Páginas vistas en el último mes

miércoles, 22 de julio de 2015

Los Iruña'ko: 2. De Madrid a México


(viene de Los Iruña'ko 1)

¿Locura juvenil?
Y llegó el día. El 16 de agosto de 1959 Los Iruña'ko salen de Pamplona rumbo a Madrid, dispuestos a comerse el mundo. Ellos solos, sus instrumentos... y siete mil pesetas. Lo que algún periodista definió como "una locura juvenil", ni fue juvenil - Alberto ya frisaba los 33 años y Joaquín cumplía ese mismo día los 27- ni fue, en un sentido estricto, una locura. No tenían ningún contrato, pero sí tenían plena confianza en sí mismos: sabían que muy pocos llegaban a lo que ellos eran capaces de hacer (y de aprender).
Pero tenían que darse a conocer. Sin ser una locura, sí que fue una aventura. Tan poco programada que ni siquiera su destino fue Madrid, sino que hicieron escala en Valladolid y allí se presentó el quinteto navarro en el Auditórium de esa ciudad, en los festivales de verano.

Luis Sagi-Vela
Una vez en ya Madrid empiezan a actuar gratis en las fiestas de los barrios hasta que una tarde, en la kermés de Chamartín, son escuchados por Luis Sagi-Vela, uno de los mejores cantantes de ópera y zarzuela, y que entonces era también director artístico de la casa de discos Zafiro.
Sagi-Vela cayó en la cuenta inmediatamente de que había dado con un valioso zafiro que añadir a su Casa de discos, y firmó un suculento contrato de tres años: 50 discos fueron grabados con Zafiro y ciento y pico más quedaron apalabrados.

Aúpa Osasuna y La Única
Entre todos ellos -nos cuenta Enrique Abad-, el primero fue el Himno de Osasuna, de Manuel Turrillas.
Iñaki Astondoa cuenta una bonita anécdota de cómo surgió el hoy superfamoso y parasitado "A San Fermín pedimos". Al quedar corto, según los de la Casa Zafiro, el Himno de La Única que estaban grabando, Joaquín Zabalza tuvo que improvisar esa coplilla que quedó añadida al himno de Turrillas. La anécdota se habría quedado en eso, si no es porque, en los sanfermines de 1962, un grupo de mozos, corredores habituales de Santo Domingo, se colocaron ante una imagen de San Fermín que sacaban por una ventana del antiguo Hospital Militar y empezaron a cantarla. Luego, con la presencia de las cámaras fue tomando una fuerza impresionante. Y hasta ahora.

Festival de Benidorm
Los Iruñako ya van siendo conocidos y son llamados a los principales programas de radio y televisión, siendo presentados por locutores tan famosos como Boby Deglané, José Luis Pécker o Antolín García. Y codiciados por todas las salas de fiesta de toda España.
En 1960 son invitados al Festival de la Canción, que celebraba su segunda edición. Es el que luego llevó el nombre de la ciudad de Benidorm. Su participación en el 60 y el 61, ganando el Premio de Interpretación y de Ritmo, supuso un salto cualitativo y su despegue definitivo. Como dice con orgullo Joaquín, no ganaron las canciones de Augusto Algueró o Maxi Baratas, sino ellos mismos. Y las puertas de Europa les fueron abiertas.
Era tal la confianza que tenían en sí mismos que eran capaces de improvisar en situaciones tan complicadas como la del Pasapoga lisboeta en donde, caídos uno tras otro en la pista, interpretaron "Maite" desde el suelo, saliendo airosos.

Bicoca mexicana
Los primeros meses de 1961 los dedican a preparar nuevos discos y a hacer galas en radio y televisión. Por desgracia, cuando he ido al archivo de televisión y he preguntado por Los Iruña'ko, la respuesta ha sido negativa. Un incendio arrasó el material gráfico del conjunto navarro.
Siguiendo sus actuaciones a lo largo y ancho de la península, en Ceuta conocen a Juan Rey, quien será su representante en los años siguientes.
Y en Sitges un empresario mexicano vio en ellos una ganga y les ofrece la oportunidad de cruzar el charco. El 15 de noviembre de 1961 cogen el avión con destino a México, pero cuando, tras seis meses de actuaciones, van a cobrar, el empresario mexicano ha desaparecido.
¡Vaya comienzo en la América soñada!



(continúa en Los Iruña'ko 3)

No hay comentarios: