Páginas vistas en total

viernes, 23 de febrero de 2018

El bloqueo carlista de Pamplona

Si un día pasas por el Palacio de Ezpeleta, nº 65 de la Calle Mayor, fíjate en uno de los balcones del primer piso. Según miras la portada, el segundo a la derecha. Observa el destrozo.
Todas las páginas que hablan del tema, incluido Arazuri, nos aseguran que es la huella producida por una bala de cañón en el Bloqueo de Pamplona, desde últimos de agosto de 1874 hasta primeros febrero de 1875, durante los bombardeos efectuados por los carlistas desde el monte San Cristóbal (por cierto, nadie hablaba por aquellos años de 'monte Ezcaba').

Actualización 23:00h
Pablo Larraz me informa de que estos impactos en la torre norte y parte de la nave de la Catedral que miran a la Plazuela de San José tienen ese mismo origen (pincha):
1. Unión de la nave con la torre norte: cinco impactos  2 y 3. Torre norte que mira a San José:
dos impactos evidentes  4. Cornisa del frontón sobre ventana: impacto claro


El asedio de Pamplona se enmarca dentro de la Tercera Guerra Carlista (1872-76). Desde septiembre de 1874 hasta febrero del 75, los 16.700 habitantes de Pamplona, defendidos por la guarnición liberal, sufrieron un asedio cruel por parte de las tropas carlistas que llegaron a impedir incluso los entierros en el cementerio tradicional de Pamplona. Carestía de alimentos, bombardeos desde San Cristóbal fueron el pan de cada día durante cinco terribles meses.

Mauro Ibáñez y los Hermanos Lagarde Carriquiri
Fueron quienes, con sus fotografías y acuarelas dejeron constancia gráfica de lo que allí ocurrió.
Si los carlistas disparaban desde San Cristóbal, lo lógico era que la respuesta saliera desde el Baluarte del Redín y Frente de Francia. 
Del Villavés Mauro Ibáñez ya vimos alguna imagen (ésta y tres más) cuando tratamos del Redín, pero me han llamado mucho la atención las acuarelas de Aniceto Lagarde en las que se ve a los defensores de Pamplona en los mismos lugares en que jugábamos de niños:
Las dos de la izquierda, especialmente la de abajo, con la silueta de San Cristóbal,
no son difíciles de encontrar en Google Maps
Salvador Pinaqui
Pinaqui, bayonés de nacimiento, fue nuestro Edison. Merece la pena que pinchéis en el enlace porque os sorprenderá.
Pero ciñéndonos al tema que nos ocupa, el 14 de septiembre, al comienzo del asedio, los carlistas cortaron el agua que venía de Subiza. Os podéis imaginar la angustia. Pinaqui encontró un manantial en las piedras del Arga, cerca del Molino de Caparroso donde trabajaba. Tras algunos intentos fallidos, consiguió, con un sistema de bombeo, que el agua llegara hasta las fuentes de la ciudad. El día 6 de Noviembre Pamplona vivió una gran fiesta. ¿Y cómo lo celebra siempre Pamplona? ¡Pues, suponéis bien, aunque haya un asedio!
Imagen de los Hnos Lagarde en un mueble creado por ellos, sobre el Bloqueo de Pamplona

El pie de foto, rústico pero preciso. Sólo falta decir que esta preciosa imagen es de Mauro Ibáñez.
Me dice Ekaitz que ésta es la foto más antigua que se conoce de los Gigantes, desde que en 1860 Tadeo Amorena envió una carta al Ayuntamiento con su oferta
Como supongo que os habéis quedado con las ganas, os invito a ver el álbum de imágenes que sobre el Bloqueo de Pamplona he subido a Facebook.
Pero, sobre todo, si queréis ver el material excelentemente preparado para el Museo del Carlismo, os aconsejo que pinchéis en este enlace.
(desde la página 49; dadle toda pantalla y disfrutaréis tanto como yo he disfrutado)

3 comentarios:

Ekaitz dijo...

Esa es, por cierto, la foto más antigua que se conoce de los gigantes, que entonces eran todavía unos adolescentes de 14 añicos.

Patxi Mendiburu dijo...

Efectivamente, fue en 1860 cuando Tadeo Amorena envió una carta al Ayuntamiento con su oferta para hacer la pareja de Reyes Europeos

Patxi Mendiburu dijo...

Lo traigo de Facebook, ya que aporta datos interesantes:
"José F. Garralda Pues había mucho carlista o tradicionalistas entre la población pamplonesa. Según ellos los que sobraban eran la guarnición fiel a la revolución de 1868, a Amadeo traído por ésta, y a la República "visionaria". También Pamplona fue bloqueada en 1823, entonces se liberó la ciudad, y la guarnición liberal del pronunciamiento gaditano -al que siguió la guarnición de Pamplona- tuvo que capitular. Aúoa por los carlitas, a fuerza de tradicionalistas."