Páginas vistas en total

viernes, 27 de diciembre de 2019

Olentzero: manipulación, importación y parasitismo

Cuando la manipulación es tan burda como lo ha sido en Huarte donde los niños han recibido al Olentzero en un escenario "'forrado' con banderas del País Vasco, esteladas catalanas y enseñas forales 'amputadas', sin cadenas ni esmeraldas" y con "emblemas que hacían referencia al acercamiento de los miembros de la banda terrorista ETA" (pincha, por favor, en esta oportuna página de Navarra.com), tiene uno la ingenua esperanza de que a Bildu (camuflado de entidad privada, que tontos no son) le resulte contraproducente y hasta reciba alguna hipócrita crítica de Geroa Bai (que no del PSN, que sigue de vacaciones).
Esperanza que enseguida se desvanece en cuanto uno hace la siguiente reflexión:
Si habiendo asesinado a socialistas, hoy tienen la llave del Gobierno de Chivite, manipular un Olentzero seguro que también les da premio.
***
Pero lo que hoy quiero contar es que desde su origen el Olentzero de Pamplona y Comarca, importado de Lesaca, Vera... por un capuchino donostiarra, es -además de un producto importado desde la zona vascófona- un fenómeno de parasitismo (como el "A San Fermín pedimos").
Hizo popular una melodía desconocida con una letra pamplonesa y universal
Uno de enero, dos de febrero
Es la canción sanferminera por antonomasia. Tiene todos los ingredientes para haberse convertido en la banda sonora y en la tarjeta de presentación de las fiestas más universales: brevedad, pamplonesismo, música sencilla y pegadiza; letra pedagógica, que viene muy bien a los extranjeros para aprenderse los números, los meses del año; elementos surrealistas ("con una media y un calcetín"); y hasta juega con el equívoco, porque, aunque el día de San Fermín es el 7 de julio -como dice la canción- las fiestas empiezan el día 6. 
Será de las pocas canciones que no hace falta repartir la letra, porque todo chichifú se la sabe y, encima, bien.
Partitura del "Uno de Enero" escrita por Carmelo Cervantes, 
 hijo de Silvanio Cervantes, arreglista de Baleztena
Mucha gente sabe que quien, en la 2ª década del siglo XX, creó el "Uno de enero" es Ignacio Baleztena Ascárate (no Azcárate, como se leía antes en Wikipedia), pero no tanta sabe que Ignacio no registró su ocurrencia, ni siquiera en la Biblioteca Nacional, y que quien la registró en la SGAE, y cobra (y sigue cobrando) los derechos de autor, es nuestro viejo conocido J.Trayter (José de Juan del Águila).
Escuchémosla, con la imagen de su creador, tan joven como siempre, acompañando a los Gigantes en el atrio de la Catedral:

Olentzero buru haundia
Mucha gente conoce también el más que parentesco entre el "Uno de enero" y esa canción dedicada a un Olentzero cabezón, borracho y gordo como un cerdo (si hacemos caso a la letra):
Olentzero buru handia
entendimentuz jantzia,
bart arratsean edan omen du
hamar arroako zahagia.
Ai, urde tripa handia!
Tralaralala, tralaralala.
Ai, urde tripa handia!
sagar ustelez betea.
Olentzero, cabezón,
vestido de entendimiento;
ayer al anochecer dicen que bebió
un odre de diez arrobas.
¡Ay, gran tripa de cerdo!
laralalala laralalala
¡Ay, gran tripa de cerdo!
llena de manzanas podridas.

El parentesco es total, hasta el punto de que se pueden mezclar ambas canciones sin mayor dificultad:

La madre del cordero
Algunas personas creen que fue primero la canción del Olentzero y que el "Uno de enero" es posterior. Hay una muy buena página, "Curiosidades de Pamplona" que, aunque no dice exactamente eso, sí que da pie a llegar a esa conclusión:
La melodía que se canta con esta copla (la del Olentzero) le sirvió a Ignacio Baleztena para superponer otra letra que se hizo muy popular y anuncia las fiestas de San Fermín: “Uno de enero, dos de febrero…”
Pero no parece ser así si le hacemos caso a Javier Baleztena (hijo de Ignacio):
"Ignacio aprovechaba música popular (principalmente de la Montaña de Navarra) que no tenía letra y le aplicaba la suya propia, cosechada de su ingenioso cacumen.
Su "Uno de enero, dos de fe­brero..." es la primera letra que tuvo tan conocida melodía, y es más tarde cuando ha sido utilizada para otras numerosas versiones, como villancicos en vascuence."

Conclusión
1. Tenemos en primer lugar una melodía popular, sin letra, que se tocaba en la Montaña de Navarra (y que proviene del norte de la Occitania en Francia). Es la "N° 73 La farandole de Joyeuse, (pincha y comprueba) que Vincente D’Indy transcribe en su colección Chants du Vivarais".
2. Ignacio Baleztena, en la segunda década del XX, superpone a esa melodía que se interpretaba en la Montaña de Navarra la letra del "Uno de enero". Se hace tan famosa que traspasa las fronteras. Cuadrillas de Pamplona empiezan a celebrar "la escalera sanferminera" con alegres cenas en las fechas de la letra de Baleztena. En los últimos años Santos Villanueva, ex-párroco de San Lorenzo, bautiza estas celebraciones laicas con "misas de la escalera sanferminera" en la capilla de San Fermín, que siguen en plena forma de la mano del actual párroco Javier Leoz.
3. Años después del Uno de Enero, el Olentzero parasita también el éxito de Beleztena con la letra de "Olentzero buru haundia", que aparece por primera vez en la hemeroteca de DN el 16.01.1936, en la crónica de Lesaca. Y digo el éxito del Uno de Enero, de Baleztena porque quien ha hecho famosa esa melodía ha sido él, y no la original francesa.
4. En conclusión, fue Ignacio Baleztena quien hizo popular una melodía casi desconocida, poniéndole una letra pamplonesa y, a la vez, universal. Ý cuando una canción en castellano tiene éxito ("A San Fermín pedimos...", por ejemplo), ya tenemos al nacionalismo vasco parasitando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que tú llamas "parasitación" es un fenómeno muy antiguo y natural. Un buen ejemplo es el cristianismo, que adoptó celebraciones preexistentes y les dio su "toque" particular. Igual hizo Roma con la cultura griega, y tantos y tantos otros ejemplos.

desolvidar dijo...

Ya. Pero hace 2000 años no estábamos ni tú ni yo para criticar el parasitismo del Cristianismo ni de Roma. En cambio, lo del Olentzero y "A San Fermín pedimos" lo hemos visto con nuestros propios ojos y hasta por televisión: https://www.youtube.com/watch?v=cL4nUprN7gg