Páginas vistas en el último mes

sábado, 25 de julio de 2015

Tengo una pregunta para usted


Ayer me llamó profundamente la atención esta "Carta de los lectores". Expresa lo que muchos hemos pensado, pero no hemos sido capaces de explicitar. Algo hemos hecho mal, o mejor, algo hemos dejado de hacer, para que Ramón, el autor de la carta, tenga que plantear esta pregunta, 40 años después de la muerte del Dictador, y casi 37 de la llegada de la Democracia. 
Yo creo, Ramón, que hay mucha gente de bien que defiende la presencia de la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona, y que sabrá responderte. Y, por supuesto, nuestro alcalde, el Sr. Asirón, historiador objetivo donde los haya.
Mil gracias, Ramón, por tu pregunta.
Curiosamente, estos días corre por la Red (y hay que leer los comentarios) esta foto que encabeza la entrada como una terrible provocación. Me pregunto por qué la hacen correr ahora, si la foto es de hace 4 ó 5 años.
Pero vamos a la carta:

Una de las cosas que he aprendido en la universidad es que, cuando eres estudiante, la única pregunta absurda es aquella que no se formula, y que puede que, cuando a uno le da vergüenza hacer una pregunta, más de un compañero también tenga tal interrogante. 
Dicho esto, y haciendo uso del derecho fundamental de moda, esto es, el de libertad de expresión, me gustaría y agradecería que algún ciudadano me respondiera a una serie de preguntas que llevan rondándome la cabeza desde hace tiempo, pero para las cuales no he podido aún obtener respuesta. Las preguntas pueden sonar, igual, absurdas, pero, tal y como he dicho anteriormente, la única pregunta absurda, cuando se es estudiante, es la que no se hace. Y, además, a nadie le hacen daño unas preguntas. 
Las plantearé de forma sencilla, aunque a alguno pueda parecerle que sea demasiado directo: 
1. ¿Por qué mostrar la bandera del país del que uno es nacional, en determinadas zonas de nuestra ciudad se considera una provocación
2. ¿Una provocación a quién
3. ¿Cuál es el proceso mental por el que pasa una persona para asociar la bandera del país del que uno es nacional con algo tan remoto, pasado y superado como puede ser el franquismo o el fascismo
4. ¿Por qué una persona puede, en determinadas zonas y en determinados eventos de nuestra ciudad mostrar orgulloso la bandera de una comunidad autónoma vecina, pero en cambio no puede mostrar orgulloso la bandera del país del que es nacional por miedo a que le silben, escupan, insulten o incluso agredan? 
Y por último, pero no menos importante: 
5. ¿Cuál es el proceso mental por el que pasa una persona para insultar, agredir a otra persona, a otro ser humano, por el hecho de mostrar la bandera del país del que uno es nacional? 
Agradecería enormemente que alguien me respondiera a estas preguntas con el mismo respeto con el que yo las he planteado y, a ser posible, con la misma concisión. 
RAMÓN TUDANCA SALSAMENDI

2 comentarios:

carlos negro dijo...

REspuestas:
1. Por qué ir desnudo en multitud de playas nacionales se considera una provocación, habiendo multitud de personas en toples o bañador o con bikinis que muestran practicamente todo el culo?
2. Es una provocación, ¿a quien?
3. Cual es proceso mental por el que una persona pasa a considerar que un cuerpo desnudo, a pesar de haber sido creado por Dios, es aberrante?
4.Por que una persona puede mostrar su cuerpo desnundo en determinados eventos y no puede hacerlo en una playa.
6.Cual es proceso mental por el que una persona pasa para insultar, o agredir a otra persona por el mero hecho de ir desnudo en una playa.
Todo es incomprensible y esto es una coña, como no podría ser de otra manera. ¿O no es una coña?

Patxi Mendiburu dijo...

La diferencia entre ambos temas, aunque el tuyo, Carlos Negro, vaya de coña, es que en Pamplona nos agreden por llevar nuestras propias banderas. Es como si a Adán y Eva les curraran por ir desnudos en el Paraíso.