Páginas vistas en total

domingo, 22 de julio de 2018

Himno a la Vejez (G. Bravo-P. Carmelo)

El Bosquecillo. Para que nos hagamos una idea de dónde estamos
Desde 1925 hasta el 59 (incluido), se ha homenajeado a nuestros mayores en el Bosquecillo de la Taconera, el día de San Pedro, habitualmente.

Actualización 29.06.19 Día de San Pedro
HACE 75 AÑOS JUEVES 1944
Se celebró el tradicional Homenaje anual a la Vejez
■ En el Bosquecillo de la Taconera, donde se había congregado una gran muchedumbre, se celebró el Homenaje a la Vejez, organizado por la Junta del Patronato y la Caja de Ahorros de Navarra. En representación de los ancianos acudieron 10 varones y 10 mujeres, dos y dos de cada partido judicial, acompañados por sus alcaldes. Después de una misa en la capilla de San Fermín, tuvo lugar el acto de homenaje. Actuó de mantenedor el obispo Olaechea, que pronunció un “primoroso y sencillísimo” discurso, interviniendo también el alcalde de Tudela, José Butini. Tras la actuación de la Banda de Música de Pamplona, 200 voces infantiles entonaron el Himno a la Ancianidad. Ancianos y autoridades se trasladaron a la Diputación para participar en una comida. A los homenajeados se les obsequió con ramos de flores y billetes de 25 pesetas.

El 29 de junio de 1941 se estrenó el Himno para el Homenaje a la Vejez con letra del Padre Carmelo y música del maestro Gumersindo Bravo.
Lo aprendí, a medias, a finales de los años 50. Desde entonces, ya no se lo escuché a nadie, salvo a mi querida suegra, Julia. Hasta hoy.
***
Ya había perdido la esperanza de encontrar la letra del Himno a la Vejez (P. Carmelo-G. Bravo), tras años de infructuosas búsquedas, cuando Jesús Mari Astráin (mil gracias y DEP) recogió mi última botella del náufrago y respondió con la página de un libro en la que se dice lo siguiente:

Fermín Mugueta :"El Padre Carmelo"(1960)
"Himno a la vejez 
29 de junio de 1941. Se estrena el Himno para el Homenaje a la Vejez; letra del Padre Carmelo, música del maestro Gumersindo Bravo.
Niños y mayores saben los compases de esta emotiva composición. Por el Bosquecillo de la Taconera hasta los pájaros parecen cantarla en el mediodía del día de San Pedro, cuando la sombra es apetecible y se iluminan de gozo las venerables arrugas de una ancianidad meritisima.
El coro del himno dice:
Ancianos y niños
camino de la vida alegres van;
fatigas, cariños,
fundidos en un mismo afán.
Son los labios del abuelo
fuente viva de la patria tradición,
que el inquieto pequeñuelo
guardará siempre en su corazón.
Un tesoro de enseñanzas:
libro sabio de la ciencia del vivir.
Desengaños y esperanzas
vibrarán en un solo latir."







Pero si la letra ya ha sido difícil de encontrar, dar con una grabación, no digo ya decente, sino de cualquier calidad, para hacernos una idea cabal de la melodía, se me antoja misión imposible. Así que os tendréis que conformar con lo que yo recuerdo de ese himno.

El homenaje en la hemeroteca de DN
Tenía lugar en el Bosquecillo el día 29 de Junio, día de San Pedro
Os pongo un par de retazos, de 1927 y 1938 para que nos hagamos una idea

Maestro Bravo: "Las siete de la mañanaaa"
1927
"el Himno a la Vejez, que es una bella composición con letra del gran poeta, Fernández Ardavín... (podéis verlo en ese enlace)
Salva de aplausos al terminar la ejecución del himno que tan admirablemente dirigió el maestro Bravo".
Como veis, en aquellos años se interpretaba un himno, común para toda España, y el Maestro Bravo se limitaba a dirigir el coro.
La letra de Ardavín era ésta:
Ancianidad, la distancia que hay del pasado al presente es la que hace nuevamente de vuestra vejez infancia.
Y veis cual ellos las cosas, dejad que ciñan de rosas vuestros nevados armiños las cándidas mariposas de las manos de los niños.
Viejecita vacilante, la de la cabeza cana, deja que ponga un instante mis tiernos besos de infante sobre tu frente de anciana; 
recuerda tu juventud, cuando en tus años floridos llenaba todos los días el laúd del amor en tus oídos; cuando al pie de tu vidriera llegaban en primavera las alondras a hacer nidos; 
que tu frente me ilumine para seguir -ya advertida- la senda por ti seguida y que en aurora termine el ocaso de mi vida.
Viejecito que encorvaron el trabajo y la fatiga, trae tus manos que sudaron y tanto trigo sembraron, para que Dios las bendiga; 
recuerda tu mocedad cuando, para ir a la guerra, te arrancaron de la tierra sin piedad; y tú fuiste sonriente por la Patria a combatir; firme el brazo, alta la frente, a salvarla o a morir;
que tu risa me acompañe como eterna compañera, para echar la sementera o morir como soldado, defendiendo mi bandera.
"Por último los niños y niñas de las escuelas desfilaron ante los ancianos haciéndoles objeto de su homenaje y así mismo lo hicieron las autoridades.
Después del acto, cerca de las dos de la tarde, se obsequió en el salón del Príncipe de Viana del palacio de la Diputación a los ancianos -cuya mesa presidieron las autoridades y el comité del homenaje- el siguiente menú, admirablemente condimentado y servido por el acreditado hotel Quintana..."

Años 40 
"A las once y cuarto, Misa rezada en la Capilla de San Fermín. A las 12, acto de Homenaje en el Bosquecillo de los Jardines de la Taconera... Los ancianos comieron con buen apetito... Y dos centenares de niños de las escuelas cantaron el «Himno a la ancianidad», letra del P. Carmelo y música del maestro Bravo, concluyendo la fiesta con el Himno nacional...". 
Esta entrada ha sido completada en

Homenaje e Himno a la Vejez 

No hay comentarios: