Páginas vistas en el último mes

viernes, 24 de julio de 2015

Los Iruña'ko: 3. En América

Los mejores de Europa y América. Y grandes amigos
(viene de Los Iruña'ko 2)

Así pues, el 15 de noviembre de 1961 vuelan a México, y una semana después se estrenan en el Nuevo Social Club de México capital. Es el pistoletazo de salida de tres años de éxitos por Norte, Centro y Sur del continente americano, compartiendo escenarios con figuras como Lilian de Celis, Trío Calaveras.., entablando además amistad con conjuntos como Los Platters, como nos cuenta Enrique Abad.
Tras los seis meses mexicanos -con muy buena acogida, pero sin cobrar (como vimos)-, el 6 de mayo de 1962 parten para Puerto Rico, donde estarán cuatro meses. Preciosa la anécdota que nos cuenta Joaquín sobre la paternidad de Alberto tras año y medio sin ver a su mujer, Charo Solchaga.
El 4 de septiembre están en los estudios de televisión en Buenos Aires, donde actúan junto al humorista Gila y la primera actriz y cantante mexicana Evangelina Elizondo. Pero un golpe de estado les obliga a anular algunas actuaciones, tras un mes de estancia en Argentina.
Vuelven a México, su 2ª casa, donde celebran con entusiasmo su retorno.
Pero tan sólo un mes después, en noviembre, ya están en Nueva York para iniciar una gira por Estados Unidos y Canadá. En este último país tuvieron que hacer hasta tres bises, nos cuenta Kike, el día del debut. Y José Oteiza, de turismo por ese país, destaca el éxito que allí tenían.
Y llegamos ahora a una verdadera joya: una actuación de Los Iruña'ko en Radio Canada. Quiero señalar que son presentados nada menos que por la periodista y presentadora de radio y televisión, Lizette Gervais. Y en la canción que nos ofrecen "Chica chica boom" se ve el sello inconfundible del quinteto pamplonés: divertidos y desenfadados. Y un Ignacio Astondoa y los dos Enriques, sublimes.
Y terminamos con otra joya. La interpretación de La novia, obra que compuso en 1961 el chileno Joaquín Prieto para su hermano Antonio, que es una pieza que nos emociona a todos y que es en la que más cómodo se sintió Enrique Abad.
Le he puesto la letra porque, aparte de que siempre viene bien, puede sorprender a más de uno.



(continúa en Los Iruña'ko 4)

No hay comentarios: