Páginas vistas en total

miércoles, 3 de abril de 2019

"Helados Juan Más", por su hijo Isidro

SF. años 50. El empleado, todo un atleta. Ultramarinos Barcos, bien escrito
Isidro, un reciente fichaje, demuestra ser un buen desolvidadizo, especialmente con su padre, Juan Más. ¿Cómo hemos podido olvidar a alguien que, desde Pamplona, llevaba helados, pedaleando en un triciclo, a los soldadicos del Carrascal?
Isidro, te agradezco en el alma este testimonio. Y ya sabes: estás en tu casa.

1. Casa del Orfeón al Caballo Blanco
La primera aportación de Isidro fue el 18 de Marzo:
Recuerdo haber jugado bajo dos bóvedas subterráneas que aparecieron en un solar, donde construyeron el actual Hotel Maisonnave. Con una de aquellas bóvedas hicieron el Caballo Blanco...
Yo nací en 1949, y calculo que sería a final de los 50 (1958). También recuerdo que en el centro de dicho solar había un pozo...
El hotel no estaba en las fechas que estoy hablando (se hizo entre el 63-65). No había más que un solar donde habían derruido la construcción anterior, entre las calles Ansoleaga y la calle Nueva. En ese solar, y bajo tierra estaban las dos bóvedas que comento. 
Este recuerdo de Isidro formó parte de la entrada De la Casa del Orfeón, al Caballo Blanco. Y seguramente fue el detonante de esta obra de arte hecha con el Rotring del 0,2, allá por el verano de 1967 ó 1968, con 18-19 años.

Bajada Javier, 2 bis: "la casa del patio" (pincha)
2. Hermanos Más
-Isidro: Estoy convencido de que, de niños nos hemos tenido que conocer, o al menos, coincidir. Somos de la misma edad, y dela misma zona.
Yo nací en la Bajada Javier, nº 2 bis, y en esta dirección viví hasta los 13 años.
En aquella época, los niños, (al menos, yo) por falta de los peligros de hoy, como tráfico, etc. hacíamos unas correrías casi sin límites.
Los fosos de la Media Luna, pasarelas, Aranzadi, Redín, Portal de Francia, fosos vuelta del Castillo, etc. eran nuestros lugares habituales para jugar.
Antes de que el Ayuntamiento de Pamplona soltase gamos y jabalíes en los fosos, debajo del Redín, estos ya habían sido colonizados por nosotros...
Cuando ahora veo por donde entrábamos, me dan escalofríos...
Al que si que conocí, años mas tarde, fue a tu hermano Ramón (Moncho, para mí) pues tratamos algo durante unos dos años, cuando el estudiaba derecho, pero después le perdí de vista...
-Yo: El 30 de Marzo, hablando con Moncho, me vino la imagen de la infancia de los hermanos Más (así os conocía yo). De repente, apareció en mi mente la imagen de los dos hermanos,  a la entrada de la Casa del patio. Fue un verdadero desolvido.
3. Escuelas de Compañía (1 de abril)
-Yo: Supongo que fuisteis, como nosotros, a las escuelas de Compañía.
El punto rojo señala el ventanuco
-Isidro: Naturalmente que fui a las escuelas de Compañía. Habrían sido uno o dos años. Después fuimos a Escolapios. De aquellas escuelas recuerdo el reparto matutino de "leche americana" y queso a largas filas de niños. También tengo grabado el olor a pan que salía de unas ventanas traseras que daban al patio-recreo, de Panadería La Estrella que estaba en la calle Calderería.
-Yo: Cierto. Era un ventanuco, a ras del suelo del patio, protegido por unos barrotes por entre los que alguna vez cayó la pelota y hubo que dar toda la vuelta para recogerla. Ese olor a pan lo recuerdo con mucho agrado. No así la imagen de los trozos de queso, tirados por el suelo, con riesgo de pisarlos y resbalarse.
El mismo atlético empleado, iba con el triciclo hasta El Carrascal para refrescar a la tropa
4. Juan Más, El alicantino
Juan Más (años 20 finales, Bosquecillo, N. Villos-
lada),empleado de El Buen Gusto (Chapitela)
-Isidro: Aunque todos mis hermanos (5 en total, tú solo conociste a los dos mas pequeños) nacimos en Pamplona, mis padres eran originarios de la provincia de Alicante. Mi padre, Juan Más (1904), tenía una pequeña fábrica y tienda de helados en la calle San Miguel, nº 10. El helado que fabricaba se vendía en la tienda, se repartía a restaurantes y hoteles. Hay que situarse en la época para darse cuenta que no existían cámaras frigoríficas en los restaurantes y hoteles para conservar helados.
También tenía mi padre 3 carros de venta de helado y un triciclo. Estos los sacaban personal que trabajaban para mi padre. La foto del triciclo está obtenida en el campamento militar que, por aquel entonces, había en El Carrascal. Hay que imaginarse lo que suponía ir con dicho triciclo cargado desde Pamplona hasta allí (16,28 km, en línea recta, más 135 m. de desnivel), para poder venderles los helados a los soldados, y volver... 
Algunos inviernos mi padre hacía turrones para la venta. 
Si entraste alguna vez al patio de la bajada Javier, habrías visto en una de las puertas, donde se guardaban los carros del helado. 
Saludos,
Esta entrada -Portal de San Nicolás- nos ayudará a entender lugar y fecha de la imagen
Actualización 19:00
Del Archivo antiguo de Villava, nos envía Richard García Palacios esta imagen de un empleado de Juan Más. Muchas gracias, Richard.

1 comentario:

Unknown dijo...

Qué MARAVILLA de articulo