Páginas vistas en total

lunes, 7 de enero de 2019

'Tontolaba', probable origen navarro

Hay quien es tan tontolaba que se traga el haba para no pagar
Ayer comimos el rosco de Reyes y nos reímos cuando alguien mordió el haba en él oculta. Muchos habréis asociado ese momento con la expresión 'tonto del haba', 'tontolaba'...  y os habréis preguntado dónde habrá surgido tan gráfico insulto. Tras profundas investigaciones, he llegado a la conclusión de que Navarra tiene todas las papeletas para resultar vencedora.
Veamos cuatro razones de peso:
1. Vocabulario navarro (J.M. Iribarren)
A pesar de que se usa como insulto en toda España, no la he encontrado en el DRAE (diccionario de la Real Academia española). Sin embargo, sí que aparece en el 'Vocabulario navarro' de nuestro José María Iribarren:

TONTOLABA. (José María Iribarren 'Vocabulario navarro')
Insulto muy común [Pamplona, Ribera, Tierra Estella]
Dícese de la persona muy tonta, muy imbécil: «Eres un tontolaba». 
Alfonso Reta comenta que esta voz proviene, según comunicación por escrito que recibió del Dr. Lapesa, de «tonto (del) haba», con posible influencia del «rey de la faba», con que se designaba en la edad media al hombre que por sorteo (de ahí «la faba», el haba empleada para sortear) tenía que hacer burlescamente de rey en una diversión.
También en el Fichero General (escribe tontolaba) de la RAE, de las 5 fichas que aparecen, las 4 más antiguas son navarras.
En atención a la igualdad, añadiremos que el femenino singular debería ser 'tontalaba' y el plural, 'tontalabas' (¿no?).

2. El Rey de la Faba (G.E.N)
Niño elegido “rey” por el sistema de reparto de una tarta, dentro de la cual ha sido escondida una “faba” o haba, entre varios escolares. Fiesta cortesana del día de la Epifanía (6 de Enero) en que era elegido el “Chico rey”.
Y así lo recoge Yanguas y Miranda (antes de lo que dice la Gran Enciclopedia navarra):
“Rey de la Faba. Fiesta que se hacía el día de la Epifanía, en el cual desempeñaba el principal papel un muchacho vestido de rey. Los reyes de Navarra nombraban al REY DE LA FABA y pagaban el gasto. En 1283 se dieron al taillandero del rey o sastre por echuras del traje del “Chico rey de la Faba”, por una cinta de hilo de oro, la del manto del rey, por la ferradura de toda la ropa, 162 sueldos. También se daba al rey de la Faba, seis cargas de trigo”.
Las primeras(?) noticias documentales sobre su celebración datan del reinado de Carlos II (1349-1387). Los reyes vestían al niño elegido con camisa, calzas, cota, sobrecota, ceñidor, bolsa, manto, birrete y zapatos, corrían con los gastos de la fiesta y, a veces, dotaban al pequeño rey con dinero para que cursara estudios. Misión del “chico rey” era regocijar y divertir a la Corte. El festejo se popularizó posteriormente. Fue conocido en Fitero durante el siglo XVI con el nombre de “el emperador”; el niño coronado, máxima autoridad del pueblo durante la jornada, presidía los regocijos populares y dictaba órdenes a sus vasallos. Continuaba celebrándose en Pamplona durante el siglo XVIII con festejos bulliciosos, prohibidos por el Real Consejo en 1765. La práctica guarda relación con la del “niño obispo San Nicolás” (6 de diciembre), la de “echar el reináu” (5 de enero) y de las corporaciones municipales infantiles del día de Santa Águeda (Arróniz).
Ignacio Baleztena (sentado), promotor de la fiesta
del Rey de la Faba, en los locales del Muthiko
La coronación del “Rey de la Faba” fue restaurada por Ignacio Baleztena (pincha, información de primera mano) y la peña “Muthiko Alaiak” de Pamplona, tras unos primeros ensayos en la capital por los años 1920. Organizada por esta entidad, se celebra cada año en una población navarra. Previamente son seleccionados por los compañeros de colegio unos niños, entre los cuales es repartida la tarta, quedando elegido aquel a quien corresponde el trozo con la “faba”. El agraciado es coronado y proclamado rey la víspera de reyes, ante los personajes que representan a las Cortes.
Así decía una jota, cuando se celebró en Olite:
En el castillo de Olite / que fue corte de Navarra,
gritamos ¡vivan los Fueros! / Y ¡Viva el Rey de la Faba!
Ayer, hace 50 años, el 6 de enero de 1959, lo cuenta DN:
La fiesta, organizada por Muthiko Alaiak, comenzó a las 5.30 de la tarde en el patio del palacio de Diputación, donde se ordenó el desfile-cabalgata hasta la iglesia de Santo Domingo. Numerosos pamploneses presenciaron el paso de la comitiva por las calles y asistieron a la ceremonia de Santo Domingo donde comprobaron cómo era el ritual de la coronación de los monarcas navarros y aplaudieron con calor al ser alzado el Rey sobre el pavés.

3. Uno de Lumbier se compró un camión
La primera vez que he encontrado, como insulto, la expresión tontolaba es en la muy popular canción que surgió a raíz de un accidente en Loiti en 1928.
Algunos empiezan: "Uno de Sigües...". 
Otros, por "Uno de Mallén..."
Incluso hay quien se va hasta Teruel y empieza así: "Uno de Sarrión...".
Sin embargo, la hemeroteca parece dar la razón a los de Lumbier:

Diario de Navarra, martes, 6 Noviembre de 1928
Entre dos y media y tres de la tarde de ayer ocurrió un grave accidente en el puerto de Loiti, de la carretera de Pamplona a Lumbier.
Según nuestras noticias, habían salido de la capital dos camiones cargados de madera, y el segundo dió la vuelta al bajar la cuesta de dicho puerto, resultando heridos, a consecuencia del accidente, el chofer y los peones que iban con él.
Los heridos fueron trasladados a Lumbier donde se les prestó asistencia facultativa por el médico de aquella villa, don José Gómez Itoiz que apreció al conductor del camión José María Ibarrola heridas en la cabeza de pronóstico grave.
El peón Justo de Gracia tiene probable fractura de una pierna; y los demás peones no sufrieron más que ligeras contusiones que al parecer carecen de importancia.
Los dos heridos antes dichos fueron traídos después a Pamplona, ingresando en el Hospital en las primeras horas de la noche.
Bueno, pues al parecer, a partir de este evento que, como veis, no tuvo consecuencias fatales, la gente reinterpretó con cachondeo la noticia y, aprovechando la música de "Zumba que zumbó" (hacia 1920)  la dejó así:


Uno de Lumbier se compró un camion,
a medias con otro, p’acarriar madera;
todo les fue bien, hasta que de pronto,
en el alto Loiti, se jodió la biela;
la culpa la tuvo el que lo guiaba,
que le dijo al otro: "tú eres tontolaba";
y el otro le dijo con educación:
"si soy tontolaba, tú eres un cabrón".


El gran Alberto Gurrea se ha prestado a cantarla. Pero, es que se ha pasado: en vez de cantarla de cachondeo, ha hecho una interpretación soberbia que me ha dejado boquiabierto. Yo creo que, a partir de ahora, no va a haber actuación de la se se vaya sin cantar Uno de lumbieeeerrrr...

4. Tudela: La cena del 'Tontolaba'
Sin ningún complejo, El hortelano de Tudela ha recuperado en 2014 una tradición de José Mª Zuazu quien, en los años 80 instituyó una cena anual para nombrar 'Tontolaba del año' al socio que tropezara con el haba en el rosco. Nos lo cuenta Diario de Navarra:
Asistentes a la cena con Javier y Arancha Zuazu, hijos de José María
Zuazu, de pie a la izquierda en primera fila. NURIA G. LANDA
DN. TUDELA 22/07/2014
La Federación de Sociedades Gastronómicas El Hortelano de Tudela recuperó el viernes la conocida como cena del ‘Tontolaba’, que se celebró durante unos 10 años hasta 1994. A la misma asistieron unas 60 personas, que degustaron pochas, ternera guisada y rosco.
Precisamente este rosco es el origen de esta cena. Al que le tocaba el regalo le ‘coronaban’ como rey, mientras que al del haba tenía que pagar el roscón y le llamaban el ‘tonto del haba’, que luego derivó en la palabra ‘tontolaba’.
A raíz de esto, un grupo de amigos empezó a celebrar esta cena una vez al año y uno de sus promotores fue José Mª Zuazu, ya fallecido. Durante la cena se le rindió un homenaje al que asistieron sus hijos Javier y Arancha, a los que entregaron un cuadro con el dibujo de un hortelano.
Además, a los postres de la cena se sirvió el rosco como postre y el haba le tocó a Carlos Carcavilla Vázquez, por lo que fue nombrado ‘tontolaba del año’. Recibió de la federación un cuadro de Santa Ana La Vieja. Además, todos los participantes recibieron una camiseta.

Como veis, cuatro argumentos potentes que dan a la gente de Navarra el honor de haber creado la gráfica expresión 'tontolaba'. Si alguna otra comunidad puede presentar mejores razones.., en 'comentarios', por favor.

Actualización 19:00
Desde Aragón, me envía Javier Barreiro esta simpática misiva:
  He leído, como siempre, con gran interés tu entrada sobre “tontolaba”. Te quería comentar que, como sabrás, aquí es palabra usadísima y se usa como insulto jocoso, más que otra cosa, aunque, según el tono, pueda ser ofensivo. Mi padre y sus hermanos, oriundos de La Almunia de doña Godina, la usaban constantemente pero también “el haba” o “la haba” para referirse, como diría un cursi, al órgano sexual masculino. “Tócame el haba” “Eso lo haces tú con l’haba” “Alza, buey, que me pisas l’haba” “No me sale del haba” y muchas expresiones coloquiales de esa guisa incluían la palabra, así que todos identificamos “tontolaba” con expresiones similares como “tonto del culo” o “tonto de los cojones”, que me dijo a mí una chica en moto, cuando en un semáforo, bajé la ventanilla y le recité de corrido la “Casida del amor imposible” de Lorca. Esperó que terminara y me soltó la flor, lo que me pareció acertadísimo. En fin, que me extrañaba que en el artículo no mencionases la significación sexual de la “faba” y me gustaría conocer tu opinión al respecto. Saludos cordiales. Javier Barreiro

Y para que quede mencionada siquiera esta acepción referida a la punta del haba, va este vídeo que grabé hace unos sanfermines a Voces Graves de José Mª Huarte:

1 comentario:

Unknown dijo...

Muy intresante informarnos sobre las costumbres de nuestra tierraj