Páginas vistas en total

martes, 21 de septiembre de 2021

San Antón 40

Placa de Coliving Students, en San Antón 40
Cuando pases por San Antón 40, no dejes de admirar el buen trabajo que han hecho ni de leer este interesante letrero:
El fuego de San Antón
La orden de San Antón se fundó en el Medievo para atender y curar a enfermos aquejados de una dolencia de carácter epidémico, el cornezuelo del centeno. Sus hospitales acogían a los peregrinos del camino a Santiago. Aquí encontraron al santo protector, el tratamiento médico y un pan elaborado con harina de trigo, que aseguraba su sanación.
Herederos de este espíritu de salud, cuidado y acogida, recibimos a nuestros estudiantes en el camino de su formación.
San Antonio Abad
La calle San Antón hace referencia a San Antonio Abad, fundador del movimiento eremítico, que vivió en Egipto entre los siglos III-IV. O mejor, a los Hospitalarios de San Antonio, orden fundada en el siglo XII bajo su advocación. La iconografía lo refleja, representando a san Antonio con el hábito oscuro de los Hospitalarios y la tau o la cruz egipcia que vino a ser su emblema.

Ergotismo
Pan blanco, el remedio
La orden de los antonianos se ha especializado desde el principio en la atención y cuidado de enfermos con dolencias contagiosas: peste, lepra, sarna, enfermedades venéreas y sobre todo el ergotismo, llamado también fuego de san Antón o fuego sacro o culebrilla. 
Está causado fundamentalmente por el ergot o cornezuelo (Claviceps purpurea) que contamina el centeno, principalmente.
Una de las sustancias producidas por el hongo es la ergotamina, de la cual deriva el ácido lisérgico. Los efectos del envenenamiento pueden traducirse en alucinaciones, convulsiones y contracción arterial, que puede conducir a la necrosis de los tejidos y la aparición de gangrena en las extremidades principalmente. La enfermedad empezaba con un frío intenso y repentino en todas las extremidades para convertirse en una quemazón aguda
Se establecieron en varios puntos del Camino de Santiago, a las afueras de las ciudades, donde atendían a los peregrinos afectados con pan de trigo. 
Durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente les alimentara. Su carne se destinaba a los hospitales o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.

Convento e iglesia de San Antón en Pamplona
Según Arazuri, no se sabe cuando se fundó la antiquísima iglesia de San Antón en Pamplona. Los datos más antiguos que conocemos de aquella iglesia datan de 1357.
Los restos del baluarte de San Antón, año 2000
Juan José Martinena  nos dice que dos siglos después, en 1571, los antonianos fueron indemnizados por tener que dejar iglesia y convento para permitir la construcción de la Ciudadela. El hecho de que uno de sus cinco baluartes fuera bautizado con el nombre de San Antón, hace sospechar que fue en él donde quedó ubicada la iglesia.
A finales del siglo XVI el convento e iglesia de San Antón se instalaron en la calle de las Ferrerías y Zapaterías Viejas, que empieza a llamarse "calle de San Antón", denominación que se asienta en el siglo XVIII y desplaza a las anteriores.
En 1787, Pío VI suprimió aquella antigua orden de San Antonio Abad. El 10 de julio de 1795, Carlos IV concedió a los trinitarios, interinamente la iglesia y parte de la casa de San Antonio. El 16 de octubre de 1799 los trinitarios obtuvieron en propiedad el antiguo convento de San Antón. 
En 1835, con la Desamortización, desapareció aquella casa de trinitarios que durante tantos años fue de San Antón y dio el título a la actual calle.  
San Antón 40 (DN 10/09/2020)                                                                           por ADRIANA OLLO
Un inmueble del año 1400, en el número 40 de la calle San Antón, supone el estreno de la firma Lloguering Students en Pamplona, que oferta un total de 8 apartamentos con 3 habitaciones cada uno, dotados con las dotados con las últimas medidas de seguridad físicas y sanitarias.
“En todas las plantas hay lámparas ultravioleta para esterilizar las estancias. Además, una pantalla toma la temperatura a cada persona que accede al edificio y si no es residente y tiene fiebre se bloquea el ascensor para impedirle la entrada, y si es residente le avisa dónde tiene la farmacia más cercana y le facilita teléfonos de médico y centro de salud”, explica Rosa Ceravalls Pujol, gerente de Lloguering Students.
El edificio ha sido prácticamente demolido interiormente, aunque la nueva residencia conservará algunos detalles que el proyecto, de los arquitectos Michel y José Arauzo, ha mantenido. Entre estos, parte de la escalera original, paredes de ladrillo en algunas de las cuales se aprecia la antigua existencia de una chimenea o pinturas, así como las vigas de madera. Además, en el proyecto conviven los sistemas más novedosos como el suelo radiante y refrescante totalmente sectorizado, con las antiguas carpinterías exteriores de madera convertidas ahora en puertas interiores, por ejemplo.
Fonda La Silveria. Hace un siglo, en 1914, este edificio de la calle San Antón albergó la fonda La Silveria, una “casa para viajeros” con “habitaciones amuebladas para familias” y especializada en “huéspedes estables”, tal como recogía la publicidad del negocio. El propietario era Lorenzo Tiberio, por entonces jefe del servicio de Carteros de Pamplona, que decidió poner a la fonda el nombre de su mujer, Silveria Etayo.
Aquí puedes ver la Galería de Fotos (pincha) que Diario de Navarra dedica a esta Residencia de Estudiantes

lunes, 20 de septiembre de 2021

La última Reina de Navarra (21 Sept. 1946)

Tal día como hoy, un 21 de septiembre de 1946, con el viejo rito que coronaba a nuestros reyes, fue coronada Reina de Navarra Santa María la Real.
Así dice la placa:
Adivina dónde está esta placa que predica la igualdad entre Reyes y Reinas
Gentileza M.A. Bretos
Con tal motivo se celebran los siguientes actos:
9 a 20:30h. Ofrenda floral 
12h. Ángelus con Ave María (Eduardo Solano) 
18h. Jota por las Hermanas Leache 
18:30h. Solemne Misa en la Catedral 
20:30h.Serenata a Santa María por la Cofradía Musical San Saturnino 
Salvo la misa (en la propia Catedral), el resto de actos se celebrarán junto a la placa conmemorativa (círculo amarillo), en el arranque de Carlos III desde la Plaza del Castillo:
El círculo amarillo señala la placa, lugar de las celebraciones del 75º Aniversario

1946
Dentro de las dos primeras décadas de la posguerra (años cuarenta y cincuenta), destaca 1946 como un año muy pródigo en acontecimientos religiosos.
Si entramos en la fototeca del AMP y escribimos en el buscador "1946" (sin comillas), nos saldrán 19 registros, de los que 14  tienen mucho que ver con la religión.
A destacar, la Santa Misión (sic) celebrada en marzo, y el Congreso Eucarístico Diocesano, que tuvo lugar entre el 18-22 de Septiembre.
Viene esto a cuento de la noticia que me sorprendió el 17 del pasado marzo:
19.03.49 Clausura de la Misión Plaza del Castillo. Foto Julio Cía AMP
Diario del recuerdo
1945 Juan Berruezo (pincha) por Mercaderes
HACE 75 AÑOS DOMINGO, 17 MARZO
Cines semivacíos.- Acusaron notable ausencia de público, como consecuencia de las jornadas de la Misión, que absorbieron la atención y la concurrencia de los pamploneses. No ocurrió lo mismo con el concierto, en la plaza del Castillo, dirigido por el maestro Berruezo, que fue un éxito de programa y de audiencia.
Una hermana mía acaba de recordar una melopea que se canturreaba por el 46:
Paaaadres, maaaaadres, 
abueeeelos, abueeeelas,
que hay Misión, que hay Misión

Clausura de la Santa Misión
Eran una especie de jornadas o ejercicios espirituales que duraban varios días y que -a base de sermones, procesiones, catequesis, rosarios, confesión y comunión- buscaban la conversión de todo un pueblo, de una ciudad...
He encontrado en Joaquín Díaz un álbum de oraciones -La Santa Misión- que se cantaban en esos días. Pinchad ahí y encontraréis 14 enlaces. Seguro que desolvidaréis más de un título que habéis cantado con mucho fervor. Por ejemplo..."Tomad, Virgen pura".

Dentro del Congreso Eucarístico, el sábado, 21 de septiembre de 1946 se procedió a la  Coronación de Santa María la Real. Así dice la placa:
EN ESTE LUGAR -PARA SIEMPRE BENDITO-
EL DIA 21 DE SEPTIEMBRE DE 1946 -AÑO DE SANTA MARIA-,
CON EL VIEJO RITO QUE CORONABA EN LA CATEDRAL
A NUESTROS REYES, FUE CORONADA REINA DE NAVARRA
NUESTRA SEÑORA DEL SAGRARIO
Gracias a Google Maps, podéis ver la placa
Presidió el acto el cardenal navarro Arce Ochotorena. En la foto, el obispo Enrique Delgado Gómez, llegado ese mismo año a Pamplona, contempla la placa, colocada en el arranque de Carlos III desde la Plaza del Castillo.
No olvidemos la otra placa conmemorativa de la Coronación el 21 de Septiembre de 1946, bajo la hornacina, en la plaza de Santa María la Real, de Pamplona. 
Placa conmemorativa de la Coronación, el 21 de Septiembre de 1946,
bajo la hornacina, en la plaza de Santa María la Real, de Pamplona
Esta coronación no siguió el esquema común de los ritos de la iglesia católica, sino que se adaptó al ceremonial de la coronación de los reyes de Navarra. “Ella es la Reina de Navarra”, afirma David Ascorbe. Tras ser coronada, se le levantó sobre un escudo por doce ricoshomes, al igual que se hacía con los reyes navarros.
De esta Coronación de María, organizada -¡cómo no!- por Ignacio Baleztena, tenéis cumplida información (dos entradas) en el blog, Premín de Iruña, de su hijo Javier.

Coronación Reyes Navarra
La coronación de los Reyes de Navarra, según señala Wikipedia, la presidía también el obispo de Pamplona, cabeza del brazo eclesiástico de las Cortes. Se solía celebrar en la catedral de Pamplona, y culminaba con el "levantamiento" del monarca sobre un escudo -pavés-, que sostenían los principales hombres del reino -"ricoshombres"-, para destacar de esta manara que "la dignidad a que le elevaban no era de sosiego y descanso sino un perpetuo desvelo del bien de los vasallos". En este momento los asistentes lo "aclamaban" al grito de "Real, real, real". La ceremonia concluía con el lanzamiento por el monarca "de su moneda sobre las gentes".

domingo, 19 de septiembre de 2021

"Gracias, Bildu" por Chon Latienda

"Esta señora (por Chon) dice las cosas como son. Es triste que para estar en el poder, los socialistas se hayan vendido a Bildu, Podemos..."
"El PSOE se dedica a insultar a todo aquel que no diga lo guapo que es Pedro Sánchez y Santos Cerdán"
CHON LATIENDA
Hace nada, un anónimo ciudadano navarro calificaba al PSN-PSOE como “p... banda” (sic). Dicho ciudadano fue nombrado alto cargo del gobierno socialista de Chivite. 
También hace nada, Podemos calificaba al PSOE como el partido de la “cal viva” y gritaba: “PSOE y PP la misma mierda es”. Podemos es hoy socio del gobierno de Pedro Sánchez y de María Chivite. 
Y hace nada, el PSN acusaba a Barkos de gobernar con quienes no condenan el terrorismo. Hoy el PSN tiene un pacto con Barkos y con quienes no condenan el terrorismo.
Los insultos de Podemos al PSOE no han merecido ni la más mínima réplica por parte de los socialistas, bien al contrario, se los han comido todos sin rechistar. 
Y como los fundamentos éticos de los socialistas están corrompidos, el PSOE coge el testigo de Podemos y se dedica a insultar a todo aquél que no diga lo guapo que es Pedro Sánchez y Santos Cerdán, ese tipo que llamó fascista a un reconocido demócrata como es Iñaki Iriarte y que ha tildado a UPN de partido de extrema derecha mientras su partido, el PSOE, gobierna con la extrema izquierda y el comunismo.
Y hete aquí que el pasado 4 de septiembre se inauguró en Tudela una escultura en honor a las víctimas del terrorismo. Discurso claro y valiente del alcalde de Tudela que, entre otras cosas, recordó el pacto que el gobierno de Chivite, allí presente, mantiene con quienes siguen sin condenar el terrorismo. 
A ze parea, karakola eta barea!
(Vaya par, el caracol y la babosa)
Y ante lo que es una obviedad, va el PSN y se ofende. Mandíbula de cristal del partido más corrupto de Europa; el del saqueo a los Fondos Reservados; el de los GAL; el de los ERTE… Y a renglón seguido del acto de Tudela, el portacoz oficial del PSN dejó de decir sandeces en twitter para escribir un artículo en este periódico y mostrar su indignación ante tamaño desagravio. Artículo cargado de necedades teniendo en cuenta que algunos de sus actuales interlocutores eran hasta hace nada miembros de un partido considerado parte de Eta. Se desconocen artículos escritos por socialistas criticando los “Ospa eguna”, actos que exigen la expulsión de las Fuerzas de Seguridad del Estado, actos permitidos por el Delegado del Gobierno, del PSOE también. Y se desconocen artículos escritos por socialistas criticando los recibimientos a etarras amparándose en que están pendientes de la aprobación de una ley que los prohíba, que manda narices que el enaltecimiento a terroristas no sea prohibido por un gobierno que se dice democrático. Y todo para no molestar a Bildu.
Y el PSOE también muy ofendidito porque en el mismo acto de Tudela unos ciudadanos increparon a la presidenta Chivite, ¡jatétú!, como si en el sueldo no les fueran las muestras de descontento ciudadano;
...como si el PSOE no hubiera participado en el “pásalo” de 2004 protestando en las sedes del PP pidiendo el esclarecimiento del 11M; como si el PSOE no se hubiera manifestado contra el PP por “la nefasta gestión del ébola”, cuyo resultado fue el sacrificio del perro Excálibur. Hay que tener la cara muy dura para ofenderse por una espontánea crítica ciudadana mientras el Tribunal Constitucional ha declarado ilegales los estados de alarma decretados por el gobierno de PSOE y Podemos; mientras han estado engañando a todo un país con el tema de las mascarillas; mientras han banalizado una pandemia poniendo de portavoz a un indocumentado Simón; 
...mientras siguen ocultando fallecidos por covid-19; mientras suben la luz, el gas y los combustibles; mientras siguen aumentando los casos de violencia hacia las mujeres a pesar de los miles de millones gastados; mientras fomentan el odio hacia todo aquel que no suscriba su ideología …
“Si alguien te corrige y te sientes ofendido, entonces tienes un problema de ego” (Noumaan Ali Khan).

sábado, 18 de septiembre de 2021

Sabandeños, Sabanda: origen y significado


Sabanda es el nombre de una finca de Punta Hidalgo a la que fue invitada en numerosas ocasiones una parranda que luego dio en llamarse Los Sabandeños. Pero, ¿de dónde ha salido ese nombre tan sugerente?

Dímelo tú, lagunera,
por dónde se va a Sabanda,
si voy por la carretera
o me pierdo en la montaña.
Dímelo tú, lagunera,
que te esperaré en Sabanda,
a la sombra de un laurel,
al aire de una guitarra.
(Néstor Álamo)
Además de la lagunera, también Google Maps te puede indicar dónde está Sabanda. Pero no preguntes por Sabanda, que te mandará a Galicia, sino por La Punta del Hidalgo a Los Sabandeños, a la entrada de La Punta desde Bajamar. Allí la familia Peraza tenía un finca con ese nombre tan sugerente.

Origen y significado de la palabra "sabanda"
Con este mismo título hay una página de la Academia Canaria de la Lengua que viene a decir lo mismo que dice en el documental Elfidio Alonso:
"El término Sabanda es un topónimo localizado en La Punta del Hidalgo, en el municipio tinerfeño de San Cristóbal de La Laguna. Todo parece indicar que se trata de la contracción, tan común en la toponimia, del sintagma Esa Banda, pues el lugar así denominado está situado a una de las márgenes o bandas del barranco que desagua justo al comienzo del referido barrio lagunero, según se viene de Bajamar. Dicho lugar se corresponde con una finca que fue propiedad de don José Peraza de Ayala, y en él acostumbraban a reunirse en son de parranda algunos de los iniciadores del grupo folclórico Los Sabandeños, agrupación que, por vía de derivación, toma su nombre del topónimo que nos ocupa"
Ese origen etimológico ("Esa Banda"), que más bien suena a chiste, tendría algún viso de realidad si no existiera más "Sabanda" que la de Punta Hidalgo. Pero, como hemos dicho, la hay también en La Coruña. Hay también un "Monte Sabanda" en Pontevedra. Existe el apellido Sabanda (y Sabando), sólo y en composición con Pérez de Sabanda, Ruiz de Sabanda... Es, además, el título de un libro. También el nombre de una División militar que Mussolini movilizó en la Guerra de Etiopía... Y junto con Litoria, figura Sabanda como un nuevo Municipio creado en 1934 en Italia. Demasiado trabajo para los lugareños de Punta Hidalgo para hacerlos venir todos de "esa banda" del barranco.
Me atrevo a sugerir un par de líneas de investigación:
1. Sabandija
Esa terminación en -ija es claramente un diminutivo despectivo de "sabanda". Una sabandija es un "reptil pequeño o insecto, especialmente de los perjudiciales y molestos".
Se me hace difícil que alguien ponga un nombre así a una finca o que lleve ese apellido, a no ser que sea una "persona inquieta y molesta".
Me inclino, más bien, por esta segunda hipótesis:
2. Lavanda-Sabanda
Campos de lavanda en Provenza
La lavanda es una mata o hierba con flores de color azul violáceo o malva en forma de espigas y que es extraordinariamente aromática. Esta planta proporciona un aceite esencial muy usado en perfumería llamado también lavanda. Desde antiguo se usó en forma seca y guardada en saquitos de tela, para aromatizar arcones, cajones o armarios donde se guardaba ropa. Pero su nombre procede del muy antiguo uso de esta hierba en forma de infusión o cocimiento para aromatizar las aguas del baño en que la gente se bañaba o lavaba. 
La forma italiana lavanda es un cultismo, procedente del latín lavanda, forma femenina del gerundivo latino lavandus-a-um (lo que debe ser lavado o lo que se destina a lavarse), por el hecho del uso habitual de la planta como aromatizante de aguas de baño (Etimologías de Chile).
Si "Amanda" viene de "amar" y significa "digna de ser amada"; si "lavanda" viene de "lavar" y significa "lo que se destina a lavarse", "sabanda" es otro cultismo y vendrá de... ¡jabón!: lo que se destina a enjabonarse.
La palabra latina (sapo, saponis; saponem, en acusativo) ha dado descendientes en todas las lenguas románicas: el portugués sabão/sabonete, el español jabón, el catalán sabó, el francés savon, el italiano sapone...

La Sabanda de Punta Hidalgo
El origen de este núcleo poblacional de Punta Hidalgo se remonta a la adjudicación de la totalidad de la península costera a Juan de Flandes a comienzos del siglo XVI. Este propietario establece su hacienda en la entrada geográfica a este espacio, en el lugar hoy ocupado por la conocida Finca de Sabanda. El barrio más antiguo de Punta del Hidalgo es el del Homicián que se remonta a más de 150 años atrás en el punto de confluencia de los senderos que descien-den desde Anaga conectando con los caseríos de las Carboneras y Chinamada. Este era un recorrido muy frecuentado por los naturalistas que en su vi-sita a la isla de Tenerife se adentraban en este espacio natural para recorrerlo y conocerlo siguiendo el circuito desde La Laguna y Las Mercedes. 
La propiedad de la tierra en la comarca Laguna, Tegueste, Rosario:
"José Peraza y Molina, hijo de Juana Molina y Pacheco, tenía amillaradas dos fincas en la Punta del Hidalgo, de una superficie total de 90,49 ha., que correspondían, en su mayor parte, a la hacienda de Sabanda (o Zabanda), de 88,69 ha., con casa y estanque y aguas que nacen en la finca. Heredó José Peraza esta hacienda en 1894". 
La primera vez que aparece "Sabanda" (la finca de Punta Hidalgo) en la Prensa Histórica es en 1921, el 5 de Agosto, en la Gaceta de Tenerife. "Se encuentra desde principios de semana veraneando en sus posesiones de Sabanda, en Punta Hidalgo, con sus distinguidos familiares, nuestro amigo el Teniente Coronel de Infantería retirado don José Peraza Molina".
La propiedad de la tierra en la comarca Laguna, Tegueste, Rosario:
"Los hermanos María, Trino, José, Josefina e Inés Peraza de Ayala y Rodrigo Vallabriga eran hijos del Comandante José Peraza de Ayala y de María de la Paz Rodrigo-Vallabriga Brito, natural de Cuba. La escritura de partición, ante Mariano García Ibáñez, es de 6 de diciembre de 1940".
Peraza Molina, el militar, es pues el padre de Peraza de Ayala, abogado, el que por primera vez recibió a Los Sabandeños en su finca de Sabanda, a finales de los 60.

