Páginas vistas en el último mes

domingo, 11 de octubre de 2015

Navarra: plural y abierta

Navarra: plural y abierta al universo (pincha y lo verás). Foto de Sergio González Sierra
No puedo menos que suscribir este artículo de Fermín Alonso. Me he sentido identificado plenamente con lo fundamental de lo que afirma. Los símbolos (bandera, escudo, himno) de Navarra siempre han cobijado la pluralidad, como se ve en la imagen del escudo. Si históricamente Navarra siempre ha sido plural, málamente puede ser navarro quien pretenda sustituir nuestros símbolos por una bandera, la ikurriña, que nos uniformiza (desde Bera hasta Tudela, todos vasquitos) y nos divide ("en Navarra la ikurriña, siempre motivo de riña").
Mil gracias, Fermín, por tu claridad.
Y un navrazo



Cultura vasca, euskera y banderas
Reconozco que me indigna que, con la que está cayendo, el nuevo Gobierno de Navarra dedique su tiempo de forma prioritaria a buscar la fórmula para que la ikurriña ondee en los edificios oficiales de nuestra tierra. No me gusta, me parece un símbolo de sumisión, de entrega de nuestros valores y nuestra historia. Algo así como convertirnos en una provincia, cuando somos la comunidad con más historia de todo nuestro país. Pero me indignan todavía más las excusas, que no razones, para justificar la imposición: “Es que simboliza una cultura”, es la más repetida.
La ikurriña no es un símbolo cultural. Y desde luego no tiene por qué ser la bandera de la cultura vasca o del euskera. Es simplemente la bandera de Euskadi, donde algunos partidos pretenden la integración de Navarra.
Si aceptamos que Navarra es una tierra plural, que lo es, su bandera también representa esa pluralidad. Tan navarras son las jotas como la Mutildantza de Elizondo. La bandera roja y las cadenas representan por igual el Paloteado de Cortes, los danzantes de Ochagavía o los carnavales de Lantz o Alsasua.
Desde hace décadas asistimos al intento de apropiación de una parte del patrimonio cultural navarro por el nacionalismo vasco para construir un discurso de construcción nacional sobre ese monopolio. La cultura vasca es también patrimonio de nuestra tierra y no por compartirla con Euskadi, debemos integrarnos en la CAV. A nadie se le ocurre que debamos poner la bandera de Aragón porque allí también se canten jotas.
Pero todo se manosea, impidiendo disfrutar de nuestra tierra en todo su valor y toda su dimensión. ¿Por qué alguien no puede sentirse vasco navarro sin ser nacionalista?


La estrategia nacionalista nos lleva a un esquema de blancos y negros, a personalidades y culturas unívocas. Sólo puedes comprar el pack: Si disfrutas de los Bolantes de Valcarlos, de los paseos por el monte o escuchando el Agur Jaunak, no te queda otra que ser nacionalista. Tu bandera es la ikurriña y no puedes votar, por ejemplo, a UPN, PSN o PP. Si te gustan las jotas, eres del otro lado. Imposible que sientas tan propio y querido a San Fermín como a San Miguel de Aralar.
Lo mismo ocurre con el euskera, patrimonio navarro robado para la política. La lengua es en nuestra tierra la nueva religión y el nacionalismo ha adoptado gustoso el papel de inquisición. Igual que en otros territorios con presencia de independentismo, la lengua se usa para restar, dividir y enfrentar. En lugar de para sumar o enriquecer, el euskera se ha convertido en símbolo máximo sobre el que construir una identidad excluyente. O estás con nosotros o contra nosotros. O estás con nosotros o contra el euskera; con nosotros o contra la cultura vasca.
Este camino lo han recorrido, es cierto, sin oposición real. Sin que se haya dado la suficiente batalla por defender y explicar que la cultura vasca es también patrimonio navarro y no por ello Navarra patrimonio de Euskadi.



En el colegio estudiábamos que Navarra es un caso singular porque en un pequeño territorio agrupa 4 climas distintos, el atlántico, el de montaña, el mediterráneo y uno de transición en la zona media. Algo así ocurre con la cultura.
La situación de frontera de nuestra tierra, cruce, además, de caminos, con una histórica autopista cultural como el Camino de Santiago, pero también escenario rocoso e incómodo para la conquista, han permitido a Navarra ser una hermosa mezcla de culturas más y menos antiguas y todas hechas propias con el paso de los siglos .
Todas dan forma a la Navarra actual y todas están representadas por sus símbolos. No vale decir que Navarra es plural y luego negar la pluralidad de su escudo y su bandera.
Identificar una parte de nuestra tierra, de nuestro patrimonio cultural, con una bandera ajena es pretender entregar el monopolio de la cultura vasca y del euskera al País Vasco. ¿Cómo se puede pretender que una bandera diseñada en 1894 para la inauguración de un batzoki en Bilbao sea la enseña de una cultura milenaria?
Desarrollar a partir de ese monopolio excluyente un proyecto político nos empobrece y divide y genera además tensiones innecesarias que nada tienen que ver con la cultura.
Al contrario, todos deberíamos sentirnos orgullosos y afortunados de poder disfrutar de una tierra tan rica y tan diversa como la nuestra. Sentir todas las expresiones culturales de nuestra tierra como propias, debería servir para unirnos y no ser utilizado para enfrentar a unos navarros contra otros.


Fermín Alonso Ibarra es concejal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona 

No hay comentarios: