Páginas vistas en el último mes

miércoles, 26 de abril de 2017

Padre, ¿fue gol?

He borrado a un par de seminaristas que distorsionan la pirueta del portero
"Seminaristas jugando a fútbol" es -lo dice su autor- la foto más importante de Ramón Masats.
Hay varios elementos que contribuyen a su éxito:
En primer lugar, la sorpresa de ver jugar a fútbol, con verdadera pasión, a unos seminaristas mayores con sotana. Esa estirada -nunca mejor utilizada la expresión-, a tanta altura del suelo, muestra a las claras que el portero se emplea al cien por cien. El vuelo de la sotana, el pelo y, sobre todo, la mano crispada con los dedos extendidos delatan el empeño por evitar el gol.
Los dos protagonistas
Luego están las inevitables preguntas: ¿al final, fue gol? ¡cómo habrá puesto de polvo la sotana! ¿Qué fue de los dos protagonistas, cantaron misa, colgaron los hábitos?
Podéis apostar, porque de esta foto se sabe casi todo

1959: Seminario Mayor Madrid
"La foto forma parte de un reportaje sobre un seminario de Madrid que hice por encargo de la revista Gaceta ilustrada, y allí en el seminario estaban los curas (teólogos, aún) jugando al fútbol y salió esa foto , una foto que odio: estoy tan harto de ella…"
Es, sin duda, la foto más conocida, por la que siempre le preguntan a Ramón Masats, a quien en Pamplona recordamos bien porque estuvo fotografiando los Sanfermines entre 1957 y 60.

Lino Hernando (portero y sacerdote) y Mariano Enamorado (delantero y empresario) siguen en buena forma
2005: La vuelta al seminario
"Por cierto, que hace pocos años me pasó una anécdota divertida. Me llama un cura (el portero) y me dice: «que yo soy el que para el balón en la foto esa que tienes». Fijaos, después de tantos años (46), el tío me localizó. Y entonces se montó un tinglado tremendo, porque yo soy muy amigo de Chema Conesa, el subdirector de fotografía del suplemento dominical de El Mundo, y él (el cura-portero) para localizarme había llamado al periódico y había conseguido hablar con Chema. Pero no quedó ahí la cosa, porque el cura también localizó al que chutaba el balón en la foto, y ése se había quitado de cura… En resumidas cuentas, nos fuimos todos al seminario, que sigue en el mismo sitio donde estaba y está exactamente igual –la única diferencia es que los chavales ya no llevan sotana y que casi todos son negros o sudamericanos– y Chema tomó unas fotos e hizo un reportaje que se publicó en El Mundo."                                                                                                                                                     









Los protagonistas
A Mariano Enamorado (sic), el autor del disparo, lo localizamos en Boadilla del Monte. ¿Qué había sido de él? Aunque ejerció 10 años de sacerdote, Enamorado perdió la vocación por el camino: se licenció en Psicología, trabajó junto al psiquiatra López-Ibor, fue profesor en el instituto Ramiro de Maeztu, se casó con una puericultora, tuvo tres hijos y en la actualidad es un empresario de prestigio. “¡Que se prepare Linín!”, retó con entusiasmo al cura tras aceptar la invitación. 
Linín es el cancerbero, Lino Hernando, quien dos años después de la foto cantó misa y ha ejercido de sacerdote durante 44 años (hasta la entrevista).

Padre, ¿fue gol?
¡Uyyyy, casi se me olvida la pregunta fundamental!
–Padre, ¿fue gol? 
–Sí, la sombra de la foto delata que el balón ya había pasado. 
–Pero seguro que ese trallazo no lo paraba ni Dios... 
–(Risas) Ande, ande, no diga tonterías. 

Sigo pensando que sin sotana habría parado la pelota.
Y que Masats tenía que haber guardado esa foto en un cajón y sacarla, ahora, al final de su carrera.
Pero eso sí que es difícil.

No hay comentarios: