Páginas vistas en total

domingo, 30 de agosto de 2015

Himno de La Veleta

Adivina en qué calle
Todas las canciones que Manuel Turrillas hizo para las Peñas de Pamplona transmiten alegría y amor por la tierra, por Pamplona y Navarra. Pero ésta que hizo en 1932 para La Veleta y que cantan Los Pamplonicas, sí que cumple con creces esas condiciones: la alegría, la belleza de nuestra ciudad, el morapio, la juerga... 
Pero me llegan al alma muy especialmente estos versos:
Son las fiestas de Pamplona  de lo bueno, lo mejor;
lo que falta es el dinero; lo que sobra, el buen humor.
Viva la alegría de los veleteros;
hay que divertirse y saber vivir;
si con las canciones se seca la boca,
la remojaremos con el chacolí.
Me da rabia que estas canciones que se han cantado durante muchas décadas en Pamplona, hoy vayan quedando relegadas, criando polvo en el baúl de los recuerdos, o peor, en el monte del olvido.
Por eso, es de agradecer la generosidad del autor de esta página que ha puesto su legado a disposición de todo el mundo, a través de Internet. 
Estoy convencido de que, por lo menos, los miembros de La Saeta, herederos de La Veleta, que tanto empeño han puesto en defender su origen veletero, y que han sido ninguneados por el alcalde Asirón a la hora de lanzar el cohete 2015, pondrán también su esfuerzo por llevar a la calle las canciones que aprendieron de sus padres.
El objetivo de este vídeo es ése precisamente: facilitar el esfuerzo por desolvidar.


"Aquí... La Veleta" (Manuel Turrillas)
por Los Pamplonicas

Es la Peña La Veleta la que aquí cantando va;
la alegría de Pamplona, de nuestra bella ciudad.
Entre coplas y morapio, nuestro afán es disfrutar;
venga vino,  venga juerga, que así las penas se van.
Viva La Veleta, castiza y alegre,
p’a  fiestas rumbosas, las de San Fermín;
el que tenga penas, que no se descuide,
los de La Veleta le esperan aquí.
Música: ¡hala los de La Veleta, hala! ahura, ahura

No te rajes, pamplonica, que las siete van a dar;
pronto tiran el cohete y el encierro va a empezar.
P’a cuestión de divertirse, Pamplona por San Fermín,
con la Peña La Veleta desde el principio hasta el fin.
Música: hala veleteros, hala

Para ser buen pamplonica hay que ser buen corredor,
y  correr por la Estafeta con bravura y con valor.
Son las fiestas de Pamplona  de lo bueno, lo mejor;
lo que falta es el dinero; lo que sobra, el buen humor.
Viva la alegría de los veleteros;
hay que divertirse y saber vivir;
si con las canciones se seca la boca,
la remojaremos con el chacolí.
Repite música

No te rajes, pamplonica, que las siete van a dar;
pronto tiran el cohete y el encierro va a empezar.
P’a cuestión de divertirse, Pamplona por San Fermín,
con la Peña La Veleta desde el principio hasta el fin.


Algunos comentarios de Face sobre la laicidad de este himno

sábado, 29 de agosto de 2015

Barañáin y Berriozar en Tele-Euskal Herria

En Barañáin, al mediodía del 27.08.15
No fue sorpresa ni asombro, porque en los Ayuntamientos en los que manda Bildu pueden suceder las cosas más grotescas. Fue una mezcla de indignación y de... risa. Estos no se andan con chiquitas y donde mandan lanzan un órdago a la grande.
Ahí tenéis el Cirque de París, en Barañáin. Con dos c... ikurriñas, para más inri.
Ante las quejas de algunas personas, el responsable del circo dijo que no había encontrado banderas de Navarra en los establecimientos de los alrededores y que en el Ayuntamiento de Barañáin le habían dicho que con la ikurriña era suficiente.
Éste es pues el circo que nos presenta Bildu para las fiestas (y no fiestas) en los Ayuntamientos donde manda. Y no esperemos a que les crezcan los enanos.
Y en Berriozar, lo de siempre: por supuesto, la inevitable (y no sólo durante el cohete). Encima da la impresión de que, o sujetan a las demás, o le ponen el ventilador a la ikurriña para que sea la única que ondee.
Y no puede faltar un buen "brindis por los presos". Y desgraciadamente en muchas ocasiones la prensa suele titularlo como en el entrecomillado, cuando sus cómplices no brindan más que por los presos de ETA. Y los jueces tamploco se aclaran sobre qué medidas tomar en este asunto tan sangrante.
Como grotesco resulta que la inevitable ikurriña presida un cohete lanzado por personas que han trabajado en la localización de varios cuerpos de fusilados, tras la fuga del Fuerte de San Cristobal, y muy hiriente que se utilice "la recuperación de la memoria histórica" de hace 77 años, para ningunear y olvidar lo sucedido hace 15 con el asesinato de Casanova en plena democracia.
Y todo ello, como dice el alcalde de Bildu, Raúl Maiza, en un ambiente distendido, sin provocaciones de la Guardia Civil para reventar las fiestas; unas fiestas plurales y participativas, en las que personas de distintas sensibilidades se encuentran en un espacio festivo y disfrutan, superando así el conflicto.
Nos lo cuenta, con su imparcialidad habitual, TELE- EUSKAL HERRIA:

viernes, 28 de agosto de 2015

Juan Pedro Arraiza: Banderas en Navarra

Chupinazo 2015 en Berriozar
Con ocasión de los chupinazos festivos en diversas localidades navarras, los regidores kuatripartitos han aprovechado “el cambio” para colocar la ikurriña en sus ayuntamientos. La Ley de símbolos de Navarra la prohíbe y los de algunas localidades, que otros años lo hicieron, han sido sancionados. La novedad [de "novedad", nada; llevan años hacienéndolo; de ingeniosa, menos] “ingeniosa” de este verano en Pamplona, Tafalla y Estella ha consistido (para justificar el incumplimiento de la Ley) en aducir razones de cortesía, ante la “casual” presencia de invitados parlamentarios de Euskadi que otorgaba, a esa bandera vecina, lugares destacados entre las banderas oficiales e incluso en sustitución de la europea.
Justificar la acción en cortesías vecinales, certifica ya palmariamente que la ikurriña es la bandera de los vecinos de Euskadi y no la nuestra. Ser cortés con los vecinolaris de tu cuerda ideológica, pero ofensivo e hiriente para la mayoría de los navarros es, como mínimo, ser incívico y mal ciudadano, pues la educación, como la cortesía, no se alcanzan por una amabilidad, y acogimiento puntual hacia tus lazos afectivos, sino con una actitud permanente, respetuosa y desinteresada hacia todos. Repetir con un mantra cortesías parlamentarias, para, acto seguido, añadir que responden a “que hay una parte de la población que se identifica con esa bandera”, es pasar de la cortesía a la cortedad, al confesarse, con ello, que aquella es un cuento para pretender eludir la Ley y sus consecuencias y de paso tratarnos a la mayoría de los navarros de tontos del haba.
Los kolokas acreditan su condición antidemocrática y totalitaria, imponiendo un símbolo que ni histórica, ni legal, ni democráticamente ha representado a nuestra tierra; y lo descalificante es que desde nuestra presidenta, o el vicepresidente, hasta los abertzales más radicales (todos lo son) nos repiten que “esta sociológicamente contrastado que Navarra es mayoritariamente no abertzale”. ¿Con que cara entonces nos meten la ikurriña premeditada y alevosamente?
[Frente a la advenediza ikurriña -que divide-, el escudo de Navarra lleva representándonos a todos los navarros (árabes, judíos, francos, carlistas, liberales, gitanos, ecuatorianos, rumanos.., y a todas las "sensibilidades") desde mediados del siglo XII. Así nos lo han enseñado; pero parece que algunos aquel día no asistieron a clase]
Con la bufonada de la “sensibilidad de parte de navarros” van a tener crudo el cambio anunciado de la Ley de Símbolos, pues ese principio, como el del caprichoso “derecho a decidir”, abre la puerta también a las de la Segunda República (que también se coloca), a la del Estado Islámico, a la del Vaticano y otras muchas. Y si los kuatripartitos para no meterse en esotéricos debates parlamentarios, se limitan a retirar las sanciones a la colocación de otras banderas, nuestros ayuntamientos van a quedarse sin huecos en sus balcones. La Navarra histórica y la actual y democrática tienen tres banderas oficiales que la configuran en su identidad y adhesión comunitaria: La propia y secular navarra, la española y la europea. En las tres por activa y por pasiva están representadas todas las pluralidades y sensibilidades vascas o no, monárquicas o republicanas, calés, latinos, árabes, celtas….. ¿Aceptarían los nacionalistas vascos, en una supuesta Euskadi independiente, o los republicanos, en una España con bandera oficial de la Segunda República, el que, legalmente, a su lado se colocara también la actual bandera española, por mucha “sensibilidad de parte” que los ciudadanos mantuvieran hacia nuestra actual bandera? Pues aplíquense el cuento.
Como todavía queda alguno que honradamente cree que la ikurriña es el símbolo de una cultura, propongo con ánimo conciliador, que los abertzales creen una nueva bandera territorial para Euskadi y otra para Euskalerria, quedándose la ikurriña como exclusivo símbolo cultural, pese a que ésta la inventaran dos hermanos racistas (los Arana Goiri). Va a ser que no, aunque después de todo, en el País Vasco, en muy pocos años, han inventado o modificado (I+D) su bandera, escudos territoriales, himno y hasta la “plural” lengua vasca, sin, al parecer, muchos problemas.
A la política, lo que es política, y a la cultura vasca, lo que es cultura. Y no forman parte de ésta ni nuestros asesinos y terroristas vascos -“vengan de donde vengan”-, ni los que colocan al pueblo por encima del ciudadano, ni los que pretenden extender una lengua, utilizar la historia, o imponer sus símbolos, no para hacer a las personas más ricas y comunicativas, o que abran fronteras, sino para empobrecerlas y cerrarlas. De toda esta incultura -como, en parte vasco, y sensible- no puedo menos que sentirme avergonzado.
Juan Pedro Arraiza Rodriguez-Monte es abogado

jueves, 27 de agosto de 2015

Bett, con viento fresco

Última valla: A la izda Bett. A la dcha, fundido, el favorito
Nicholas Bett: keniata y vallista
En el atletismo no suele haber sorpresas y, menos, milagros (aunque haberlos, haylos: que le pregunten a Beamon). El resultado de la mayor parte de las pruebas suele ser previsible. Si se hicieran quinielas con el atletismo, los entendidos se forrarían a costa de los que, no conociendo a los competidores, se atrevieran a apostar. 
Es muy importante la marca con la que llegan los atletas a las olimpiadas o a un mundial. De hecho, las calles se adjudican en función de esas marcas. 
En una carrera de 400 son mejores las calles interiores porque puedes controlar a tus rivales. La calle 9 es la peor. Por eso se adjudica a quien tiene peor marca.
Pues en este mundial de Pekín Nicholas Bett ha destrozado estos tópicos. Y más si se tiene en cuenta que ese alguien es keniata y corría en 400 m. vallas, una especialidad extraña para los atletas de las altiplanicies del Valle del Rift. Y por la calle nueve.
Ha bajado, de una tacada, medio segundo (todo un mundo en 400v) su marca personal, ha batido, por supuesto, el record de Kenia, y ha hecho -47:79- la mejor marca del mundo en este 2015.
Y sólo tiene 23 añitos.

Si tienes tiempo y puedes solazarte puedes ver la versión completa (12.52):




Aquí tienes una versión más reducida (6:13):

martes, 25 de agosto de 2015

AGAO, Insuperables, a la final (2)

Javier Molina, gladiator, insuperable!
La Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera de Navarra, con su Coro Premier Ensemble, tomó parte en el programa que se emitió ayer lunes, 24 de Agosto, por el primer canal de TVE.
Su actuación fue soberbia en todas sus facetas: hablar, cantar y actuar. Estuvieron con una naturalidad pasmosa y el atuendo "navarcenco" (según Íñigo Casalí, mezcla de Navarra e Ibiza) les sentaba estupendamente a ellas y a ellos
Fue un auténtico lujo las presentaciónes de AGAO que hicieron Íñigo Casalí y Eduardo Solano y magníficas las actuaciones de Juan CastroCristina Ramos, Eduardo Solano, Ariadna Martínez, y del conjunto de actores, que dejo boquiabiertos a los miembros del jurado.
Incluso se produjeron momentos de hilaridad como cuando Javier Molina fue descubierto como Russell Crowe, de la película Gladiator, o cuando se ensayaron unas vocalizaciones con la ingenua frase de "mi moto Alpina derrapante"
En fin, de bromas y veras, nos hicieron disfrutar, nos emocionaron, pasaron a la final y dieron otro buen empujón para la ópera en Navarra. 
Gracias.


Algunos comentarios emocionados en Face


La Saeta-La Veleta, ninguneada por Asirón

(1) El Gallico de San Cernin; (2) Los dos gallicos girados; (3) La sombra de los gallicos tras (L ↑ S)
Quiero dedicar esta entrada a Koldo, quien, en un alarde de lógica y amabilidad, nos ha proporcionado una información muy interesante.

El escudo de La Saeta-La Veleta
Quien diseñó el escudo de esta sociedad, tenía claro lo que pretendía. 
Cuenta Juan Rived, historiador y miembro de La Veleta, que tras el parón administrativo por la Guerra Civil y los cambios en la Ley de Asociaciones, La Veleta, creada el 30 de Enero de 1930 (el 30 del 30) no pudo darse de alta con el mismo nombre y la misma Junta Directiva, ya que era "dudosa", políticamente hablando. Concretamente, su Presidente había pertenecido a Izquierda Republicana.
Pero los veleteros, en su afán de continuar siendo La Veleta, dijeron: "¿no nos dejan seguir con nuestro nombre? ¡Pues nos ponemos La Saeta, que, además, suena parecido!"
Y coló. Desde fines del 41 se habían ido presentando alegaciones, hasta que, por fin, en el 42 pudo volver a constituirse en el mismo local -Jarauta 33-, y con los mismos socios, aunque, eso sí, poniendo en la presidencia a una persona "virgen y sin mácula".
La artimaña de cambiar la palabra, el término, manteniendo la idea, el concepto, había triunfado.
Porque no sólo veleta y saeta suenan parecido, sino que la mayoría de las veletas consisten en una saeta. Y además podía engatusar a los señores de la censura por eso del "yugo y las flechas".
Pero aún hay más. Quizás quien diseñó el escudo de La Saeta fue de los primeros que supo burlar la censura franquista haciendo que los lectores aprendieran a leer entre líneas, o más que entre líneas, debajo de las líneas, en un segundo plano, en una capa más profunda: detrás de la flecha y sus iniciales (L S).
El autor del escudo se dijo: "¿cuál es la veleta más famosa de Pamplona?". El Gallico de San Cernin [(1) en imagen inicial]. Dicho y hecho. Lo giró en horizontal y pegó ambos gallicos (2), sombreándolos tras (L ↑ S) para que no fueran detectados por la censura.
Y, además, los dos gallicos sombreados (veletas) apoyan sus patas sobre sendas saetas, logrando, por partida triple, la siguiente equivalencia: La Saeta = La Veleta.


Asirón ningunea a La Saeta
Cuando Asirón decide que tire el Cohete 2015 un descendiente de La Veleta, se dice en un primer momento que era porque ellos iniciaron la indumentaria sanferminera del rojo y blanco. Pero Asirón no da putada (sic) sin hilo. Enseguida se descubre la verdad: les ha concedido, a instancias del colectivo "Txupin Etxepare" [Autobús de la Memoria y la Federación de Peñas, a las que después se sumó la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (Affna)porque eran "represaliados del franquismo".
Pero para este cambalache no podía contar con los miembros de La Saeta-La Veleta. Porque estos saben que no sufrieron más que otros la guerra, a no ser que se quiera manipular el pasado.  Y porque no es una de las 16 peñas controladas (pinchad y mirad, de este mismo año) ideológicamente por la Federación de Peñas, ni pone ikurriñas en su sede.
Y además, ¡desde cuándo EH-Bildu promociona la indumentaria de pamplonica, si se muere por sustituir en las fiestas de los barrios y los pueblos el pañuelo rojo por el de cuadros!
De hecho, cuando el día 9 la Peña Alegría de Iruña acude a los toros con un disfraz en "homenaje a la Peña La Veleta", llevan chapela, faja y pañuelo ¡negro! (¡tiene guasa!) Y se lo colocan al alcalde.

En resumen, que La Saeta es la antigua Veleta, que no han desaparecido, sino que siguen vivitos y coleando. Y que como el alcalde sabe que no se dejan utilizar para manipular el pasado, han sido ninguneados por él.

Actualización 26.08.15: He encontrado este vídeo en el que dos miembros de La Saeta, Juan Rived e Íñigo Royo, nos cuentan la historia de La Veleta y su continuidad en La Saeta. Lo hacen en estos pasados sanfermines, mostrando que han sabido encajar con humor la poca consideración que ha tenido con ellos el alcalde.
Dos cosas quiero destacar:
Unos días antes del Chupinazo (cuando ya se sabían ignorados por alcaldía), Íñigo Royo publicó una preciosa documentación sobre La Veleta-La Saeta que muestra a las claras la continuidad Veleta-Saeta.
Y dos: me ha dado un vuelco el corazón cuando, gracias a esa documentación de Íñigo, me he enterado de que el "polémico y peligroso" presidente de La Veleta (que tuvo que dimitir, pero continuó como socio) no era sino el padre de mi amigo y compañero de estudios Juan Manuel Lucia Garayalde. En fin, todo un peligro público:
Sebastián Lucía Lizarraga
30 años, soltero. Electricista.
Plaza del castillo 43 5º
Filiación antes del movimiento, izquierda republicana desde 15 de Julio 1934.
Figura entre los afiliados que firmaron el pliego de adhesión a la política seguida por Azaña y Casares Quiroga. No se le conoce haber hecho propaganda izquierdista.
Al estallar el movimiento no se encuadró en ninguna parte.
Durante el movimiento fue soldado durante 7 meses. Licenciado por tener 4 hermanos en el frente.
Conceptuación religiosa: Mala
No figura afiliado a FET y J.O.N.S.
Él me dijo alguna vez (hacia 1958) que su padre pertenecía a La Saeta y me enseñó una foto en la que recibía una cornada, creo que en el Callejón.



Y para que, en próximas ocasiones, se animen a cantar el Himno de La Veleta (pincha para descargar la letra), aquí les dejo este vídeo con la partitura original de Manuel Turrillas Ezcurra y las voces de Los Pamplonicas; para que vayan ensayando:

domingo, 23 de agosto de 2015

El joyero de la portavoz Ana Ollo

Escudo de Navarra en el Claustro de la Catedral de Pamplona
Entrevista de DN a Ana Ollo
(Dejo de lado el tema de las víctimas -¡vaya perla!- porque eso requiere otra entrada)

¿Le parece idóneo cómo se colocó la ikurriña en los ayuntamientos de Pamplona, Estella o Tafalla para los cohetes de fiestas?
Yo soy poco de banderas, pero entiendo que hay muchas personas que se ven identificadas con una. En ese sentido, no me parece mal hacer que esté la bandera con la que se siente identificada una parte de la ciudadanía.

Teniendo en cuenta que casi el 80% de los navarros se declaran no nacionalistas, ¿no se corre el peligro de imponer una bandera a muchos que no la sienten suya?
¿No nacionalistas vascos o no nacionalistas navarros? En todo caso, hay una parte de la población que sí se identifica con esa bandera. ¿Por qué no dejar que su derecho sea reconocido, si otras personas ya se reconocen en otros símbolos? Se está refiriendo únicamente a la quinta parte de la población. Hay que huir ya del frentismo. Ocurre lo mismo con el euskera, No se va a imponer, como tampoco se va a imponer el castellano. Lo que se va a facilitar es el derecho de las personas a expresarse en cualquiera de las lenguas propias de la Comunidad.

¿Ana Ollo es nacionalista?
 En este Gobierno del cambio y en este acuerdo programático me siento cómoda. ¿Nacionalista? No me siento vinculada a unas siglas, aunque sí que culturalmente me siento navarra y, como navarra, me siento vasca. Soy euskaldun porque el euskera es también mi lengua. Aunque mi familia y mi entorno eran castellanohablantes, todos mis apellidos son euskaldunes. Desde pequeña he entendido que la cultura vasca es algo propio de mí. 

¿Ser navarro, ser vasco?
Comencemos por el final: "me siento navarra y, como navarra, me siento vasca".
¡Cómo les ha costado a muchos nacionalistas vascos sentirse a la vez navarros! ¡Ahora, hasta hacen sus celebraciones en el Monumento a los Fueros! Pero, a pesar de su esfuerzo, no han conseguido ser navarros (Navarra plural), sino nabarros (Nafarroa, uniformidad vasca). Veamos:
El nacionalismo vasco siempre ha defendido que Navarra ha sido desde la antigüedad un territorio uniforme cultural y lingüísticamente y que por la romanización, la conquista por Castilla, el franquismo... ha ido viendo reducirse el ámbito de la cultura y lengua vasca. Por ello, este gobierno que tenemos ahora ve necesario reeuskaldunizarlo en su totalidad para que Navarra recupere su verdadera esencia: el ser vasca.
Quiero decirle a Ana Ollo, y a cualquiera que opine como ella, que históricamente, en todos los siglos a los que ha conseguido llegar la ciencia de la Historia, no ha habido jamás un periodo en el que toda la actual Navarra haya sido social, cultural, lingüísticamente... vasca en exclusiva.
Navarra -y ahí está el milagro de su supervivencia- siempre ha sido variopinta (ver último párrafo), "tierra de diversidad". Y precisamente por ello, se puede ser navarro y, a la vez, vasco. Pero, también -lo que les pasa a gran parte de navarros-, se puede ser navarro y no ser vasco.
Y no precisamente porque les haya sido "robado" su ser vasco, porque estén "alienados", sino porque nunca jamás lo han sido, o -si lo han sido-, porque no quieren volver a serlo.
Sobra, por tanto, en su frase ese "como navarra" que he resaltado en negrita. Como sobraría también si alguien dijera: "me siento navarro y, como navarro, no me siento vasco".
En resumen: "ser navarro" se dice de muchas maneras, y de ninguna en exclusiva.

Euskera
Lo que acabamos de ver sobre Navarra como "tierra de diversidad", sobre el "ser plural" de Navarra, vale también para el tema del euskera. Tan absurdo me parece -con la excusa de los "derechos lingüísticos"- gastar dinero público en extender el euskera por zonas navarras en las que jamás se ha hablado, como gastarlo en que desaparezca de las zonas en las que tradicionalmente se habla. Y en todo caso, habría que garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a los puestos de trabajo de la administración.


Y como he dicho ya unas cuantas veces, sería una gran pérdida, para Navarra y su diversidad, que desapareciera el euskera. Pero es un daño infinitamente mayor que la lengua española sea considerada erdera  y destinada -a la larga- a desaparecer de Navarra, como extranjera y advenediza. ¡El castellano también es de aquí!

La ikurriña
Mientras la ikurriña divide, este escudo nos une a todos los navarros
En el tema de la ikurriña "con la que se siente identificada una parte de la ciudadanía" -dice Ana Ollo-, ahí sí que hace falta una buena campaña de concienciación, pero, precisamente, entre los partidarios de esa bandera erdera. Porque, Sra. Ollo, ¿conoce a alguien que defienda en Navarra la ikurriña y no sea partidario, a la vez, de la inclusión de Navarra en Euskadi, Euskal Herria...? De todos es sabido que la ikurriña no significa "lo vasco" de Navarra, ya que Navarra tiene sus propios símbolos: su escudo, su bandera y su himno, que lo representan divinamente (bastante mejor, por supuesto, que la bandera de una Comunidad vecina). La ikurriña, por tanto, divide, no suma, ya que el símbolo común es la bandera de Navarra con su escudo.
La ikurriña en Navarra no significa, pues, "lo vasco", sino el intento de desterrar de aquí todo lo que no sea vasco, especialmente lo que huela a España. Si hemos dicho que el ser de Navarra es precisamente la pluralidad, la ikurriña (símbolo de la inclusión de Navarra en Euskal Herria) es un ataque en la misma línea de flotación de Navarra. Navarra dejaría de ser tierra de diversidad y Comunidad diferenciada para ser de uniformidad: todos vasquitos; Navarra ya no se diría de muchas maneras, sino de una sola: Nafarroa.

Tome nota, Ana Ollo, porque estas consideraciones me da la impresión de que son también las de muchos navarros (vascos o no), que también tienen sus sensibilidades, a las que un "gobierno de todas y todos" debería tener muy en cuenta.

Algunos comentarios en Face

viernes, 21 de agosto de 2015

Juan Frommknecht: La violencia cruzada del señor Asirón

El profesor Adolfo González Ginés, ante la pizarra con las firmas de los compañeros de clase, de 7º C, de Alfredo Aguirre, "Godo".  
Que una persona que haya vivido en Navarra en los últimos cuarenta años hable de violencia cruzada entre ETA y el estado supone, o una ignorancia supina sobre la verdad de lo acontecido o una malvada mentira para justificar la realidad que todos hemos vivido. Que quien realice dicha información sea historiador, a mi juicio descarta la primera de las opciones. El hecho de que el autor de la frase sea el alcalde de Pamplona, me produce un dolor infinito.
No existe violencia cruzada entre un atracador y las fuerzas policiales que lo detienen. El primero atenta contra las normas, contra la propiedad privada y por ende, contra la sociedad, mientras que los segundos protegen a esa misma sociedad y hacen que se sienta más segura.
No existe violencia cruzada entre el maltratador y los policías que lo detienen. El primero utiliza su fuerza y su ventaja, física o sicológica para causar un enorme mal a quien no puede defenderse. Los policías impiden que el maltrato continúe y protegen a quien, por sí sola, no podría hacerlo.
Igualmente, no existe violencia cruzada entre los asesinos de ETA y la policía. Unos mataban, mutilaban, atentaban, para, no lo olvidemos, entre otras cosas imponer muchas medidas que son las que propone Sortu,y por lo tanto Bildu, mientras que los segundos detenían a los autores e intentaban evitar nuevos crímenes.

[Aquí os ofrezco cinco minutos de lo que, según Asirón, es la "violencia cruzada". Suceden esos cinco minutos en la Bajada Javier de Pamplona. Cinco minutos que para algunos es toda la vida, toda la eternidad. Por ejemplo, para Juan, el autor de este artículo. Cuando Juan tenía 15 años, ETA acabó con la vida de su compañero de piragüismo Alfredo Aguirre, en 1985. Tras escuchar a Mari Carmen, le invito a Asirón a que tenga en consideración también otra violencia: la "violencia oculta" que hay, ahora mismo, en su ciudad.




En esta ciudad ETA ha matado a niños, funcionarios, ciudadanos a los que ETA -y solo ETA- tachó de traficantes y les aplicó la pena de muerte, sin tener luego valor para reivindicar el crimen; comerciantes, directores de mutua, policías y Guardias civiles; ha secuestrado a empresarios -grandes y pequeños-, y ha añadido en sus listas de la muerte a muchas personas por el hecho de pertenecer a un partido político, ser periodista, o vaya usted a saber qué. ETA incluso planeó matar a policías municipales, esos mismos que le tienen ahora a usted por máximo responsable; mató a concejales de Pamplona y a padres de concejales de Pamplona.


SUS COMPAÑEROS En la fila de atrás, y de izda. a dcha.: José Carlos Caballero, Ecequiel Barricart Subiza, Vicente Larraz Larumbe, Felipe Iturri Goñi, Mikel Larrea Lecumberri, Enrique Sánchez de Muniáin, Alberto Aniz Díaz, Pedro Aragón Olavarri (de pie) e Ignacio Horno. En la fila de abajo, sentados y de izda. a dcha.: Javier Iriberri Villabona, José Luis Moreno Arrarás, Luis Aiciondo, los hermanos Eneko e Imanol Abril Gulina, Miguel de Carlos Izquierdo y Francisco Javier Elcuaz Viscarret.  
Por último, es curioso que usted decida ahora acudir a los homenajes a las víctimas que se celebren en Pamplona. Estos homenajes se llevan celebrando muchos años. Puede preguntar a Pachi, a Maribel, a Asun, a Pilar, Cecilia, a Maite... a tantos y tantos que han estado ahí, mientras usted ni estaba ni se le esperaba; cuando, realmente, nada le hubiera impedido estar. Simplemente no acudió. Tal vez estaría en otro lado o con otras gentes.
Finalmente, deseo indicarle que no es que ETA no se haya disuelto. Es que ETA existe, sigue armada, conserva más de un centenar de armas cortas, explosivos, armas largas, estructura, militancia y organización. No actúa, pero existe, señor Asirón; y convendrá conmigo en que su mera existencia sí es una violencia directa y cierta hacia la sociedad.
Juan Frommknecht
Algunos comentarios de Face

jueves, 20 de agosto de 2015

Ya falta menos para Santa Criz (Eslava)

Años 1998-2000: no se veían aún rastros de excavaciones (pincha: gana mucho)
Descubriendo... 
Corría el año 90. Eran mis primeros meses en Gallipienzo, y dedicaba todas las mañanas a explorar las maravillas naturales y humanas del término y de los alrededores.
Aquella mañana, bien tempranico, había salido de mi casa, en el pueblo antiguo, camino de Beragu y, siguiendo la cresta (San Pelayo, Zaldinaga...) en dirección oeste, encontré una diminuta senda que me permitía ir, monte abajo, en dirección a Eslava, para luego volver por el arroyo Indusi hasta el puente Melenas, y desde ahí al pueblo.
Pues bien, una vez bajado Beragu, me llamó la atención una doble colina (en el rosario de cerros que va desde el puente Melenas hasta Lerga) que parecía tener un torreón, de piedras muy oscuras, en el centro. Me desvié de mi ruta para subir hacia allí.
Según subía iba encontrando piedras que no parecían naturales. Cada vez más grandes. Notaba que estaban talladas por el hombre. ¿Pero, qué era aquello? Era una maravilla: encontré unas losas inmensas, con unas letras bien claras. Era latín. Me emocioné cuando conseguí leer y entender unas cuantas palabras. No cabía ninguna duda: ¡había encontrado una ciudad romana! Algo de lo que nadie me había hablado.
Presa de la excitación, aceleré el paso por una pista muy ancha para llegar lo antes posible al pueblo y contar el hallazgo (en aquella época no había móviles).

...el Mediterráneo
En la pista, pasado un estrechamiento, había un letrero muy grande cuyo contenido no podía aún leer ya que miraba hacia el norte. Cuando llegué a su altura descubrí... lo gilipollas que puede ser uno: "Ciudad romana de Santa Cris (sic). Diputación Foral de Navarra. Patrimonio arqueológico", rezaba aquel humillante letrero.
En mi descargo diré que en aquella época (1990) no había ni rastro de excavaciones.

(pincha: disfrutarás y leerás mejor)
DN Pamplona
La majestuosa ciudad que los romanos construyeron a finales del siglo I antes de Cristo en Eslava (valle de Aibar) y que las excavaciones han descubierto podrá visitarse en unos meses. Se van a adecuar recorridos e instalar información.
2008: diferentes épocas
Quedan solo unos meses, como mucho hasta principios del año que viene, para poder apreciar lo que se ha podido descubrir de la ciudad majestuosa que construyeron los romanos que llegaron a Eslava, en el valle de Aibar, a finales del siglo I antes de Cristo. Y es que este otoño está prevista la finalización de las obras de consolidación de la ciudad romana de Santa Criz, considerada la mejor conservada de Navarra, para que a finales de año o comienzos de 2016 se pueda musealizar, es decir, adecuarla con recorridos, instalar información y exhibir las piezas recuperadas, además de redactar la memoria de las excavaciones.
El yacimiento romano de Santa Criz permite además que en Navarra se encuentre la segunda necrópolis (el lugar donde se enterraba a los vecinos de esta ciudad romana) excavada en la Comunidad foral tras la de Iturissa de Espinal.
Los datos aportados por la cultura material apuntan a una cronología julio-claudia (en torno al cambio de era, durante los mandatos de Augusto-Tiberio) para el inicio de la construcción, si bien hay también datos que demuestran el inicio de la ocupación en época tardorrepublicana (comienzos del siglo I a.C.). 

Primera noticia, de 1917
La primera noticia sobre la ciudad romana de Santa Criz es de 1917, el hallazgo de un miliario. No obstante, durante casi un siglo no se trabajó allí en profundidad, dándole el impulso que merecía y haciéndole resurgir. Pero todavía quedan muchas incógnitas en torno a este yacimiento: 
¿Qué pasó ahí a finales del siglo I antes de Cristo?, ¿quiénes llegaron?, ¿cómo lo hicieron?, ¿por qué construyeron esta ciudad tan grande?, ¿qué nombre tenía?, ¿por qué la abandonaron? 
Las respuestas siguen bajo tierra. 

miércoles, 19 de agosto de 2015

¿Asirón, ahora con las víctimas?


08.07.15: Asirón en el homenaje a Germán y...
A veces me da la impresión de que al alcalde de mi pueblo, tan ilustrado él, hay una palabra que se le atraganta. Es muy corta. Tres letritas en dos sílabas. Pero no puede con ella.
Sabe decir "Iruña", "todas las víctimas", "Euskal Herria", "enfrentamientos", "violencia cruzada", "no ha sido en un sólo sentido", "muchos tipos de violencias".., todo para disimular que no sabe decir esa palabra mágica que le ayudaría a ser creíble.
Tuvo una oportunidad de oro cuando, en plena campaña de estas elecciones municipales, le recordaron que en 1998 había firmado un manifiesto condenando el asesinato del concejal Tomás Caballero a manos de ETA (uy, perdón, Joseba), y él no supo reaccionar: "No recuerdo en qué contexto fue; además no voy a entrar en una dinámica de condenas".
Si en ese momento llega a decir: "Condené el asesinato de Caballero, a manos de ETA, en su día; y lo condeno ahora, como candidato que soy por EH Bildu a la alcaldía de Iruña; porque, además, Tomás Caballero era un representante elegido por los ciudadanos de Pamplona". Si llega a decir esas dos líneas, nos tendría a todos en el bolsillo... Pero, mucho me temo, que inmediatamente habría sido destituído de su papel de candidato... y de  algo más.

Ayuntamiento de Pamplona: las dos caras de la violencia
Por eso, cuando ahora nos viene con milongas de que va a asistir a los homenajes de "todas las víctimas" de "Iruña", porque considera una “obligación” estar con las víctimas “que han sufrido los tiempos de los enfrentamientos a lo largo de unos años que han sido profundamente violentos”; que su "obligación en este nuevo escenario es estar con toda la gente que ha sufrido en Euskal Herria en los tiempos de los enfrentamientos. Tenemos que estar siempre con quienes han sufrido”; que “la ciudadanía ha padecido esa violencia cruzada, que no ha sido en un solo sentido, ya que ha habido muchos tipos de violencias”.., pues es para mandarle a... a donde me mandó a mí el alcalde de Estella (primer comentario), también de Bildu.


Por supuesto que en Pamplona y en Navarra ha habido "muchos tipos de violencias", pero el ejercicio de LA VIOLENCIA por antonomasia, especialmente a partir de la Constitución de 1978, ha recaído en el terrorismo de ETA y de su entorno político.
Cuando habla Asirón de "violencia cruzada, que no ha sido en un solo sentido"... que me digan a mí qué "violencia cruzada" ejerció Tomás Caballero, Alfredo Aguirre, Mari Cruz Yoldi, Jesús Ulayar, José Javier Múgica, los agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, los del Ejército... a los que asesinó ETA.
Aquí lo que ha pasado es que ser militar, guardia civil, policía nacional, concejal de determinados partidos.., o simplemente ser español, ha sido una provocación para ETA y sus acólitos. Y por llevar ese uniforme, ejercer ese cargo o tener ese sentimiento, ya eres merecedor de la muerte... o, en el mejor de los casos, del "que se vayan".

