Páginas vistas en total

miércoles, 7 de abril de 2021

La Pamplona "bajo llave"

Entrega Ciudadela 1966 Galle AMP
La Pamplona bajo llave (A.O. DN)
Entrada Ciudadela ZyR AMP
Recoletas plazas interiores, recintos con más de 100.000 metros cuadrados, pasajes o frontones que, cada mañana, se abren con llave para que los vecinos las disfruten y que, por la noche, vuelven a cerrarse
El 23 de julio de 1966, teniendo por testigos a cientos de ciudadanos y a numerosas autoridades, el Gobernador Militar, General Ramiro Lago García, entregó al alcalde de Pamplona, Juan Miguel Arrieta, las llaves de la Ciudadela. Se escenificaba así la cesión de un recinto hasta entonces militar que con el paso de los años se ha convertido en uno de los pulmones de Pamplona. La entrega de las llaves implicaba para el ayuntamiento la responsabilidad de su mantenimiento.
Desde hace más de medio siglo el Ayuntamiento de Pamplona abre y cierra las puertas de la Ciudadela y lo hace cada día del año. De la apertura se encargan los funcionarios que trabajan en su interior. De pasar el cerrojo cada noche se responsabiliza Policía Municipal. La Ciudadela no es el único espacio público del que el consistorio controla el paso de ciudadanos. Hay también plazas, pasajes y espacios deportivos con su puerta y su llave correspondiente.

MAÑUETA, POR REMOTO
Frontón actual de la Mañueta
Reinaugurado en 1987, junto con las obras de remodelación del mercado de Santo Domingo, el frontón de la Mañueta (tres fotos AMP) también tiene puerta con cerradura. Vecinos y aficionados a la pelota hacen uno de él a diario, casi sin descanso, aunque antes sea obligado el paso por la Casa Consistorial, apenas a unos metros de distancia. Allí, en la puerta principal, el agente municipal que atiende a quien se acerca al zaguán, es el encargado de entregar la llave del frontón a quien lo solicite.
“Lo único que hace falta es dejar el carné de identidad, aquí se lo escaneamos para que quede registrado, y le damos la llave. Luego la tiene que devolver, por supuesto”, añade. Comenta también el agente que prácticamente la instalación se usa todos los días y que de 5 a 9 de la noche es difícil encontrar un hueco para darle a la pelota. “No se cobra nada y tampoco hay límite de tiempo, pero entre los usuarios se arreglan”.
Cía 1954 Fondo dcha, pelotaris AMP
La tecnología permite, además, que desde un interruptor situado en el mismo zaguán del ayuntamiento se pueda encender la luz del frontón. El horario de uso es de 10 a 14 y de 17 a 21 horas.
El primer frontón de la Mañueta, de nombre oficial ‘Moderno’, se inauguró el 30 de abril de 1913 gracias a la generosidad de Gerardo Areta Otamendi, gran aficionado al deporte y abuelo del actor navarro Alfredo Landa. La construcción fue demolida en 1954 (foto de los pelotaris en la calle), junto con la casa situada en el número 13 de la calle, después de que el ayuntamiento las comprase por 750.000 pesetas para así poder adecentar la zona. Con motivo de las obras de reforma del mercado, se reconstruyó el frontón que fue inaugurado el 25 de junio de 1987.

SIRENA EN CIUDADELA
Túnel de acceso a la Ciudadela Maps
Son las 21.30 horas de cualquier día, de todos los días, y un agente de la Policía Municipal se acerca a una pequeña puerta en el túnel de acceso a la Ciudadela y acciona un interruptor tres veces. La sirena resuena por todo el recinto, se escucha desde la avenida del Ejército y también desde el otro extremo, en la Vuelta del Castillo.
“Es la señal de que se va a cerrar, para que todo el que esté dentro salga”. explica el subinspector 654 de la Brigada de Proximidad, el departamento que junto con el de Policía Administrativa se turnan en el cierre del recinto. “No ha pasado mucho, pero alguna persona se ha quedado dentro después de cerrar y en ocasiones hemos tenido que denunciar por incumplir la ordenanza de civismo con 150 euros de sanción, pero no es lo habitual”.
Después de las 3 sirenas, el vehículo de la Policía Municipal recorre el interior de la Ciudadela para comprobar que no hay nadie y también para dejarse ver ante la presencia de algún despistado. Al llegar al acceso de la Puerta del Socorro, en el lado del barrio de Iturrama, uno de los agentes se encarga de cerrar las puertas con un cerrojo y un candado, pero antes deja pasar a un ciudadano, el último que ese día atravesará el recinto. Terminado el recorrido llega el cierre total al accionar la cerradura de la puerta situada en la avenida del Ejército, esta ya con una tarjeta magnética. 
Fernando Aranguren
Son casi las 10 de la noche y hasta el día siguiente, a las 7.30 horas, no volverá a abrirse. Los sábados la apertura es media hora más tarde y los domingos se retrasa hasta las 9, solamente en San Fermín el recinto permanece cerrado.

