Páginas vistas en el último mes

domingo, 18 de octubre de 2015

Euskera y franquismo

(pincha para leer mejor)
Esta noticia de hace 50 años, aparecida ayer en el Diario de Navarra,  ha suscitado en mí estas breves reflexiones:

1. La entrega de premios a 75 niños de Zubieta por su nivel de euskera, la fiesta vasca... habrá sorprendido a quienes se tragaron el cuento de que el euskera estuvo prohibido o perseguido durante el franquismo. Sobre esta presunta prohibición, quiero añadir de paso que unos años antes, el curso 62-63, en el plan de estudios del Seminario de Pamplona, se podía leer lo siguiente: "Lingua euscherica (pro aliquibus): Lic. D. Joannes Apecechea" (lengua vasca, optativa: Licenciado D. Juan Apecechea). Sin olvidar que el propio Franco tuvo durante algún tiempo un profesor de euskera
Actualización: me manda al correo un amigo (J.O.) la siguiente noticia: "En Urdiain, sobre el año 1957, Príncipe de Viana nos abrió una cuenta con 250 pesetas por saber euskera"

2. En dicha entrega de premios, organizada por la Institución Príncipe de Viana (¿le cambiarán también el nombre?) estuvo presente Miguel Javier Urmeneta. Recordemos que el año pasado le fue concedida la Medalla de Oro de Navarra con los votos  en contra de quienes conforman el Gobierno actual

3. El Diario de Navarra, ya en aquella época, utiliza muy acertadamente la palabra "Joaldun", como muy posteriormente reivindicó el Ayuntamiento de Ituren. Sobre este tema escribía en mi blog lo siguiente:
Más allá de las palabras
Dice la página del Ayuntamiento de Ituren:

"Es preciso advertir que la aplicación del nombre zanpantzar a los joaldunak de Ituren y Zubieta ha sido efectuada muy recientemente (a partir de la década de 1960) por personas totalmente ajenas a los pueblos de Ituren y Zubieta, como consecuencia de intentar buscar semejanzas o paralelismos del joaldun con otros personajes del folclore vasco, como Saint Pansard, Olentzero, etc. La denominación zanpantzar no tiene tradición alguna en ambos pueblos, que no han conocido ni utilizado otro nombre que el de joaldun para denominar a su personaje histórico, a saber, los joaldunak de Ituren y Zubieta".

Siendo dichos pueblos el lugar de nacimiento de los Joaldunak (que recientemente se han extendido a otros lugares), me parece correctísimo que el Ayuntamiento de Ituren vele por mantener el nombre originario.
Pero dicho Ayuntamiento debería mostrar también, y con mucha más fuerza, su preocupación por la utilización que de los Joaldunak suele hacerse sistemáticamente en ciertas marchas y manifestaciones, especialmente independentistas. En ellas, sin ningún pudor, se pretende asociar elementos de nuestra cultura navarra (euskera, Olentzero, Joaldunak...) con ikurriñas, independencias, presos de ETA o reivindicaciones de su entorno.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver Patxi, como siempre te metes en todos los "fregaus" que te salen al paso.
Quiero que sepas... no! seguro que lo sabes. La persecución al euskera es muy anterior al franquismo, ya que mi difunta madre nació en Lakunza en el año 1.910 -parece el reclamo de un turrón-. Luego cuando iba a la escuela, tendría, vamos a poner, cinco años. Es decir 1915. Faltaban veintiun años para el "alzamiento nacional".
La manera que tenían los profesores, para que los alumnos no hablaran euskera era,durante el recreo, ponerles un anillo en el dedo, al que pillaban hablando su lengua materna. Esta forma de actuar, estoy seguro que era común en el resto de pueblos de la montaña.
Así que, desde la República (por lo menos) se ha perseguido la Lingua Navarrorun, o como coño se diga.
Un abrazo.
J.I.

Patxi Mendiburu dijo...

Ya tardaba alguno en sacar lo del anillo en el recreo!
El euskera tuvo un declive contrastado desde hace más de 3000 (tres mil) años. Los hitos de ese declive fueron la llegada de los romanos, el nacimiento de las lenguas romances (por ej. el romance navarro), la conquista por Castilla, la industrialización, las migraciones... Quizás el franquismo fue el menos malo.
Cuando yo, con 45 tacos, aprendí vasco (llegué a dar clases de filo en vasco) nos ponían una multa si se nos escapaba alguna palabra en castellano. No nos lo tomábamos como represión del español.
Efectivamente, no es "Lingua navarrorun", sino Lingua navarrorum", genitivo plural.
Un navrazo

Anónimo dijo...

A mi también me abrieron mi pequeña cartilla en la caja de ahorros, cartilla que con el paso del tiempo se la comieron las comisiones y de la yo no cobré nada.
Pero eso no es significativo de nada porque mientras la Diputacion y Urmeneta daban premios, por otro lado los mismos Diputación y Urmeneta permitian que los maestros de los pueblos euskaldunes fueran todos de fuera, no supiesen euskera y los castigos físicos estuviesen permitidos simplemente por el grave delito de hablar en el idioma que habíamos aprendido y era el que se hablaba en nuestras propias familias y casas.
La de tortazos y recreos castigados que hemos sufrido simplemente por hablar en nuestro idioma.
Y para eso no hay mas que ir a los años sesenta a cualquier pueblo de la actual zona vascófona. En concreto mi experiencia se refiere a un pueblo de Larraun.

Patxi Mendiburu dijo...

Una mala suerte no haber nacido en Zubieta. Allí, por lo que se cuenta en el periódico, a 75 niños se les premia por su buen nivel de euskera. No se les pega ni se les castiga sin recreo, ni se les pone el anillo si se les escapa alguna palabra en vasco.
En cuanto a los maestros no euskaldunes en la Navarra vascófona, en aquella época anterior a la televisión, internet... la única manera de que los chavales aprendieran castellano, leer, escribir... era la escuela. Date cuenta de que la inmensa mayoría de los críos o iban al seminario o para los 12, 13 ó 14 años se ponían a trabajar.
No podemos juzgar la educación de la primera mitad del siglo XX con nuestra visión actual