Páginas vistas en total

martes, 21 de noviembre de 2017

Ambrosio Eransus, cura navarro en Castiblanco

Don Ambrosio Eransus, con los ciervos que tenía por mascota en Olite.(circa 1968)
Hace un par de años conocí a David. Me contó cosas curiosísimas de mi ciudad y de Navarra que me dejaron boquiabierto. Pero lo que más me sorprendió (es bastante más joven que yo) fue la admiración que sentía por el sacerdote navarro don Ambrosio Eransus. 
Yo había oído hablar bastante de él. Era un nombre que sonaba mucho por los años 60 de mi adolescencia y primera juventud. De hecho, en mi curso, había un compañero, Francisco, ‘Paco’, que se apellidaba Eransus, de Urroz Villa, y que era sobrino suyo. Excusa perfecta para que, de vez en cuando, escucháramos alguna sabrosa anécdota de don Ambrosio.
Pero he de reconocer que, de la mayor parte de las cosas que sobre él cuenta David, yo no tenía noticia, y concuerdo con él en que son acciones -hazañas, incluso- dignas de mención y, como en el caso de hoy, que nunca deberíamos olvidar.
San Pedro de Mendioroz
Daos una vuelta por su blog, dedicado al Sagrado Corazón de Artica, y lo comprobaréis.
Sirva como aperitivo, aunque pueda sonar a extravagante, esta costumbre que él tenía de encararse con cualquiera, incluso con la muerte, sin posticerías ni tapujos:
En su pueblo, Mendioroz, en la tumba de sus padres, lugar a donde acostumbraba a ir, fornido como era, levantaba a mano la losa para meditar sobre la trascendencia frente a las calaveras de sus padres
Pero vayamos a lo que hoy nos ocupa

Castilblanco
Tras la Guerra Civil, Don Ambrosio acabó de párroco en la localidad extremeña de Castilblanco. Eran los años 40, la época mas dura del franquismo, con una feroz represión hacia los sospechosos de simpatías con quienes habían perdido la guerra y andaban huidos.
Y lo que allí hizo este cura navarro fue una auténtica hazaña, una verdadera heroicidad, tanto desde el punto de vista de su cristianismo, como desde la mentalidad de cualquier persona respetuosa con los derechos humanos. Tan fue así que el Ayuntamiento de Castilblanco le dedicó una calle (la Guardia Civil de Badajoz me garantiza que es la calle que sale de la farmacia, en la Plaza de España) y, cuando los vecinos se enteraron de que 'Ambrosico' (así - a pesar de su inmensa humanidad- le llamaban sus hermanas) estaba en sus últimos momentos, vinieron desde Badajoz a visitarle para mostrarle su infinito agradecimiento. Motivos tenían.
Pero antes...


"Eres más malo que Gómez Cantos"
Así reza un dicho que bien conocen los vecinos de Villanueva de la Serena (Badajoz), Alía (Cáceres)...
Para ver las 'hazañas' de esta alimaña (llegó a fusilar a 3 subordinados suyos), echa una ojeada a este enlace 'Gómez Cantos' de Google.
Fue después de la guerra cuando Gómez Cantos protagonizó sus más sonadas matanzas. 
Al frente de la Comandancia de Cáceres, en 1942 fue nombrado responsable de las fuerzas encargadas de la persecución de los huidos, del maquis. Las animaladas que hizo sirvieron para reafirmar su fama de sanguinario. Él decidía, y su lugarteniente, el capitán Emiliano Planchuelo, mandaba el pelotón de ejecución. 
El fusilamiento más numeroso ocurrió el 28 de agosto de 1942, en Alía. Hizo una lista con 30 nombres elegidos al azar y los convocó en el cuartelillo «para arreglar papeles». Pretendía, en realidad, aterrorizar a la región, que nadie diera apoyo al maquis. Todo el pueblo, vigilado por un cordón de guardias, vio la masacre. Entre los asesinados hubo mujeres. Su delito, al decir de Gómez Cantos: «Algo tenían que saber».

