Páginas vistas en total

viernes, 10 de mayo de 2019

Heridos y olvidados. A José María Izquierdo, superviviente

José María Izquierdo, Consuelo Monreal, Susi y Olga (hijas), y Joaqui
“Un periodista le entrevistó, cuando estaba en el hospital, y contestó que quería recuperarse cuanto antes para volver a ser útil a la sociedad". 
José María Izquierdo no ha podido recuperarse físicamente, pero desde el mismo instante de la explosión de aquella bomba lapa  -una fatídica mañana del 7 de Mayo de 1985, hace ahora 34 años y 3 días- sigue siendo muy útil a la sociedad, ya que está recordando a todos a los que les queda algo de humanidad:
-que el terror de ETA ha servido, además de para destrozar a muchas familias, para rentabilizar el independentismo y el odio a la España democrática.
-que hoy en Navarra hay 15 municipios que ya conocen la sigla de su futuro alcalde: Bildu
-que en Leiza, Alsasua, Echarri Aranaz... a ver quién está dispuesto a amargarse la vida presentándose por... Navarra Suma, por ejemplo. ¡Un navrazo para todos los resistentes!
-que eso de que "unos agitan el árbol y otros recogen las nueces", se ha cumplido a la perfección en Navarra. Basta ver qué Gobierno y qué alcaldías nos cayeron. Algún partido desorientado debería recordarlo.
Jose Mari: verte pasear por Pamplona es una bofetada en las conciencias de quienes hoy ostentan el poder gracias al terror de ETA. Gracias por tu servicio, por tu lección diaria de dignidad. Porque... la dignidad viaja por la ciudad en silla de ruedas.


De heridos a supervivientes
Presentada en Pamplona la obra ‘Heridos y olvidados’, que recoge los 4.808 heridos en acciones terroristas en España, 214 en Navarra
He subido a Face algunas fotos (pincha ahí) que os harán ver el buen ambiente que reinó en la presentación.
GABRIEL GONZÁLEZ DN
José María Izquierdo es uno de los 4.808 heridos en atentados terroristas en España, uno de los 214 que lo sufrió en Navarra. El martes se cumplieron 34 años de aquella mañana, con nieve en Pamplona, en la que el teniente arrancó su coche en el barrio de San Juan y a los pocos metros explotó la bomba lapa que ETA había colocado en sus bajos. Sufrió la amputación de las dos piernas, un brazo y perdió un elevado porcentaje de audición. Ayer asistió en primera fila en el Civivox Condestable a la presentación del libro Heridos y Olvidados, de los periodistas Javier Marrodán y María Jiménez, que recoge todas las víctimas por acciones terroristas reconocidas por el Ministerio del Interior. Y escuchó cómo Marrodán resumió su historia para ilustrar las biografías de esas casi 5.000 personas. “Un periodista le entrevistó cuando estaba en el hospital y contestó que quería recuperarse cuanto antes para volver a ser útil a la sociedad". 
Décadas después le recordamos esas palabras para Relatos de plomo. Y contestó: ‘Esa era la idea pero después, al verme más limitado, me di cuenta de la situación, quería ser uno más pero desgraciadamente no podía serlo. Ahora, por las mañanas ni siquiera me pongo las prótesis, cada una pesa 7 kilos. Me supone un esfuerzo tremendo”.
Casi un centenar de personas asistió al acto en Civivox Condestable. JESÚS CASO
Para María Jiménez, las cifras de heridos, recogidas por primera vez en un libro, permiten “calibrar la magnitud” de lo ocurrido, pero las seis entrevistas personales con heridos, testimonios como el de Izquierdo, permiten hacerse una idea de qué es una gran invalidez, algo que solo se consigue “descendiendo a los pequeños detalles de su biografía”. En su conjunto, afirmó, la obra busca “rescatar el pasado y traer al presente los efectos del terrorismo, para que no se repita”, y también que, a partir de ahora, las víctimas pasen “de ser heridos a lo que son, supervivientes”. “Es un primer paso para saldar una deuda institucional, y también una deuda pública. Es comprensible que primero se pusiera el foco en los fallecidos, pero se ha dejado de lado a los heridos”.
José Ignacio Toca, Florencio Domínguez, María Jiménez y Javier Marrodán / foto JESUS CASO
En el acto, ante casi un centenar de personas, intervino también el director del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, quien destacó “el trabajo excelente” de los autores. “Este libro es una primera piedra para que venga gente detrás y a raíz de estos datos lleve a cabo nuevas iniciativas que tengan en cuenta a los heridos”, afirmó. Destacó que en la actualidad existe en la sociedad “la tentación de pasar página, vivir como si no hubiera pasado nada”, subrayando que ETA cometió sus últimos asesinatos hace diez años, por lo que los jóvenes menores de 25 años “no tienen conocimiento ni vivencias directas” con el terrorismo, de ahí la importancia de recordar lo ocurrido. José Ignacio Toca, presidente de la Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA (Anvite), ahondó en la misma línea. Dijo que se trata de una obra que “cubre un vacío importantísimo” y que trae “verdad y memoria en un tiempo crucial en el que se corre el riesgo de verse borradas por intereses institucionales y políticos”.
Javier Marrodán terminó el acto con la reflexión de Ana Arregui, esposa del ertzaina Jon Ruiz Sagarna que el 23.03.95 fue quemado vivo en Rentería y logró sobrevivir. En el juicio (como en casi todos) tuvo que soportar ver el apoyo que tenían quienes habían intentado asesinar a su marido y a toda la patrulla.


María Jiménez
COAUTORA
“Es un primer paso para saldar una deuda pública. Se ha dejado de lado a los heridos”

Florencio Domínguez
MEMORIAL DE LAS VÍCTIMAS
“Existe en la sociedad la tentación de vivir como si no hubiera pasado nada”

HERIDOS Y OLVIDADOS: LOS SUPERVIVIENTES DEL TERRORISMO EN ESPAÑA
Autores: María Jiménez y Javier Marrodán
Editorial: La Esfera de los Libros
Páginas: 310 Precio: 18,90

4 comentarios:

desolvidar dijo...

José Ignacio, hijo de Jesús Ulayar, asesinado por ETA en Echarri Aranaz, me envía este comentario que que ha llegado de una persona que ha leído el libro:
"Excelente libro, excelente causa y sois una gente maravillosa. Muchísimas gracias por darme a conocer esto. No se puede olvidar, sino tratar con el máximo respeto y reconocimiento a tantos miles de personas que habéis sufrido las acciones criminales de ETA. No se puede olvidar quiénes fueron los asesinos ni tapar ni disimular ni justificar ni un milímetro ni la menor de sus criminales acciones, ni podemos dejar de distinguir a quienes los defienden, abiertamente o de forma más taimada, de quienes señalan la verdad de lo que fueron: unos criminales que llevaron sin escrúpulos el dolor y el desconsuelo a miles de familias de España. Un abrazo"

Unknown dijo...

Recuerdo al teniente Izquierdo de Pamplona tuve la suerte de estar a sus órdenes en beloso alto y haber podido disfrutar jugando a fronton muchas veces me alegro saber de él para mi fue todo un caballero.

Anónimo dijo...

Trabajé en aquellos años a las órdenes de Izquierdo;él fue mi jefe de dotación cuando llegamos en 1981 de novatos a Pamplona. Profesional y un excelente compañero al que he tenido el honor de visitar no ha mucho; un señor en todos los sentidos.
Un abrazo desde Canarias.
Víctor Díaz.

Unknown dijo...

Muchas gracias Víctor! Ya sabes que tb eres muy querido por nosotros y que en Pamplona tienes tu casa. Un abrazo muy fuerte!!