Páginas vistas en el último mes

domingo, 25 de septiembre de 2016

Qué bonito es Candanchú con nieve


Cuando escucho (o ejecuto, jejé) esta canción, mis recuerdos me llevan a comienzos de los años 60, cuando, ya de noche, llegaban a Pamplona, los domingos de invierno y primavera, autobuses repletos de esquiadores que venían de Candanchú. En aquella época, esquiar estaba al alcance de muy pocas familias.
Me he llevado una sorpresa muy grande cuando he investigado un poco el origen de esta canción y, sinceramente, no me he aclarado sobre cuál de las dos melodías es la primigenia: la que ejecuto yo, al principio, o la que bellísimamente interpretan Los Cantores de la nieve, de título similar, "Bello Candanchú", y de la que figura como autor -y aquí está la sorpresa- José Luis Ortega Monasterio.
Os ruego encarecidamente que echéis una ojeada a ese enlace, porque la biografía de este militar español, compositor de habaneras, os va a sorprender muchísimo. Si os pasa lo mismo que a mí, cada párrafo que iba ido leyendo me traía nuevos aspectos que me hacían retroceder para comprobar que era cierto lo que ya había leído. Os enlazo también esta entrevista de El País, publicada al día siguiente de su muerte.
Pero además he encontrado un vídeo -el que acompaña a esta canción-,  de comienzos de los años 50, que también me ha dejado boquiabierto, y del que os pongo este enlace por si queréis verlo completo. En esta página piden, además, nuestra ayuda por si podemos aportar algo sobre su misterioso origen.
La conjunción de ambos elementos -una melodía que ha sido tan popular que nadie se ha preocupado por investigarla y unas imágenes de un día en Candanchú de una familia, tan real como desconocida- hacen de esta entrada un documento, por lo menos, curioso




Bello Candanchú
José Luis Ortega Monasterio
―Los cantores de la nieve―
(1ª Canción del disco “Candanchú”, año 1976)


Qué lindo es Candanchú con nieve,
qué cielo tan bonito tiene;
así será mi amor un día,
si tú me das un beso chiquitín.

Estribillo:
Oye mi canción, morena,
cantar de un corazón en pena;
mi acento te dirá que sufro,
sintiendo la nostalgia de tu amor.

Bello Candanchú,
en tus montañas yo soñé;
dulces sueños son,
que me recuerdan su querer.

Bello Candanchú,
en tus montañas yo encontré
a mi dulce montañera,
la que me enseñó a querer.

Qué lindo es Candanchú con nieve,
qué cielo tan bonito tiene;
así será mi amor un día,
si tú me das un beso chiquitín. 
Estribillo…

No hay comentarios: