Páginas vistas en el último mes

lunes, 12 de junio de 2017

¡Gracias por darnos la palabra!

Me siento desbordado. Enhorabuenas por la calle... He recibido en el correo decenas de mensajes de ánimo y de agradecimiento que no puedo contestar por falta de tiempo. Sirva esta entrada como respuesta agradecida a todos ellos.
El correo de Eduardo que me llegó ayer, y que hoy os presento íntegro, me lo han tenido que leer. Lo dicho, desbordado.
¡Eduardo, tú sí que nos has dado vitamina! ¡Un navrazo!

Correo de Eduardo
Gracias. No nos conocemos. No sé si algún día nos conoceremos; ojalá. No puedo escribir personalmente a todas las personas que estuvisteis detrás de la movilización del 3J; valga todo lo que te escribo para todos ellos, especialmente para Ricardo, Maribel y esos valientes de Berriozar (perdón, esos VALIENTES).
Seguro que caeré en mil tópicos y lugares comunes. No quiero huir de ellos. No pretendo ser original, sólo sincero. Mis padres me enseñaron que de bien nacido es ser agradecido y, permíteme el tuteo, quiero agradecerte lo que has hecho por mí, por mis hijos y por mi tierra. Espero que hayas recibido muchas cartas, muchos correos como este, así que seguro que todo esto te sonará reiterativo. En cualquier caso, gracias. Muchas gracias.

Gracias por darme voz, por decir lo que llevo mucho tiempo queriendo decir. Gracias por hacerme sentir orgulloso de ser navarro. Gracias por recordarme que Navarra está viva y resiste al pensamiento único. Gracias por moverme, por hacerme salir de casa para defender mi Casa, la Casa de nuestros padres. Gracias por haber hecho de la Avenida del Rey Carlos III mi hogar durante una tarde. Gracias por darme el privilegio de estar ahí, escribiendo otra página de nuestra Historia; la de verdad, la de la gente. Gracias por darme vitaminas; cuando flaquee, cuando necesite fuerza para defender Nuestra Casa, ahí estarán los recuerdos del 3J. Gracias por emocionarme, por fortalecerme y por ilusionarme. Lo recordaré siempre. Siempre. 
"Nosotros, navarros de hoy, nos hemos reunido el 3 de junio de 2017 para manifestar, en vascuence y en romance -ambas lenguas muy queridas, propias de Navarra y ninguna de las dos 'erdera' (extraña, advenediza)-, que exigimos mantener la Ley de Símbolos, garantía de la identidad de Navarra, representada en nuestra bandera, de paño rojo, y el escudo con las cadenas y la corona del Reino, que llevaron con orgullo nuestros antepasados, como confirmaron en 1910 Campión, Altadill y Olóriz y viene recogido en el Amejoramiento del Fuero."
Gracias por ayudarme a educar a mis hijos. Mis hijos son unos niños, todavía no entienden lo que pasa. Todavía no saben que su libertad y su identidad como pueblo están amenazadas. Gracias por darme herramientas para poder explicarles cuando crezcan lo que es el valor cívico, lo que significa ser un ciudadano libre, lo que significa luchar por lo de todos. Cuando me hagan determinadas preguntas, sólo tendré que mostrarles los vídeos del 3J. Cuando me pregunten lo que significa ser navarro les contaré muchas cosas, entre otras lo que pasó el 4 de junio de 1893 y, especialmente porque lo viví, lo que pasó el 3 de junio de 2017. 

Gracias por ondear con orgullo nuestra bandera. Gracias por defender Navarra frente a lobos y lobas, frente al hacha y la serpiente. Todos los que organizasteis el 3J sois dignos sucesores de aquellos navarros que se unieron “en la defensa de sus libertades, libertades aún más dignas de amor que la propia vida”. No soy nadie para hablar en nombre del pueblo navarro, pero soy pueblo navarro. En lo que a mí corresponde, gracias. Estamos listos para tomar el testigo y defender lo nuestro.
Ah, y muchas gracias por regalarme esta bonita expresión:
Un navrazo,
Eduardo

1 comentario:

Luis Apesteguia dijo...

No vivo en Navarra, pero soy y me siento navarro de Puente la Reina, todo lo que afecta a mi tierra me preocupa, ya sea para bien o para mal, en esta ocasión para mal, no entiendo como no se levanta toda Navarra contra estos políticos de pensamiento único y excluyente, como se puede permitir que pretendan imponer una bandera que no es la nuestra, una bandera que tiene, al menos, un siglo de historia.
Agradezco a todos los que se manifestaron el 3J en defensa de la identidad Navarra.