Páginas vistas en total

viernes, 14 de septiembre de 2018

Locomotoro, 40 años antes que Michael Jackson


"¡Ahí vaaa! ¿cómo lo hace?" Ésa era la pregunta que, con rendida admiración, provocaba Locomotoro cuando dejaba corta a la torre de Pisa.
Hoy, tras tantos años en la inopia, vamos a desvelar el secreto que a muchos nos ha torturado desde que lo vimos por primera vez.
Creo que todos lo hemos intentado, incluso de mayores, y hemos hecho alguna prueba. Pero, al comprobar la dificultad, enseguida hemos abandonado y empezado a sospechar si no tendrá algún truco.
Paquito Cano, 'Locomotoro'
La primera vez que lo vi fue en la tele, a finales de los 60. Me pilló ya con 17-18 años y, a pesar de tener un poco de espíritu crítico, la verdad es que me quedé impresionado y dubitativo. Fue Locomotoro, el héroe de todos los niños, quien con Valentina -Mª del Carmen Goñi, que era de Pamplona- y el Capitán Tan, el Tío Aquiles y los hermanos Malasombra, entretenía a los niños a la hora de la merienda.
Todos los españoles que, aunque sea de refilón, vimos Antena Infantil o Los Chiripitifláuticos, sabemos que el verdadero pionero en hacer "la torre de Pisa" fue Paquito Cano, "Locomotoro".

Un vídeo, por favor
No he encontrado (¡y mira que he repasado unos cuantos!) en esos programas infantiles ningún vídeo en el que le veamos hacerlo.
Pero no preocuparse. Hay en YouTube uno que recoge una escena en la que lo hace nada menos que tres veces. Y encima, casi dos décadas antes, en 1951. Se trata de un trocito de Esa pareja feliz, de Luis García Berlanga y Juan Antonio Bardem, la ópera prima de estos geniales directores.
Fernando Fernán Gómez (acompañado de Elvira Quintilla) aquel día estaba bastante enfadado (le habían estafado en un proyecto), y en el tercer intento de Paquito Cano (así se llamaba Locomotoro, como el gran fotógrafo Canito, tan ligado a Pamplona) por hacerle sonreir, Fernando derribó de un sopapo la torre de Pisa:



Más plagiado que la tesis de alguno
Desde 1951, pasaron más de 4 décadas cuando, en 1993, se aprobó la patente de unos botines diseñados para que Michael Jackson pudiera hacer algo parecido a lo que hacía nuestro Locomotoro. 
Lo curioso del caso es que se ha presentado como un invento, otra genialidad del estadounidense.
En fin, cría fama y échate a dormir.
En un encuentro -hace cinco años- de los Chiripitifláuticos le preguntaron a Locomotoro a ver cómo lo hacía. Y éste, que sigue tan gracioso como en la tele, dio esta explicación:
"En los tacones se lleva una chapa con una uve y en el suelo hay una cabeza de tuerca. Vienes caminando, te enganchas y te vas inclinando, inclinando, ¡hasta que te das el porrazo!".  
Como veis, el mismo sistema copiado por Jackson, realizado cuarenta años antes y sin tanta tontería:

No hay comentarios: