Páginas vistas en el último mes

jueves, 26 de mayo de 2016

"Moza de Ruta Quetzal", por Sonsoles

Si te parece que Miguel se merece una calle en Pamplona, al final encontrarás un enlace para firmar esta petición.

TRIBUNA CULTURAL El último explorador
Con motivo de la muerte de Miguel de la Quadra-Salcedo el pasado viernes, la autora rememora sus vivencias en la Ruta Quetzal 1993, la expedición que impulsó este periodista y aventurero.
Con 17 años, la ‘rutera’ viajó a Centroamérica y al interior de sí misma

Moza de Ruta Quetzal                                                                                           Sonsoles Echavarren
“No pueden subir a la habitación. Esperen aquí y ahora bajará la ropa que no le cabe en la mochila”. Las palabras de la monitora fueron tajantes y mi pobre madre se quedó desencajada. “¿Y no le puedo ayudar”, inquirió. “No. A partir de ahora, tendrá que hacer todo sola”. Así que, con mis 17 años y el miedo en la boca del estómago, subí a la habitación de un colegio mayor de la Universidad Complutense y saqué casi todo lo que llevaba. Me quedé con dos camisetas, tres mudas, tres pares de calcetines, un cepillo de pelo y otro de dientes, el chándal, las botas y las sandalias de Panama Jack que nos acaban de repartir a los 300 expedicionarios. “Es lo tenéis que llevar de vuelta a casa”, dije entregándole a mi madre una bolsa llena de ropa. Era el mediodía del 22 de agosto de 1993, un caluroso domingo en Madrid, a donde había viajado con mis padres desde Pamplona para empezar la mayor aventura de mi vida; la Ruta Quetzal. Un viaje de 51 días en el que yo pensaba que iba a recorrer España, la isla francesa de Guadalupe (en el Caribe), Puerto Rico, República Dominicana, Honduras, Guatemala y México. Pero en el que terminé viajando mucho más lejos; al interior de mí misma, a las injusticias del mundo y los desayunos con frijoles en plena selva, al barro en la mochila y los grandes amigos para siempre. El viernes pasado mientras paseaba con mi hermana por la Gran Vía madrileña se cerró el círculo. Un whatsapp de mi padre me informaba de que Miguel de la Quadra- Salcedo había muerto con 84 años. Y yo, a mis 40 y pletórica por haberme escapado un par de días de la vorágine de mi casa y de mis tres hijos, me quedé helada, empapada por una lluvia torrencial de recuerdos y volví a ser una joven de 17 en el mismo Madrid en el que empezó todo.


Expedicionarias cargadas con sus mochilas, en un campamento de la selva mexicana, durante la Ruta Quetzal Argentaria de 1993, la primera expedición que se celebró con este nombre (antes fue Aventura 92). DN
“No me imaginaba que hubieras estado en la Ruta Quetzal. No te hacía tan aventurera”, me confesó la madre de un amigo de mi hijo a la puerta del colegio. “Ya ves... He tenido un pasado. No siempre he estado entre pañales”, le contesté entre risas. Yo también fui una Moza de Ruta Quetzal, como cantaban los titiriteros del grupo salmantino Libélula, que con su música nos acompañaron durante toda la expedición. “Moza de Ruta Quetzal, si quieres que yo te quiera / moza de Ruta Quetzal, tienes que bailar conmigo, cantimplora en la cadera / esta noche en la pradera, moza de Ruta Quetzal / Buscas aventura, la vas a encontrar / porque desde Chichi te acecha el jaguar / busca el pajarito, que te salvará / ¡ay, mi pajarito, mi alegre quetzal / ¡Qué buena idea que tuvo Argentaria! / ¡Qué buena idea que tuvo Miguel!” Unos versos que a la mayoría de los lectores no les dirán nada pero que los cerca de 10.000 ruteros de Europa e Iberoamérica no podrán leer sin entonarlos en su cabeza con la musiquilla pegadiza que nos acompañaba a diario al son de la dulzaina y el bombo.
(Sobre esta canción, echa una ojeada al primer comentario, el de Oscar Andrés Casado)



Sí, yo también fui una Moza de Ruta Quetzal, de la primera edición que se celebró con ese nombre (antes se llamaban Aventura 92). De las que surcaron el Atlántico durante una semana a bordo de la universidad flotante del J. J Sister (un antiguo buque de la compañía Transmediterranea que hizo su última travesía con nosotros a bordo y que terminó sus días en Santo Domingo, con una grave avería que nos obligó a continuar el viaje en avión), de las que recorrió Centroamérica en una gua-gua desvencijada y asfixiante, de las que acampó en unas tiendas azules y moradas junto a los templos mayas de Tikal en Guatemala, una noche de luna llena; o remontó en una barcaza del ejército mexicano el río Usumacinta, frontera natural entre Guatemala y México. ¡Qué tiempo tan feliz! A pesar de la lluvia torrencial que nos obligó a evacuar un campamento en Cobán (Honduras) en medio de la noche y refugiarnos en un albergue de la Cruz Roja, de las picaduras de los mosquitos, del eterno arroz con frijoles para desayunar, comer y cenar que nos repartían soldados del ejército cada vez que instalábamos nuestras carpas o del olor a sudor y suciedad de mis dos camisetas con el logotipo de la Ruta Quetzal que llevábamos un día sí y otro también (y que no merecía la pena lavar en el río porque el aroma a humedad aún era peor).

Miguel de la Quadra-Salcedo con cuatro expedicionarios navarros (de izda. a dcha., Miguel Muñoz, Miguel López, Jon Ariztimuño y Cecilia Ocón), durante la Ruta Quetzal de 1997, en Puebla (México). DN
Sí, yo también fui una Moza de Ruta Quetzal. De las que se bañaron en cascadas paradisiacas después de una caminata de horas por la selva sin apenas agua en la cantimplora, recorrieron el colorido mercadillo indígena de Chichicastenango, salieron oliendo a incienso de la iglesia de Santo Tomás en ese mismo pueblo de Guatemala, asistieron a una misa en bañador en el río Usumacinta oficiada por el jesuita Jesús Aguirre o se creyeron protagonistas de un anuncio en una playa junto a las ruinas de Tulum en el azul turquesa del Caribe mexicano. De las que visitaron cabezas olmecas, jardines botánicos, plantaciones de cacao... Pero sobre todo, de las que aprendieron a querer a los demás. Miguel, conseguiste tu objetivo. Al margen de las clases magistrales de historia, literatura o biografías de los conquistadores que nos impartían catedráticos universitarios, los expedicionarios aprendimos el valor de la amistad... y del amor. Y desde entonces, los países de Iberoamérica y Europa llevan el nombre y apellidos de mis amigos ruteros. Pablo de Urugay, Christian de Perú, Emilia de Brasil, Ana Zulay de Costa Rica, Karen de El Salvador, Lucas de Albacete, Rodrigo de Portugal... y mis queridas Paula de La Coruña, Corín de Valencia, Aldara y Marta de Madrid, Ana de Burgos, Mar de Barcelona o Gema de Murcia, entre otros.



Miguel, sé que el otro día en tu funeral en Madrid cantaron Moza de Ruta Quetzal, la versión de una sanjuanera (’Moza que a la compra vas’) que se inventaron en Guatemala los titiriteros de Libélula en “varias noches embriagadoras”. Y yo, desde aquí, me uno a ese homenaje y te doy las gracias por ser mucho más que un periodista, un deportista o un aventurero. Fuiste un pionero en las relaciones entre Europa y Latinoamérica y en algo que está hoy tan de moda, en la empatía entre personas. Con mis 17 años aprendí que los cubanos no tenían libertad, quién era Alberto Fujimori o que hay dominicanos con mucho dinero, como mi compañera de camarote, que viven en mansiones, junto a la pobreza del Mercado Modelo de Santo Domingo. Pero, sobre todo, empecé a valerme por mí misma desde que una monitora le dijo a mi madre que me dejara sola y que no necesitaba tantas cosas para emprender el viaje de mi vida y a mi vida. El martes 12 de octubre, un mes y medio después de aquel día, nuestro avión aterrizó en Barajas y, entre mochilas y ponchos malolientes, los ruteros nos abrazamos, lloramos y nos hicimos las últimas fotos para terminar el carrete. Y de allí me fui cabizbaja y volví a mi vida anterior, aunque con una nueva identidad para el resto de mis días y que hoy, más que nunca, conservo orgullosa; la de Moza de Ruta Quetzal.
Periodista y ‘rutera’, Sonsoles es redactora en 
Diario de Navarra y expedicionaria en la Ruta Quetzal 93

Si te parece que Miguel se merece una calle en Pamplona, pincha aquí para firmar esa petición

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días Patxi;

Soy pamplonica descendiente de sorianos. Todos los días leo tu blog. Muchas gracias por el trabajo que realizas, y que tanta falta hace hoy en día en Navarra.

Te escribo este artículo porque la canción "moza de la ruta Quetzal" está basada en una sanjuanera de las fiestas de Soria.

Y aquí su historia.

LA CANCION SANJUANERA A "LA COMPRA" FUE ESTRENADA EN 1939 CON LETRA DE JESUS HERNANDEZ DE LA IGLESIA Y MUSICA DE FRANCISCO GARCIA MUÑOZ. ES QUIZA LA SANJUANERA MAS POPULAR E INCLUSO SU MUSICA FUE TOMADA COMO BASE PARA EL HIMNO DE LA RUTA QUETZAL.

La letra original es la siguiente;

Moza si a la compra vas,
si quieres que yo te quiera,
moza si a la compra vas,
tienes que bailar conmigo
esta tarde en la pradera.
Esta tarde en la pradera
moza si a la compra vas.

La moza que adoro
soriana sin par.
La compra del toro
quiere celebrar,
a Valonsarero
yo la llevaré,
en jaco ligero,
en burra o a pie.
Con toda la pompa,
pondrá mi "jurao",
para ir a la compra
un coche "adornao".
Y hasta la jurada
que nunca fue ruín,
tiene preparada
merienda sin fin.

Moza si a la compra vas,
si quieres que yo te quiera,
moza si a la compra vas,
tienes que bailar conmigo
esta tarde en la pradera.
Esta tarde en la pradera
moza si a la compra vas.

Y aquí la cación en el youtube, para oir como suena en el origienal.

A LA COMPRA CANCIONES SANJUANERAS KARAOKE
(copia y pega en Google)

Oscar Andrés Casado

Soraya SMolero dijo...

Yo también fui Moza de Ruta Quetzal. Preciosa entrada. Gracias.

http://alandarsehaceelcamino.blogspot.com/2016/05/moza-de-ruta-quetzal.html

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias, Soraya. He leido la tuya y tn me ha gustado. La pena es que no he podido ponerte un comentario.
Un navrazo

Anónimo dijo...

Hola Patxi,

Soy Sonsoles Echavarren, la moza de Ruta Quetzal. Siento el retraso en responder pero no lo había leído hasta ahora. Muchas gracias por hacerte eco de mi árticulo. Gracias también a Óscar Andrés por la letra de la sanjuanera original. Nunca la había leído y me ha encantado. Aunque me gusta más la versión rutera je ,je..
.

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias, Sonsoles, por darte un garbeo por este chiringuito virtual. Saludos a tus padres.