"Oye, tú, si molestas a algún vecino, te busco y te pego un tiro"
No satisfecho, ese mismo verano quiso repetir el brutal escarmiento en Castilblanco, a 22 kilómetros de Alía. La lista esta vez era de 90 nombres. 
Sólo la presencia en el pueblo de un cura navarro que había hecho la guerra con los requetés y llegó a comandante castrense, torció sus planes. El sacerdote, Ambrosio Eransus, alertado por los vecinos, logró parar al teniente coronel. Don Ambrosio,  con su inmensa fuerza e imponente presencia física, en la plenitud de sus treintaypocos años, con el fuerte genio que tan conocido le hizo, se le encaró. 
El periodista y guardia civil Jesús Mendoza escuchó años después el relato de lo ocurrido por boca de los lugareños: 
«Cuando lo tuvo enfrente, le dijo: "Oye, tú, si se te ocurre molestar a algún vecino, te busco y te pego un tiro. Si tú eres teniente coronel, yo soy comandante del Ejército"».
Gómez Cantos no pudo sostenerle la mirada, seguramente adivinando que bajo la sotana, aquel personaje escondía lo que tiene todo hombre con arrestos. Se achantó y ya no volvió por Castilblanco.
Pero en otros sitios no hubo sotana que se le interpusiera y Gómez Cantos siguió con sus fechorías. 
Si os interesa, podéis seguir sus andanzas en esta Crónica de El Mundo.

Para conocer más de este entrañable personaje
David ha trabajado a fondo la obra escrita de Ambrosio Eransus.
Ha elaborado también una biografía.
Y, además de preocuparse del mantenimiento del Monumento de Artica, nos cuenta algunas pequeñas historias sobre él.
Muchas gracias, David, por toda la ayuda recibida.

P.D. Me manda David su esquela, fechada en Mendioroz: murió en Pamplona, el 8 de noviembre de 1984.
En esta otra de Echauri ponen también la fecha de nacimiento:
Don Ambrosio Eransus Iribarren 
nació para morir el 20 de junio de 1909;
murió para vivir el 8 de noviembre de 1994.
ECHAURI, 12 DE NOVIEMBRE DE 1994

P.D. 2: La Virgen del Stop
Este David no descansa. Me manda ahora un audio (01.02.74) con otra ocurrencia de don Ambrosio.
En los años 70, cuando el parque automovilístico alcanzaba unas cifras considerables y las de muertos superaban con mucho las actuales, Don Ambrosio, estando de párroco en Echauri, observó que en el kilómetro 13 (perdón, 12+1) había un stop asesino, en forma de tijera, como para cortar la vida de cualquiera y se sacó de la manga de su sotana una advocación novedosa para la virgen: “La Virgen del Stop”. Podéis verla, casi 50 años después, si enredáis en este enlace de Maps y podéis escuchar la voz de Don Ambrosio si le dais al play de este vídeo:

2 comentarios:

Patxi Mendiburu dijo...

De twitter:
José Luis Martínez‏
@PateJose
5 minHace 5 minutos
Más
En respuesta a @patxi_mendiburu
Desde Castilblanco debió llegar a mi pueblo. ¡Cómo no recordar a Don Ambrosio Eransus! Me has abierto la infancia en canal.

Ispan dijo...

Se ve , don Francisco Javier, que aquella Navarra daba figuras notables en lo de curas, por ejemplo no solo el padre don Ambrosio Eransus sino el que fue cura párroco durante años de San Juan Bautista en Chiclana de la Frontera ( Cádiz) , don Francisco Javier Almandoz Arburua , nacido en Elgorriaga en 1918 , que fue elegido Hijo Adoptivo de Chiclana , al morir en 1990 le fue erigida por suscripción popular una estatua delante de la iglesia en la Plaza Mayor . Fue enterrado en la iglesia. Lo conocí hace años, era vascoparlante y me decía que en muchas ocasiones rezaba en vascuence , empezando por el breviario. Un gran hombre y un buen cura, bondadoso, ascético, que intentaba en su vida imitar en todo a Nuestro Señor Jesucristo.