Páginas vistas en total

martes, 26 de junio de 2018

Himno de Acción Católica (Maestro Rodrigo y Pemán)


Tudela, 1962
En Septiembre de 1961, todavía con 11 años (cumplía los 12 en diciembre) fui al Seminario de Tudela, a hacer el primer curso de Gramática (61-62).
Los domingos nos levantábamos un poco más tarde (a las 8, en vez de a las 7, creo) y nos despertaban con música.
Hacia la mitad del curso, ya en 1962, se oyó alguna vez la canción que hoy os presento. Os aseguro que la pusieron muy pocas veces, tres o cuatro. Enseguida dejaron de ponerla y no sabía por qué. A mí me pareció anticuada, de otra época y quería pillar toda la letra, que no era la habitual de las oraciones y canciones religiosas que conocía.
De la letra sólo recordaba "Hombres y mujeres de la ... España" y "Haz que (?) la sangre de Cristo". Pero la música -lo he comprobado- la recordaba completa (salvo algún desafine). a pesar de que ya no volví a escucharla jamás, ni en la calle ni en internet, donde no aparece digitalizada, sino en disco de 45 revoluciones.
Con lo poco que recordaba de la letra, alguna otra vez intenté buscarla, pero nada. Por la música, parecía una marcha. Pensé que podría ser de los católicos seglares... Quizás de la HOAC, JOC, de Acción Católica.
Por fin, hace unos días, encontré la carátula. el estuche del disco con la letra completa.
Allí se decía, atención, que la letra era de Pemán. Y la música, agarraos, del Maestro Joaquín Rodrigo, conocido mundialmente por su "Conciertode Aranjuez" y "Fantasía para un burgués gentilhombre". 
Quienes me conocéis, sabéis de sobra que me emocioné cuando vi que allí estaban los dos trocitos de la letra que yo recordaba.

Un himno fuera ya de época
Siendo de Pemán la letra, ya podéis suponer que es una expresión genuina de los últimos coletazos del nacionalcatolicismo. Quizás por eso dejaron de ponerla enseguida en el Seminario de Tudela, porque en estos lugares y en la sociedad ya empezaban (yo, con doce años, no era todavía consciente) los nuevos aires del Papa Juan XXIII, con la convocatoria del Vaticano II, lo que supuso el tiro de gracia para el nacionalcatolicismo ("doctrina y práctica de la iglesia católica española durante el franquismo, caracterizada por su estrecha relación con el Estado y por su control de la educación, la cultura y otras parcelas de la vida social").
Año 62, en la cumbre del Moncayo, los curas con
sotana. J. Garde, en el centro, al pie de la Virgen
[Actualización 28.06.18 Hablando con Javier Garde, prefecto en el Seminario de Tudela en el curso 61-62, me garantiza que en Tudela se vivía con intensidad la Acción Católica y que no había ninguna mano negra que hiciera "desaparecer" el himno, que habría sido una simple coincidencia; que esos aires de renovación tardaron 5 ó 6 años y que él vino a Pamplona aún con sotana. Gracias, Javier por este testimonio].
A partir del Concilio Vaticano II, la Iglesia católica se fue alejando progresivamente del franquismo y, en consecuencia, este himno, recién creado, quedó varado en el tiempo. Yo, personalmente, no volví a escucharlo nunca más... hasta hoy.
En la Biblioteca Nacional habrá dormido estos 57 años hasta que este blog, Desolvidar, solicitó una reproducción digital, que ya ha llegado, y por primera vez sube a internet para que todo el mundo que lo desee pueda escucharla y conocerla.

En 1961 (según los tres registros de la BNE) se estrena el «Himno nacional de la Acción Católica Española», con texto de D. José M. Pemán y música del maestro Joaquín Rodrigo". Lo interpretan Cantores de Madrid; Plácido Perera, órgano ; Julián Perera, director.

Estrofa 1
«Nuevos misioneros de la gran milicia
que la Iglesia llama con voces de paz;
testigos de Cristo que, sobre la tierra,
cantáis esperanzas de amor y verdad:
¡sed un grano de la espiga
nacida junto al altar!

Estrofa 2
Hombres y mujeres de la Madre España,
juventud que alumbras el amanecer:
pesad sobre el mundo con paso resuelto,
cansad a los vientos con himnos de fe.
¡Dadle a la sangre de Cristo
más almas para vencer!
Estrofa 3
Luz de los estudios, voz de los talleres,
hombres que en el campo ponéis la ilusión,
renuevo del árbol que la primavera
adorna con haces de luz y de sol.
¡Frente a la vida del mundo,
vivid una vida en Dios!»

Estrofa 4 (en los días de la Virgen)
Madre de los cielos, corazón de España,
que la luz más alta reflejas del sol,
alumbra los campos de nuestro trabajo
y sé la promesa segura de Dios.
¡Guarda, Señora, a tus hijos,
bajo tu manto de amor!
Estribillo
Cuando el mundo se nubla y se empaña,
la luz de los cielos de angustia y temor,
la voz del amor pide de sus hijos
la mayor hazaña:
¡Por el reino de Dios en España!
¡Por la gloria de un mundo mejor!

1 comentario:

Fernando dijo...

Piense lo que piense y diga lo que diga cada uno, no puedo sino añorar aquellos tiempos -a pesar de haber recibido algunos golpes de la Guardia Civil en dos oportunidades. Aún así, creo que entonces había más entereza en todo y menos fachas.