Páginas vistas en total

lunes, 10 de diciembre de 2018

Germán Ulzurrun: "Patio de Caballos" (15.07.81)

Cuando al aficionado en el encierro  le pasa esto, tiende a exigir más a los profesionales en la corrida
Haciendo caso a las razones que exponía al final de la entrada anterior, hoy dedicamos la entrada completa a uno de los firmantes de esa crónica, "Patio de Caballos", Germán Ulzurrun. 
Me dio rabia conocerlo personalmente tan tarde, ya que se nos fue al poco de un encuentro en el que congeniamos a la perfección y vimos que teníamos muchos intereses comunes.
Germán Ulzurrun nació en 1959 en Burgui (Navarra), vivió en la Chantrea y tenía ascendencia roncalesa. Pasó por las aulas de las MM. Josefinas, Irabia, Padre Moret y la Universidad de Navarra, donde se licenció en Periodismo en 1982. Entró a formar parte de la plantilla del Diario de Navarra, en 1984, y realizó un trabajo de enlace entre la redacción y el taller. Su último cargo fue el de jefe de sección en DN y, al mismo tiempo, desarrollaba una misión divulgativa de la historia navarra.
De Germán, fallecido el 16 de mayo de este año 2018, se podría decir -como anécdota- lo que decíamos de La última maestra de Peña: "murió cuando tenía la edad de las dos últimas cifras del año en que nació".
Quiero que os fijéis en el detalle de que, a pesar de licenciarse en el 82 y no entrar en plantilla hasta el 84, para el 81 ya estaba firmando -acompañado de Carlos Erce- todos los "Patio de Caballos" de los Sanfermines de ese año 1981.
***

Patio de caballos, DN 15.07.1981
La oreja que se llevó Capea quedó borrada por las toneladas de polvos de talco, harina, chocolate, serpentinas, champán, sangría, etc. que ayer se arrojaron por los tendidos, con más fuerza que nunca. Hubo bronca con insultos y almohadillas para Manzanares, semi «estriptis» espontáneo y al final, el suelo de los tendidos quedó con una gruesa capa de suciedad pegajosa y desagradable. Para hacerse una idea de lo que fueron las batallas entre las peñas a golpe de vino y sangría, además de harina, bastaría con decir que los efectos de la lucha llegaron a modo de nieve de diversos colores hasta los puestos más alejados de sombra. Un desastre.
El espectáculo comenzó con el primer bicho de la tarde. Una moza situada junto a una de las bocas de tendido de sol recibió sobre su cuerpo varios cubos de líquido champañoso y fue regada hasta empaparse. Ni corta ni perezosa se despojó de su camiseta, y la plaza puso su mirada en ella. Con los pechos al descubierto durante un ratillo, los de sol aplaudieron el streep-tease con furor. La moza, de pocos años, pretendió ponerse la camiseta para dejar de exhibir sus encantos. Pero tal vez por los nervios o porque la prenda estaba muy mojada, tardó en ponérsela. Se cantó con fuerza el «todos queremos más» y se corearon gritos de «otra, otra», como pretendiendo que se repitiese el numerito. Un trato totalmente distinto del que recibió el domingo aquel muchacho que hizo aguas en el callejón.
En medio del aburrimiento en la corrida de ayer, un espontáneo
saltó al ruedo y pudo darle varios pases a un toro del Niño de la
Capea. Lo hizo con más estilo y por mucho menos dinero que
algunas de las figuras que han pasado por la feria.  (Foto MENA)
Posteriormente, cuando el primer astado permanecía muerto en la arena, se descolgó desde el graderío alto una pancarta, de grandes dimensiones, con el sol antinuclear. Fueron muchos los minutos en los que el sol dibujado, que no el astro, permaneció por encima de las cabezas de los mozos.
De esos mismos tendidos surgiría más tarde el espontáneo. Se lanzó al ruedo durante la lidia del quinto de la tarde, que correspondía a Capea. Como el festejo estaba frío, los cuatro muletazos que logró dibujar al astado fueron muy aplaudidos por una mayoría de la plaza, mientras el sector más bullicioso le premió su arriesgada salida con gritos de «torero, torero». El espontáneo, que al retirarse se metió varios puñados de arena del redondel en sus bolsillos, se perdió en los asientos desde donde había aparecido al tiempo que se le ofrecían varias botellas.
Todavía hubo otros números. Por ejemplo, el de los dos mozos que se pasearon, uno de ellos vestido de mujer, por sombra, con la disconformidad de algún espectador que se sintió molesto. Pero la atención final estuvo en la guerra que llevaron a cabo los mozos situados a ambos lados del callejón de chiqueros. No era la primera vez que este espectáculo se veía en la plaza, y, como en el 80, terminó con aplausos mutuos entre los participantes en la batalla.
Que los sanfermines finalizaban era algo presente en el ambiente. Durante el que cerraba plaza se coreó el vals de Astrain, como queriendo demostrar que las energías no se han terminado a pesar de ocho jornadas agotadoras. Y agotados van a quedar los limpiadores de la plaza para dejar todo en sus debidas condiciones. Aquello quedó convertido en una pocilga, ofensiva, incluso. a la nariz peor educada. Esperemos que el olor desparezca para el 82.
Ruiz Miguel toca el pitón de 'Estopeño',
miura que pesó 659 kilos CANO

Manzanares: «Campaña contra mi»
Tiene gracia lo de José Mary Manzanares, que sin haber hecho absolutamente nada en los de esta feria, se permite echar las culpas de su falta de nervio a unas presuntas campañas de los críticos contra él. A eso se llama pegar una larga cambiada, pero sin toro.
El alicantino nos manifestó estar acostumbrado a que los cronistas no le pongan bien. Comentó que les lee y les escucha respetuosamente, pero acto seguido añadió:
—Con mucho mayor respeto que ellos. Porque ellos son deshonestos al falsear la verdad. —;,Todos?
—No, casi todos. Los que tienen las tribunas más importantes a nivel nacional. No se puede poner, agregó refiriéndose a la TV, imágenes de un torero a cien por hora e imágenes de otro a cámara lenta. Además resulta que los que están en la tele están al mismo tiempo en prensa escrita y radio, en todas las partes. Eso es un monopolio.
—Antes se decía que las críticas se suavizaban por medio de los sobres. Si ahora se meten con los toreros a fondo ¿es que ya no hay sobres?
Manzanares, padre e hijo en Dax 15.08.89
—Ignoro si siguen funcionando materialmente, pero a lo mejor sigue habiendo regalos o atenciones. Eso si.
—No podrás decir que en tu primera tarde estuviste bien...
—No me refiero a una corrida en concreto. Se me critica -ya por sistema- desde hace tiempo y además con una animosidad perversa. Hay una campaña contra mí.
Antes de iniciar el paseíllo comentó que esperaba realizar un buen cierre de feria para divertir al público pamplonés «que no ha pasado muy buenos ratos a lo largo de los festejos». También dijo que le correspondía matar al sobrero del Conde de la Maza, «como me viene ocurriendo con frecuencia».
El público pudo ver ayer lo que hizo Manzanares. Casi nada, por no decir nada. A pesar de que parte del respetable comprendió las dificultades de su segundo, las menguadas ganas del diestro cosecharon la bronca más gorda de toda la feria. Se le insultó, le tiraron almohadillas y le cantaron: «manos arriba, esto es un atraco» Y «vete y no vuelvas más».
Degolló a sus dos oponentes que murieron en medio de un gran charco de sangre. Permaneció. durante el tercio de varas de su segundo en la barrera, sin querer saber nada, ni tan siquiera intentar poner orden. Se intensificaron las muestras de enfado del respetable, que incluso llegaron a pagar los banderilleros soportando sobre sus cabezas una lluvia de trozos de merienda y melocotones. Las almohadillas cayeron sobre Manzanares cuando se disponía a abandonar la plaza. Le pedimos su opinión y nos respondió que «no es el momento más oportuno». Insistimos y por fin reconoció irse «totalmente disgustado».
—La gente no ha comprendido que a mí segundo no se le podía hacer nada.
—;.Por qué crees que ha sido así?
—Porque la gente viene influenciada por lo que le dicen.
Y la «figura» se marchó con sus buenos duros en el bolsillo, olvidando que la crítica que le aupó y le hizo torero en parte dice la verdad cuando alude a la cuesta abajo del alicantino. Al menos, eso ha quedado claro en la plaza de Pamplona. Y si no, que se lo pregunten al público.

