Páginas vistas en el último mes

miércoles, 14 de enero de 2015

¿Todos “somos” los 858 asesinados por ETA?


El domingo, antes del partido del Athletic de Bilbao, en el nuevo San Mamés se guardó un minuto de silencio por los asesinados en Francia por los terroristas islámicos. ¿Se había guardado alguno por los asesinados por ETA? La respuesta es no. Y es amarga. Aún más porque sí se guardó una vez un minuto de silencio en San Mamés: por la muerte del terrorista Argala.
El domingo en París una ingente multitud clamó contra el terrorismo. Un gentío de millones de personas y dirigentes del mundo entero, aunque algunas ausencias de mandatarios de países musulmanes no dejaron de ser notorias, elevó su voz por la vida, la libertad contra el fanatismo y la muerte. El sábado en Bilbao, decenas de miles, convocados por los neobatasunos, históricos justificadores del terrorismo etarra, y apoyados por Podemos -tras la comparecencia del nuevo ídolo de la “jet-socity”, Carlos Monedero, en la embajada francesa en Madrid- y por ERC, Joan Tardá participó en la marcha, exigieron amnistía total, o sea que se ponga en libertad, para los terroristas etarras encarcelados a quienes ellos llaman presos vascos, como si su prisión fuera por el hecho de serlo y no por haber asesinado, secuestrado, incendiado y extorsionado.

"Todos somos Charlie Hebdo" es el grito que ha resonado a escala planetaria y batido todos los récords en las redes. Me alegro muy profundamente de esa respuesta, me reconforta con muchas cosas y espero que nos reconcilie con nuestros propios valores de democracia y libertad. Siempre la libertad en medio, porque es la medida de las cosas de los hombres y de sus derechos como tales. Habrá que ver en que desemboca todo ello y si esa voz se convierte en hechos y se está dispuesto a combatir por que esos principios no sean arrasados en nuestra propia Europa por quienes empiezan despreciándolos, después los violan impunemente y finalmente matan a quienes se les oponen. Está por ver y tras la emoción -permítanme el escepticismo escaldado. Ojalá no nos quememos.

Pero sí, aunque ni siquiera gustara de ese tipo de humor, comparto lo que el grito significa. Porque esa es la prueba esencial del nueve democrático. Poder no estar de acuerdo en absoluto con lo que el otro opine pero estar dispuesto a dar lo que sea necesario por que el otro pueda expresarlo. Así que sí, ¡Todos somos Charlie Hebdo! Con algo de envidia, con la memoria, otra vez amarga, de nuestro 11-M y nuestros 192 muertos que también “eran” Charly Hebdo. ¿O no?

Juan Sánchez Sierro
Pero no solo es eso, a ese sentimiento se añade una hirviente duda, la que planea sobre todo esto y que viene indicar que para no pocos hay algo así como terroristas malos y otros que, bueno, no lo son tanto, que casi, y hasta sin casi, son justificables y hasta con quienes se puede ir de marcha y de marchas. Eso es lo que hoy me quema la entraña del recuerdo, de la razón y la justicia. ¿Nuestros propios asesinados por los terroristas en España son también “Charlie Hebdo? ¿Todos nosotros “somos” Miguel Ángel Blanco? ¿Todos “somos” los concejales populares y socialistas masacrados? ¿Todos “somos” los de Hipercor y tantos cientos reventados por las bombas? ¿Todos “somos” los policías y guardias civiles rematados en el suelo como el gendarme parisino? ¿Todos “somos” los 858 asesinados por ETA?
Antonio Pérez Henares es comentarista político

No hay comentarios: