Páginas vistas en total

jueves, 20 de febrero de 2020

J.L. Prieto: dos cruces y unos narcisos

Dos cruces y un manojillo de narcisos, toneladas de dignidad
Este domingo pasado celebramos, junto al Monumento a las Víctimas, el Día de la Memoria. 
Al terminar, me pidió mi vecina que le sacara unas fotos con la chica que había hecho la ofrenda floral y una tercera persona.
Mi vecina, Pilar, vive en el portal anterior al mío, pero tenemos bastante relación ya que compartimos tendedero (ya sabéis: "¿cómo consigues ese blanco nuclear?...") y nos solemos ver en las concentraciones de las Víctimas de ETA. Es una gozada saber que compartes tendedero con buena gente.
Cuando, después de la concentración, me puse a preparar la entrada correspondiente en el blog, pregunté por la persona que había acompañado a Olga Izquierdo Monreal en la ofrenda floral y me dijeron que se trataba de una hija de José Luis Prieto.
Y en la entrada puse:
"En la ofrenda floral han tomado parte Olga, de la Junta de ANVITE, hija de Jose Mari Izquierdo, a quien una bomba lapa de ETA dejo sin piernas, un brazo y un oído hace 35 años (foto de portada) y María Jesús, hija de José Luis Prieto, a quien ETA asesinó el día de primavera de 1981, al lado de la Parroquia del Huerto del barrio de San Juan."
Si os fijáis en el enlace, se ven dos cruces pintadas donde José Luis cayó asesinado.
Me he interesado por esas cruces y me han informado de que, desde el principio, en 1981, la cruz de abajo ya fue pintada. Y de que en el 25º aniversario fue repasada (estaba casi borrada) por miembros de Libertad Ya.
Cuando he llamado por el tendedero a Pilar para contarle lo de las cruces y preguntarle de qué conocía a María Jesús Prieto, la chica de la ofrenda floral, me ha dicho: "Es mi hermana. Las tres de la foto somos hijas de José Luis".
Me he emocionado. Y tras superar la sorpresa, me he dado cuenta de que son también hermanas de Paz Prieto.
Mi vecina sabía lo de las cruces y me ha remitido a un artículo que salió en el ABC, el día de primavera del año pasado, en el 38º aniversario  y con este titular:
Un ramillete de dignidad recuerda el 38 aniversario del asesinato de José Luis Prieto
Alguien, de forma anónima, lo ha colocado frente al olvido institucional

A ver si, por fin...
A finales de enero hemos conocido que existe la propuesta, por parte del Ayuntamiento, de homenajear a las 27 víctimas de ETA en la ciudad con la colocación de placas de homenaje en los lugares donde fueron asesinadas y que para la colocación de las placas de homenaje a las víctimas de ETA, el Ayuntamiento de Pamplona firmará un convenio con ANVITE (Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA).
Es una pequeña parte del eslogan de ANVITE:
Algunas víctimas llevan más de 40 años esperando, señor Alcalde.

Actualización 12:30
Sin otro afán que la precisión y la fidelidad a la memoria, las cruces y narcisos se han colocado en la tercera pilastra desde las escaleras de entrada a la iglesia y deberían haberse colocado en la cuarta, que es donde cayó herido de muerte José Luis. Es en esa cuarta pilastra donde deberá colocarse la placa prometida por el Ayuntamiento.

2 comentarios:

Carmelo dijo...

Emocionante Olga, muy emocionante.
Ya quisieran los asesinos, sus perros de la calle y todos esos políticos que les hacen el juego y además pretenden blanquearlos, tener una mínima parte de esa dignidad que siempre habéis demostrado.
Jamás alcanzaran ese estatus.
Siguen siendo canallas y cobardes.

Javiersol dijo...

Hay un cuarto hermano, Javier Prieto, lamentablemente ya fallecido. Era de mi edad y teníamos bastante relación especialmente en el colegio de los Jesuitas