Páginas vistas en total

domingo, 10 de diciembre de 2017

El lugar -exacto- donde murió San Francisco Javier

La estatuta del Santo, junto a la bandera que colocó el navarro. CEDIDA
Leyendo este artículo de Anhoa Piudo, me he dado cuenta de una carencia que nosotros los navarros somos quienes, en primer lugar, debemos subsanar: señalar en Google Maps, en la isla de Shangchuan, el lugar exacto donde se encuentra la playa en la que agonizó San Francisco de Javier, la capilla, el lugar donde está la estatua junto a la que el protagonista del artículo, Javier, puso la bandera de Navarra...
Actualización: objetivo conseguido. Ver álbum con imágenes
Bandera donde murió el Santo
AINHOA PIUDO Pamplona
Un pamplonés que pasa largas temporadas en China decidió celebrar el Día de Navarra acudiendo a la isla donde San Francisco de Javier murió en el año 1552 y colocar allí una bandera foral

Como un pequeño acto simbólico y “en nombre de todos los navarros” que se sientan representados en su gesto. Así concibe este pamplonés su visita el pasado 3 de diciembre a la isla china de  Shangchuan, donde falleció San Francisco Javier, ese mismo día de hace 465 años. 
Tomó el ferry que salva los 14 kilómetros de mar y después recorrió a pie los otros 3 ó 4 que restan para llegar hasta la tumba y la capilla que recuerdan al santo, aunque sus restos descansan en Goa (India). Allí colocó una bandera de Navarra junto al busto del misionero, tomó unas fotos con su Reflex y deshizo el camino andado en solitario, tal y como viaja siempre.  
Por distintos motivos, Javier prefiere no revelar sus apellidos. Ronda los 45 años y lleva 10 pasando largas temporadas en China, en una ciudad cercana a Hong Kong, por cuestiones laborales. 
En su tiempo libre le gusta ver mundo, y el lugar donde falleció Francisco de Javier, que nunca llegó a pisar la China continental, era un sitio que ya había visitado antes. “No sé si porque la isla es una base militar, pero es un sitio que está prácticamente igual que hace 500 años, cuando llegó el santo”, describe. 
El lugar, una de las primeras bases establecidas por los portugueses en el siglo XVI, tiene a día de hoy poco más de 15.000 habitantes en 240 kilómetros cuadrados. El paisaje es idílico:  el embarcadero y la cabaña donde agonizó el religioso navarro están rodeados de playas paradisiacas. No es un sitio turístico, pero el reclamo de Francisco de Javier se anuncia ya desde el ferry. “La comunidad católica de Macao organiza excursiones de vez en cuando”, añade. 
Amigo de improvisar
La bandera fue fabricada de modo un tanto improvisado. “Compré un pañuelo rojo en un mercadillo y lo mandé serigrafiar en un Decathlon”, confirma entre risas. Aunque no se considera “especialmente devoto”, quiere poner en valor la figura de Francisco de Javier. “Al margen de creencias religiosas, lo que hizo Javier es una auténtica hazaña. Creo que a veces la dimensión religiosa no nos deja ver otras, y los misioneros están infravalorados como aventureros”, sostiene. 


***
Pues, como decía, he encontrado una carencia que, además, es bien fácil de subsanar.
He intentado viajar con Google Maps, Earth... a los lugares claves de la vida y muerte de San Francisco de Javier y he encontrado lo siguiente:

1. Nacimiento: Castillo de Javier
Escribes en el buscador de Maps "Castillo de Javier" y, eligiendo la opción adecuada, te planta encima del Castillo. Luego, arrastrando el muñequito de la derecha, abajo (flecha roja), puedes colocarte en la explanada, meterte dentro de la Basílica, curiosear por las murallas y el interior del Castillo. Una maravilla.

2. Tumba: en Goa, Basílica del Buen Jesús
Tampoco hay problemas. En cuanto pones "Goa San Francisco Javier", el mismo buscador te lleva a la Basílica del Buen Jesús y, arrastrando el muñequito, puedes visitar hasta el interior

3. Lugar donde murió: Sancián o, más complicado, Shangchuan

Aquí es donde tenemos la carencia y el reto para subsanarla.
Playa y capilla que recuerdan
la muerte del Santo
Muchos nombres ha recibido la isla: Sanchón, Sancián, San Juan..., pero hoy en día, aunque 'Shangchuan' es el nombre que ofrece Google, 'Sancián' -mucho más fácil para nosotros- también te lleva
Maps te coloca encima de la isla (que no es poco), te permite alejarte (para situarte y tomar referencias), te permite acercarte a donde quieras, pero cuando arrastras el muñequito no aparece ninguna zona donde puedas 'aparcarlo'. 
Yo no aspiro a tanto (aunque si insistimos...), pero sí que podemos conseguir señalar -para conocer- el lugar exacto donde se encuentra la playa (imagen de la derecha) en la que agonizó, la capilla, el lugar donde está la estatua junto a la que Javier puso la bandera de Navarra...
La iglesia que se aprecia en la izquierda de la foto,
fue construida en el lugar de su muerte.
Y para saberlo Ainhoa Piudo (que tiene el contacto) quizás pueda ayudarnos pidiéndole a Javier que lo señale en Google Maps. Ya me encargaré yo mismo, luego, de que Google Maps lo acepte y lo recoja.
Es lo mínimo que podemos hacer por nuestro paisano San Francisco de Javier, el navarro más universal.



He preparado en Facebook un álbum con imágenes de lo que hay en esa isla recordando a Javier. Puede ayudarnos para buscar más fácil en Google Maps.

Creo (ya es seguro) que he encontrado la Capilla de San Francisco Javier en Sancián. Amplía el mapa, aléjate utilizando sólo los mandos + y - (abajo a la derecha) para situarte:


2 comentarios:

angel dijo...

Cómo dice el pamplonés protagonista de este hecho: Al margen de las creencias religiosas están las gestas, y quién las protagoniza. ¡Viva Fco. Javier! y todos aquellos seres humanos que de una forma u otra positiva, son recordados en sus pueblos.

Anónimo dijo...

Como navarro siempre he admirado a San Francisco Javier y aún me despierta sentimientos entrañables. No obstante, con el paso del tiempo uno va sabiendo más y tiene más datos para ubicar los hechos en su debida perpectiva. Seguramente, aquellas gentes a las que SFJ iba a evangelizar, ya tenían sus creencias religiosas. Por tanto, me imagino al santo como los testigos de Jehová que en Pamplona van de casa en casa repartiendo folletos para dar a conocer sus creencias. Pero resulta que SFJ no iba sólo. Iba en un grupo enviado por el rey de Portugal, y en el que la mayoría eran militares portugueses.