Páginas vistas en total

lunes, 16 de diciembre de 2013

Del "Uno de enero" al "Olentzero, buru haundia ..."

Hizo popular una melodía desconocida con una letra pamplonesa y universal

Uno de enero, dos de febrero
Es la canción sanferminera por antonomasia. Tiene todos los ingredientes para haberse convertido en la banda sonora y en la tarjeta de presentación de las fiestas más universales: brevedad, pamplonesismo, música sencilla y pegadiza; letra pedagógica, que viene muy bien a los extranjeros para aprenderse los números, los meses del año; elementos surrealistas ("con una media y un calcetín"); y hasta juega con el equívoco, porque, aunque el día de San Fermín es el 7 de julio -como dice la canción- las fiestas empiezan el día 6. 
Será de las pocas canciones que no hace falta repartir la letra, porque todo chichifú se la sabe y, encima, bien.
Partitura del "Uno de Enero" escrita por Carmelo Cervantes, 
 hijo de Silvanio Cervantes, arreglista de Baleztena
Mucha gente sabe que quien, en la 1ª década del siglo XX, creó el "Uno de enero" es Ignacio Baleztena Ascárate (no Azcárate, como se lee en Wikipedia), pero no tanta sabe que Ignacio no registró su ocurrencia, ni siquiera en la Biblioteca Nacional, y que quien la registró en la SGAE, y cobra (y sigue cobrando) los derechos de autor, es nuestro viejo conocido J.Trayter (José de Juan del Águila).
Escuchémosla, con la imagen de su creador, tan joven como siempre, acompañando a los Gigantes en el atrio de la Catedral:


Olentzero buru haundia
Mucha gente conoce también el más que parentesco entre el "Uno de enero" y esa canción dedicada a un Olentzero cabezón, borracho y gordo como un cerdo (si hacemos caso a la letra):


Olentzero buru handia
entendimentuz jantzia,
bart arratsean edan omen du
hamar arroako zahagia.
Ai, urde tripa handia!
Tralaralala, tralaralala.
Ai, urde tripa handia!
sagar ustelez betea.
Olentzero, cabezón,
vestido de entendimiento;
ayer al anochecer dicen que bebió
un odre de diez arrobas.
¡Ay, gran tripa de cerdo!
laralalala laralalala
¡Ay, gran tripa de cerdo!
llena de manzanas podridas.

El parentesco es total, hasta el punto de que se pueden mezclar ambas canciones sin mayor dificultad:


La madre del cordero
La mayor parte de la gente cree que fue primero la canción del Olentzero y que el "Uno de enero" es posterior. Hay una muy buena página, "Curiosidades de Pamplona" que, aunque no dice exactamente eso, sí que da pie a llegar a esa conclusión:
La melodía que se canta con esta copla (la del Olentzero) le sirvió a Ignacio Baleztena para superponer otra letra que se hizo muy popular y anuncia las fiestas de San Fermín: “Uno de enero, dos de febrero…”
Pero no parece ser así si le hacemos caso a Javier Baleztena (hijo de Ignacio):
Ignacio aprovechaba música popular (principalmente de la Montaña de Navarra) que no tenía letra y le aplicaba la suya propia, cosechada de su ingenioso cacumen.
Su "Uno de enero, dos de fe­brero..." es la primera letra que tuvo tan conocida melodía, y es más tarde cuando ha sido utilizada para otras numerosas versiones como villancicos en vascuence.

Conclusión
1. Tenemos en primer lugar una melodía popular, sin letra, que se tocaba en la Montaña de Navarra (y a mí me da en el olfato que tiene fuerte influencia del otro lado del Pirineo). De hecho, dice Ansorena (el que, a mediados de los 50, trajo el Olentzero a Pamplona), que esa melodía es "La Farandole Joyeuse, que Vincente D’Indy transcribe en su colección Chants du Vivarais"("Melodía del Olentzero", José Luis Ansorena Miranda, pág 45-46). El problema es que nadie -que yo sepa- la ha subido a YouTube para que lo comprobemos. Yo, por mi parte, esto es lo que he encontrado, pero quien ha subido el vídeo no aporta datos exactos de cuál es la farandole que se interpreta ni de su autor:

2. Ignacio Baleztena, en la segunda década del XX, superpone a esa melodía que se interpretaba en la M la letra del "Uno de enero". Se hace tan famosa que traspasa las fronteras. Cuadrillas de Pamplona empiezan a celebrar "la escalera sanferminera" con alegres cenas en las fechas de la letra de Baleztena. En los últimos años Santos Villanueva, párroco de San Lorenzo, bautiza estas celebraciones laicas con "misas de la escalera sanferminera" en la capilla de San Fermín.
3. Bastante antes que Santos Villanueva, el Olentzero (como muy pronto, 1950-60),  parasita también el éxito de Beleztena con la letra de "Olentzero buru haundia". Y digo el éxito del Uno de Enero, de Baleztena porque quien ha hecho famosa esa melodía ha sido él, y no la original francesa que dice Ansorena.
4. En conclusión, Ignacio Baleztena hizo popular una melodía casi desconocida, poniéndole una letra pamplonesa y, a la vez, universal.

3 comentarios:

Echenique dijo...

Perdona Patxi, pero la letra no dice que las fiestas comiencen el siete de julio. Lo que dice, y lo dice muy bien, es que el siete de julio es San Fermín. Y así es. En cualquier caso, siempre hemos dicho en Pamplona que la fiesta se conoce por el víspera. Si te fijas no decimos la víspera sino el víspera, que debe ser abreviatura de el día de víspera. En el riau riau, la Corporación va, cuando le dejan los de la cáscara amarga, a " vísperas ". Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muy bien Patxi!!!!!!l Si te fijas no decimos la víspera sino el víspera, que debe ser abreviatura de el día de víspera. En el riau riau, la Corporación va, cuando le dejan los de la cáscara amarga,y acida .....a " vísperas ".Estoy un poquito de acuerdo con Echenique....un saludo.
Magnolia

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias, Orquídea. Yo tb estoy de acuerdo con Echenique menos en lo de "el víspera". Me recuerda a aquello que decía el bueno de mi padre: "Ayer se me murió el otro vaca. Hoy uno". Hay que joderse!!!