Páginas vistas en total

jueves, 28 de febrero de 2019

Jesús Mari Colomo, el olvidado del Informe

Jesús Mari Colomo con el pueblo que lo vio nacer: Larraga 
El caso de Jesus Mari Colomo, el olvidado del informe encargado por el Gobierno foral a Pérez Macías, demuestra que han asesinado a quien les ha dado la gana, que no han tenido que dar explicaciones y que electoralmente les ha salido muy rentable. 
En lugares como Ordizia (y tantos otros) las opciones no nacionalistas rozan el heroísmo.
Pero no acaba todo en Guipúzcoa...

Ragués de nacimiento, su familia fue a vivir desde Larraga (Navarra) a Villafranca de Ordicia (desde 1982 sólo 'Ordizia') cuando Jesús Mari tenía seis años.
Cuando lo mataron, tenía 26, estaba casado y su mujer se encontraba embarazada y a punto de dar a luz.
Él alternaba su trabajo de camarero, en la discoteca Sunday, de Beasáin, con la de ayudante en el Círculo Tradicionalista de Villafranca (Ordizia), regentado por su padre quien, según se comentaba en la citada localidad, era de ideología derechista. 
Jesús María, no obstante, mostraba tendencia nacionalista. Había retirado la bandera roja y gualda del Circulo, había participado en manifestaciones pro amnistía y pro estatuto. Según sus amigos, había votado en la elecciones generales a la coalición Herri Batasuna, y en las municipales, al PNV. Apoyaba a los bares que hacían cuestaciones a favor de las ikastolas...
De poco lo sirvió. 
El sábado, 21 de julio de 1979, cuando, , iba a incorporarse hacia las 11 de la noche a su trabajo en la discoteca, un pistolero le descerrajó cinco tiros en la cabeza.
El AYTO de Ordizia ha denunciado reciente-
mente 46 pintadas en el casco histórico
El domingo, a la mañana, una vez conocida la muerte del vecino de Villafranca de Ordicia, el Ayuntamiento de la localidad convocó un Pleno extraordinario para tratar el hecho. Al finalizar éste, por acuerdo de la totalidad de los concejales, salvo las abstenciones de los tres de Herri Batasuna, se determinó paralizar las fiestas populares. que estos días se celebran, establecer dos días de luto y retirar la ikurriña» del balcón consistorial hasta concluir los funerales.
Dos días después, el lunes 23 de julio, ETA militar enviaba un comunicado a distintos medios de comunicación del País Vasco en el que señalaba que proseguirían con la “acción armada ofensiva contra todos los soportes del Estado español en Euskadi”. En ese comunicado la banda reivindicaba el asesinato de Jesús María Colomo.

Carta a los concejales del hermano del asesinado (ABC de esas fechas)
Carlos Colomo Rodríguez. hermano de Jesús María, dirigente de la Organización Revolucionaria de los Trabajadores (ORT) de Barcelona, y en la actualidad miembro de la Comisión ejecutiva del Partido de los Trabajadores de España (PTE), ha mandado una carta a los concejales del Ayuntamiento de Villafranca, para agradecer la postura tomada por la mayoría en relación con la muerte de su hermano. 
En la carta señala que estas medidas contribuyen firmemente al restablecimiento de una calma en Euzkadi que haga posible las libertades y recuperación de los derechos nacionales. 
Asimismo, señala que estas soluciones aíslan a quienes en nombre de los intereses de Euskadi encauzan al pueblo por unos derroteros que nos acercan a épocas recientes sufridas y vividas por todos los pueblos de España. 
Finalmente, Carlos Colomo hace una mención a los tres concejales que se abstuvieron en su voto, indicando que: «Sus piernas no han podido soportar el peso de sus cuerpos para ponerse en pie y dar una explicación de su voto.»

Actualización 23:00h
Me ha llegado un resumen del libro de Víctor Javier Ibáñez "Una resistencia olvidada", sobre los carlistas asesinados por el terrorismo separatista. En ese estudio se señala a Jesús María Colomo como carlista de convicciones y se rechaza la versión que, seguramente determinada por el miedo de aquellos años en aquella zona, difundió su hermano sobre su "simpatía" por el mundo batasuno. Testigos de aquellos años en Villafranca de Ordicia corroboran que Jesús María Colomo no tenía ninguna simpatía por sus asesinos y que se podría inscribir dentro del carlismo sociológico que reinaba en su familia. En la misma Villafranca, ETA asesinó a Dionisio Imaz Gorostiza-Goiza, también carlista y asiduo al casino del viejo círculo, que además se mantuvo en todo momento opuesto a los cambios y veleidades de Caros Hugo.
El asesinato de Colomo se circunscribiría, más que en un "error", en una estrategia de los criminales de borrar sistemáticamente todo vestigio de resistencia al separatismo desde postulados netamente vasquistas, los cuales potencialmente podían quebrar su nefasto discurso dicotímico entre "los buenos, los de aquí" y "los malos, los invasores".
***
Van a cumplirse 40 años de aquella salvajada y nadie, absolutamente nadie, ha sido puesto a disposición judicial. 
Pero, eso sí, el panorama electoral refleja que el terror ha sido muy rentable.

Para terminar, diremos que la desgracia de los asesinados por ETA, naturales de Larraga (Bonifacio Martín y Jesús Mari Colomo), no termina aquí:
28.02.17 Navarra.com: Los socialistas de Larraga, ajenos al PSN, se 
abstienen en el recuerdo a dos asesinados por ETA y se unen a Bildu
La herencia de la también raguesa Maravillas Lamberto ha servido para romper al socialismo, encumbrar a Bildu, dar carta de ciudadanía a la ocupación de bienes públicos y disculpar a ETA.
Y la manipulación de su memoria por los de siempre no tiene límites



Fuentes: El País, A.BC y Víctor Javier Ibáñez "Una resistencia olvidada".

No hay comentarios: