Páginas vistas en total

miércoles, 20 de junio de 2018

La calle Ancha y la Torre Nueva

Pamplona Patio Escuelas San Francisco 1905
Cuando mis hermanas, mayores que yo, y sus amigas saltaban a la cuerda, en el Redín, plazuela de San José.., alguna vez me paraba para  oírles cantar esta cancioncilla. 
Tenía la particularidad de que, tras decir 'ancha', 'Fernando', 'fuente'..., donde he puesto barra inclinada, la niña no saltaba la cuerda, sino que se agachaba y la cuerda giraba por encima de ella.
La cantaban así:

La calle Ancha/ de San Fernando/
hay una fuente/ con doce caños/
el agua fresca/, como las rosas/,
para las niñas/ de Zaragoza/.

En Zaragoza/ ha sucedido/
la Torre Nueva/ que se ha caído/
si se ha caído/, que la levanten/
dinero tienen/ los estudiantes/

Los estudiantes/ son lamineros/
porque les gustan/ los caramelos/
los caramelos/ son de manteca/
y los fusiles/, de mierda seca/

Por lo que he podido ver en la Red, la canción está extendida por toda España y tiene muy variadas versiones.

1ª estrofa: En la calle Ancha de San Bernardo...
Alejandro Ciarra ("Canciones ... en las calles de Pamplona, años 40"), en su afán de situar la calle ancha en Zaragoza, la identifica con la calle de Don Hernando. El problema es que sustituye "San" por "Don" y que él mismo reconoce que no sabe si se ha llamado "Ancha" o si tiene fuente de caños.

Pero, la mayor parte de las páginas hablan de "En la calle Ancha de San Bernardo". En alguna página los datos que se aportan son muy convincentes:
El 24 de junio de 1858 la calle Ancha de San Bernardo fue una fiesta. Desde la tribuna colocada para la ocasión, la Familia Real –Isabel II con su hijo, el futuro Alfonso XII, y su consorte Francisco de Asís– aprovechaban la oportunidad más adecuada para darse un baño de multitudes: la llegada del agua del Lozoya a Madrid, en lo que fue la inauguración del Canal de Isabel II. La propia reina, gran impulsora del proyecto junto a Juan Bravo Murillo, accionó la palanca.., y el agua brotó por encima de los edificios de la calle Ancha. 
Y, lógicamente, dejan la primera estrofa así:
En la calle Ancha / De San Bernardo / Hay una fuente / Con doce caños / 
Sus ricas Aguas / Son del Lozoya, / Para las niñas / De Zaragoza  

1859 Ancha de San Bernardo y Fuente de Matalobos,
la de los 12 caños
El problema que ahora tenemos es, primero, qué pintan las niñas de Zaragoza en una fuente de Madrid y, segundo, que, aunque el agua subió muy arriba, no vemos por ninguna parte los doce (o , al menos, siete) caños.
Sin embargo, he encontrado un testimonio que me merece bastante confianza. Es el de Pedro de Répide, cronista oficial de Madrid, quien en 1921, en "Guía de Madrid", nos informa de que "otra fuente, más antigua, había en la calle Ancha, la "fuente de Matalobos", que estaba más abajo de donde fue situada la del Lozoya.
Estaba en la calle San Bernardo a la altura de la calle
Daoiz, pegada al arca de distribución que vemos
representada a la derecha del dibujo de 1812.
Un cantar infantil la recuerda:
La calle Ánchica/ de San Bernárdico/ 
tiene una fuéntica/ con doce cáñicos/
Esas curiosas terminaciones en "ico" enlazan muy bien con que las destimatarias del agua de la fuente de los 12 caños fueran las niñas de Zaragoza y, con sus tíldes avisan cuando la cuerda debe girar por encima de la niña.
Como veis, el testimonio de Pedro de Répide invita a una más sosegada investigación, aunque las dos imágenes de la fuente de Matalobos ya nos garantizan para esta cancioncilla los 150 años.
La Torre Nueva. J. Laurent 1876 ca.

2ª estrofa: la Torre Nueva, que se ha caído...
Excepto ese verso, irónico, de "dinero tienen los estudiantes", con la segunda estrofa, en cambio, no hay mayor problema.
La Torre Nueva, fue la más famosa torre mudéjar de la ciudad española de Zaragoza. Levantada en la actual plaza de San Felipe, constituyó el primer gran edificio construido en la ciudad durante el s. XVI. Una torre civil, para albergar el reloj público y las campanas que regulasen la vida de la ciudad.


Pero la torre empezó a inclinarse, poco tiempo después de su construcción, posiblemente debido a las prisas en echar los cimientos y levantar el primer cuerpo: la parte sur de la torre fraguó más rápidamente que la parte norte, lo que causó una diferencia en las tensiones de ambos lados que inclinaría la torre. 
Tres siglos después, en 1892 el ayuntamiento decidió demolerla, justificando la decisión por la inclinación y la presunta ruina de la obra. La decisión contó con la oposición de muchos intelectuales y de parte de la población, pero los esfuerzos por salvarla fueron en vano. Zaragoza se quedó sin su Torre Nueva.
Durante los años noventa, del s. XX, se construyó un primer monumento conmemorativo en el lugar en el que había estado la torre.
Hoy tan solo queda una marca en el pavimento del perímetro de la torre y una escultura de un muchacho que la contempla sentado en el suelo, como si aún existiese (datos tomados, fundamentalmente, de Wikipedia).

3ª estrofa: Los estudiantes son lamineros
La última estrofa parece invención de mis hermanas y sus amigas porque, incluso las hermanas de Ciarra, también de Pamplona, la decían así:
Los estudiantes no tienen nada, más que dos cuartos para ensalada.
En otras páginas nos mandan a Sevilla:
Los estudiantes no tienen nada, más que tres cuartos para ensalada.
Si la ensalada se podriría, la culpa tienen los de Sevilla.

No hay comentarios: