British Journal of Nutrition, son tajantes en una doble vertiente: los beneficios de beber bien y, por contra, el aumento de la mortalidad cuando se bebe mal.

Los 7 mandamientos del patrón mediterráneo
1. Beber en cantidades moderadas (hasta 2 copas al día en mujeres y hasta 4 en hombres). 
2. Hacerlo de forma repartida a lo largo de la semana. 
3. Preferir el vino. 
4. Que el vino sea tinto. 
5. Consumirlo con las comidas.
6. Evitar las bebidas destiladas. 
7. Nunca más de 5 bebidas/día.

Los integrantes del estudio con Miguel Ángel Martínez González en el centro. El equipo
lo formaron 5 profesores, 4 trabajadores y doctorandos. DN

Miguel Ángel Martínez González, director del estudio y catedrático de la UN
“Al beber bien, sube el colesterol bueno y las plaquetas se adhieren menos”

Así, con moderación, sólo una copa
¿Por qué centrar un estudio sobre el consumo de alcohol en el modo de beber y no en la cantidad?
Porque no se había hecho antes. Se había estudiado la cantidad de alcohol e incluso la concentración de lo que se bebe. Ahí se vio que si una misma cantidad se consumía en forma de atracón aumentaba el riesgo de infarto y que, por contra, si esa misma cantidad se distribuía a lo largo de la semana se reducía el riesgo. Ahí vimos un buen campo para desarrollar nuestro estudio de forma multi-disciplinar. En toda la dimensión del consumo de alcohol. 

¿Buscaron un perfil concreto en el estudio epidemiológico? 
Tuvimos un espectro muy amplio. En total, 18.394 personas, de toda España, y con edades comprendidas entre los 20 y los 90 años, participaron en el estudio. Los primeros fueron reclutados en 1999, así que el seguimiento del estudio se remonta casi 13 años (en 2014). La media era 38 años y con más mujeres que varones. 

El estudio concluye que si el alcohol se consume bien la mortalidad se reduce en un 40% frente a los abstemios. ¿No es una paradoja? 
Martínez González predica con el ejemplo
El alcohol, en cantidades pequeñas, se va absorbiendo lentamente y tiene efectos beneficiosos sobre la enfermedad cardio-vascular a nivel de agregación de las plaquetas y de mejora del colesterol bueno, que sube. Por contra, cuando el consumo no sigue el patrón mediterráneo no sólo no se reduce la mortalidad sino que se multiplica por dos. El mal consumo lleva a cirrosis, cáncer de estómago, de boca, de faringe, de páncreas, etc. 

¿Les alarma que se esté cambiando esa forma ‘buena’ de beber por el atracón de fin de semana? 
Mucho, especialmente en los sectores más jóvenes de la población. Además, en ellos los beneficios del buen consumo son menores, porque no tienen tanto riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. En cambio, tienen mayor riesgo de accidentes de tráfico, depresiones, suicidio... y cuanto más consumo de alcohol más riesgo conllevan.

miércoles, 19 de enero de 2022

Origen de "Dulanz" y Paseo Sarasate

Desde Dulanz, "San Donato, esa quilla rocosa invertida que corta el horizonte hacia el norte
y que, al atardecer, enrojece sus cortados sobre los que se alza la ermita" ¡Precioso, Julio!
La columna de Dulanz -última página de DN, justo debajo del chiste de Oroz- levanta ampollas, especialmente en medios independentistas y todavía más en los proetarras (si es que cabe la distinción).
Muchos días alguien me la pide y se la mando de mil amores.
Y a veces me preguntan quién está detrás de ese bonito seudónimo. Y les respondo que no lo sé y que, si lo supiera, no se lo diría. Se correría la voz y le harían la vida imposible. Y alguno hasta le pondría (pincha, pincha) PUNTO FINAL (y no precisamente el de Oroz).
Lo que sí puedo decir es que el origen del seudónimo está en un topónimo de la Sierra de Urbasa, aplicado a una cumbre de 1243m., el punto más alto de la Sierra. Merece la pena que pinchéis en la página de Julio Asunción para apreciar la riqueza arqueológica de la zona.

Origen de Dulanz
He encontrado en la hemeroteca que Dulanz, como firma de artículos, columnas... aparece por primera vez el 18 de septiembre de 1981, en una columna, llamada genéricamente "Comentarios".
Inmediatamente he relacionado su aparición con el atentado -terrible, 24 impactos- al que sobrevivió José Javier Uranga. Fue el 22 de agosto de 1980. Tras 11 meses de convalecencia y 10 operaciones, volvió a su puesto de trabajo. 
Era público y notorio que con el sobrenombre de Ollarra –gallo en vascuence- firmó sus columnas Guindillas en aceite, La noria y, durante más de 60 años, Desd’el gallo de San Cernin. Ahora, a partir del atentado, Diario de Navarra, para proteger a su director, iba a utilizar otro seudónimo, Dulanz, que sirviera de escudo a Uranga.
Nadie sabe quién está detrás de Dulanz (para Floren Aoiz, en el Gara-Naiz, "la máscara de la cobardía"). Y mejor no saberlo. Pero desde que he descubierto su probable origen, leo a Dulanz más a gusto, si cabe

BLANCO SOBRE NEGRO Dulanz
SARASATE FRACASA
En realidad, lo que ha prevalecido en el fracaso de la reurbanización del Paseo de Sarasate ha sido la idea de impedir que Maya pasase a la pequeña historia local como el alcalde que llevó adelante la renovación del emblemático paseo pamplonés. Una legislatura perdida y un concurso de ideas a la basura. Ni mil informes de técnicos y arquitectos hubieran cambiado la opinión de los grupos de la oposición. Bildu, PSN y Geroa Bai percibían intereses electoralistas y han hecho todo lo posible para que el proyecto naufragase. A ver si hay suerte y en 2023 cambia el signo político del consistorio. Y entonces ya no existirán los intereses electoralistas, el proyecto será un bien social. Así juegan los políticos pequeños con las ilusiones de los ciudadanos. Buscan el interés particular y obvian el provecho general. Objetivo cumplido. El Paseo de Sarasate seguirá esperando a políticos responsables que algún día sepan escuchar.

martes, 18 de enero de 2022

Lo del golpe de estado iba muy en serio

M. Campo Vidal: "Pero habría podido ser una masacre de docenas o de cientos de personas, como era el objetivo, para que Trump pudiera proclamar la Ley Marcial y perpetuarse en el poder".

"Lo del golpe de estado iba muy en serio" (DN 17/01/2022)     Manuel Campo Vidal
Cuando por fin Joe Biden ha hablado claro y el ex presidente Jimmy Carter ha advertido del “riesgo de enfrentamiento civil en Estados Unidos”, se ha desvelado la extrema gravedad del proyecto insurreccional que animó Donald Trump para mantenerse en el poder tras perder las elecciones. Hasta ahora se escribía sobre las “treinta mil mentiras publicadas en Twitter en cuatro años” por el compulsivo presidente que, aprovechando su insomnio, descalificaba a quien fuera, o creaba una crisis internacional desde la red. Agradeceremos siempre a The Washington Post que a diario, en aquellos años, contabilizara las mentiras publicadas por Trump. Unos cien millones de estadounidenses las creyeron y las veneran todavía. Así que el peligro persiste, incluida la reelección de Trump en tres años.
asaltantes, disfrazados, que han conseguido llegar hasta el atril del Senado
para gritar proclamas pro-Trump
El día 6 de enero de 2021, cuando las cámaras parlamentarias se disponían a proclamar a Biden como presidente, Trump envió a miles de personas, concentradas ante la Casa Blanca, al asalto del Capitolio. El pasado jueves, los cargos judiciales contra el detenido Steward Rhodes, líder de la milicia armada Oath Keepers, clarificaron el plan. El 5 de noviembre de 2020, al día siguiente de la victoria inapelable de Biden -en delegados y en votos- Rhodes envío una comunicación cifrada a sus tropas: “No vamos a superar esto sin una guerra civil. Prepara tu mente, cuerpo y espíritu”. Pronto se identificó el 6 de enero como la fecha límite para detener el proceso; se reservaron hoteles en Washington y se organizaron viajes de gente uniformada y armada para tomar el Capitolio. Ninguna autoridad convenció a Trump de parar aquella locura, ni sus propios hijos, durante las cuatro horas de asedio a la sede parlamentaria en la que murieron tres asaltantes, un policía y otros dos se suicidaron en los días siguientes por estrés postraumático. Pero habría podido ser una masacre de docenas o de cientos de personas, como era el objetivo, para que Trump pudiera proclamar la Ley Marcial y perpetuarse en el poder.
No estamos ante una imaginativa ficción de Netflix, o plataforma similar. Al contrario: un increíble documental con imágenes inéditas del asalto (tomadas por las cámaras de los propios asaltantes y las de seguridad), más testimonios de incalculable valor, certifican el alto riesgo humano y político que se corrió. “Cuatro horas en el Capitolio” acaba de estrenarse en HBO. Imprescindible para entender lo que figura en el escrito de acusación de 48 páginas elaborado por la Fiscalía General de Estados Unidos que habla de “conspiración para la sedición” descartando la teoría del “ataque improvisado”.

Four Hours At The Capitol: Official Trailer | HBO
Lo sucedido hiela la sangre porque si es posible un golpe de estado, y a punto estuvo de producirse, en “la capital del mundo libre”, como se califica en tono propagandístico, qué puede suceder en cualquier país latinoamericano, o de otros continentes, que tienen a Washington como referencia y como cierta garantía antidictatorial. Cualquier país podría convertirse en Venezuela, o Nicaragua, y nadie intercedería para evitarlo. Es más, al condenar a Nicaragua por haber celebrado elecciones después de que Daniel Ortega encarcelara al resto de candidatos, el país ha estrechado relaciones con China, Rusia e Irán. Listos.
Uno de los asaltantes ha llegado hasta el despacho de la líder demócrata
en el Congreso, Nancy Pelosi.
“Hay un retroceso democrático muy preocupante en el mundo, especialmente en América Latina”, comenta Mariano Jabonero, secretario general de la OEI (Organización de Estados Americanos). Estremece pensar lo que sería el salto al vacío de la historia con un régimen dictatorial en Washington.

En este enlace podéis ver el documental “Cuatro horas en el Capitolio”, completo

lunes, 17 de enero de 2022

Salvados por el reloj (2)

Biarritz. Enrique Cayuela, gabardina blanca, mira a la cámara. Detrás, apoyando la mano
sobre el banco, chapela y corbata negra, Ramón Díaz-Delgado
Ramón Díaz-Delgado, profesor de filosofía, que vivía en el tercero (acceso al reloj), compartió el escondite con el vecino del primero, Enrique Cayuela, secretario del Ayuntamiento

Dos hombres y un reloj (D. de Noticias)                   Eduardo Martínez Lacabe
A principios de agosto de este año, el secreto que habíamos tratado de mantener más o menos oculto durante la elaboración de nuestro libro "Y el tiempo se detuvo. Natalio Cayuela, Osasuna y Justicia", sobre la vida del abogado republicano pamplonés asesinado al comienzo de la guerra civil, saltó por los aires. Con motivo de la visita a Pamplona de varios familiares de Enrique Cayuela, el hermano mediano de Natalio, tuvieron ocasión de acceder al espacio que alberga el reloj que durante varios meses ocultó en su interior a quien había sido secretario interino del Ayuntamiento de Pamplona, activo republicano, y muy buscado desde que comenzó la sublevación militar de 1936.

Emocionados por ver el último escondrijo de su abuelo antes de partir al exilio, enviaron una foto del interior a un hermano que estaba en Chile. Twitter hizo la magia. Miles de visualizaciones, retuiteos, y lo que era una baza para la promoción del libro, quedó desarticulada. Es lo de menos, con el libro ya en la calle, la historia está ahí disponible para todos los lectores.

Tamara Dupre, bisnieta de Enrique
Cayuela, dentro del habitáculo del reloj
Saber que era posible esconderse en el reloj de la estación de autobuses, no era casual. Enrique Cayuela vivía en ese edificio, aunque no en la vivienda desde la que se podía acceder a su interior. Además de la suya, en el portal de la calle conde Oliveto 8 (hoy es el número 6), vivían otras siete familias, cuyos nombres y apellidos, así como algunos aspectos de sus vidas, relatamos en el libro. Familias y trabajadoras, porque en varios de aquellos hogares, había más de una chica que "había llegado del pueblo para servir", como se decía entonces.

En la casa de los Cayuela Arzac, una joven llamada Valeria Beaumont Beorlegui, a quien no tuvimos la suerte de conocer. Sin embargo, si pudimos hablar con sus hijas, que ya estaban al tanto de la historia del reloj. La conocían hacía tiempo, un secreto familiar que les había confiado su madre y que resultaba increíble para cualquiera. Cuando vieron publicado en las páginas de este periódico que alguien más la había oído, volvieron a emocionarse con el recuerdo de su valerosa madre, que como no podía ser de otra forma, se llamaba Valeria, una chica recién llegada del pueblo -Nardués-Aldunate- a la capital, y a la edad madura. Con 18 años recién cumplidos, "Vale" se enfrentaba a los policías que se presentaban para detener a Enrique soltándoles con aplomo, a la vez que cerraba la puerta, "el señor está de viaje".

Pero "el señor" no estaba lejos. Tampoco solo, por cierto. Nosotros, como los Cayuela exiliados en Chile y pocos más, ya sabíamos que Enrique compartía su escondite con otra persona. O más bien era esa persona la que lo hacía, porque para acceder al interior de la esfera, había que franquear la puerta de la casa del vecino del tercero, Ramón Díaz-Delgado Viaña.
Un catedrático de Filosofía, madrileño, en Pamplona.
Díaz-Delgado había nacido en Madrid en 1897. En algún momento, su familia debió de trasladarse a Canarias, pues en 1914 terminó el bachillerato en el instituto de La Laguna. Tras licenciarse en Filosofía y Derecho, ejerció como profesor en los institutos de Zafra y Huesca. Su llegada a Pamplona se produjo en 1932, ocupando la catedra de Filosofía del instituto de la capital navarra, del que también fue secretario. En 1926 se había casado con Guillermina Rodríguez, hija del teniente general Francisco Rodríguez Sánchez-Espinosa, que había llegado a ser gobernador militar de Canarias y Mallorca.

En el tercer piso del portal número 8 de la calle Conde Oliveto, Ramón y Guillermina, así como sus dos hijas de corta edad, Guillermina y María Paz, compartieron su vida con otra joven que había llegado para servir desde Lerga, María Cruz Alzorriz Techellea. Desafortunadamente, los descendientes de María Cruz, que años más tarde se ordenó como Terciaria Carmelita, nos han manifestado que nunca les refirió nada relacionado con esta historia y estos años.
Asalto sede Izquierda Republicana por elementos de Falange Española. 1936-7-19 Galle
Asalto sede Izquierda Republicana por elementos
de Falange Española. 1936-7-19 Galle
Tan pronto como Ramón llegó a Pamplona, empezó a frecuentar los ambientes republicanos. No tuvo que esforzarse mucho para encontrar correligionarios. El director de su instituto, Vicente Villumbrales, era el presidente de Acción Republicana. En el mismo centro, trabó amistad con el catedrático de Historia Natural y concejal republicano, Antonio García-Fresca. Ambos solían ir a las excursiones pedagógicas organizadas por el centro y coincidían junto a sus esposas en la terraza del Café Suizo, bajo la sede de Izquierda Republicana. Ramón siguió el itinerario de muchos republicanos, fue miembro de Acción Republicana primero y de Izquierda Republicana después, desarrollando una intensa actividad política desde muy pronto. Así, por ejemplo, en 1933 participó en un mitin propagandístico en Elizondo. Ramón no era un advenedizo, era un republicano de primera hora. En marzo de 1930 firmaba un manifiesto lanzado a la opinión pública para recabar y sumar apoyos en torno a la República, junto a otros ilustres como Manuel Azaña, José Giral, Eduardo Ortega y Gasset o Luis Bagaría entre otros.