Capea : El espontáneo ha estropeado el toro
Pedro Gutiérrez Moya consiguió en su segunda tarde cortar un apéndice. Estuvo voluntarioso, confirmando los deseos que dijo tener momentos antes del paseíllo.
—Voy a intentar salir a hombros, para que la gente se quede máscontenta de lo que está.
¿Qué te parece el encierro?
—Tengo mucha fe en la corrida del marqués. La he matado en dos ocasiones y me ha ido bien. Espe ro repetir aquí.
—El público espera mucho de este último festejo, que podría levantar la feria.
—Creo que saldrá contento. El cartel es muy bonito, de tres toreros jóvenes con ganas. Puede ser una gran corrida.
El Niño se equivocó. A su primero le hizo una faena cuajadita, no pudiendo evitar que lo desarmara en dos ocasiones. Mató de media y descabello y se le concedió la oreja. Un sector de la plaza pidió la segunda. Durante la lidia del segundo, saltó el espontáneo que no tuvo grandes dificultades para acercarse al bicho. Capea ya no hizo gran cosa y se limitó a mandar al animal a los matarifes.
A la salida le preguntamos si la aparición del espontáneo le había influido en su ánimo.
—Le hubiera pegado 15 pases a gusto, pero ese espontáneo me los estropeó.
—¿Crees que te has merecido la oreja en tu primero?
—Sí.
Toro del Conde de la Maza, Las Ventas, 22 de agosto de 2010
—¿Ha estado justificada la petición de la segunda?
—Creo que hubiera sido excesiva para la faena. Abrazado por admiradores, algunos de ellos embriagados, Capea desapareció por la puerta de conserjería, por la que volverá a entrar, casi con seguridad, dentro de 365 días.

Emilio Muñoz : «La corrida no ha embestido»
Emilio Muñoz llegó ayer a la plaza rodeado de gran expectación. Todos le preguntaban por el leve puntazo que le había propinado en la tarde del lunes un toro del Conde de la Maza. El sevillano respondía que se encontraba bien.
—¿Cómo has pasado la noche?
—Pensando en lo de hoy. La pierna me duele un poco pero es más la ilusión, que tengo puesta en esta tarde, que el dolor.
Se le comenta que ya no sonríe como hace dos temporadas y él responde:
—La vida se pone muy seria y hay que tomársela de esta misma forma.
—Pero a ti no te han ido hasta ahora las cosas mal...
Cristina Sánchez y Emilio Muñoz en San Fermín
—Los toreros somos personas y hay momentos en la vida de cada uno en que no se tiene ánimo para sonreír. Máxime cuando está en la Feria de Pamplona y la situación es difícil.
—¿Qué te dicen los toros de Domecq?
—Tengo buenos recuerdos. He toreado tres corridas y les he cortado las orejas.
Los deseos de Muñoz se deshicieron a lo largo de sus actuaciones. No pudo incrementar la oreja conseguida el lunes. Su primer toro derribó en tres ocasiones al montado, más por debilidad del caballo que por empuje del astado. El picador, Manuel Carrasco, salió a pie hasta la enfermería, en donde se le apreció una erosión en el codo izquierdo y contusión en el muslo derecho. El matador brindó al público y cerró su discreta labor con pinchazo, entera caída y dos descabellos. Era el momento de la merienda y los graderíos altos se quedaron más vacíos que nunca. En el que cerraba plaza tampoco tuvo suerte.
A su paso por el Patio de Caballos tenía cara de gran disgusto. Al diestro le rodearon el cuello con una faja roja y un incondicional le preguntaba con insistencia a ver si este año va a torear en Burlada.
—¿Qué ha pasado?
—La corrida no ha embestido. Sólo se ha dejado torear el de Capea. El público ha estado distraído durante casi toda la tarde.
—Vienen a divertirse, y hacen bien.
—¿Por qué ese disgusto?
— ¡Pero cómo quieres que esté! Después de lo que ha pasado no me puedo ir contento.
Eran las ocho y media pasadas cuando Muñoz montó en su flamante vehículo y entonces hasta los más reacios comprendieron que había llegado el momento de dar el cerrojazo a la puerta del Patio y a la Feria.
Carlos ERCE
Germán ULZURRUN

domingo, 9 de diciembre de 2018

SF 1981, toples en la Plaza de Toros


Peña Oberena ("la mejor") durante la merienda
El viernes, víspera de la Inmaculada, mientras charlábamos en el poteo vespertino, salió un tema que no sólo captó la inmediata atención de los presentes, sino las sinceras expresiones de admiración de quien lo contaba, Arquímedes, que lo vivió bien de cerca. 
Os lo cuento como lo recuerdo:
Allá por los 80 -del siglo y milenio pasado- en el tendido de las peñas, seguramente en la Peña la Única, a un par de chicas las pusieron perdidas con todas las bebidas, polvos de talco y demás brebajes que suelen llevarse a la plaza.
Una de ellas debió de  sentirse incómoda con la camiseta (o similar) empapada. Se puso de pie y, elegantemente, se despojó de ella, mostrando su torso desnudo y dejando boquiabierto a todo el respetable, especialmente a los más cercanos (Arquímedes, entre ellos).
Escurrió, con parsimonia, la prenda y, sin prisa, se la volvió a colocar.
Además de las preguntas de rigor por parte de todos, a mí también me interesaba saber si habría quedado testimonio de un hecho tan singular porque, seguramente, sería el primer (semi) desnudo femenino en la Plaza de Toros pamplonesa y en cualquier plaza de la Ciudad, incluida la Consistorial, del que quedara constancia.
Hesíodo me confirmó que sí se dio la noticia, que incluso creía recordar que había visto una foto.
Ya en casa, le mandé un recado a Pío Guerendiáin -quien el 8 de julio de 1979 había fotografiado a Supermán Lizaur-, por si sabía algo de aquel primer estriptis, pero desgraciadamente no pudo decirme ni pío.
***
Uno de los mayores placeres que nos regala internet es el de desolvidar, el de traer al presente sucesos perdidos en el pasado. Y con esa esperanza tecleé tres palabras en la hemeroteca de DN: "chica tendido camiseta".
Casi me da un microinfarto: ¡ahí estaba! ¡DN del 15 de Julio de 1981!
La foto del suceso no es ninguna maravilla, pero el lunes me pasaré por Foto Mena, en la calle Mayor, a ver si damos con la original.
***

Corrida de Feria del 14 de Julio (último día de sanfermines). Toros del  Marqués de Domecq para J.M. Manzanares, Niño de la Capea y Emilio Muñoz.
Pincha para leer mejor
El espectáculo comenzó con el primer bicho de la tarde. 
Una moza situada junto a una de las bocas de tendido de sol recibió sobre su cuerpo varios cubos de líquido champañoso y fue regada hasta empaparse. 
Ni corta ni perezosa, se despojó de su camiseta y la plaza puso su mirada en ella. Con los pechos al descubierto durante un ratillo, los de sol aplaudieron el streep-tease con furor. 
La moza, de pocos años, pretendió ponerse la camiseta para dejar de exhibir sus encantos. Pero tal vez por los nervios o porque la prenda estaba muy mojada, tardó en ponérsela. 
Se cantó con fuerza el «todos queremos más» y se corearon gritos de «otra, otra», como pretendiendo que se repitiese el numerito. 
***
Aunque el tema continúa, prefiero dejarlo aquí por dos razones:
  • lo que sigue alarga en más de lo habitual las entradas de este blog
  • pero, sobre todo, por cariño a quien firmó la crónica, recientemente fallecido, que merece una atención exclusiva. 
Así que... continúa en Germán Ulzurrun: "Patio de Caballos" (15.07.81)

sábado, 8 de diciembre de 2018

Fascismo antifascista español


Cuando en Alsasua, Tarrasa... intentan impedir -en nombre del antifascismo- actos políticos legales.
Cuando -también en nombre del antifascismo- se convocan concentraciones contra los resultados de Vox en las urnas andaluzas...
Cuando a un estudiante que informa en Vitoria sobre una plataforma democrática se le pega  una paliza, también en nombre del antifascismo...
... Es que estamos asistiendo al nacimiento de algo tan original que sólo puede surgir en España (como el chupachups, la fregona...) y por españoles, los más españoles (aunque se autoproclamen independentistas, chavistas...), los creadores de la gran paradoja (¿o parajoda?):
... El fascismo antifascista, o sea, la cuadratura del círculo.
Esa paradoja sólo se resolverá el día en que caigan en la cuenta de que deben cargar contra sí mismos. Y mucho me temo que ese día no lo veremos.
Pero, aunque aquí nos lo tomamos a cachondeo, lo que hacen los "fachas-antifachas" no tiene ninguna gracia. Mirad:


Paliza a un estudiante en Vitoria por defender la unidad de España
El joven fue asaltado por dos encapuchados el pasado viernes cuando salía de una reunión informativa en la UPV
Fascista... o kunetero
Partidos y representantes institucionales condenaron ayer la paliza que un grupo de encapuchados propinó a un estudiante de la Universidad Pública del País Vasco (UPV/EHU) en el campus de Vitoria cuando salía de un acto informativo de una plataforma que defiende la unidad de España. 
La UPV/EHU ya rechazó ayer lo que calificó de “brutal agresión”, como consecuencia de la cual el joven estudiante de la Facultad de Letras quedó tendido en el suelo y tuvo que recibir asistencia sanitaria y ser hospitalizado. 
Fuentes de la Ertzaintza explicaron que aunque en principio la investigación se centraba en la búsqueda de dos agresores, los testimonios recabados hasta el momento apuntan a que en la paliza participó “un grupo más grande” de personas. 
Según un compañero de la víctima, el joven fue asaltado por dos encapuchados el pasado viernes cuando salía de una reunión informativa sobre la asociación AEDE en el aulario del campus universitario, acompañado por dos chicas. Este acto había sido publicitado por sus promotores previamente a través de las redes sociales. 
Los dos desconocidos le preguntaron si salía del citado acto y cuando les respondió afirmativamente comenzaron a golpearle. 
De inmediato se sumaron a la agresión más encapuchados, alrededor de una docena. 
El joven apaleado era uno de los promotores de esta asociación creada para “defender un sentimiento de muchos alumnos que se sienten vascos y españoles” y para condenar los homenajes que se han hecho en el campus a miembros de ETA mientras “la UPV/EHU mira para otro lado”, explicó su compañero, quien se mostró convencido de que los responsables de la paliza son estudiantes de la propia universidad. 
Esta agresión fue condenada por la UPV/EHU que recordó que la “intolerancia y el uso de la violencia no tienen cabida ni en la sociedad, ni en la universidad”, uno de “cuyos pilares es la defensa de las ideas mediante la palabra”. 
También se pronunciaron partidos y cargos institucionales como el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien rechazó “radicalmente” este “ejercicio de totalitarismo incompatible con un modelo de democracia y de libertad de opinión”. 
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, aseguró que quienes defienden la unidad de España tienen derecho a hacerlo siempre y cuando no usen la violencia, y añadió que episodios como este “interesan a los sectores más reaccionarios del Estado”. 
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, lamentó que “el odio, la intransigencia, la absoluta falta de respeto a quien piensa o actúa distinto conducen, demasiadas veces, lamentablemente, a la violencia”. 
El Ayuntamiento de Vitoria aprobó asimismo una declaración de condena con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, que se desmarcó al considerar que los partidos “no hablan claro ni hacen una condena contundente” sobre las motivaciones políticas del ataque. 
Las Nuevas Generaciones del PP en Euskadi convocaron una concentración de repulsa para hoy en Vitoria, y la UPV/EHU hará lo propio el próximo lunes.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Dichoso aquel... que vive en la calle Arrieta

Es una pena que esta postal tan bonita de la calle Arrieta haya dado lugar a equívocos desde los años 30 y recientemente hayan continuado las confusiones. Hoy reivindicamos su verdadera identidad, como calle dedicada a Emilio Arrieta, compositor de la ópera Marina, asociando esta postal y esta calle a la Habanera "Dichoso aquel" 

Dónde
La primera vez que vi esta postal, con el logo de Todocolección, me llamó la atención que pusiera 'calle Leire' (con i latina) cuando en el callejero -al menos en castellano- siempre aparece como 'Leyre'. Pero daba un dato de gran interés: "cerca de 1930". Y otro dato que también nos interesa: "sin circular".
Posteriormente, dos personas la subieron a Pinterest, corrigiendo la calle (ahora era 'calle Aralar', como si ambos, Francisco y Javier, se hubieran puesto de acuerdo) pero olvidando la fecha de 1930.
¿Por qué decidieron que era la calle Aralar? No sé, quizás porque la farola del centro, en la foto antigua, tiene un aire a la antena de Telefónica que en tiempos recientes pusieron en la calle Aoiz. Otra explicación no encuentro.
Enseguida me puse en guardia porque yo he vivido en Aralar, todo lo referente a esa calle me interesa especialmente y esos edificios -sobre todo la graciosa construcción cilíndrica- no me sonaban de nada para Aralar, pero sí para alguna otra calle del 2º Ensanche.
Con ayuda de una hermana y de Google Maps, enseguida dimos con ella, pero en la calle Emilio Arrieta. Ahora entendemos por qué esa postal tan elegante no se haya puesto nunca en circulación. Alguien detectó el error del nombre de la calle.

Cuándo
Pasemos ahora a comprobar el otro dato importante: "c. 1930".
Como bien sabéis, SITNA, en la pestaña de "imágenes y mapas de fondo", al desplegarse el menú, si paramos el puntero en "Ortofoto Histórica B/N", nos aparecen mapas desde 1929. Eligiendo éste, buscamos la calle Emilio Arrieta y en el número 19 encontramos la edificación que buscamos.
Derecha, imagen de 1929. La sombra da tres dimensiones a la imagen de dos
Dichoso aquel... que vive en la Calle Arrieta
La mejor manera de evitar equívocos creo que es asociar esta calle Arrieta, y concretamente uno de los símbolos que más la caracterizan como es esa torrecilla cilíndrica tan graciosa, con una de las obras más conocidas del compositor Emilio Arrieta, de Puente la Reina: Marina
En los últimos años la interpretación de la habanera 'Dichoso aquel' por Andoni Sarobe, ha colmado de satisfacción a los amantes de la mejor música.
Ojalá sirva esta habanera para reivindicar la identidad de esta calle Arrieta y exigir a Pinterest un mayor control.

jueves, 6 de diciembre de 2018

40 años de democracia

Todos tragaron sapos y, encima, poniendo cara de satisfacción
6 de diciembre, día de la Constitución española
Una de las pocas (si no la única), fiestas laicas de nuestro calendario festivo, plagado de festividades religiosas. Un día para celebrar la convivencia y el respeto (o, al menos, la tolerancia) entre los españoles. Es la única fiesta de todos los españoles (indepes incluidos).
Mucha gente puede pensar que para los más jóvenes no tiene mayor importancia este día, ya que siempre han vivido en democracia. Pues, precisamente por eso, son los que con mayor naturalidad y sin complejos en muy pocos años manifestarán su españolidad.
Quienes hemos vivido algunas décadas de dictadura tenemos más motivos para sentir y valorar la diferencia entre ser súbditos atemorizados y ser ciudadanos con pleno ejercicio de nuestros derechos.
Quizás uno de los momentos más trascendentales de la Transición fue éste que nos relata el No-Do del 29.11.76. Tras haber visto durante años de dictadura la férrea unanimidad de las Cortes, uno no puede sino admirar el trabajo entre bambalinas que tuvieron que hacer Adolfo Suárez y Manuel Gutiérrez Mellado para conseguir la aprobación del Proyecto de Ley de Reforma Política. Si hoy podemos seguir celebrando la Constitución, es, sin duda, gracias a ellos:

Mirando hacia atrás con cariño                                                                           por Julia Navarro
La Transición, que estuvo repleta de sobresaltos e incertidumbres, con sus dosis de violencia, sin embargo salió bien
Estos días de celebración del cuarenta aniversario de la Constitución de paso se echa la vista atrás sobre la Transición. Y es de agradecer que el Congreso de los Diputados se haya acordado de los periodistas que en aquellos días nos dedicábamos a contar lo que estaba pasando y haya organizado un acto homenaje. 
Yo no padezco de nostalgia, todo lo contrario, me interesa más el futuro que el pasado porque el pasado ya es irreversible y el futuro está por hacer, pero no dejo de mirar hacia los años de la Transición y de elaboración de la Constitución con cariño. 
Y aunque no esté de moda defender la Transición yo no dejo de hacerlo. En primer lugar porque la Transición se hizo razonablemente bien, tanto que es la historia de un éxito. Porque ya me dirán si no fue un éxito pasar de una dictadura a una democracia, y la elaboración de una Constitución que nos devolvía la democracia y la libertad y en la que cabíamos todos. 
A toro pasado hay quienes dan lecciones sobre lo que se debería haber hecho y hay voces que cuestionan el resultado final. 
Estoy en total desacuerdo. Insisto en que la Transición, que estuvo repleta de sobresaltos, de incertidumbre, de temores, de escollos, también con sus dosis de violencia (ETA mataba y el golpismo anidaba en el Ejército), sin embargo salió bien. Y si salió bien, es porque fue obra de los ciudadanos. Porque fueron los ciudadanos los que no estaban dispuestos a mirar atrás sino que querían mirar hacia el futuro y construir una España democrática. Fueron los ciudadanos los que empujaron a los políticos en esa dirección. Y fueron los responsables políticos de la época los que con aciertos y desaciertos fueron remando en esa dirección. 
Sin duda el mayor acierto fue que las primeras Cortes democráticas fueron constituyentes. No fue fácil. Lo sé porque yo estuve allí, nadie me lo ha contado. Mis días transcurrían delante de la puerta donde se reunían los ponentes constitucionales. A veces salían con rostro serio y meditabundos, otras enfadados, en ocasiones hacían lo imposible por esquivar a los periodistas. Luego asistí a todas las sesiones de la comisión constitucional, a las sesiones plenarias, y así hasta que se votó el texto definitivo. 
Cuando se habla de consenso parece que todo lo que se hizo entonces fue coser y cantar y no fue así, sino que los debates fueron intensos, difíciles, incluso agrios. 
Pero el resultado fue una Constitución que nos ha permitido cuarenta años de libertad, de disfrutar de derechos, de afrontar problemas y desafíos. 
Creo que hay mucho que celebrar por estos últimos cuarenta años vivido, y mucho que celebrar por lo que se hizo entonces. Sí, se podían haber hecho las cosas mejor, puede ser, hubo errores, también en el recorrido, pero en líneas generales la Transición fue un éxito y la Constitución como su pieza central un éxito aún mayor. 
De manera que felicitémonos. Hay razones para hacerlo. 
Julia Navarro es comentarista política

martes, 4 de diciembre de 2018

Nicolás Ardanaz: 7. Escenas (2)


Escenas de la vida cotidiana: las niñas que curiosean subidas a una verja, el chaval que come una fruta, el niño que me recuerda a Marcelino (Pan y vino), la anciana que da comida a los gatos en la cocina, la amistad de dos personas mayores o de un niño con la abuela, el hombre que reza ante un crucero... siete escenas que Ardanaz supo captar como pocos.
Hace más de un año, encontré en la Feria del Libro antiguo una verdadera joya: el Catálogo de la exposición de fotografías de Nicolás Ardanaz que se hizo en el Museo de Navarra, en el año 2000. 
En diferentes entradas, he ido recogiendo, por orden, los diferentes capítulos  del catálogo de aquella exposición. Hoy llegamos al último: Escenas (2).
He creado un álbum para tener juntas todas las imágenes de Ardanaz en Facebook, según las hemos ido publicando. Son ya 60. Pero, por supuesto, no tengo ninguna intención de limitarme al Catálogo e iré añadiendo las que me enviéis (gracias, Pilarcho) o vaya yo encontrando.
Nicolás Ardanaz (Pamplona, 1910-1982) fue discípulo del pintor Javier Ciga, droguero de profesión y fotógrafo aficionado en las décadas 1930-1970. 
Su trabajo se centró en Navarra, abarcando temas como paisaje, costumbres, modos de vida, fiestas (muy particularmente las de San Fermín), tipos, composición de objetos y cartel, siendo autor de los que anunciaron las fiestas patronales de Pamplona de 1965 y 1966.

Escenas (F.J. Zubiaur)
Son muy numerosas, en cualquier período temporal del archivo que consideremos, las escenas elaboradas por Ardanaz. No digo yo que no hubiera habido situaciones encontradas fortuitamente y que el fotógrafo aprovechó, pero por lo común, las que más llaman la atención fueron preparadas por él mismo. Las hay de todo tipo, urbanas —muchas— y rurales, en el trabajo y en el ocio, de niños y de ancianos —dos mundos recurrentes para él—.
Se trata de imágenes en las que asoma con nitidez la vitalidad del fotógrafo, su sentido del humor a veces ingenuo, a veces tierno, a veces un poco gamberro. Cuando existen, los títulos dejan ver, tanto como las imágenes, su capacidad para llegar al hombre de la calle, al ciudadano que, como él mismo, se contenta con el valor simpático o entrañable de la anécdota y que no le pide al arte cualidades esotéricas de ningún tipo.
Si acaso, técnicamente, toda la trayectoria de Ardanaz está marcada por la búsqueda de unas ciertas cualidades de la luz, cualidades que siempre consideró sólo al alcance del especialista que él sabía que era, capaz de apreciarlas y valorarlas. Sus escenas de género implican una logística, un plan meticuloso de realización que, como un guión previo, ha de cumplirse con puntualidad, lo mismo si se trata del retrato de una campesina —el brillo del atardecer en los ojos—, una conversación entre ancianos —la luz del sol visitando la estancia a través de una puerta— o unas niñas encaramándose a una tapia —las sombras perfilando su atrevimiento infantil—. En el fondo, el tratamiento tiende siempre a lo paisajístico.

Y a lo pictórico. Lo que se va a contar se planifica, se escenifica y se... fotografía.
  ***
Para disfrutar, en todo su esplendor, de éstas y del resto de imágenes, pincha en el en el enlace y vete pasando las fotos. Así podrás conocer sus curiosos títulos y situarlas en el espacio y el tiempo:

lunes, 3 de diciembre de 2018

Día de Navarra 2018. Sánchez Albornoz

Eskerrik asko, Koko
Hoy, Día de Navarra, no me queda otra que recoger el legado que, antes de morir en julio del 84, nos dejó  un gran historiador y un gran republicano:
"En nombre de la sangre navarra que corre por mis venas les requiero para defender sus inalienables derechos a vivir libres y españoles."

Lo que más les desconcierta es que lo diga un historiador, alguien que fue ministro durante la II República, que tuvo que exiliarse al empezar la guerra, que fue Presidente de su Gobierno en el exilio y que, por fin, volvió a España en 1976.
Claudio Sánchez Albornoz, atento a lo que sucedía durante los años de la Transición, vio que Navarra estaba sufriendo el terrible acoso del independentismo vasco. "Nafarroa Euskadi da" era el mantra en aquellos años.
Y lo que es peor, los mismos que hoy han diseñado la táctica del "No a las agresiones sexistas", gritaban entonces "Del Burgo, Aizpún, pim, pam, pum", reclamando a ETA que tomara las medidas que 'el pueblo' exigía y que cayeran las nueces que el PNV (hoy Geroa Bai en Navarra) estaba, como bien dijo Arzalluz, dispuesto a recoger.
Claudio era consciente de que le quedaba poco tiempo y, antes de abandonar este mundo, quiso dejarnos a los navarros su testamento: una carta con fecha del 26 de abril de 1984.

Adiós a los navarros
Desde lejos he seguido su lucha por resistirse a la incorporación a Euzkadi. Tienen toda la razón. La causa de ustedes es la mía, ¡adelante!, les asiste el derecho.
Estoy con ustedes de corazón y no sólo por devota amistad y respeto a mi tradición familiar, sino por convicción histórica.
No deben cesar en la batalla por conservar la personalidad de Navarra de tan limpia historia. Su tradicional tozudez les va a ayudar.
Yo no soy nadie, pero enfermo y cansado, les deseo el éxito de todo corazón y confío en que Dios les ayudará en la noble empresa.
Yo espero que sabrán hacer nueva la historia manteniendo la libertad; su milenaria personalidad dentro de la aforada madre España.
En nombre de la sangre navarra que corre por mis venas les requiero para defender sus inalienables derechos a vivir libres y españoles.
A ustedes, queridos navarros, les envío un abrazo de padre. Deseo para esta entrañable Navarra, de la que tengo abuelos y apellidos, todo lo mejor. Que guarde su identidad, su españolía y la hombría de bien de los suyos.
Saben que estuve y estoy siempre junto a ustedes.
Un fuerte abrazo para todos

En agradecimiento a don Claudio, va este "Siempre p'alante" (Larregla-Blasco, 1899) que otro republicano, Ramón Bengaray,  fusilado en el 36, llegó a grabar en 1929 como solista en la parte del barítono ("En los montes de Navarra...").
¡A toda pantalla, por favor!