Páginas vistas en el último mes

lunes, 31 de octubre de 2016

A la atención de Uxue Barcos: placa ofensiva (3)


Señora Presidente del Gobierno de Navarra:
Estoy convencido de que Vd. sabe que la lengua española y la vasca son lenguas propias de Navarra, y que los navarros todos estamos muy orgullosos de ambas.
Como puede verse en la foto de arriba, desde el año 1985 -en que "el pueblo de Ansoáin" colocó la placa en la calle Arturo Campión, 10-, se está insultando gravísimamente a todo aquel que, siendo navarro, utilice otro idioma que no sea el vascuence. Curiosamente -además de al 99´99% de los navarros- el insulto incluye también al admirado Arturo Campión -que da nombre a un euskaltegi de esta ciudad-, cuyo escrito, aunque con algunas faltas, está hecho en la lengua "de la servidumbre".
Creo que esa placa no ayuda en absoluto a la pretensión de su Gobierno de "sensibilizar y crear una imagen positiva hacia el euskera".
Hace una semana el Gobierno actual en Navarra -que usted preside- ha dado a conocer un Plan Estratégico, tendente a impulsar el euskera, que va a marcar su política lingüística el resto de legislatura, con el objetivo de fomentar su aprendizaje y uso en todos los ámbitos.
En ese plan se decía que éstas eran algunas de las medidas que marcarán la política lingüística del Gobierno, a falta de que se complete con aportaciones ciudadanas:
Futuro en euskera: El Gobierno pretende que el futuro de Navarra sea en euskera (tanto en Tudela como en Lesaka). Para ello -además de invertir todo el dinero que haga falta- va a potenciar: 
1. Imagen y prestigio del euskera. Se realizarán actividades para sensibilizar a la sociedad, se promoverán eventos que contribuyan a su percepción positiva.
2. Población que siente esa lengua “ajena a su realidad”. Se les acercará “de manera natural” el euskera con campañas de sensibilización....

Así pues, haciendo uso de ese "a falta de que se complete con aportaciones ciudadanas", ruego a su Gobierno en Navarra que -para hacer un poco más creíble su campaña de sensibilización y contribuir a una percepción positiva hacia el euskera- retire esa placa ofensiva de las calles de Ansoáin.
Esa es mi contribución ciudadana para completar su política lingüística.
Es gracia que espero obtener de Vd. cuya vida (fuera, eso sí, del Gobierno de Navarra) guarde Dios muchos años.

Nota: seguramente me dirá que lo de retirar la placa es competencia del Ayuntamiento de Ansoáin. Le parecerá increíble -a Vd. que es tan sensible para estos temas-, pero ya hace ahora 7 años denuncié esta vergonzosa placa, y en 2010 presenté una instancia en el Ayuntamiento de Ansoáin, cuya respuesta aún no me ha llegado. 
No me dirigiría a Vd si no tuviera el convencimiento de que tiene muy en cuenta la sensibilidad mayoritaria en Ansoáin y en toda Navarra.

Me acaba de llegar otra aportación ciudadana, en este caso, de Juan José Martinena:

Alucinante. Estos 'personajes' ¿habrán oído algo en su vida de qué era el romance navarro? porque de acuerdo con ese texto inverosímil, por citar solo un par de ejemplos, tendríamos que tirar a un estercolero el Fuero General de Navarra. O las actas de las Cortes de este antiguo Reino. Desde luego, si ese es el camino para que la gente empiece a amar el euskera, creo sinceramente que por ahí no vamos bien. 

No hay comentarios: