Páginas vistas en total

sábado, 6 de octubre de 2018

Curiosa calle Curia, y más el nº 29

Dentro del recuadro rojo, la foto del 04.10.1960, incrustada en la de ayer, 05.10.2018. ¡Cachis, por un día!

Todo empezó, en el wasap familiar, como una broma. Que si de qué año es este encierro, que de qué ganadería son... Y es que, al ir en paralelo al recorrido de la torada por Santo Domingo, el desfile de doctores se prestaba a chufla.
Lo que no sabía yo es que en su día, 4 de Octubre de 1960, hace exactamente 58 años, provocara la misma reacción de broma. Ese día 4 fue la apertura de curso del Estudio General, y el desfile salió del Museo de Navarra en dirección a la Catedral, en cuyo Refectorio -marco incomparable-. D. José María Albareda leyó la lección inaugural. Veinte días después, se colocaría en el Campus la primera piedra de la nueva Universidad. 
Y José Javier Uranga, Ollarra, (quien, dicho sea de paso, tiene el récord de supervivencia a las balas de ETA; ni él mismo lo supo: entre 20 y 30 balazos), director de Diario de Navarra y profesor del Instituto de Periodismo de la Universidad de Navarranos cuenta que "el gracejo popular pronto bautizó al desfile académico, que se dirigía desde el Museo de Navarra a la Catedral de Pamplona, como 'el docto encierro'...".
Pero, después de poner la foto del 'docto encierro', no se me ocurrió mejor idea que poner la que -enmarcada en rojo- encabeza esta entrada. Y ahí empezaron mis males. 
La página de donde la saqué decía: "Erección (sic) del Estudio General de Navarra como Universidad de Navarra en 1960", pero no precisaba en qué punto del recorrido estaban Albareda (hablando con... D. Juan Cabrera Felipe, Rector de la Universidad de Zaragoza; gracias, sr. Molíns) y Sanchez Bella (primer plano, a la derecha).

Y como uno es como es (cabezolari y kiliki a tope), no he parado hasta conseguir una certeza total. Cámara en ristre, he recorrido los lugares candidatos y los he ido desechando hasta encajar la foto de 1960 en la del número 29 de la calle Curia, el último antes de entrar en el atrio de la Catedral.

Curia 29, una casa curiosa
A finales de los 60, pocos años después de la foto en BN, Curia 29 albergó un local con mucho sabor medieval y muy frecuentado en los años 70: Don Lancelot. Todavía hoy, si miramos con atención, podemos ver el nombre en la pared de ladrillos.
En la foto de la derecha, vemos un letrero blanco de una marisquería (Especialidad en gambas) y que ya han reformado la fachada (ladrillo en vez de imitación piedra) y colocado verjas y faroles. La pena es el horrible letrero vertical que baja desde el reloj hasta la verja.
Izda: antiguo nombre en Maps 2009. Dcha: el local a finales de los 60
Veamos ahora qué nos cuenta Arazuri sobre este número 29 de la calle Curia.

José Joaquín Arazuri y Curia 29
Una de las más típicas calles de la antigua Navarrería es la de la Curia. En la primitiva ciudad romana, o Pompelo, nuestra calle era el decumanus máximo. Que fue calle de la ciudad romana no hay la menor duda: tres mosaicos, uno de ellos un hipocampo, hallados a mediados del XIX, junto a las casas números 16 y 18, se conservan en el Museo de Navarra; también se encontró una cabeza de bronce (hoy desaparecida).

El nombre de la calle
Según Martinena Ruiz, «El nombre de la Calle de la Curia, que aparece ya en escrituras de mediados del siglo XVII, se originó con toda seguridad del hecho de que la llamada Torre del Obispo (actual núm. 29) albergó durante algún tiempo las oficinas de la curia eclesiástica.

Torre y cárcel del Obispo
En los sótanos de la casa número 29 de la Curia existe una robusta bóveda gótica, que proclama su antigüedad y linaje. Frente al cementerio de Santa María, hoy atrio de la Catedral, existía en el siglo XII una torre con un huerto propiedad del señor de Asiain. Según Goñi Gaztambide, el 15 de mayo de 1370, el obispo de Pamplona don Bernart Folcaut compró a don Remir Sánchiz, señor de Asiain, la dicha torre por 300 florines. A partir de aquella época la torre se denominó «torre del Obispo» y con los años se le llamó «torre vieja». En 1427, el Vicario General, Administrador Apostólico y Protonotario don Lancelot (acordaos del nombre del bar), hijo bastardo de Carlos III el Noble, fijó su residencia en un palacio suntuoso que habilitó en una casa del arcediano de la cámara. Hay sospechas de que los sótanos de aquella torre, hoy (años 80) ocupados por un bar, formaron parte de aquel palacio de don Lancelot. En el siglo XVI la torre se convirtió en cárcel episcopal y así con seguridad en los sótanos estaban las mazmorras. Como ya dijimos, fue en esta casa donde estuvo la Curia, por la que se dió el título a la calle.

Actualización 17:25
Como otras veces, José Ignacio Palacios ha hecho una importante aportación que enlazo y de la que destaco esta foto que muestra la continuación de la calle Curia:

Y quiero también agradecer y enlazar la aportación de José Castells Archanco que nos regala esta impresionante imagen del Salón de actos del Instituto:

No hay comentarios: