Páginas vistas en total

viernes, 19 de abril de 2019

J.M. Muruzábal y carteles SF 2019

La propuesta de Pío Guerendiáin era, sin duda, la mejor: en toda la Historia del Encierro jamás nadie ha conseguido una imagen como ésta.
Pero tiene dos defectos:
-aparece un toro. ¡A quién se le ocurre usar a un toro -y además sin su permiso- para anunciar los Sanfermines!
-la chica de la coleta no va vestida de casera y no es pareja del portavoz de Asirón ni se presenta al Congreso por Bildu.
Nota: parece que estas críticas no son bien aceptadas en algunas páginas de Face del Régimen

De carteles de San Fermín… por José Mª Muruzábal
Érase un tiempo pasado en que los carteles anunciadores de las fiestas de San Fermín de Pamplona estaban realizados por destacados artistas navarros o españoles. No vamos a presentar ahora, por ejemplo, los inolvidables carteles del maestro Ciga.
Pero aquel tiempo ha pasado a mejor vida, dando paso a lo que, un curioso y pintoresco jurado nombrado por la inefable Maider Beloki, presenta a los pamploneses este año. Ocho carteles cortados la inmensa mayoría por unos patrones unitarios. Yo desde luego estoy convencido que la elección de los carteles se debe exclusivamente a unos criterios políticos, marcados a dedo, por el poder del bipartito nacionalista que gobierna nuestro Ayuntamiento. Entiendo perfectamente que los tiempos han cambiado, que estamos en la era digital, la del diseño, la de la venta de camisetas, etc. Pero de ahí, a “esto” que nos presentan este año, no cuela; es pura política manipuladora que pretende ir contra una serie de símbolos de las Fiestas de San Fermín. Esto ya no es algo ni casual ni circunstancial. Del mismo modo que, sistemáticamente, Abaurrea y Asiron han ido contra los símbolos que recuerdan al Estado (retratos de reyes en el Ayuntamiento, escudo del hall, Avenida del Ejército, etc.), Maider Beloki va sistemáticamente contra la esencia de los símbolos de San Fermín. Luego dirán que decide la voluntad popular (previa censura de los carteles, claro) por los 650 votos emitidos el año pasado. ¡De risa! Han leído uds. bien, no fueron 65.000 votos, no… 
¿Cómo, si no, se explica la ausencia de la mayoría de los símbolos más tradicionales en los carteles de los últimos años y, en especial, este año? La figura de San Fermín, desaparecida, nos sea que suene a iglesia, eclesial y demás. Ver para creer… Por supuesto, procesión o cualquier rito religioso de la fiesta, kanpora. Los toros, vamos a ir quitándolos poco a poco no vaya a ser que se molesten los antitaurinos, pseudoanimalistas y demás. Corrida de toros, la feria del toro, la esencia de la fiesta en el encierro, vaquillas, todo eso también kanpora. ¿A alguien medianamente sensato se le pasa por la cabeza que ese curioso, pintoresco e “imparcial” jurado no haya seleccionado ningún cartel con toda esa serie de símbolos por casualidad? Pues yo no me lo creo, estoy seguro que es una directriz política del gobierno del Ayuntamiento de Pamplona. Puede ser que muchos pamploneses de buena fe piensen que estoy exagerando, pero que no se engañen, se trata de ir contra los símbolos, como lo hacen sistemáticamente contra los símbolos del Estado español en Navarra o contra algunos símbolos de la propia Navarra. Y menos mal que aún quedan los gigantes porque sino ya me dirán uds. ¡Aunque cuidado, que no dejan de ser reyes! Cualquier día esos sesudos nacionalistas, unidos a los fervientes republicanos, comenzarán también a cuestionarlos. 
Con el resto de candidatos (Navarra.com)
Por si fuera poco, doña Verónica Ferrerira, inmortalizada en uno de los carteles. ¿Será otra casualidad? Porque resulta de doña Verónica es miembro de Bildu, candidata por Bildu al Congreso, mujer de Aritz Romeo, concejal de Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona (organizador del concurso), siendo también de Bildu, Maider Beloki, la jefa de todo el cotarro este. ¡Todo queda en casa! Esto ya no es para echar risas, sino para ponerse colorado de vergüenza. Si algo así hubiera sido hecho por un Ayuntamiento de UPN estaríamos viendo ya toda clase de críticas, reivindicaciones y, si te descuidas, hasta manifas. Pero como lo hace Bildu, será que es algo progre y del kanbio.
Javier Manzanos Garayoa
[Lo del Menticias, no tiene desperdicio: "Finalmente, 'Txist-jazz, Yeah! es la última propuesta seleccionada por el jurado. Este cartel "multicultural" incluye la imagen de una txistulari (¿quieeén, porfa?) y de una vecina de Pamplona, de Médicos del Mundo de Navarra, vestida de la gigante americana Braulia"]. 
Y la guinda de todo, la que no puede faltar en cualquier asunto del área de cultura, el técnico de Artes Plásticas [no me hagáis caso pero he leído en el anterior enlace que se trata de  Javier Manzanos]. Como no podía ser de otra manera allí que se encuentra, imagino, para dar fe de su supuesto progresismo artístico y estético. Estamos ante el mismo técnico que hizo aquel “grandioso” informe contra la cesión de los cuadros de Javier Ciga al Ayuntamiento de Pamplona (había que quedar bien con la jefa, no Javier), el mismo técnico que ha gestionado el desastre del proyecto Hiriartea en la Ciudadela de Pamplona, cerrando
boceto inédito de un cartel de Ciga 
las puertas a que la mayoría de los artistas navarros puedan exponer en la misma, el mismo técnico que sostiene, contra viento y marea, la especie de colección de arte contemporáneo del Ayuntamiento pamplonés, adquirida en los gloriosos tiempos de la Feria ARCO; por supuesto, participando él mismo y aquellos “famosos” comisionistas ampliamente conocidos en el mundo del arte. Por si todo ello fuera poco, ahora tomando parte estelar en lo que yo entiendo manipulación y adulteración política de la cartelería sanferminera.
Evidentemente no toda la culpa es suya… Ya sé que si mañana hay un alcalde socialista, le volverá aquella fe socialista que tenía en otros tiempos; y si mañana hay otro alcalde diferente le veremos cantando las alabanzas del arte figurativo más tradicional y de los viejos maestros de la pintura navarra. Hará bien en tomar nota de todo esto quien corresponda. 
Igual ha llegado el momento de dar un giro definitivo a este asunto del cartel de San Fermín y dejarnos de tanta aldeanería y de tanto nacionalismo decimonónico. Igual es momento de que el futuro Ayuntamiento suprima este descafeinado y manipulado concurso y el cartel sea encargado directamente a profesionales. Sería magnífico que volviéramos a ver nuestras fiestas de San Fermín anunciadas por carteles espléndidos y que, por supuesto, San Fermín, la procesión, el encierro o la corrida de la Feria del Toro, vuelvan a dichos carteles. 
José Mª Muruzábal del Solar 
Profesor e historiador del arte

No hay comentarios: