Páginas vistas en el último mes

lunes, 26 de junio de 2017

"La presidenta", mejor que "la presidente"

El presidente y la presidenta
En Navarra tenemos la suerte de que, ya desde 2011, tuvimos a una mujer como presidenta del Gobierno. A pesar de ello, algunos -como Luis del Val y un servidor- hemos creído que lo más correcto era decir "la presidente" y no "la presidenta". 
Pues -sintiéndolo mucho- lo que vamos a leer hoy nos demuestra -a mí, al menos- que estamos equivocados. "La presidenta" no sólo es correcto, sino preferible, si quien preside es una mujer.

Veamos, primero, la versión (errónea, al parecer) de Luis del Val en "Filólogos para la Democracia" de DN de ayer domingo:

"La presidente", no "la presidenta"
"Ya se nos ha colado por el uso lo de “presidenta”, que es una barbaridad filológica, porque los sustantivos terminados en “e” no tienen género, y por eso se dice "el o la gerente", y no decimos “las gerentas y los gerentes”, y en esa misma línea se habla del teniente o la teniente, y a nadie se le ocurre inventar lo de “tenienta”, que sería tan estrafalario como llamar residentas a las residentes femeninas.  En los congresos internacionales se denomina al representante de un país como el representante, si es macho, o la representante, si es hembra, pero hasta ahora ningún periodista nos ha hablado o escrito de que ha intervenido la “representanta” de España o de Alemania, o de Estados Unidos... tan cateto y tan banal, y erróneamente progresista, como adjetivar a una persona resistente, como “resistenta” si se tratara  de una  mujer."

Como veis, Luis de Val apuesta fuerte por que lo correcto es sólo "la presidente". Pero mirad lo que dice esta página (último párrafo), asesorada por la Real Academia Española:


"La presidenta", mejor que "la presidente"
"Para que una lengua tenga voces como presidenta, solo hacen falta dos cosas: que haya mujeres que presidan y que haya hablantes que quieran explícitamente expresar que las mujeres presiden. Si esas dos circunstancias se dan, ninguna supuesta terminación, por muy histórica que sea su huella, frenará el uso de la forma femenina (pregúntese el lector por qué no se han levantado voces contra el uso del femenino sirvienta). Pero es que, además, en el caso de este infijo concreto (-nt-), la historia de nuestra lengua y la de las lenguas que la precedieron pueden llegar a avalar el uso de voces como presidenta, pues al hilo de esta explicación parecen ser menos conservadoras que la variedad actual."

Y la misma Fundación, en esta otra página:
"La palabra presidenta está registrada en el Diccionario académico y es una forma válida y preferible a presidente para aludir a las mujeres que ocupan ese cargo.
Dado que la mayoría de las palabras que han añadido el sufijo -nte son comunes en cuanto al género (como el donante y la donante, del verbo donar), a menudo se plantea la duda de si sucede lo mismo en el caso de presidente y ha de ser siempre la presidente cuando alude a una mujer.
Sin embargo, la Gramática académica explica que la voz presidenta es un femenino válido en el que se ha cambiado la e final por a, al igual que ocurre con asistenta, dependienta, infanta o intendenta. Puesto que, además, presidenta ya tiene registro académico desde el Diccionario de 1803, se emplea desde mucho antes y es la forma mayoritaria según el Diccionario panhispánico de dudas, no parece que haya motivo para no usar o incluso para no preferir esta forma cuando el referente es una mujer.
Se recuerda además que los cargos se escriben con minúscula inicial (presidenta, no Presidenta)."


En resumen, "la presidente" es correcto, pero es preferible "la presidenta", si nos referimos a una mujer.
Lo siento, Luis de Val, pero cambio de chaqueta.

No hay comentarios: