Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2016

Inge Morath SF 1954 Ordóñez

Antonio Ordóñez, por Inge Morath. Pamplona 1954
Fue Inge Morath una fotógrafa muy viajera (como la Viajera de Francisco de Val, que tanto se oía por los años 50), de andar de aquí para allá, pero fue sin duda Pamplona, con sus sanfermines, la que más la retuvo y le hizo volver.
Porque  vio que Pamplona –una ciudad pequeña, casi un pueblo, como habéis visto en el vídeo anterior-  en fiestas se convertía en un torbellino de luces,  movimiento, sonidos, sensaciones… Un lugar que declaraba la guerra a la tristeza y en el que estaba prohibido aburrirse. Y, sobre todo, una ciudad que amaba el riesgo.
Sombrero de ala, boina, gomina, cuellos cerrados sin
corbata... Domingo Dominguín recoge la bolita
En ella el toro era el rey de la fiesta. El toro que, tras los mozos, corría por las calles y que era lidiado en el ruedo. Faltaban sólo cinco años para que la feria de Pamplona se convirtiera en la "Feria del Toro".
Inge Morath lo captó de inmediato y se acercó con su cámara invisible a la esencia de los sanfermines. Estuvo en Santo Domingo, eternizando la estela que deja el cohete al salir los toros. En los corralillos, en la plaza, en el sorteo -con los papelillos de fumar escondidos en un sombrero tapado por una boina-… Retrató a eternos aprendices de torero, como el entrañable Hojalata… Visitó las carnicerías en las que se vendía carne de toro… Entró en las habitaciones de hotel en las que el hombre cumple el rito de vestirse de torero…
En aquellos años Luis Miguel Dominguín y, sobre todo, Antonio Ordóñez eran los primeros del escalafón. Por primera vez una mujer supo entrar en la intimidad de sus habitaciones, justo en esos momentos terriblemente privados en los que el torero, consciente del riesgo que va a correr ante una fiera, sólo puede rezar. Inge Morath tuvo ese mérito de saber estar con su cámara –más invisible que nunca- y lograr unas imágenes de escalofrío.
En aquella época, el torero –y más Ordóñez y Dominguín- era todo un símbolo de atracción y de sensualidad para la mujer. Una pena que la censura -por 'protegerlas'- no permitiera la visión de esas fotos. Viendo las imágenes de Ordóñez -con su mozo de espadas atándole los machos-, de su torso desnudo.., me atrevo a vaticinar que ellas fueron las 'culpables' de que el libro “Guerra a la tristeza”, con las fotos de Inge, no pudiera ver la luz a este lado del Pirineo.
Para mí es un enorme placer –aunque a algunos les parezca una solemne tontería- poder hacer un vídeo en el que, a ritmo del pasodoble “Pamplona, Feria del Toro” (Orchestre des arènes) y “Flores en el ruedo” (por La Pamplonesa), ambos del Maestro Turrillas nos podamos recrear en su visión. 
Otros países, y no muy lejanos, no nos lo permitirían.
Os ruego, por favor, que leáis también esta maravilla sobre Domingo (el que coge la bolita), hermano de Luis Miguel Dominguín.
Voy a subir a Facebook las imágenes para que las podáis contemplar con más detenimiento. Eso sí, sin música.

martes, 28 de junio de 2016

Ollarra, más allá de los tópicos


Miguel Ángel Iriarte nos recuerda que la actuación de José Javier Uranga choca con algunos de los lugares comunes que se repiten sobre la figura del exdirector de Diario de Navarra. Cuando oigamos a alguien etiquetar a Ollarra como "hombre del régimen" o "antivasco", aquí encontraremos buen material para una respuesta contundente.

Ni un hombre “del régimen” ni antivasco, por Miguel Ángel Iriarte
Conocí a José Javier Uranga a comienzos de 2010, cuando empecé mi tesis doctoral sobre "el artículo periodístico": deseaba estudiar ese género a través de un ejemplo —los gallos de Ollarra—. Se inició así una relación sumamente enriquecedora para mí, a través de las conversaciones que mantuve con él y de los centenares de horas de investigación sobre su vida y su trayectoria profesional. Son muchos los recuerdos personales que se acumulan y muchas las facetas de las que me gustaría hablar; muchos los acontecimientos de los que fue testigo e, involuntariamente, protagonista. Pero considero especialmente revelador su comportamiento durante el franquismo tardío y la Transición, porque rompen algunos posibles estereotipos sobre su figura. Y creo que merece unas palabras.
Algunos le acusaron —y la acusación sigue en pie— de aceptar acríticamente la dictadura de Franco, y de falta de valentía para plantarle cara. Otros le definían como enemigo acérrimo de lo vasco. Pero ambas afirmaciones, así, sin matices, simplifican una realidad que es más compleja, como he podido descubrir.
Miguel Ángel Iriarte ocupa el ambón durante la lectura de la tesis 
doctoral sobre José Javier Uranga. EDUARDO BUXENS
Entre 1966 y 1975, Uranga y Diario de Navarra sufrieron cuatro expedientes administrativos que amenazaban con el secuestro de ediciones o con sanciones económicas serias. También recibió frecuentes llamadas desde el Ministerio para amonestarle tras la publicación de algunos artículos: en particular, los referidos a los fueros navarros. Fue convocado en varias ocasiones a Madrid por el organismo correspondiente para exigirle que matizara algunas críticas más o menos veladas al Régimen. Quizá son menos conocidos sus abundantes desencuentros con el ministro Manuel Fraga y con el director de Pueblo, Emilio Romero. Y es muy significativo que Uranga recibiera en 1966 una llamada de Pío Cabanillas —alto funcionario del Ministerio de Información— en la que le amenazó con cerrar el periódico por iniciar la publicación de una página en euskera que todavía se publica hoy: Nafar-Izkuntza.
En su búsqueda de un periodismo independiente, impulsó junto a otros directores de periódicos regionales la puesta en marcha de Colpisa. No fue fácil porque la Administración no autorizaba —con excepción de Europa Press— agencias privadas. Pero, tras repetidos intentos, en 1970 Colpisa se estrenó como “agencia de colaboraciones”.
Barandiarán 1972
Después de la muerte de Franco, ayudó a tres diputados forales (Juan Manuel Arza, Félix Visus e Ignacio Irazoqui) a redactar una moción en la que se pedía la democratización del régimen institucional vigente en Navarra. En una reunión mantenida en julio de 1976 en Puente la Reina, el propio Uranga escribió la moción, que se abrió camino a pesar de la oposición inicial del entonces vicepresidente de la Diputación, Amadeo Marco.
Para favorecer el debate sobre el futuro de Navarra, en 1976 en el Colegio Mayor Larraona (ver índice) se celebraron unas sesiones; allí, por ejemplo, allí se empleó la expresión “amejoramiento del Fuero” que más adelante sirvió para orientar la reforma jurídica en Navarra. Diario de Navarra publicó un libro con el contenido de esas conferencias. Más adelante, en 1978 el Diario organizó en su sede unas mesas redondas sobre la Constitución que se sometía a referéndum, en las que participaron líderes políticos y sociales de distintas tendencias (comunistas, nacionalistas vascos, socialistas y partidos de centro derecha y de la derecha).
En sus artículos semanales de aquel entonces abogaba por buscar los puntos en común de todos los navarros y por mantener una moderación alejada del extremismo violento, muy activo en aquellos años, como él mismo experimentó de manera brutal, el 22 de agosto de 1980. Que los asesinos etarras le convirtieran en objetivo parece haber dejado en el recuerdo de algunos un Uranga enemigo visceral de lo vasco, pero es una etiqueta injusta.
"Ha sido una mujer. La perdono"
Vio con buenos ojos la creación en la Universidad de Navarra de la Cátedra de Estudios Vascos en 1963, bajo la dirección de José Miguel de Barandiaran. La ya mencionada página en euskera es otro punto significativo. También lo es la publicación de un artículo en 1976 en el que explicaba –no justificaba– la existencia de un “caldo de cultivo” para el terrorismo en el País Vasco por la dureza del Régimen tras la Guerra Civil, con una injusta política de vencedores y vencidos.
Uranga siempre se consideró vasco, navarro y español; y sostuvo la existencia de Euskalherria como el territorio donde habitaron los vascones. Lo que no aceptaba era la expresión “Euskadi”, acuñada por Sabino Arana, por considerarla icono de un nacionalismo vasco no respetuoso con la autonomía foral. Y ese afán por mantener la identidad de Navarra y la evolución política fue la que le situó frente al nacionalismo vasco político, nunca contra la cultura vasca y su presencia en Navarra.
Ciertamente, Uranga no se cuenta entre los que desafiaron abiertamente a Franco —se movió en el posibilismo de un director de periódico del que dependía el sustento de muchas familias y que trató de mejorar el sistema desde dentro, en la medida de lo posible—, pero sí entre los que lucharon por ampliar los márgenes de libertad de la dictadura. Tampoco fue un motor que impulsara la cultura vasca en Navarra, pero sí de los que se preocuparon por darle cabida e impulso en unos años de dictadura que se caracterizaron por orillarla. Ambos comportamientos de Uranga fueron un descubrimiento para mí; y quizá lo sean para muchos de los que ayer supieron de su fallecimiento.

Miguel Ángel Iriarte es autor de una tesis doctoral sobre
la biografía y la obra periodística de José Javier Uranga

lunes, 27 de junio de 2016

Mis navarros, os kikirikiero!!!

(pincha para leer mucho mejor)
A pesar de que la participación no fue como para echar las campanas al vuelo, el Gallico está satisfecho

Elecciones Generales Junio 2016. Navarra
1. UPN-PP se consolida en Navarra como primera fuerza, PSN mantiene su escaño y el nacionalismo vasco se desploma
Con el 99,31% del escrutinio resuelto, Unidos Podemos a más de 10.000 votos de ser primera fuerza y el PSN mantiene con holgura su diputado. 
2. Innerarity hunde todavía más a Geroa Bai: el partido de Uxue Barkos ya es la sexta fuerza de Navarra
Fracaso absoluto del partido del Gobierno en Navarra, que se queda como sexta fuerza y retrocede a un raquítico 4%, por detrás de Ciudadanos
3. Bakartxo Ruiz (Bildu) sin pizca de autocrítica: "Hemos recuperado un rayo de ilusión que nos ayuda a seguir"
Bildu pierde 4000 votos y en porcentaje en Navarra y se queda a más de 25.000 votos de conseguir un diputado. 
4. Senado en Navarra:
UPN-PP gana con 3 senadores y Geroa Bai pierde su representante en favor de Unidos Podemos


(pincha para ver mucho mejor)
PUNTO DE VISTA
Miguel Ángel Riezu
NAVARRA, GANAN LOS CLÁSICOS Y PINCHAN LOS EMERGENTES
Los partidos más “tradicionales” (UPN-PP y PSOE) fueron ayer los más reforzados por el voto de los navarros frente a los “emergentes” que se estacan (caso de Podemos) o retroceden (caso de Ciudadanos). Así de claro. Tan sólo UPN-PP y el PSOE han aumentado la cosecha de votos respecto a los de hace seis meses.
La repetición de los comicios ha llevado a los navarros a buscar el voto refugio, a apostar por lo seguro conocido frente a los experimentos por conocer. O quizás, pensándolo bien, precisamente a rechazar los experimentos porque en Navarra ya se sabe en qué consisten.
Por mucho que las encuestas lo pronosticaran, el sorpasso en la lista más votada se quedó en agua de borrajas y Podemos no logró ayer colocarse en la primera plaza. UPN-PP conservó la cabecera del podium y sacando pecho además. Ganó 4.000 votos frente a diciembre y le sacó 12.000 votos al segundo partido. Toda una remontada, similar a la del PP en el conjunto del país.
El segundo ganador de los comicios en Navarra es, con claridad, el PSOE. Los socialistas recuperan votos (3.000) y porcentaje. Siguen de tercera fuerza, pero rompen la tendencia de caída hasta hoy imparable y pescan, quizás, en los votantes de I-E.
En cambio, Podemos-IU, con tener un gran resultado, vio ayer desinflarse el globo de sus expectativas. No sólo se quedó segundo, sino que sacó menos votos en Navarra que hace seis meses sumando los de Podemos más I-E. Casi 1.200 votos perdidos en una operación que buscaba lo contrario, ganar, y que tenía el viento a favor.
Ciudadanos todavía pierde más en la llamada al voto útil (5.000 votos), igual que en el resto de España.
El nacionalismo, por su parte, continúa en caída libre y cada vez con más fuerza. Bildu sigue a la baja (3.600 votos menos). Pero el batacazo de verdad es el de Geroa Bai, que pierde casi la mitad de sus votantes (16.000) respecto a diciembre. Un naufragio, este sí, anunciado por las encuestas, que deja al partido de la presidenta de Navarra Uxue Barcos al borde de la marginalidad política en los comicios generales. Hoy es la sexta fuerza en Navarra

domingo, 26 de junio de 2016

Je suis Ollarra


José Javier Uranga tuvo la genial idea de firmar sus artículos con un sobrenombre (más que un seudónimo): Ollarra, tomado de uno de los símbolos más representativos de la Vieja Iruña: el gallico de San Cernin. 
Con el sobrenombre de Ollarra –gallo en vascuence- firmó sus columnas Guindillas en aceite, La noria y, durante más de 60 años, Desd’el gallo de San Cernin.
En 1980 ETA quiso acallar su voz. La voz de un hombre libre, la voz de muchas otras voces, la voz de un periódico que en Navarra ha representado la opinión de la mayoría.
Lo ametrallaron a la entrada de su puesto de trabajo, en Diario de Navarra. Ni siquiera él sabía cuántos tiros le metieron en el cuerpo. Entre 20 y 30, solía decir que le dijeron. Y Ollarra nos siguió contando que una mujer (que resultó ser Mercedes Galdós) le apuntó a la cara -a menos de medio metro- y le descerrajó el tiro de gracia.
José Javier Uranga ni siquiera perdió el conocimiento. Y tras 11 meses de convalecencia y 10 operaciones, volvió a su puesto de trabajo. Yo no creo en milagros, pero haberlos, haylos.
Desde 1980 hasta su fallecimiento ayer, 25 de enero de 2016, han pasado 36 años. Y muchas cosas, entre ellas la derrota militar (que no social ni política) de ETA. 
Pero nadie se ha acercado a José Javier Uranga para decirle públicamente: "José Javier, venimos a pedirte perdón por lo que te hicimos. Matándote a ti, intentamos acallar y someter la voz de DN y de una gran parte de la sociedad navarra".

Operación blanqueo
En enero de 2015, Bildu se presentó con una pancarta en la Plaza Consistorial en solidaridad con los periodistas asesinados de Charlie Hebdo. Hubo un ciudadano que, llevando una foto de Ollarra, denunció su hipocresía y les recordó que ETA, a lo largo de su sangrienta carrera, ha atentado, en democracia, infinidad de veces contra periodistas, medios de comunicación, universidades... Ha acosado a profesores comprometidos... Por no aburrir (la lista se las trae) os dejo ahí un enlace. Y su brazo político nunca jamás abrió la boca si no es para jalear y defender los atentados.
Días después, me llegaba este comentario:
José Javier Uranga, ya ciego y sordo, no puede agradecerte, pero te agradecemos sus amigos y los que le seguimos durante muchos años denunciando el horror y el terror de ETA y sus múltiples brazos, incluido el brazo perezoso de los que no hicieron nunca nada...
La muerte de José Javier Uranga es una nueva ocasión. Un aldabonazo en las conciencias de quienes ejecutaron, jalearon, callaron, miraron para otro lado. Algunos de ellos (el terror les ha salido rentable políticamente) ocupan cargos políticos en el Gobierno de Navarra, en los Ayuntamientos...
Ya no pueden pedirle perdón personalmente a él, pero sí pueden pedir perdón a toda la sociedad navarra reconociendo la injusticia terrible que -en la persona de Ollarra- se hizo a la libertad de expresión.
¡Descansa, por fin, en paz, Ollarra!

sábado, 25 de junio de 2016

Inge Morath, San Fermín 1954

Joaquín Pascal con Morath, Miller y su hijo en SF 97

Algunos comentarios de Facebook
He subido a Facebook las fotos que aparecen en el vídeo 
para que podáis verlas con más detenimiento.

Siendo Joaquín Pascal concejal (aunque no he encontrado el dato concreto, estoy convencido de que tuvo mucho que ver, ya que en 1996 se hizo cargo, como Concejal delegado, del Área de Asuntos Culturales del Ayuntamiento de Pamplona. Y de todos es sabido el entusiasmo contagioso y la pasión con la que se entregaba Joaquín, especialmente a la cultura), el Ayuntamiento de Pamplona adquirió la colección de fotografías que Inge Morath realizó durante los Sanfermines de 1954. Para el acto de entrega, en las fiestas del 97, Inge vino acompañada de su marido, el dramaturgo Arthur Miller.
Esas instantáneas, casi todas en blanco y negro, fueron publicadas en forma de libro –“Guerra a la tristeza” (fijaos en el letrero de la barraca)- en 1955, pero no pudieron ser vistas en España, ya que la censura de aquellos años no las consideró aptas.
Nunca entendí los motivos de esa exagerada censura, y ya me diréis si vosotros los descubrís en alguna imagen.
Os habréis fijado que en el logotipo de mi blog, al comienzo de todas las páginas, hay una foto -que se repite tres veces- de un niño que lleva una hogaza de pan. Es una de las que sacó en Pamplona Inge Morath aquel año de 1954. Durante muchos años pensé que podría haber sido yo el niño de la hogaza. No hace mucho, por algún detalle (la calle por la que transita no es de las que podía recorrer yo con la bolsa de pan), ya caí en la cuenta de que no, pero sigo teniéndole un cariño especial.
Y es que Inge Morath, de manera misteriosa, nos retrató a todos, y supo captar con una mirada de ternura la realidad de la Pamplona de aquellos años, más un pueblo que una ciudad, cuando los sanfermines no eran aún en blanco y rojo.
En el vídeo, que recoge la mayor parte de las imágenes, he dejado de lado las de tema taurino, con las que haré otro vídeo próximamente.
Me ha parecido que a esas imágenes les va muy bien la música del Maestro Turrillas que en esos años ya sonaba en las calles de Pamplona y que lo siguen haciendo.

Os recomiendo que veáis el vídeo en el modo de pantalla completa, para que podáis sumergiros en la imagen. Estoy convencido de que esta inmersión -de la mano de Inge Morath- en la Pamplona de los 50 os va a llenar de nostalgia y de cariño por nuestra Vieja Iruña.

viernes, 24 de junio de 2016

Enrique Martín, Gallico de Oro de Napardi


Enrique Martín, Gallico de Oro de Napardi por salvar a Osasuna del “infierno”
El entrenador recibirá el 11 de julio este galardón que concede la sociedad gastronómica
La elección del premiado de este año ha estado “clarísima” entre los 200 socios de Napardi 

Leed, por favor, el comentario de Echenique (DMR): Lo predijo Manuel Carrasco
El entrenador de Osasuna, Enrique Martín Monreal, recibirá el próximo 11 de julio el Gallico de Oro de Napardi 2016, un reconocimiento con el que la sociedad gastronómica quiere premiar que haya “salvado” al equipo rojillo de los “infiernos” y lo haya “subido a los cielos”.


“De los infiernos nos salvó y a los cielos nos subió”, destacó el presidente de Napardi, Miguel Redín, en una rueda de prensa que ofreció ayer junto a varios miembros de la Junta Directiva de la sociedad gastronómica para presentar al galardonado con el Gallico de Oro 2016.
Redín remarcó que la elección del premiado de este año ha estado “clarísima” entre los 200 socios de Napardi. “Un porcentaje altísimo son osasunistas y está toda la gente encantada. Otros años suele haber un poco de discrepancias, pero este año no, por mayoría a don Enrique”, ensalzó.
Tras explicar que Enrique Martín será el quinto deportista que recibirá el Gallico de Oro en la historia de este reconocimiento, que este año cumple su 31ª edición, el presidente de Napardi explicó que ya han comunicado la decisión al entrenador de Osasuna, quien está “muy contento y encantado” por el reconocimiento.
“Hubo un escritor de aquí que decía que el Gallico es el Óscar de Pamplona”, resaltó Miguel Redín, para destacar que Martín “cogió a Osasuna en un momento en el que descendíamos a tercera, que eso es prácticamente desaparecer, y consiguió primero quedarnos en Segunda y al año siguiente subirnos a Primera”.
Así, ensalzó la labor de Martín en un club como Osasuna, “que tenía muchos problemas y muchas historias y ahora se le ha abierto una ventana al futuro estupenda”. “La obra y el artífice, aparte de los jugadores, es Martín, que les ha dirigido de maravilla. No ha habido discusión en el Gallico”, remarcó.


Más detalles
Napardi entregará el Gallico de Oro 2016 al entrenador de Osasuna en un acto que se celebrará el próximo 11 de julio y en el que, según explicó el presidente de la sociedad, también se dará “un detalle más para alguna sociedad de Pamplona”. “Alguna cumple 160 años este año, tendremos un detalle con ellos”, avanzó. De acuerdo con las normas establecidas para la concesión del Gallico de Oro, el elegido debe ser “una persona de Navarra, o vinculada a ella, que por su trabajo y dedicación haya destacado de manera sobresaliente en el campo de las artes, las ciencias, el deporte, la cultura o las humanidades”.

Escuchemos el final de esta canción de Napardi dedicada a Martín, Gallico de Oro 2016.
Una feliz coincidencia: en Navarra a la abubilla la llamamos Gallico de San Martín (Monreal, Don Enrique)

jueves, 23 de junio de 2016

Pantierno (actualización)

Los kilikis me daban jilis (ver foto). Pantierno, pánico
"El caso más notable podía ser Pantierno, mote de Luis Tierno Marqueta, pamplonés nacido en 1894, de raíces sorianas -el padre era de Valdeavellano de Tera, en la diócesis de Orma- y tudelanas; obrero ilustrado, según testimonio de quienes le trataron. Tierno Galván se refirió a sus parientes pamploneses, cuando vino a Sanfermines en 1983. A decir verdad, ¿cuántos sabían cómo se llamaban en el Registro Civil los ciudadanos Pantierno, Hojalata, Huevoduro, Cuellopato, Maxi la Cutera, Uve o el mismísimo Eliseo?" (Alejandro Ciarra: "Canciones populares infantiles en las calles de Pamplona -años 40-").
***
Yo creo que nunca vi a Pantierno. Y me da rabia porque, si lo hubiera visto, seguro que no le habría tenido tanto miedo como le tenía. Las versiones que os ofrezco me dan pie a ello. Pero el miedo venció a mi curiosidad.
Y no lo vi (creo) porque era el mío un miedo tan irracional que, oír “¡que viene Pantierno!” y buscar un refugio -como hacen los perros en cuanto se dispara un cohete- era todo uno.
De mayor me dijeron que la palabra "pánico" significaba "relativo a Pan", el dios de los bosques, en los que cualquier rumor, crujido... produce... lo mismo que me producía a mí oír que venía Pantierno. Mi interés por la etimología quizás venga de ahí. Si me hubieran dicho el significado de Pantierno en el lenguaje popular de Navarra (bobalicón, ingenuo, infeliz), se me habrían pasado todos mis miedos.

Escuelas de San Francisco

El Hombre del saco
Porque al nombre de “Pantierno” le solían acompañar otros dos: “el Hombre del saco” y “el Sacamantecas”, que desvirtuaban el significado positivo que, en principio, podría tener “pan-tierno”.
Entenderéis mis miedos si os cuento "El collarcito de oro" (pinchad, pinchad, que hay más), una de esas historias terribles que nos contaban en la infancia referente al "Hombre del saco", uno de los nombres asociados con Pantierno:


Quizás la razón por la que yo no tengo una imagen de Pantierno estribe, más que en el miedo, en que él andaba más por San Cernin que por la Navarrería.
Pero si yo no vi a Pantierno, quienes aportan estos testimonios sí que lo vieron. Y, más que miedo, lo que sintieron por él fue compasión.

1. Testimonio de Mar
"Era parte de nuestra infancia, y tampoco sé mucho. Me parece que era de la Rochapea, porque decían: “ya sube el de la Rocha”. Era un hombre que nos daba mucho miedo: llevaba una gabardina, unos cacho zapatos muy grandes, un saco y tenía una enorme nariz.
Se ponía apoyado en la pared de la farmacia Negrillos, en la calle Mayor. Creo que iba a oír al ciego, que cantaba en la esquina de Ataun: “los 30 iguales para hoy, los de la suerte que caen hoy”. Nosotros nos sentábamos en la acera de Ataun y, cuando ya no nos daba miedo, o nos atrevíamos, lo rodeábamos -pero un poco de lejos- y le cantábamos: “sacamantecas!!! sacamantecas!!!", porque creíamos que era el sacamantecas y que mataba a los críos y los metía en el saco...
Entonces nos encorría, calle Mayor abajo, gritándonos....


Otras veces estaba en la plaza San Francisco, en el soportal de las escuelas de San Francisco. Pero ahí no nos atrevíamos a subir, no sé por qué.
También se decía que alguna vez se había metido en el patio de las Teresianas, de la calle Mayor. Me figuro que entraría por la calle San Francisco. Y que gritaba.
Lo siento, son recuerdos de infancia que no te servirán. Es lo único que de momento recuerdo. Pero nos tenía a todos aterrorizados con que nos iba a sacar las mantecas. No sé qué nos imaginábamos. Sería un pobre hombre que no estaba bien. Y nosotros incordiándole!"
***
En las navidades de 97 me regalé un libro que ya el propio título era un auténtico regalo. Una pena que no fuera acompañado por un Cd.
De él he sacado el 2º testimonio:

2. Alejandro Ciarra Irurita
"Canciones Populares Infantiles en las calles de Pamplona –años 40-". Páginas 28 y 29:
El niño Alejandro, de la Calle San Antón, nos cuenta lo que ve desde su ventana:

Calle San Antón, años 40
"Al fondo, del lado de la plaza de San Francisco, aparece el viejo buhonero, apodado "Pantierno", ejecutando, con la rigurosa exactitud de una figura de carillón, el extraño "rito" que la mente, sumida en leve y pacífica locura, ordena realizar al cuerpo.
Camina por la calzada junto al borde de la acera, y cada veinte o veinticinco pasos, sin perder la cadencia de la marcha, gira sobre sí mismo y continúa su andar.
"Pantierno", aunque casi un anciano, es todavía un hombre muy vigoroso. Estatura mediana, casi baja; muy ancho y recio; gran nariz curvada, aguileña, en un rostro de tez oscura, anguloso pero lleno, sin aristas afiladas; ojos no pequeños en amplias y profundas cuencas, y cejas y cabeza muy pobladas de un pelo negro, denso, fuerte y sin brillo, como de jabalí, que la vieja boina no puede cubrir del todo.
Viste amplia blusa negra, pantalón gris-negro de rayas y calza botas de cuartel. De sus fuertes hombros cuelga el largo saco donde va recogiendo papeles, trapos, trozos de metales, cables de cobre y pan seco.
Aún conserva, aunque ya un poco apagados por la edad, el impulso de marcha de un avezado andarín. Mientras camina, con la mirada recta y fija hacia adelante, parece abstraído en hondos pensamientos. A veces, cuando repara en que, desde un bajo balcón o desde la otra acera, alguien le mira con insistencia, lanza fugitivas miradas de soslayo que pretenden ser duras y hasta amenazadoras, pero aunque en la imaginación de algunos niños —alienados por los mayores— aparece como un "sacamantecas" (¡ya en la 'mitad del siglo xx y todavía "brujas"!), todos saben que es inofensivo y bueno como... ¡el pan tierno! Y sólo se detiene  brevemente, y blandiendo su fuerte brazo, lanza al aire algunas palabrotas cuando algún "chusco", que ha contado el número de pasos que da entre dos giros sobre sí mismo, dice en voz alta... ¡Y veinticinco!
Es un poco dramático y muy conmovedor, ver cómo este pobre hombre, sumido en su apacible locura, es blanco de las burlas y chanzas de sus conciudadanos.
¿Por qué se producirá en nosotros esa malsana tendencia a la burla de pobres, humildes e indefensos? ¿Por qué nos complacemos en esas bajezas? ¿Porque sabemos, quizás, que no habrá, de palabra ni de obra, réplica que nos haga daño?


Mientras el buhonero, a lo largo de la calle, junto al borde de la acera de las Escuelas Municipales y la casa-palacio de Guendulain, va ejecutando el simple y extraño "ballet", el niño, desde su balcón, con el rostro serio y silencioso, reflejando ¿temor?, ¿piedad?, lo observa atento y admirado hasta que, en el Rincón de la Aduana, lo ve curiosear un poco alrededor de la estación del tranvía "El Irati" y, finalmente, se pierde de vista hacia San Lorenzo."

3. José María Baroga
En 'La vida íntima de Pamplona' y referido al año 1954, hay un par de párrafos. El primero, dedicado a Pantierno, nos lo vuelve a mostrar con su saco y girando sobre sí mismo.
En el segundo aparece otro personaje que sí conocí de niño y al que llamábamos "Marinerito se va el vapor, vaporíiiii".

"Ha dejado de nevar. El sol, a punto ya de acostarse, envía los últimos rayos del día. La temperatura es bastante agradable e invita a dar un paseo por las afueras...
Por allá desaparecen, San Gregorio adelante, el anticuario y la piculina, susurrándose tiernas endechas, eternos juramentos de amor...
En dirección contraria viene hacia San Nicolás, con su saco misterioso al hombro y girando sobre sí mismo cada diez pasos, Pantierno, el «Coco» de toda la chavalería.
Unos metros más atrás, «Aprisa marinero que se va el vapor», otro ciudadano «orate fratres» (chalado).
Sí, el Manicomio ha salido a dar una vuelta por la parte vieja..."

De los que vienen a continuación sólo me suena Pitoito, Pitoito Setas, pero no sé unirlo a ninguna característica especial:
"Según me informa este simpático amigo había, en sus buenos tiempos, multitud de mozos chirenes: Sangüesa, Calvo, Armendáriz, Pitoito, Abadiano, Cebollica, Triparrana... "

miércoles, 22 de junio de 2016

La victoria tiene cien padres

Rojillo, la mascota de Osasuna, bromea y baila delante de la plantilla y de la presidente del Gobierno durante la recepción en el Salón del Trono del Palacio de Navarra
Y la derrota es huérfana. A lo largo del último año y especialmente en estos últimos días hemos visto el descarado travestismo del equipo de Gobierno: ahora aplauden a Osasuna, pero, un año antes, Geroa Bai, Bildu, NaBai e I-E renegaban de una ley foral que, de no haberse aprobado, habría conducido al club a su desaparición. Y la Presidente, hasta se ha cambiado el nombre: de ser simplemente Miren Uxue Barcos Berruezo a ser Uxue BarkOs Asuna. Y encantada, como se ve en la foto. Estos tres artículos, de estos últimos días, denuncian esta hipocresía.

Osasuna ‘bai eta ez’, según                                                                             por Chon Latienda
Quienes ahora se dejan ver por el palco de Osasuna fueron los primeros en poner toda clase de obstáculos para salvar al club
Fue en noviembre de 2014 cuando el Parlamento de Navarra aprobaba la Ley Foral de reestructuración de la deuda de Osasuna con Hacienda con los votos a favor de UPN, PSN y PP y los votos en contra de Bildu, Aralar-Nabai, IU y los no adscritos. El objetivo de la Ley era el de compatibilizar el interés en la continuidad de una institución como Osasuna, con el cobro de la deuda que el club, inmerso en unas circunstancias financieras de extrema gravedad, mantiene con la Hacienda Tributaria, deuda que sería imposible cobrar en otro escenario distinto al del acuerdo. Cabe señalar que dicha ley no condona deuda alguna a Osasuna, es más, el Gobierno de Navarra se hace con las instalaciones del club que servirán como pago de parte de esa deuda con Hacienda.
Cuesta poco recordar la actitud del nacionalismo vasco con toda esa cuestión. Se rasgaban las vestiduras al conocer la deuda acumulada con Hacienda y denunciaban el trato de favor que Hacienda le había dispensado al club rojillo. La prioridad, cargarse Osasuna. Lo de menos, cobrar la deuda. Y la misma actitud ha mantenido el Ayuntamiento de Pamplona, gobernado por Bildu y la comparsa del “cambio” con la Fundación Osasuna, que pese a contar con los informes técnicos y jurídicos favorables que justificaban y avalaban la subvención mediante concesión directa para el desarrollo del fútbol base en Pamplona, sigue sin darles ni un euro.
Y en este escenario salió a colación la actitud que el nacionalismo vasco ha tenido con clubes como el Athletic de Bilbao, que pudo construirse un campo nuevo con dinero público: 50 millones de euros del Gobierno Vasco, otros 50 de la Diputación de Vizcaya, y 11 del Ayuntamiento de Bilbao. Y a lo anterior añadámosle el trato de favor que durante años ha dispensado la Hacienda vasca a los jugadores, que pagaban la mitad de lo que les correspondía en el IRPF. Y el mismo trato ha tenido la Real Sociedad, a la que la Hacienda guipuzcoana le condonó una multa de 6,4 millones de euros y le concedió una subvención de 6 millones.
Y mientras que la mayoría de navarros nos apuntamos al “quiero volver” desde el minuto uno del descenso de Osasuna en 2014, los que se opusieron a salvar al club de su desaparición volverán a dejarse ver en el palco presidencial del Sadar vulnerando su propio acuerdo programático que, en el apartado de “honestidad y transparencia”, firmaron comprometiéndose a eliminar “cualquier situación de privilegio” y la “prohibición de recibir regalos”. Y en situación de privilegio en el palco de Osasuna hemos visto a Barkos y a Asirón, y a este último, de regaliz, en la reciente comida anual de la Fundación Osasuna compartiendo mesa con las empresas que aportan su dinero al proyecto de Osasuna.

Quedan dos partidos cruciales en los que Osasuna se va a jugar su ascenso a primera división. Y el miércoles seguro que volveremos a ver en el palco a Asirón y a Barkos, y quién sabe si al de la camiseta de Spiderman, a Laura Berro con su hermana, y al hermano de Barkos, todos ellos trasladados en coche por Maider Beloki y escoltados por Maite González, la policía municipal que aplicará el reglamento a su antojo para que todos los invitados lleguen a casa sin sufrir los atascos. Palco y chuletón, bai. Ayudar a Osasuna, ez.
Chon Latienda es comentarista política 

Osasuna, un sentimiento que une a los navarros
Los miles de aficionados que desde la madrugada del domingo han acompañado a la plantilla osasunista por las calles de Pamplona son una muestra del sentimiento que despierta el equipo entre la gran mayoría de los navarros.
En una tierra donde tradicionalmente se remarcan más las diferencias que las coincidencias, Osasuna es capaz de aunar a los de la Ribera y a los de la Montaña, a los de izquierdas y derechas, a los de aquí y a los de fuera, en esa filosofía rojilla que hunde sus pilares en conceptos tan elementales como el trabajo, el sacrificio o la humildad.
Aventuras como las de los últimos años, en las que algunos de sus dirigentes confundieron el servicio a Osasuna con el beneficio propio, han llevado al club a una situación casi irreversible, si no hubiera sido por el apoyo que desde la nueva directiva, la afición y algunos partidos políticos (UPN, PSN y PP) dieron a la primera institución deportiva de Navarra.
La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, ahora aplaude a Osasuna, pero, un año antes, Geroa Bai, Bildu, NaBai e I-E renegaban de una ley foral que, de no haberse aprobado, hubiera conducido al club a su desaparición.

Echaos p'allá ke no kepo en la foto!!!

También, herencia recibida                                                 BLANCO SOBRE NEGRO Dulanz
¿Y ahora, qué pasa con la herencia recibida? ¿No era tan mala? De no ser por ella, ni Barkos ni Asiron hubieran lucido palmito en el balcón. De repente, más osasunistas que la plantilla y los aficionados juntos. De haber sido por Geroa Bai y Bildu, a estas horas Osasuna ni estaría en Primera ni la Hacienda foral en vías de recuperar una porrada de millones. Solo queda reconocerlo. Se puede discutir la relación causa-efecto del gobierno anterior sobre el segundo modelo de Volkswagen o la bajada del desempleo. Pero la discutida ley que salvó el pellejo al club rojillo fue una apuesta única y exclusiva de UPN, PSN y PP por preservar el pin foral. Otros se lo quisieron cargar. Simple y llanamente. O que muriera de inanición. Que es la misma eutanasia, pero con una sonrisa. El portavoz nacionalista Koldo Martínez no quiere oír hablar del tema. Huye del pasado reciente como de la peste. Para “no empañar la alegría” que todos los navarros sienten. Sobre todo, la de Barkos y Asiron, que ahora bailan por el legado recibido.

martes, 21 de junio de 2016

Melodías Populares Religiosas (IV)

(Pincha para poder leer algo)
Cuando hoy volvía de mi paseo matinal, me he encontrado tarareando una de esas canciones religiosas tan populares en mi infancia que seguro que os suena a todos los nacidos por estos lares antes de 1955. Digo 55, porque me parece -por mi experiencia personal- que siguieron cantándose hasta que el Vaticano II las fue arrinconando.
Enredando en internet me he llevado la agradable sorpresa de que OscarReflexiO ha ido subiendo, recientemente, un montón de ellas con verdadero mimo. Muchísimas gracias a esta persona por un trabajo tan importante de desolvido.
Al preguntarme de cúando serían esas canciones, me he llevado otra gran sorpresa. Yo pensaba -con más prudencia que algunos que las critican furibundamente por franquistas- que habrían sido hechas durante los primeros años de la Dictadura. Pero no. Son bastante anteriores, incluso a la 2ª República.
La prueba: he encontrado una "Colección de Cánticos litúrgicos y populares religiosos", fechada en 1927 (luego son anteriores todas ellas), , en Burgos, que contiene estos tres que hoy os presento, y todos, absolutamente todos, los que yo recuerdo haber cantado de niño. Bueno, exagero un poco: un par de ellos no los he encontrado.
Os recomiendo vivamente que pinchéis en el enlace porque vais a disfrutar como enanos, desolvidando viejas canciones de vuestra infancia. Además, gracias al índice, es muy fácil encontrarlas.
Veamos, como muestra, estos tres cánticos que con tanto esmero ha subido Óscar:

1917 Procesión ante la Diputación

1. Ven, Corazón sagrado (Himno Nacional del Sagrado Corazón de Jesus)
Música de Aniceto Soto y Letra del Padre Félix G. Olmedo, S. J. (que tiene registros en la BNE desde 1911, algunos con títulos bastante inquietantes como uno de 1936, titulado "En España empieza a amanecer".
Interpretan esta grabación (no pone fecha) los Coros de los maestros M. Gorostidi y E. Soto, con acompañamiento de órgano.



Ven, Corazón sagrado
de nuestro Redentor;
comience ya el reinado
de tu divino amor.
1.
Ven, tuya es España entera,
tuyo su invicto blasón.
Ven y vence, reina, impera
¡oh Sagrado Corazón!
2.
Ven a reinar en las naciones,
triunfa en las almas, Señor;
llena benigno los corazones
de los dones de tu amor.







2. Corazón Santo
Popular en España, fue armonizado por el jesuíta N. Otaño.
Lo interpretan también los Coros de los maestros M. Gorostidi y E. Soto, con acompañamiento de órgano


Corazón santo,
Tú reinarás;
Tú nuestro encanto
siempre serás.
1.
Venid, cristianos,
y acá en el suelo
como en el cielo
se ve adorar.
También nosotros
adoraremos
y ensalzaremos
al Dios de paz.
2.
Corazón dulce,
manso y clemente,
divina fuente
de santidad;
Tú eres la prenda
de mi victoria,
Tú eres mi gloria,
mi eterna paz.











3. Dueño de mi vida
Exactamente como el anterior: N. Otaño y lo interpretan también los Coros de los maestros M. Gorostidi y E. Soto, con acompañamiento de órgano:


Dueño de mi vida,
vida de mi amor,
ábreme la herida
de tu Corazón.
1.
Corazón divino,
dulce cual la miel,
Tú eres el camino
para el alma fiel.
2.
Corazón divino,
abierto por mí,
dame que yo viva
y que muera en Ti.