Páginas vistas en el último mes

viernes, 26 de junio de 2015

José Luis Hervás, 25º aniversario

La hija y dos compañeros de José Luis Hervás se abrazan en la Foz
Lumbier recuerda al guardia civil José Luis Hervás, asesinado por ETA en 1990
El homenaje al sargento asesinado hace 25 años en la Foz de Lumbier consistió en una misa y una ofrenda floral
RONCESVALLES LABIANO
Lumbier

El pueblo de Lumbier difícilmente olvidará los sucesos ocurridos el 25 de junio de 1990 en la Foz, a la orilla del río Irati, donde José Luis Hervás, sargento de la Guardia Civil y padre de dos hijos, fue asesinado en un encuentro casual con el comando Nafarroa de ETA, formado entonces por Juan María Lizarralde, Germán Rubenach y Susana Arregui.
Con motivo del 25 aniversario de los hechos y en recuerdo a Hervás y apoyo a su familia, se celebraron ayer por la tarde varios actos en la localidad navarra.
El homenaje comenzó a las 18.30 con una ceremonia religiosa en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, presidida por el sacerdote castrense César Magaña y concelebrada por el párroco Santiago Garínoain. Durante la homilía, Magaña expresó palabras de condena y repulsa a la violencia, pero quiso transmitir, sobre todo, palabras de esperanza y apoyo a los familiares de José Luis Hervás, representados ayer por su hija Mari Carmen, que excusó la ausencia de su madre y su hermano y trasladó el agradecimiento de toda la familia a los vecinos de Lumbier y al cuerpo de la Guardia Civil. “Para nosotros es una alegría que, después de 25 años, la gente todavía recuerde a mi padre. Hoy me siento muy contenta y apoyada y siento que mi padre era muy querido en el pueblo”, comentó Carmen Hervás tras la celebración.
Ese apoyo se reflejó en la asistencia a la misa, a la que acudieron numerosos vecinos, unos veinte guardias civiles y representantes de la Policía Nacional y algunas autoridades, como Carmen Alba Orduna, delegada del Gobierno en Navarra, y Rocío Monclús Manjón, alcaldesa de Lumbier.
Tras la celebración, gran parte de los asistentes se acercaron a la Foz de Lumbier, donde se rezó un responso y se realizó una ofrenda floral. Mari Carmen Hervás y Miguel Sánchez, compañero del guardia civil asesinado, fueron los encargados de lanzar sendos ramos de flores al desfiladero, un gesto al que siguió un emotivo aplauso y un “¡Viva la Guardia Civil!” mientras hija y compañeros se fundían en un abrazo.
“Gracias a Lumbier y a mi madre”
Mari Carmen Hervás Fernández tenía 12 años cuando su padre fue asesinado por ETA en la Foz de Lumbier. Ayer, 25 años después, volvió al pueblo y quiso pronunciar unas palabras tras la misa celebrada en honor a José Luis Hervás. “Mi padre era una persona honesta, entregada a su trabajo, por eso estamos orgullosos de lo que hizo aquel día”, comenzó Carmen visiblemente emocionada. Después, agradeció el apoyo recibido por parte del pueblo de Lumbier, donde todos los años se ha celebrado una misa en honor al sargento asesinado, y destacó el soporte que le han brindado siempre sus compañeras de colegio, que la acompañaban ayer y que escucharon las emotivas palabras dirigidas a su madre: “Gracias a mi madre porque no nos ha inculcado la semilla del odio, sino el amor”.
.


Un fuerte abrazo a Mari Carmen Hervás de parte de Marián, la chica con la que ayer te encontraste. 
Y un Navrazo de mi parte

No hay comentarios: