Páginas vistas en total

domingo, 9 de junio de 2019

Los Sanfermines de 1936

1. Cartel de 1936  2. Así abría Azcona la puerta del corral  3. Antonio José Ruiz, 
recibiendo el Gallico 2001 de Jesús Mari Astráin Fabo (D.E.P)
Los Sanfermines del 36 se vivieron con absoluta normalidad. Lo más preocupante fue la amenaza de huelga de los portadores de la Comparsa que, al final, llegaron a un acuerdo que permitió que los críos (hoy, con noventa y pico años) siguieran con sus retahilas habituales:
"Pelonaaa sin pelooo. Cuatro pelos que tenías los vendiste de estraperlooo..."
"Aquí, kilikikí, con el palo no, con la verga sí..."
"Napoleón, chiquitito y narigón"
Coronas murales, en lugar de las reales de Carlos III
El cuarto de estar de la ciudad se llamaba ahora "Plaza de la República" y en marzo del 35 ya habían cambiado, en la puerta principal de la Plaza de Toros, el escudo de Pamplona por el republicano que -fíjate lo que le importaba a la gente- aguantó la guerra, la dictadura y las cuatro décadas de monarquía. Y ahí sigue.
Sí que las campanas de la catedral desafiaron la prohibición republicana de voltear las campanas para acompañar a los cohetes anunciadores de la fiesta de San Fermín.

Los golpes de estado no suelen anunciarse con antelación y casi todos los pamploneses vivieron las fiestas con absoluta normalidad. Sí que hubo algunos, quizás los más precavidos, que aprovecharon las fiestas para poner tierra de por medio y buscar un refugio seguro desde donde verlas venir.
Otros, como Jacinto Ochoa, (por quien -como veréis en el enlace- siento una especial admiración) fueron detenidos el 19 de julio de 1936, en Pamplona (con 19 años). Pertenecía a las recién fundadas Juventudes Socialistas Unificadas (juventudes del PC y del PSOE). Lo llevaron al penal de San Cristóbal. Tomó parte en la fuga masiva de San Cristóbal el 22 de mayo de 1938. Al final, se chupó 27 años de cárcel, quedando libre en 1964.

De Arguedas, fue jefe de pastores del Encierro
 entre el 29 y el 45. Lo que no haya hecho él...
Pero vimos en los encierros del 36 al pastor ribero Germiniano Moncayola, con la vara y la blusa, metiendo a los toros en chiqueros.
Y a León Salvador que, lo primero que hizo esta vez fue donar al alcalde 100 pts. para la Casa de Misericordia. Con razón luego era el único charlatán que podía vender en la Plaza del Castillo (perdón, de la República).
Al gran Silvanio Cervantes (el que llevaba a las partituras la facundia de Ignacio Baleztena y su Uno de enero, Levántate, pamplonica...) dirigiendo sonriente el Vals de Astráin en un Riau-riau entrañable.
Hay tantas cosas que merecen, siquiera, un pequeño comentario...

Pero sí que quiero recalcar que este documento fue recogido por Antonio José Ruiz. Estas imágenes increíbles de los Sanfermines de 1936 son una muestra del intento de Antonio por ir creando una filmoteca de casa: de Pamplona y Navarra.
Así que, ya sabéis, si tenéis por casa alguna vieja película:
filmoteca.archivo@navarra.es · Tel. 848 427 782

No hay comentarios: