Páginas vistas en el último mes

domingo, 31 de mayo de 2015

Ezequiel Endériz (6): Cadenas-El Tercio

Escudo republicano de Pamplona que preside la Puerta principal de la Plaza de Toros
8.1 Pamplona tiene cadenas
¡Vaya que sí tiene! Las tiene en su escudo. Carlos III El Noble, mediante el Privilegio de la Unión (ocho de septiembre, 1423; día solemne, no lo olvidéis), convirtió los antiguos burgos, muchas veces enfrentados, en una Ciudad en paz. Nos lo cuenta muy bien el zorcico de Iñaki Lacunza. Y en el capítulo 15º del Privilegio dice el buen rey cómo debe ser el escudo de la ciudad de Pamplona:
el campo sera de gulean et la cadena que yra alrededor, de oro
Las podemos ver en la misma fachada del Ayuntamiento, arriba a la derecha. Las tienes también en las Escuelas de San Francisco, justo encima del reloj. Con la monarquía... y con la república: en el escudo republicano de Pamplona que preside la puerta principal de la Plaza de Toros.
Pero además de las cadenas de su escudo, Pamplona conserva algunos tramos de las cadenas de Las Navas de Tolosa en el Salón del Trono del Palacio de Navarra. Y según la tradición (esto me lo contó de mocico don Martín Larráyoz) la verja de la llamada Capilla de Las Navas, en el Claustro de la Catedral, se hizo fundiendo la mayor parte de las cadenas que, como trofeo, se trajo el Rey Sancho de aquella batalla.

Escalofriantes imágenes del Desastre de Annual. Recogiendo cadáveres
8.2 Tengo un hermano en el Tercio
La letra de esta  jota tiene, sin duda, mucho que ver con la experiencia de Ezequiel Endériz como corresponsal de La Libertad en la Guerra de Marruecos (1911-27). Esta guerra del Rif fue un verdadero trauma para España. No hubo familia que no tuviera  algún miembro sirviendo en África. El desastre de Annual (1921), en el que miles de soldados españoles fueron pasados a cuchillo en pocos días, tuvo que ser conocido por Ezequiel que estuvo allí (columna dcha, 3ª noticia) por entonces.
En esta  jota Ezequiel nos cuenta la terrible situación de una familia, dos de cuyos miembros están en los cuerpos que primero entraban en combate. Y, para más desgracia, el más pequeño en una de las prisiones más duras en aquella época.
Ezequiel pone a un cuarto de hermano como narrador. Tiene la delicadeza de no hablar de los padres. Seguramente habrían dado en locos.
A veces las jotas dicen mucho más de lo que, a primera vista, parecen decir.

En este panorama desolador sólo la impresionante belleza de Lorena consigue transmitir algo de serenidad al espíritu.
Aquí tenéis las letras (la primera tiene una doble versión):

Pamplona tiene cadenas,
y Tudela su Mejana;
pero valor y virtudes / pero tú a mí no me tienes,
los tiene toda Navarra / porque no te da la gana
Tengo un hermano en el Tercio,
y otro tengo en Regulares;
y el hermano más pequeño,
preso en Alcalá de Henares

Y aquí el vídeo



He subido algunas imágenes sobre estas dos jotas a Facebook. El tema de El Tercio es muy fuerte y, si eres muy sensible, mejor que no las veas. Mejor sólo las de "Pamplona tiene cadenas", las 12 primeras.

No hay comentarios: