Páginas vistas en el último mes

viernes, 27 de febrero de 2015

Un hallazgo: "Historia de San Fermín", 1951

Nicolás Ardanaz 
En 1951 el NO-DO grabó imágenes de los encierros, de las corridas y del ambiente en la calle. Lo que quedó recogido en su entrada correspondiente.
Pero desconocía totalmente que esas imágenes hubieran servido para hacer un documental, una pequeña película sobre un día cualquiera de San Fermín'51, que empieza con el "Uno de enero..." y sigue con la Diana "Aupa los Irunshemes" (ambas de Ignacio Baleztena, con permiso de J. Trayter), levantándose los protagonistas a las cinco de la madrugada para correr, a las seis (como dice la canción) el encierro.
Son unas imágenes entrañables del ambiente de la calle, de los Gigantes, de las Peñas (¡qué manía tenía el NO-DO de aquellos años de llamar a las Peñas "las Peñas del Riau-Riau"), encierro, corrida y de cosas que muchas veces pasan desapercibidas, como la Feria del Ganado y el lazo que une a navarros y valencianos en dicha feria.

1950. Aún faltaban 4 por venir
Tras el encierro, tomaremos chocolate con churros en las terrazas de la plaza del Castillo viendo bailar a los Gigantes (imágenes que da pena que terminen); luego iremos a la Vuelta del Castillo a ver la Feria de Ganado. Veremos pasar a la Peña de La Jarana (¡qué nombre tan bonito, en su primera acepción!) y gozaremos viendo bailar a esos mozos alrededor de un garrafón. Pasarán las mulillas, camino de la Plaza. Y tras la corrida, otra vez, la salida bulliciosa de las Peñas.
Me impresiona, a pesar de que en los 50 la situación económica no era aún muy boyante, y a pesar de que a la Dictadura aún le quedaban 25 años, la alegría desenfadada que tenía mi Ciudad.
Yo tenía ya un añico y corretearía por Dormitalería y el Redín. Ramón, todavía en la tripita de mi mamá.
Son casi 10 minutos de alegría pamplonesa. Disfrutad:



Algunos comentarios en Facebook

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno, una auténtica delicia visual y auditiva -salvo alguna perla que larga el inspirado locutor- pero la escena de los gigantes me ha sabido a poco. Ánimo y a seguir con tus producciones, que se agradecen.
Un abrazo
Juan Martinena

Echenique dijo...

El lenguaje del inspirado locutor ( Matías Prats ? ) se merece toda una tesis doctoral : El alba de los sanfermines, los jóvenes se impacientan, les bulle en las venas la ardiente sangre, el fin de una jornada se empalma con el comienzo de la siguiente, echarse a la calle, las clásicas barreras, las mujeres van ocupando los tendidos, bravía y viril carrera,saben los muchachos que les contemplan los ojos femeninos, avanza la riada de la bravura, universal suspiro de alivio, el reto a las vaquillas emboladas, saben latín, los más tenaces insisten, los contumaces, toda clase de alardes, renace por unos momentos la calma, el día apenas avanzó, clásico desayuno de chocolate con churros, apariencia de una tarde tranquila, intermedio obligado de gigantes y cabezudos, ferial de ganado, innumerables tratantes, predomina el acento valenciano, curioso y antiguo lazo afectivo de interdependencia regional, exhiben sus grandes letreros humorísticos y alegría desbordante, los flemáticos extranjeros llegados de climas norteños, frenesí festivo, gargantas secas, incomparable espectáculo de júbilo popular, fama bien ganada por el brillo de sus carteles, el público constituye también un espectáculo único, lance vistoso, logra desviar el cuerno del toro, desplantes y alardes, cornúpeto, atruenan, bullicio, incidencias de la lidia, se luce en los lances, tanda de los pases naturales, se van encadenando suave y elegantemente, remate andaluz y vistoso, exaltación de la alegría y el valor, una vez más triunfan los sanfermines.

¿ Quién nos iba a decir que las tan reiteradamente mencionadas como peñas del riau riau serían incompatibles con el riau riau ?

Anónimo dijo...

Me ha encantado y emocionado al mismo tiempo. Documento para desolvidar como bien proclama el título sobre todo para los que somos de Pamplona. Yo en esa época todavía no había nacido pero mis padres y familiares estaban en plena juventud y lo he mirado con mucha atención por si localizaba a alguien conocido. Ánimo y a seguir con esta preciosa labor. Todos te lo agradecemos.
Victoria Domingo