EL FRONTÓN DE LÓPEZ
Es otro de los recintos municipales de acceso libre que desde hace un tiempo se abre y cierra de una forma semiautomática, con una tarjeta magnética. El frontón de López, en la calle Serafín Olave del barrio de Iturrama, ha funcionado hasta hace unos años sin un mayor control por parte del ayuntamiento.
Fernando Aranguren (NA+), concejal de Deporte, comenta que cuando llegó al ayuntamiento nadie sabía a ciencia cierta dónde estaba la llave del frontón y quién se encargaba de abrir y cerrar su puerta cada día. “Ahora ya estamos en contacto con el Club de Pelota de Iturrama y vamos a redactar un acuerdo para fijar unas normas de uso. Lo que se ha hecho, de momento, es colocar un sistema automático que permite desbloquear la puerta cada mañana a las 8 y volverla a bloquear a las 21.10 horas. Para avisar del cierre, 10 minutos antes se corta la luz”.
Frontón López con su búnker
El frontón formaba parte de la casa familiar que el industrial del calzado Toribio López tenía el siglo pasado en Iturrama, una zona de Pamplona donde abundaban las casas con huerta y fincas de ocio. López mandó construir el frontón en 1933 y se mantuvo en uso hasta los años 60 del siglo pasado. En 1980 el ayuntamiento decidió mantenerlo e integrarlo en el nuevo plan urbanístico del barrio.

SEMINARIO Y JACOBA
Policía municipal se encarga también del cierre y apertura de dos pasajes del Casco Antiguo, el de Seminario, que une la calle Nueva con la de Ansoleaga, y el de la Jacoba, entre la Plaza del Castillo y la calle Zapatería. Los dos pasajes están situados bajo edificios residenciales. El de Seminario está adscrito catastralmente al portal 1 de la calle San Saturnino, pero también se corresponde con el 2 de la calle Nueva y tiene una superficie de 102 metros cuadrados. Los dos edificios son obra del arquitecto Julian Arteaga, que los diseñó en 1892 para Francisco Seminario, comerciante y concejal en Pamplona.
Pasaje Seminario CALLEJA/BUXENS
El pasaje de la Jacoba se sitúa bajo un edificio de otro insigne arquitecto, Florencio Ansoleaga, que también en 1892 no hizo sino ampliar un pasaje ya existente en el edificio anterior. Aquel inmueble era propiedad de Jacoba San Miguel, que acabó dando nombre al pasaje, seguramente por la fama que alcanzó el comercio textil que regentaba en la planta baja.
Cada día ambos pasajes se abren para permitir el paso a las 7 de la mañana y vuelven a cerrarse a las 10 de la noche. En el de la Jacoba, que se acciona con una tarjeta magnética, existen dos portales (17 y 19 de la calle Zapatería), por lo que sus vecinos disponen también de su correspondiente llave. El de Seminario se abre y cierra gracias a sendos candados.

LAS PLAZAS INTERIORES
Plaza Santa Ana CALLEJA/BUXENS
Desde enero de 1999 también se abre y cierra cada día con llave la puerta de la plaza de Santa Ana, en la calle Jarauta. Este apacible espacio duplicó no hace mucho su superficie con el derribo de una nave que atravesaba de un lado a otro esta plaza interior, de manera que ahora comparte espacio con el huerto urbano de Pellejerías, dotado con otra puerta de acceso. De abrir y cerrar esta última se encargan los responsables del huerto, en manos de los vecinos quedó la encomienda de la segunda puerta, aunque Policía Municipal se encarga del desalojo.
Entrada al Huerto urbano CALLEJA/BUXENS
Alba, una de las encargadas del huerto urbano comentaba recientemente que desde hace tiempo la cerradura de la puerta más próxima a Santa Ana está estropeada, “así que entra gente por la noche y últimamente hemos notado que nos estropean las plantas y se las llevan. Así que por mucho que nosotros abramos y cerremos, si la otra puerta está abierta no conseguimos nada”.
En una reciente sesión plenaria el grupo municipal socialista pidió que, como Santa Ana, también se abriera al público la plaza interior situada entre las calles Eslava, Mayor y San Francisco, un recoleto espacio (conócelo) dotado incluso de mobiliario urbano, al que se accede, además de por las viviendas que la rodean, por una pequeña puerta (conócela) situada junto a la Oficina de Rehabilitación, la antigua Casa Luna. De momento, esta plaza no tiene llave.

No hay comentarios: