Páginas vistas en el último mes

viernes, 7 de julio de 2017

Asirón desprestigia a Navarra

Asirón junto a la ikurriña, impuesta a todos los navarros, durante el Chupinazo de 2017. EFE. 
Nos preguntábamos cuál sería la respuesta del cuatripartito a la manifestación del 3J y ayer, en el Chupinazo, la pudimos comprobar: la imposición de la ikurriña.
Asirón ha pretendido justificar la presencia de la ikurriña en el mástil en la derogación de la Ley Foral de Símbolos. Ha señalado que era la Ley Foral de Símbolos, derogada por el Parlamento navarro en primavera, la que "de alguna manera quitaba la posibilidad de poner la ikurriña, y ese marco legal ha cambiado y, consecuentemente, la decisión es otra".
Y ha sacado, también, un as de la manga que no mostró en la Junta de Gobierno: un informe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento que señala que el actual marco legal no impide en absoluto la colocación de la ikurriña.
Y como siempre, el tararira de las sensibilidades: que con esa enseña en el balcón todas las sensibilidades de la ciudadanía de Navarra se ven representadas. Pasándose por el arco del triunfo la sensibilidad mayoritaria en Pamplona y en Navarra que no quiere ver mal acompañada a la bandera de Navarra.
En definitiva, ha intentado aparentar una legalidad, como lo hizo en 2015 con la visita de parlamentarios de la CAV. Y si aquello fue “fraude de ley”, esperemos que de nuevo sea así considerado por los tribunales.
Imposición en el balcón y en la plaza
De momento, escasos minutos después de las 12, Navarra.com daba la noticia:
"Una asociación llevará a los tribunales a Asirón por un delito de prevaricación por colocar la ikurriña saltándose la ley.
Doble12 Jurídica considera que el alcalde de Pamplona ha vulnerado la ley de una manera "flagrante, grosera y obvia" al colocar la bandera vasca."
En la misma línea, la Delegación del Gobierno ha informado en un comunicado emitido minutos después de la colocación de la bandera que "colocar la ikurriña durante el chupinazo de las fiestas de San Fermín 2017 en el balcón del Ayuntamiento de la capital navarra supone un acto contrario a la legalidad vigente".
UPN también ha anunciado un recurso.

Pero, más allá de lo jurídico, muchas veces nos habremos preguntado por qué hay gente que, desde la Transición,  se empeña en poner la ikurriña en nuestras instituciones.
Sin olvidar a ETA, que lo intentó a base de bombas, voy a centrarme en quienes lo hacen desde posturas no violentas y admitidas por la Constitución.


1. Algunos creen que la ikurriña representa "lo vasco"
El nacionalismo vasco nos dice que a la bandera de Navarra le falta algo, que no todos los navarros se ven representados por ella, y que los navarros que se sienten vascos necesitan la ikurriña para verse totalmente representados.
Les diremos que, al menos en Navarra, eso no es cierto.
Hemos dicho hasta la saciedad que la bandera de Navarra representa todas las sensibilidades de los navarros: al navarro originario de Extremadura o de Andalucía, al navarro de etnia gitana, al navarro que viene de Rumanía, al navarro que es y se siente navarro... y también al navarro que se siente vasco. Siglos antes de que existiera la ikurriña, los vascos de Navarra ya estaban representados por los símbolos propios de Navarra.
Hay que recordarles que Navarra es vasca, sí, pero no es sólo vasca. Y la bandera de Navarra representa institucionalmente a todos, absolutamente a todos los navarros.

La imagen de la izquierda es la triste realidad. La de la derecha es un montaje que representa lo que debería ser.
Estamos en Elizondo, en el Nafarroa oinez 2015. Vemos a Barcos, Aznárez y Mendoza detrás de una ikurriña que llevan los joaldunak de Ituren. ¡Tan normal!
Elizondo e Ituren me parece que son Navarra. La fiesta es el Nafarroa oinez, fiesta del euskera, lengua propia de Navarra. El Gobierno también dice que es de Navarra. ¿Alguien puede explicarme qué pinta ahí la ikurriña?
2. Otros dicen que la ikurriña representa el deseo de incorporarse a Euskadi
Nos dice Chon Latienda que, tras 40 años de Transitoria 4ª, "ahora que los "partidos del cambio" tienen mayoría en el Parlamento y pueden, resulta que no tienen ninguna intención de preguntarnos a los navarros si queremos incorporarnos a Euskadi.
¿Y por qué? Es obvio: porque pierden."
¿Euskal Herria? Perdone que me ría

3. La ikurriña es la bandera de  Euskal Herria
De una Euskal Herría soberana, un Estado independiente de España y Francia.
Éste es el objetivo del nacionalismo independentista.
Aplicado a Navarra, es lo que están intentando: euskaldunizar, de Norte a Sur, Navarra; borrar de Navarra todo lo que no sea culturalmente vasco, toda huella, especialmente, de España, empezando por el castellano. Siguiendo al pie de la letra al Arana más antiespañol: "¡Ya lo sabéis, euzkaldunes, para amar el Euzkera tenéis que odiar a España!"
Nosotros, navarros de hoy, nos hemos reunido el 3 de junio de 2017 para manifestar, en vascuence y en romance -ambas lenguas muy queridas, propias de Navarra y ninguna de las dos 'erdera' (extraña, advenediza)-, que exigimos mantener la Ley de Símbolos, garantía de la identidad de Navarra, representada en nuestra bandera, de paño rojo, y el escudo con las cadenas y la corona del Reino, que llevaron con orgullo nuestros antepasados, como confirmaron en 1910 Campión, Altadill y Olóriz, y viene recogido en el Amejoramiento del Fuero.
En conclusión...
Las tres opiniones son contrarias a Navarra y a su bandera. Porque las tres pretenden uniformar Navarra, que sólo exista el ingrediente vasco, cuando la gracia de Navarra y lo que ha asombrado al mundo es eso que Caro Baroja llama "el enigma de Navarra": una en su diversidad, unión de dispares, incluso 'contra natura'. Idiomas distintos, razas, religiones diferentes, Pirineos y Bardenas... Pero unidos a través de los siglos.
Nada más y nada menos.
Por supuesto que la batalla la tenemos ganada: ¡cómo van a ganarnos quienes pretenden cargarse su diversidad, su riqueza de culturas, mantenida a lo largo de tantos siglos de historia!
Venceremos, porque queremos a Navarra así:

1 comentario:

Francisco A dijo...

Gracias por su sabio comentario. Déjeme añadir otro: ¿Quienes portaban ikurriñas y esteladas y alegatos de reagrupación, eran de Pamplona? ¿No había pamploneses dentro de la plaza? Las indestructibles estalactitas se forman poco a poco y muchos cretinos de todo color, no han cortado la gota calcárea que ha formado la cúspide.