viernes, 17 de septiembre de 2021

¡Salve, Madre! (a la Virgen del Horizonte)

Cuando, el 28 de agosto, fuimos a visitar a la Virgen del Horizonte, la solitaria de Garitón, había un hombre rezando en silencio ante ella. Le saludamos y nos situamos a su izquierda, un par de pasos detrás de él.
No soy de rezar en silencio, pero sí de cantar. Y entoné suavemente (cosa rara en mí) el "¡Salve, Madre!". 
Craso error, imprudencia total. Esa salve es la que más adentro me ha llegado desde niño y casi nunca he podido con ella. Y menos ahora, con más de 70 años y cada día más sentimental. Sabía que me iba a romper.
A trancas y barrancas, fui desgranando los primeros versos:

Salve, Madre,
en la tierra de tus amores
te saludan los cantos
que alza el amor.
Reina de nuestras almas,
flor de las flores,
muestra aquí
de tu gloria los resplandores,
que en el cielo tan sólo
te aman mejor.

Envalentonado, acometí la plegaria:

Virgen Santa, Virgen pura,
vida, esperanza y dulzura
del alma que en ti confía;
Madre de Dios, Madre mía,
mientras mi vida alentare,
todo mi amor para ti;
mas si mi amor...

Ahí me rompí, no podía continuar.
Y entonces, aquel hombre que había estado en silencio y de quien no estaba muy seguro de que mi canto no le molestara, me dijo con todo su interés:
- ¡Sigue, sigue!
Piropo que aún me emocionó más y ya fui incapaz de rematar lo poco que me quedaba:

mas si mi amor te olvidare,
Madre mía, Madre mía,
aunque mi amor te olvidare
tú no te olvides de mí.

Estaba claro que aquello no podía quedar así, tan deslucido, y hoy he preparado este vídeo con la esperanza de que aquel desconocido pueda verlo algún día.
 
Esta Virgen del Horizonte, la solitaria de Garitón, es muy poco conocida, incluso en Pamplona. Por eso, os invito a conocer su origen y ubicación, por si queréis hacerle una visita:

jueves, 16 de septiembre de 2021

Joseba Arregi, un traidor con principios


Un traidor con principios                                                                        por Andoni Unzalu
Hay personas que, aun cuando se van, no se van del todo, queda el eco repetido de lo que dijeron o la sombra alargada de sus actos. Joseba Arregi es una de estas personas.

Se crio en una familia nacionalista militante, sí, en una de esas pocas familias nacionalistas durante la dictadura. Y durante los últimos años el nacionalismo en su conjunto le ha señalado como traidor con especial inquina.

Llegados aquí, debemos diferenciar entre el converso y el traidor. 

El converso no asume su pasado, te dice: «éste que soy ahora no es el que fui; aquél era otro, diferente». La esencia del converso es no asumir la responsabilidad de su pasado. Entre nosotros hemos tenido, al menos, dos oleadas de conversos, en los 70 con los «demócratas de toda la vida» y en la actualidad con los de «yo siempre he condenado el terrorismo de ETA».

La soledad de Joseba
El traidor, en cambio, no renuncia a la responsabilidad de su pasado; se mira a sí mismo, reconociéndose errado, equivocado, cambia de posición. Sin personas así seguiríamos viviendo en tribus. Joseba era de estos últimos, de los traidores recios y honestos; nunca intentó ocultar su pasado ni su responsabilidad y, cuando su militancia nacionalista le situó en la tesitura de elegir entre identidad o igual ciudadanía para todos, escogió la democracia liberal y los iguales derechos de ciudadanía.

Joseba no traicionó al PNV, se traicionó a sí mismo, a su pasado, asumiendo el precio anticipado por ello. Yo creo que esa ruptura con su familia nacionalista la vivió como un desgarro personal. Sabía muy bien que seria expulsado al ostracismo, sabía que los suyos romperían toda relación con él. Sabía que esa ruptura no iba a provocar un debate de argumentos, sino que lo envolvería en una capa de odio irracional para anular cualquier razonamiento.

PNV, EA y ETA
A partir de ese momento, y hasta el final, Joseba ha tenido que beber hasta las heces la soledad amarga del que es repudiado por los suyos. Una soledad a la que ha hecho frente con la defensa del individuo como soberano de sí mismo, con la firme e inamovible defensa de sus principios que anteponían al nacionalismo la vida y la libertad. La imagen que yo tengo de Joseba es la de un hombre solo que no se pudo permitir rendirse. Creo también que su fe profunda de cristiano culto le sirvió como báculo para soportar la soledad impuesta.

El pacto de Estella fue una catástrofe personal para Joseba que le anulaba cualquier atisbo de justificación del nacionalismo gobernante, pero sobre todo porque le planteaba de forma cruda el mayor problema entre su partido y él: la connivencia con el terrorismo de ETA. A partir de este momento el terrorismo se convertirá en el eje central de sus reflexiones, el terrorismo y la connivencia del resto del nacionalismo.

Esta connivencia es para Joseba casi un dolor personal. Cuenta en uno de sus escritos que, cuando detenían a un miembro de ETA en Francia, salía rápidamente el portavoz del Gobierno vasco a manifestar su protesta. Y con una sinceridad y honestidad poco comunes añadía: "el portavoz era yo". 

Otegui, Arzalluz y Garaicoechea
El terrorismo se convierte para Joseba en un dolor personal que no cesa porque le une a su pasado nacionalista y mira con asombro, y también con estupor, que la sociedad vasca en una gran parte cierra los ojos al dolor ajeno y mira para otro lado, convirtiendo el acto terrorista en una cosa banal y repetida.

Joseba criticará de forma repetida la perversión de justificar desde los objetivos políticos el acto violento de arrebatar la vida de un conciudadano. Pero será la defensa de las víctimas del terror el tema recurrente, casi obsesivo, de Joseba durante los últimos años. La defensa cerrada de su presencia en la memoria colectiva. Para Joseba la víctima no es sólo una persona injustamente asesinada, tiene un valor político en la defensa de la libertad y la denuncia del asesino. Para Joseba la defensa de la memoria de la victima y su función social de recordatorio permanente del pasado terrorista es fundamental para la convivencia cívica. Parece decir, si olvidamos a las victimas, si olvidamos a los asesinados, los asesinatos no habrán ocurrido, los asesinos dejarán de serlo.

Leonardo Sciascia
Yo no he conocido soledad más dolorosa que la de Joseba en la defensa de las victimas de ETA. Convirtió la soledad del expulsado extramuros en una enorme fortaleza interior que le confirmaba la verdad de su razonamiento. Cuenta Leonardo Sciascia en la introducción de "Historia de la columna infame" que, incluso en los peores momentos de la humanidad, cuando casi todo el mundo se vuelve loco y camina por la senda del error, siempre hay algunas personas honestas que se niegan a cerrar los ojos y reconocen la verdad. Joseba era uno de estos.

Cuando la siguiente generación de vascos acumule suficiente valor para mirar de frente nuestro pasado terrorista, dirán sin duda: "Todos no fueron así". Y la presencia de Joseba surgirá de nuevo defendiendo la vida, la libertad y la presencia de las víctimas en la memoria colectiva, diciendo con humildad, esta vez sí, esta vez vamos a superar nuestro pasado.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Y en las Peñas de Yinyari...

"Peñas de Yinyari" (hoy Iñari)
“Ciento cincuenta franceses / a Val de Roncal subieron/ y en las peñas de Yinyari / con sus armas perecieron”.
Esta antigua copla, seguramente de más de 200 años, se suele recitar en alusión a un hecho bélico que dio lugar al cuarto cuartel del escudo del Valle de Roncal, en el que aparecen tres peñas o rocas.
Todas las versiones aluden al mismo hecho de la Guerra de la Independencia, pero la valoración del mismo es muy diferente.

Versión heroica (Pablo Orduna)
"Durante la guerra que se desata a partir de la invasión francesa, tiene en el valle de Roncal un episodio bélico en el que una patrulla de tropas de élite francesas, mandadas por el gobernador militar de Pamplona, se apoderó de la villa de Roncal en la noche del 23 de mayo de 1809. 
"Peñas de Yinyari", 4º cuartel del escudo del Valle
La resistencia roncalesa fue inmediata y los habitantes del valle persiguieron a los soldados liquidándolos por completo. Una vieja copla recuerda el hecho: 
Ciento cincuenta franceses 
a Val de Roncal subieron
y en las peñas de Yinyari 
con sus armas perecieron 
A pesar de esta pequeña victoria, la respuesta a la masacre no se hizo esperar y nuevas tropas francesas llegadas desde Zaragoza y Huesca saquearon e incendiaron Burgui. No obstante, de nuevo, durante tres días fueron repelidos por partidas de civiles armados. 
Con el tiempo, le sería concedido al escudo del valle un cuartel con tres peñas (las de Yinyari o Inari –Garde-) para reconocer su valor de aquellas jornadas".
1. Yinyari (hoy, Iñari) 2. Garde 3. Roncal 4. Urzainqui 5. Isaba 6. Ezcaurre 7. Zuriza
Sin embargo, la orografía del lugar (no ser un lugar de paso habitual, un desfiladero propicio para emboscadas...) hace más creíble esta otra versión:

"Los franceses, que son tropas de élite y saben que no tienen más esperanza que defenderse o lograr la huida, se baten encarnizadamente hasta bien entrada la noche, en el momento en que el propio Puizalis tiene que rendirse, herido, ante la bayoneta de Gregorio Cruchaga
Los supervivientes, en número no superior a setenta y ocho, son conducidos a Roncal, y asimismo Puizalis, que es asistido de sus graves heridas en casa de D. Pedro Vicente Gambra hasta su restablecimiento. 
1. Yinyari (hoy, Iñari) 2. Ezcaurre 3. Anie 4. Mesa Tres Reyes
Pero en aquellos difíciles momentos, tras de perpetrar tamaña audacia, resultaba imposible mantener y custodiar en el pueblo a tan crecido número de prisioneros, por lo que se resolvió enviarlos, cruzando los montes y los valles de Ansó y Hecho hasta encontrar al ejército que por el Alto Aragón operaba a las órdenes del General Blake, a quien se haría entrega de los mismos. 
La custodia de la caravana fué encomendada a un tal Buruchurri (Andrés Ochotorena) que organizó la escolta y la conducción. Sin embargo, a pocas leguas de Roncal, antes de cruzar el puerto de Ansó, la incierta lejanía de su objetivo y el peligro de que los conducidos se convirtieran en conductores debieron pesar en el ánimo de dicho Buruchurri, que decidió "quitarse de cuidados" y deshacerse de los prisioneros de un modo compatible con su casi absoluta carencia de municiones. 
Según un testimonio, los setenta y tres conducidos fueron degollados y. según otro. arrojados desde una alta peña por cuyo borde discurre el camino. Todavía una vieja copla en Roncal recuerda aquel macabro desenlace: 
Ciento cincuenta franceses 
a Val-de-Roncal subieron, 
y en las peñas de Yinyari 
con sus armas perecieron.
La opinión de que esta 2ª versión es hoy la más aceptada lo confirma el hecho de que en el escrito sobre el Escudo del Valle de Roncal, del Colectivo para la Difusión Histórica y Cultural de la Villa de Burgui (Navarra), ni siquiera se menciona el cuarto cuartel