La huida del reloj de autobuses
Cuando empezó la guerra, fue buscado intensamente por los sublevados. En su gremio, muchos profesores se encontraban lejos de Navarra disfrutando de las vacaciones o participando en tribunales de oposición, como su amigo Antonio García-Fresca, sorprendido por el golpe en Madrid. Ramón pasó tres meses escondido en su propia casa, a veces en la despensa, en ocasiones en el reloj, unas veces sólo, y otras en compañía de Enrique Cayuela, que subía desde el primer piso cuando intuía el peligro o la llegada de la policía.

No llevó bien el encierro y su nerviosismo le llevó a querer entregarse en varias ocasiones, convencido de que no había hecho nada malo. Enrique Cayuela lo contenía, pues sabía que sus hermanos Natalio y Santiago tampoco eran culpables de nada y, sin embargo, habían sido asesinados en agosto de 1936. Al final del verano, con la ayuda de un mugalari, se produjo la huida a Iparralde de Enrique y Ramón, los dos "relojeros" republicanos.

Guillermina y Ramón
Los Díaz-Delgado Rodríguez tardarían en reencontrarse. Guillermina, con la ayuda de su familia paterna, salió de Pamplona atravesando la zona nacional hasta llegar a Canarias, donde de nuevo habría tratado de recabar la participación de sus parientes para interceder por Ramón. Pero estos intentos resultaron infructuosos. Así, abandonó las islas para entrar en la España republicana donde consiguió reunirse con Ramón. Sabemos que el catedrático madrileño-pamplonés estuvo al servicio de la República durante toda la guerra, dirigiendo una colonia para niños refugiados en Puigcerdà (Girona), junto al inspector de enseñanza, de Cárcar, Vicente Navarro Ruiz.

Vuelta a Iparralde
La caída de Barcelona
Con la llegada de las tropas franquistas a Cataluña, la familia cruzó la frontera para dirigirse al País Vasco Francés. Se establecieron en Boucau (Bayona) y de nuevo junto a Vicente Navarro, Ramón dirigió la colonia para niños huérfanos y exiliados evacuados por el Foster Parents Plan to Aid Spanish Children. Allí, formó parte del denominado Comité Francia-España de Bayona y de la Costa Vasca en el que coincidió con otros ilustres refugiados republicanos como José Alfaro, Rufino García Larrache y el propio Vicente Navarro entre otros. En noviembre de 1940 se dirigió a la embajada mexicana de Paris para solicitar permiso para trasladarse junto a su familia al país azteca. Con los nazis en la Francia "libre", era lógico el temor a ser entregado.

Las acusaciones contra Ramón fueron muy graves: religiosidad nula, pertenencia a Izquierda Republicana (vicepresidente de la junta provincial), miembro de la Liga de los Derechos del Hombre, de la Asociación de Amigos de Rusia, ser director de la reforma agraria en Navarra y colaboración con la Federación Universitaria Escolar. Casi nada.

Las autoridades mexicanas le concedieron un subsidio, pero no llegaron a partir a América. Con la derrota de Alemania, cuando estimaron que su vida ya no corría peligro, él y Guillermina decidieron volver a España. Ramón, como catedrático de Filosofía, fue expedientado y separado de su puesto hasta 1953, fecha en la que fue rehabilitado, aunque con la prohibición expresa de no ejercer en Navarra durante 5 años. La familia se trasladó a Madrid, y gracias a la ayuda del filósofo Julián Marías, pudo desempeñarse como director de la sección española del Colegio Alemán de Madrid.

Tras ser rehabilitado, ejerció en varios institutos (en Soria, Badajoz, Málaga y Jaén entre otros) y publicó un trabajo titulado "La muerte de Socrates" (Barcelona, 1960). Reingresó en el escalafón de catedráticos en 1963, cuando contaba con 65 años de edad. Falleció en Madrid en 1988, a los noventa años de edad. De todos estos años, tan solo pasó cuatro en Navarra, pero resulta simpático (y significativo) que la gran profesora navarra Marysa Navarro, se acordara de él como el profesor "pamplonés" que dirigió junto a su padre la colonia de huérfanos en Francia. Todo esto y mucho más lo contamos en "Y el tiempo se detuvo. Natalio Cayuela, Osasuna y Justicia".