Páginas vistas en total

martes, 1 de octubre de 2019

Visita al Arcedianato con Galle

A la izquierda, la puerta del Arcedianato, nº 3 de Dormitalería. Galle h. 1964 
Hace unos meses dediqué una entrada al Arcedianato con las fotografías y pinturas que entonces tenía a mi alcance. Y eché en falta alguna imagen de la entrada desde Dormitalería con algunos detalles que apenas si se sostenían en mi recuerdo infantil.
Navarrería nº 35; Galle, 1944
Ahora he encontrado en las imágenes de Galle el punto de apoyo de aquellos recuerdos. Por eso, quiero agradecer a José Castells que nos haya facilitado estas soberbias fotografías.
Hoy la mayoría de los pamploneses nacidos a partir de 1965 desconocen que en la calle Dormitalería, nº 3, hubo una entrada a la Catedral por el Claustro, entrada que utilizaban habitualmente todos los que accedían al Cardo (4ª línea) por la Bajada de Javier. Esa entrada tenía un zaguán y un patio que fue un lugar muy grato para pintores, fotógrafos y cuantos tuvimos la suerte de disfrutarlo. Fue injusta e innecesariamente destruido a finales de los años 60, hace medio siglo. Se llamaba el Arcedianato.
He añadido al álbum de Facebook "Arcedianato: pintura y fotografía" las correspondientes a esta visita de Galle.

1. Navarrería 35
Hoy nosotros vamos a hacer una excepción y saliendo de ese portal de la calle Navarrería, vamos a dejar a la izquierda el atrio de la Catedral -entrada habitual desde Curia y Navarrería- y coger Dormitalería hasta la Puerta del Arcedianato, ocultada por el carruaje (quizás de Martín el lechero o Martinicorena que vivía cerca, o el padre de la Amézqueta que vivía justamente ahí, o.....).
Si nosotros nos desplazamos con la cámara a la puerta del Arcedianato, veremos que desde allí la Dormitalería apunta exactamente al nº 35 de Navarrería.

2. Dormitalería, nº 3
Hacemos ahora un pequeño viaje en el espacio y un trayecto bastante más largo -20 años- en el tiempo. Veinte años en los que lo único que ha cambiado ha sido el letrero de "Museo Diocesano" (lo leemos mejor en la foto de portada)  que mandó poner don Juan Ollo. Comentario de J.J. Martinena: "El letrero indicador del Museo Diocesano en la puerta del arcedianato -letras negras sobre fondo amarillo- lo mandó poner don Juan Ollo, vicario general de la diócesis y director -e impulsor- del museo, creo que sería en 1961 o 1962")

Pincha para ver mejor las fotos de Pregón 
Además del letrero, podemos observar -no sin dificultad- (ver ambas fotos de la puerta) el arco gótico de amplias dovelas y en la central -la clave- hay un escudo (el de los Beaumont) bajo el que se puso el nº 3.
Encima vemos una hornacina en cuyo interior estaba una imagen de un San Francisco Javier que mira hacia abajo y que, por supuesto, no es el que se encuentra cerca de la salida a la plazuela de San José.
A ambos lados de la hornacina se ven dos huecos rectangulares.
El conjunto está rematado por un breve frontón circular.

3. Julio Cía 1933
Aunque no sea de Galle, sino de Julio Cía (1933) esta imagen nos viene de maravilla para darnos cuenta de que esta entrada del Arcedianato nos llevaba al Claustro, desde el que girando 90 grados a la izquierda- se accedía a la Catedral por la Puerta del Amparo.
Por cierto, esta de 1933 es la única en la que el zaguán aparece empedrado de cantos rodados, cantos que yo sólo recordaba en las galerías laterales:
Julio Cía 1933: desde Dormitalería al Claustro, pasando por el Arcedianato
4. Galle 1964 ca.

Galle, colocándose en la parte más izquierda del zaguán, consigue alinearse con el andén central. La línea derecha del zaguán le delata.
Ahora, hacia el 64, desgraciadamente ya no hay verja sino una puerta que no deja ver el claustro. 
Vemos, a la izda, alguna estela. La altura del seto y las columnas impiden ver otras que hay a la derecha.
Las catalpas, sin hojas, nos sugieren el invierno 
Vamos a girar -como hacíamos los días de intensa lluvia- por la galería de la derecha

5. Galle 1964 ca.
Giramos la vista hacia la entrada de donde veníamos. 
Vemos el magnífico empedrado y un par de estelas antes invisibles.
Ese patio creaba un grato espacio entre las viviendas en las que residían los canónigos.
Antes de los años 60, el patio estaba cerrado totalmente, pero ahora, h. el 64, ya está abierto hacia el ángulo que mira al Gran Pináculo de la Catedral (pincha para comprobarlo), lo que hace posible la última foto que vais a ver.
En aquellos años -y más en un patio- era normal ver ropa colgada. Hasta el punto de que el lenguaje acuñó expresiones como "¡callad, que hay ropa tendida!" cuando se quería que alguien no oyera la conversación.
Seguimos por la galería cubierta hasta el otro extremo del andén central y apuntamos la cámara hacia Dormitalería

6. Galle 1964 Febrero
Vemos la puerta entreabierta, con la poca luz que llega desde la calle. Un par de personas se interponen cerca de la puerta. Llueve.
Esta foto siempre he pensado que era de Arazuri, quien en "Pamplona, calles y barrios" la fecha con precisión en febrero de 1964. Pero Castells nos garantiza que es de Galle.

7. Galle 1964 ca.

Como os avisaba en la foto nº 5, con el enlace que apuntaba hacia el Gran Pináculo, esta foto habría sido imposible con la construcción que cerraba el ángulo nordeste del Arcedianato.
La alineación de las catalpas nos señala que hacia la izda. entramos al claustro y hacia la derecha salimos a Dormitalería

8. Injusto e innecesario
Las líneas amarillas y la alineación de las catalpas nos ayudan a entender por dónde iba el paso del Arcedianato y por qué fue absolutamente innecesaria su destrucción. 
Las aspas rojas nos señalan la injusticia de la construcción de las casas de los canónigos en vez de dejar una hermosa Plaza Gótica desde la que poder admirar todo el conjunto de la Catedral.
Es una herencia de la Dictadura y del caciquismo del Arzobispo y los Canónigos de entonces.
¿Se atreverá alguien a arreglar el desaguisado? ¿O tendrá que resucitar Urmeneta?

No hay comentarios: