Páginas vistas en total

viernes, 4 de octubre de 2019

Doble 12 y la sentencia sobre el euskera

El 6,7% del conjunto de los navarros utiliza el euskera de modo cotidiano. Respecto a Pamplona, el estudio cifra el uso en un 2,9%. Así se desprende del último estudio publicado por Klusterra Soziolingüístika 'VII medición del uso de las lenguas en la calle'. 

La realidad es terca: 1993: 7,5; 2016: 6,7
El 2 de Junio de 2018, Doble 12, Vecinos de Paz, Desolvidar y decenas de miles de ciudadanos salimos a la calle para defender ideas tan básicas como éstas que tan bien expresó Matías Múgica
  1. Es un error el gasto en euskaldunización donde no se habla ni chufa de euskera 
  2. Si alguien pensaba hace unos años que en Pamplona se iba a hablar euskera hasta por las esquinas, eso era puro delirio. 
  3. Yo repito que me parece un error brutal haber pasado el foco de las políticas lingüísticas de las comunidades tradicionales de hablantes a la reimplantación en Tafalla o la implantación en Tudela, porque en la Ribera de Navarra no se ha hablado jamás. 
  4. Yo creo que se puede decir que la zonificación responde perfectamente a la realidad. Ahora, cuando el objeto de la política no es respetar la realidad, sino crear a martillazos una realidad nueva, para eso no sirve la zonificación. 
  5. Yo soy de CC OO y cuando veo que mi sindicato no se ha plantado ante lo que parece un atropello a la igualdad de los derechos de los trabajadores, me indigno. Me indigna que los recursos que tenía que estar poniendo CC OO los estén presentando UGT, AFAPNA y el Sindicato Médico. 
Ahora el Tribunal Superior de Justicia de Navarra nos ha dado la razón.

Ésta es la reflexión que hace Doble 12 sobre dicha sentencia:

Sobre la sentencia 216/2019 del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN)

 Oct 2019 Doble Doce
Desde la Asociación Cultural Doble12 deseamos hacernos eco, con la presente nota, de la sentencia 216/2019 del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), en la que anula el Decreto Foral 103/2017, “por el que se regula el uso del Euskera en las administraciones públicas de Navarra, sus organismos públicos y entidades de derecho público dependientes”, en lo concerniente a los artículos 20.1, 20.2, 21.2, 21.3, 21.4, 31, 35, 39, así como una parte de su disposición transitoria 4ª.

La anulación referida supondrá para la ciudadanía navarra, en primer lugar, un ahorro en el gasto público —y, por tanto, una mejor utilización de los recursos que la sociedad pone a disposición de la administración a través de los impuestos— y, lo que es sin duda de mucha mayor trascendencia, impedirá que se erosione más la igualdad de oportunidades para todas las personas de nuestra Comunidad Foral. No en vano, en la sentencia del TSJN se menciona explícitamente la “discriminación” que supone una parte del contenido de los artículos anulados, y que “no se corresponde con los principios de racionalidad y proporcionalidad en la valoración del idioma”, en los supuestos a los que esos artículos hacen referencia.
Matías Múgica, Premio Euskadi de Literatura 2017

Nuestra asociación, junto con otras personas, convocó a la ciudadanía para manifestarse en Pamplona el 2 de junio de 2018, por un futuro en igualdad, por un futuro en libertad, y para rechazar las imposiciones lingüísticas. A raíz de la citada sentencia del TSJN, queremos felicitar a quienes respondieron a nuestra convocatoria y participaron en la que fue una manifestación alegre y festiva, plural y representativa de un amplísimo espectro social de Navarra. Nos alegra, asimismo, que el recurso contra el Decreto Foral 103/2017 haya sido interpuesto por UGT y SPA, dos de los cinco sindicatos que, junto con muchas otras personas, partidos políticos y asociaciones, apoyaron la convocatoria de junio de 2018.


Como ya comunicamos entonces, reiteramos nuestro convencimiento de que en Navarra, una sociedad muy mayoritariamente castellanohablante, abierta y democrática, el euskera no debe convertirse en un permiso de trabajo o en un requisito para el acceso a ayudas públicas, que era el objetivo hacia el que se movía el anterior Gobierno de Navarra con el Decreto Foral 103/2017 y que suponía dar carta de naturaleza, de manera intolerable, a una diferenciación entre ciudadanos de primera y de segunda categoría.
Aprovechamos esta nota para recordar a todas las personas de Navarra la necesidad de seguir manifestándonos, pública y privadamente, a favor de la igualdad de oportunidades según derecho, y contra todo lo que suponga imposición y sectarismo.

Deseamos, asimismo, denunciar el daño que el nacionalismo vasco hace al euskera, politizándolo y utilizándolo así de forma partidista y sectaria, y haciéndolo antipático para una amplia mayoría de nuestra ciudadanía. El verbo “amar” no admite el imperativo: nadie ama una lengua que le viene impuesta, por decreto gubernamental o por presión social; la reacción a la imposición es, antes bien, de rechazo. Creemos en la lengua como vehículo de comunicación y entendimiento, no como herramienta de división.

No hay comentarios: