Páginas vistas en el último mes

lunes, 30 de mayo de 2016

"Santander, la marinera", de Chema Puente


Vino Antonio desde Cantabría para el Día de las Comunidades que tuvo lugar en Pamplona este sábado, 28 de Mayo. 
La verdad es que no le costó mucho arrancarse a cantar cuando le pedimos alguna canción de su tierra.
Sentía auténtica devoción por Chema Puente, así que se lanzó con "Santander, la marinera", una impresionante habanera que Chema creó hace 17 años, allá por el 99.
Hoy en día José María Puente Rumayor es el rabelista-cantador más popular de Cantabria y no son pocos los que dicen que su "Santander, la marinera" no tardará mucho en ser himno oficial de la ciudad de Santander. Oficioso ya lo es: basta ver el sentimiento con que la cantan jóvenes y, sobre todo, mayores en este vídeo que intenta recoger diversos ambientes en los que suele entonarse.


La letra
He puesto algunos enlaces para comprenderla en toda su extensión e intensidad. Os pido, especialmente, que pinchéis en "Sotileza". Así entenderéis por qué dice "la que crió a Sotileza". Os aconsejo también que leáis el comentario de Sarastro.
"Hablar cantarina": creo que aquí hay un error, ya que 'hablar' es masculino y 'cantarina' femenino. De todos modos, tiene fácil arreglo: "habla cantarina"


Santander, la marinera
(Chema Puente)

Paseando por tus calles
me encontré un son de habanera
quizás la perdió un soldado
que de Cuba regresó.
Se me enredó en la memoria
me hizo un tiempo compañía
y una racha de Nordeste…
y una racha de Nordeste…
a tus calles devolvió.
(Estribillo)
Santander, la marinera,
es la que más quiero yo
la que tiene azul el alma
y al viento su corazón.
La que crió a Sotileza
la del hablar cantarina,
en el tendal ropa blanca
y un jilguero en el balcón.
Me tienes aquí atrapado
en una red invisible
trincada al Barrio Pesquero
siempre regreso a tu brisa
a la Luna en la bahía
y por lejos que me encuentre…
y por lejos que me encuentre…
…tu faro siento brillar.
(Estribillo)
Hay dinamita en tu entraña
y trajinar de los muelles
viento sur enloquecido
y una blusa azul de mar
en Puertochico te espero
frente de Peña Cabarga
ponte el pañuelo encarnado
ponte el pañuelo encarnado
y vamos a pasear…
(Estribillo)






2 comentarios:

Sarastro dijo...

¡Bien, Patxi, bien! ¿Ves? Esta vez hablas de algo de lo que no sabes tú más que yo. Diré, como curiosidad, que mi padre, ya fallecido, formaba parte de esa agrupación, la Puertochico, que acompaña a Chema Puente en el vídeo.

Lo de "Santander, la marinera" es un fenómeno digno de estudio promenorizado. Es una canción que tiene menos de veinte años (o por ahí) y desde el primer momento arraigó en la cultura popular como no había ocurrido jamás.
En Santander también se canta en los bares, no tanto como en Pamplona pero también hay hábito de cantar con la familia, los amigos. Hay algunas canciones, pocas, que nos sabemos todos los cántabros: "La fuente de Cacho", "Al subir la escaleruca", "A la orilluca del Ebro", "La virulencia del ferrocarril"... pero en un tiempo récord, esta canción que habla de nuestra ciudad, de nuestra historia, de Sotileza, de la explosión del "Cabo Machichaco" en 1893, del incendio de 1941, de nuestros paisajes, del viento Sur (con mayúscula), se ha convertido en imprescindible.
Diré, como curiosidad, que mi familia, cuando se reúne para hacer lo mejor que pueden hacer las familias: comer como gorrinos, beber como cosacos y cantar, "Santander, la marinera" es, a día de hoy, quizá, la más importante del repertorio.

Marian Man Ran dijo...

Allá en el 99, dices que salio esta canción. Justo el año que mi padre falleció y que seguro le hubiera encantado escucharla y aprenderla, ya que era Cántabro y amaba mucho a su tierra.
Yo no conozco mucho Cántabria, por desgracia, pues pocas veces he ido, pero si que lo que cuenta Sarastro, como curiosidad, lo recuerdo tal cual, en mi familia, pues eran muchos hermanos los de mi padre y cuando se reunían, no se si cantar cantarían mucho, pero contar historias de Cantabria y de su juventud, al rededor de un buen lechazo asado en horno de barro, y de postre, una buena quesada hecha con leche recién salida de la vaca, era lo mas normal.
Y típico a la vuelta, cargar el coche de sobaos Pasiegos, recién hechos por mis parientes, para que nosotros los pudiéramos degustar, aquí en Pamplona.
En estos momentos recuerdo ese olor a mantequilla y leche tan ricos que nos gustaba tanto de niños y mayores, lo que pasa que es muy difícil encontrar unos como aquellos por aquí.
La petición que hacíamos siempre a alguien que iba a ir unos días a Cántabria, era " Tráeme sobaos y quesadas" ja ja ja Sobre todo Glori,( Mi hermana, ya la conoces) que encima los abría por la mitad y les ponía mas mantequilla.
Bueno, que me lío a recordar y no es plan.
Darte las gracias, Patxi, por esta entradica, me ha gustado mucho pues me ha traído muy buenos recuerdos.
Se la he pasado a mi amigo Antonio, y te da las gracias también, pues le ha gustado mucho. Lo que dice es, que el ha destrozado la canción... :)