Páginas vistas en el último mes

jueves, 4 de febrero de 2016

La Escalera y los okupas

Santos, Silvia, Enrique, Ana, Fermín y María. Foto Jesús Caso
En la Misa de la Escalera ocurren cosas tan bonitas que a veces uno cree vivir en una Pamplona idílica. Pero Asirón y su equipo ya se encargan de chapotear en las cloacas de la Ciudad. Y Maite Esporrín de denunciarlo.

El segundo peldaño de la Escalera tuvo dos momentos de gran emotividad:

1. Pañuelico a Silvia Ollo
Santos Villanueva sorprendió a todo el mundo -y sobre todo a la interesada- haciendo acercarse al altar a una persona que las ha pasado muy mal desde que se le diagnosticó cáncer de mama. Se trata de Silvia Ollo, mujer que se dedica a la fotografía desde hace décadas y muy forofa de la Escalera.
Previamente habían subido los representantes del Ayuntamiento: Ana Elizalde, María García BarberenaFermín Alonso y Enrique Maya, que fue el que impuso el pañuelico a Silvia, quien lo recibió en nombre de todas las personas aquejadas de ese problema.




2. Ofrenda a San Fermín
La Rondalla El Salvador, dirigida por Félix Lus (de Jaurrieta, sí, que Santos no puede evitar mentárselo a su paisano), terminó su actuación con la emocionante jota de Joaquín Madurga Ofrenda a San Fermín.
Y aquí la sorpresa me la llevé yo. Cuántas veces he envidiado la seguridad de Alfonso Royo, el jotero de voz y estilo sin igual, que nos ha hecho llorar en la Plaza del Consejo durante 37 años, desde el año 77 hasta el 2014. El tenerlo ahí delante, perfectamente acompañado de su sustituto, Javier Aguerri, ha supuesto para mí, además de un honor, un momento de intensa emoción, todo un momentico.

... dos momentos de emotividad que contrastan con la indignación que produce este tercer asunto:

3. Los enchufados del equipo de gobierno
Me diréis qué tiene que ver con la bondad y belleza de lo anterior el tema de los okupas-usuarios. Pues sí, tiene mucho que ver.
Primero sirve para darnos cuenta, por contraste, de que mientras en la Misa de la Escalera se promocionan valores como la solidaridad, la tremenda injusticia que supone el regalo que hace el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento a quienes utilizan métodos ilegales.
En segundo lugar, para ver que, mientras unos corporativos se solidarizan con las mujeres que lo están pasando mal,  Asirón y su equipo de gobierno van a seguir haciendo "de-sastres" para dar "ropaje jurídico" a una cesión impresentable.
Y en tercer lugar, porque lo de la cesión del Chalet de Caparroso es algo que tiene que ver mucho con la religión, ya que "clama al cielo".
Por eso es de agradecer -según leo en DN- la contundencia de la postura de Maite Esporrín sobre este tema:
"La portavoz del PSN, Maite Esporrín, criticó la cesión “sectaria” por parte del Ayuntamiento del chalé de Caparroso
  • a los jóvenes que siguen el ideario de Bildu
  • a los mismos que, según detalló Esporrín, organizaron comidas y pincho-pote a favor de los presos de ETA en el edificio ocupado de la calle Compañía
  • a los jóvenes que ocupan ilegalmente el edificio de la calle Compañía, propiedad del Gobierno de Navarra, y que estaba destinado a vivienda social,
  • a los que hacen obras de una manera totalmente ilegal, sin que se les pida licencia algunaque utilizan los locales para dar la bienvenidas a presos de SEGI
  • que organizan pincho-pote en apoyo a los presos de ETA, también sin licencia alguna
  • y que igualmente organizan una comida por los presos de ETA,
¡Se les premia cediéndoles el chalé de Caparroso! 'No podemos estar en mayor desacuerdo. Es una cesión sectaria (...) Nosotros no podemos permanecer callados ante semejante injusticia para ceder unos locales municipales y jamás estaremos de acuerdo con esta manera de gestionar por parte de Asirón y su equipo de Gobierno', dijo Esporrín".

¡Gracias, Maite!

No hay comentarios: