Páginas vistas en total

sábado, 23 de mayo de 2020

"Vista Bella" Romedobal 1932

Las primeras y últimas horas del día impresionan en Vista Bella
En 1931, después de rellenarse los fosos del Baluarte de Gonzaga, se adelantó el Mirador hasta el borde de la muralla que alcanza la Cuesta de la Reina. A finales de septiembre del mismo año se instaló la barandilla del nuevo Mirador. A esa explanada tan preciosa -como la que hoy admiramos quienes tenemos la suerte de pasear por ella- había que ponerle un nombre.

Bar Restaurante Vista Bella, en 1972
Quien primero lo propuso fue Romedobal (Baldomero, al revés; Baldomero Barón). Y lo hizo en su sección de Diario de Navarra "Ripios al vuelo" (desde 1917, hasta la década de los 70).
Aunque Vista Bella no sea el nombre oficial hoy, casi 90 años después, es el que mejor nos indica a qué parte de la Taconera nos referimos.
En las tres décadas posteriores, ya se empezó ya a usar, pero aún no tuvo mucho éxito. Fue a partir de comienzos de 1963 -con el recién inaugurado "Bar-Restaurante Vista Bella"- cuando arrasó. Y hasta ahora, aunque el edificio fue derribado en 2002.

El invento de Larraina
Cuando Romedobal lanzó su propuesta, recogió también las de otros que entraron al debate. Y quiero detenerme en la de "un tal «A», muy estimado, ayer mismo, con firmeza, dice en «La Voz de Navarra» que no es Cuesta de «LA REINA», sino Cuesta de «LARRAINA» (" la era", en vasco)".
Zaragüeta. Los pamploneses llamaban al club
«La Piscina»,  por ser la 1ª que se instaló en Pamplona
Y me detengo en ella porque, entre todas, es la única absolutamente falsa y que, a pesar de su falsedad, ha conseguido que hoy sea reconocida por la Toponimia Oficial de Navarra. Nos lo tendrán que explicar.
Pruebas de su falsedad:
1. En los años 30 no conocían aún la exhaustiva investigación de Arazuri en Pamplona, Calles y Barrios, cinco décadas después (79-80), en donde dice:
"Como navarro hubiese deseado que el topónimo «la Reina» hubiera sido el vascónico «Larraina», pero en honor a la verdad hemos de reconocer que el auténtico es «la Reina», y lo es desde 1560; ... Buscando datos sobre Larraina (este topónimo ha sido al que más horas he dedicado), no lo consigo hasta que en 1933 aparece titulando al campo de deportes."
2. Más aún, si "un tal «A»" hubiera sido euscaldún, no era de la comarca de Pamplona, ya que, si el topónimo "larraina" fuera auténtico, nos habría llegado pronunciado como "larraña", lo mismo que "ermitagaña", "erripagaña", "azpilagaña".., usual en Pamplona y comarca.
3. Finalmente, si "un tal «A»" hubiera asistido a las ferias de ganado de San Fermín o San Miguel, habría comprobado que el campo de nabos donde se construyó la mal llamada "Larraina" no fue una era ("larrain" en vasco), sino que, lindando con la finca, estaban los troncos en los que ataban al ganado, como muy bien se ve en el vuelo de Ruiz de Alda y la foto de Galle de 1930:
El triángulo de Larraina, lindaba por el este (derecha) con los troncos de la Feria de Ganado
Izda, Vuelo de Ruiz de Alda; dcha, foto Galle. Ambas de 1930
Pero vayamos a este histórico Ripios al vuelo, titulado "Vista Bella" que apareció en Diario de Navarra el viernes, 11 de Marzo de 1932, a las puertas de la Primavera
Jardines de Vista Bella !936-38 Foto Galle
Ripios al vuelo 

Resumen de lo tratado en torno de «VISTA BELLA» 
(para terminar «a modo»con el «peliagudo» tema). 

Señores, ¡vaya un jaleo, vaya una marimorena que hemos armado con eso 
de llamarle «VISTA BELLA» al lindo y nuevo paraje construido hacia la izquierda 
del final de los Jardines de la hermosa Taconera! 
¡Jesús! Tirios y troyanos han salido a la palestra para opinar sobre el nombre 
que debe llevar la nueva y magnifica atalaya cuyo panorama anega 
el alma en hondos sentires que hasta los cielos la elevan 
y a los ojos en encantos que altamente les recrea. 
Pero... no poeticemos. La cuestión se ha puesto seria; y entre elogios—que agradezco 
noblemente—a este poeta, y entre juicios muy corteses que disienten de la idea, 
han surgido los criterios más opuestos en la encuesta 
que, cual imparcial resumen, hoy recojo en estas letras. 

Primero «Unos pamplonicas» expusieron el problema 
en una carta romántica que me conmovió de veras. 
Luego, yo, correspondiendo a su invitación sincera, emití mi pensamiento 
con ferviente complacencia en las líneas de unas coplas que han tildado de estupendas 
porque en ellas ensalzaba con cariño las bellezas que atesora el magno sitio 
con esplendidez excelsa, y aceptando entusiasmado la simpática propuesta 
de llamar a tal paseo «Paseo de Vista Bella», por hallarlo muy bonito, 
natural y de una esencia que retrata los primores de su mágica meseta. 

Más... vinieron los terceros en discordia manifiesta, y «Otros pamploneses» buenos 
se opusieron a la «enmienda», razonando que no había causa grande ni pequeña 
que obligase a ser cambiado al lugar de referencia su castizo y viejo nombre 
de «La Cuesta de la Reina», de más típico abolengo y de tradición más Plena. 

Después, en «El Pensamiento», lectores de ese colega, se unieron a nuestro coro 
con decisión y entereza, pidiendo al Ayuntamiento que acordase sin reservas 
denominar de ese modo a la explanada soberbia. 

A continuación, lanzóse en los brazos de la Prensa «Isagón», muchacho culto, 
sentando erudita ciencia en el sentido perfecto de que mejor estuviera 
llamar "de San Luis Gonzaga" a tal parte, por ser tierra que emana del Baluarte 
que consta de esa manera en las épocas lejanas de muy bélicas contiendas, 
guardando la toponimia y no sé qué más «rarezas». 

Siguió a éste el gran Esparza, el de las «Postales» llenas de una enjundia y doble fondo 
que a las veces desconciertan, declarando muy discreto que callaba, aunque dijera 
«no deja de ser bonito» el nombre de «VISTA BELLA», siendo un «quid pro quo» el monte 
«San Cristóbal» con su extensa, colosal «panza de burro», que lo «escacha» y que lo afea. 
(Ahí de la Hermandad del Arbol «pa» adornar la «tripa» esa.) 

Y omitiendo de unos y otros las tenaces insistencias, apoyándose, muy finos, 
en gran número de pruebas, un tal «A», muy estimado, ayer mismo, con firmeza, 
dice en «La Voz de Navarra» que no es Cuesta de «LA REINA», sino Cuesta de «LARRAINA», 
como justa consecuencia de ser término aquel punto de «LARRAIN» (¡anda mi abuela!), 
y que debe de llamarse de «LARRAINA», por más cierta. 

Y por fin «tiróse al ruedo» «Uno de la Rochapea» (¡gracias, hombre, por tus versos 
de inquietante competencia!), afirmando que ya el pueblo, «el pueblo, que siente y piensa, 
ha adoptado el lindo nombre con satisfacción inmensa, y que si el pueblo lo quiere, 
hay que bajar la cabeza y rendirse con agrado a lo que el pueblo desea.» 

Y yo, lectores, ahora, hecho un lío de mil piezas ante tanta baraunda 
y opiniones tan diversas, mucho más y más me aferro a llamarle «VISTA BELLA» 
al paseo reformado al final de Taconera. 
Y dejémonos de historias que complican y que enredan los lugares con más títulos 
que una casa solariega, porque aún temo que salga un ratón de biblioteca 
y nos diga que ese sitio, por su origen y leyenda, debería ser llamado 
«Aquelarre de las Viejas» u otra cosa extravagante que nos diera risa o pena. 

Anda y fíate de historias, «pa» que luego se te vengan los versados declarando 
que no es «Cuesta de la Reina», sino «Cuesta de Larraina», a pesar de tu creencia, 
y de que ese nombre fuese el «de pila», por las señas, el legitimo, el seguro, 
el que dudas no ofreciera. Y otro, de San Luis Gonzaga, y otro... de las Cebolletas. 

Así, pues, por más sencillo, por más claro y sin revueltas, por más propio y adecuado 
al lugar de mis «endechas» yo me quedo muy a gusto con el nombre «VISTA BELLA», 
y el que quiera, que me siga, y los que no... allá penas. 

Nada más. He decidido, tras de lo que dicho queda, 
retirarme por el foro, ¡y sea lo que Dios quiera! 

ROMEDOBAL

No hay comentarios: