Páginas vistas en el último mes

lunes, 8 de diciembre de 2014

Visita a la Campana María





Cuando este mediodía cruzaba la pasarela maravillosa que sobrepasa la antigua Puerta de Tejería, para rato pensaba yo que, poco después, iba a estar en las torres de la Catedral, concretamente en la norte (la de la dcha).
Teníamos algunos hermanos una cita con Ana, vecina de la calle Compañía, y que, como varios de nosotros, disfrutó de las enseñanzas de Sor Cecilia en La Casita ("cagonica del Asilo", por tanto), pero el azar hizo que se cruzara en nuestro camino Jokin, el campanero, quien amablemente nos invitó a hacerle una visita a la Campana María.


Hacía más de 55 años (desde mis tiempos de monaguillo en la Catedral) que no había subido físicamente allí y os podéis imaginar la emoción. Pero no sólo para mí. Para otras aún era mayor, ya que no habían subido nunca.
Tras superar los 130 y pico escalones, llegamos al recinto donde están las campanas y apreciamos las bonitas vistas que tiene Pamplona vista desde allí arriba:


Pero aún nos faltaba subir (151 escalones en total) a la plataforma sobre la que está instalada la María. Llegamos. Intentamos abarcar su perímetro, acariciamos su badajo, nos sacamos algunas fotos con ella y...


... Y empezó la locura. Los quéseyocuántos decibelios de sus más de 10 toneladas pusieron a prueba nuestros tímpanos. Yo, al tener las manos ocupadas con la camarica, me acordé de la mili, y abrí la boca para equilibrar el sonido que castigaba mis oídos. Pero es tremendo escucharla a medio metro, como veréis en las imágenes. Fueron 4 minutos que, por vuestro bien, os los dejo en 2 y bajando el volumen todo lo posible:



Ha sido, por imprevista, una largo tiempo esperada visita a la Campana María, la que desde hace cinco siglos nos mece en su abrazo, y a la que con tanto cariño ha cantado Iñaki Lacunza.
Mil gracias, Jokin, pero otro día con auriculares.
Y casualidades (Mariví y Manolo) en el apunte del día que me manda Jokin:



Ahí tenéis, en Face, algunas fotos más del evento

8 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabía que el campanero fuera un proetarra de primera división. Es un horror ver a semejante personaje en esta noble página. Un colaborador de los asesinos.

Patxi Mendiburu dijo...

Perdón, señor anónimo. No sé si usted será cristiano, pero tengo entendido que el Buen Pastor abandonó el rebaño por buscar a la oveja (o al mardano) descarriada. En mi caso, como digo en esta entrada, fue el mardano el que nos invitó a visitar a la Campana María. Me puede decir dónde está el motivo de su escándalo?

Patxi Mendiburu dijo...

Y le voy a decir otra cosa: muchas veces lo perfecto es enemigo de lo bueno.
De todas formas, muchas gracias por lo de "noble página". De verdad le digo que lo seguiremos intentando

imanol orbegozo dijo...

como campanero y compañero de jokin quiero decir que tocar unas campanas, no tiene nada que ver con ideologias politicas o ideologias religiosas porque muchos tocamos las campanas porque nos gustan y poder tocar las campanas de la catedral de pamplona es un privilegio en mi caso poder tocar la campana maria es un lujo

imanol orbegozo dijo...

espero que hubierais disfrutado de la estancia disfrutando de el sonido de la campana maria podeis volver cuando querais

Patxi Mendiburu dijo...

como has podido comprobar en esta entrada, lo pasamos muy bien. Son cosas que se pueden hacer en contadas ocasiones. Te agradezco. Imanol, todos los detalles que tuviste conmigo enseñándome "rincones ocultos" y bajando con paciencia detrás de mí

Patxi Mendiburu dijo...

Y, haciendo honor a tu apellido, sigue alegrando al mundo con el toque de la Campana María

Anónimo dijo...

Preciosa canción de Iñaki Lacunza Arraiza a la Campaña María...algún parentesco con JESUS Arraiza?