Que, a pesar de todo, quiere Asirón venir a los homenajes a las víctimas de ETA, pues yo le recomiendo: 

1. Que antes haga una condena pública, clara y rotunda de todos los asesinatos que ha hecho la banda en Pamplona. A las familias de las víctimas no les gusta la hipocresía ni que les tomen el pelo con esas tonterías de "violencias cruzadas" y "todas las violencias". Que no vaya simplemente "a sacarse la foto" porque puede que alguien le llame "sinvergüenza, hipócrita y chupacámaras". Y tendrá razón.
2. Que no venga a dar lecciones a las víctimas de "normalización", de nuevos tiempos" y "nuevos escenarios". Que no confunda valentía con provocación. El "cambio", para las tragaperras. A las víctimas les han quitado la vida, que no les intenten quitar la dignidad tomándolas por tontas.
3. Que les pida sinceramente perdón, sobre todo por el pasado de las formaciones de las que la suya es heredera. Y que les asegure que su formación colaborará con las autoridades para aclarar los asesinatos que quedan por resolver.
08.07.15: Homenaje a Germán y...
4. Que les garantice que no va a ir, a continuación, a un "brindis pro presos de ETA", que no van a considerar héroes ni van a organizar homenajes a los victimarios en las fiestas de los pueblos, o cuando salgan de la cárcel, tras cumplir condena.
5. Que escuche con atención el mensaje de las víctimas. Tienen mucho que decirle (y que echarle en cara, a su formación especialmente). 
6. Y que, si tiene que escuchar el himno nacional, lo haga con respeto (e incluso con cariño, porque, aunque él no considere a España su madre, España sí lo considera a él su hijo), todas las veces que haga falta. Que se descubra, se quite la chapela (latín, caput, capitis: 'cabeza') como muestra de ello.
7. Yo, entonces, creería en el cambio y pasaría página. Pero para pasar página, hay, primero, que leerla. Y remugarla a fondo.

martes, 18 de agosto de 2015

Asirón collejeado: Saber estar como alcalde

Nuestro alcalde con el pañuelo negro del PACMA: "contra la tortura animal"

Quizá una de las cosas más importantes que se puede pedir a un gobernante es “saber estar” en su puesto. Y ahora, haciendo balance de la alcaldía tras dos meses, desgraciadamente, da la impresión de que Joseba Asirón no sabe estar. Le viene grande. 

¡En el amoto y sin boina!
1. Llegó presumiendo de ir en moto. Normal, bien sabe que no necesita escoltas ni medidas de seguridad. 
2. Ya en el primer pleno, tras el reparto de concejalías entre los partidos que le apoyaron, lo primero que hicieron fue retirar el crucifijo y desplazar las banderas de España y de Navarra del salón. A hechos consumados, con autoritarismo, sin debate ni consulta. Y eso que iba a ser el alcalde de todos. 
3. El 5 de julio faltó al respeto a todos los pamploneses asegurando que él no sabía nada de un mástil nuevo en la fachada del Ayuntamiento y que preguntaran a los de mantenimiento, porque él no estaba en esas menudencias. ¿Nos toma por tontos? Al día siguiente nos impuso en ese mástil una bandera de Euskadi en el chupinazo, de nuevo a hechos consumados, sin acuerdo y trampeando la ley. 
4. Chupinazo que por cierto dijo que iban a tirar descendientes de la peña La Veleta por la indumentaria sanferminera, pero posteriormente para sorpresa de todos nos explicó que los eligió porque, según él, eran represaliados del franquismo. Para ello ni siquiera contó con La Saeta, que es el nombre que tiene actualmente La Veleta, produciendo su enfado por ningunearlos. Menudo homenaje. 
5. Nueva falta de respeto. Rechazó la invitación de asistir a las Vísperas de San Fermín, realizada por el párroco como siempre al máximo mandatario de la ciudad, sin dar explicaciones. No se le invitaba como católico o ateo, que eso es tema suyo. Se le invitaba como alcalde, y de nuevo no supo estar a la altura. Eso sí, salió a lucir su nuevo frac a limpio chisterazo en la procesión de San Fermín, abandonando la iglesia ostentosamente al llegar. 
6. Nuevo desplante. Eso sí, pese a pertenecer a un partido que propone prohibir los toros al otro lado de la muga no tuvo reparos en presidir la corrida del día 7, y esa misma tarde se llevó la sorpresa de que durante la misma le abuchearon de forma estrepitosa. ¿Cómo podía ser? ¿A él? Pueblo ingrato que abuchea a su líder. 
7. Pero siguió en las suyas. Asistió, según él como alcalde y de nuevo sin acuerdo, a un “homenaje a Germán” que por desgracia todos sabemos que es un acto fundamentalmente político. 
8. Suma y sigue. En la octava repitió la falta de educación hacia los organizadores, la parroquia que le invitaba, asistiendo de nuevo a dar chisterazos por la calle pero no al acto en sí. 
9. En la despedida de los gigantes fue adulado como “alkateak” por la Comparsa durante una exaltación desproporcionada del euskera, con gran pena para muchos pamploneses que no esperábamos esto de nuestros queridos gigantes y kilikis que siempre hasta ahora habían sabido mantenerse al margen de los vaivenes políticos. “¿Papá, qué dice Barbas?”, preguntaban muchos niños mientras familias enteras abandonaban la plaza con un regusto amargo. 
10. Llegó el Pobre de mí y, portando una ikurriña en el pecho, nos impuso una larga perorata en Euskera a una población como Pamplona en la que la inmensa mayoría de sus habitantes no lo entiende. El resultado de todo lo anterior fue la sonora pitada que se llevó en este último acto sanferminero. Se puso tan nervioso o enfadado que ni se quitó el pañuelo ni entonó el Pobre de mí. Pero tampoco aprendió y, tomándonos de nuevo por tontos, dijo que la pitada no era a él, sino que esta juventud alocada pitaba porque se acababan las fiestas. 
11. Y aparte de todo esto, ¿qué ha hecho en estos dos meses por Pamplona? ¿Paralizar un ascensor en Mendillorri? ¿Asistir a actos jatorras? ¿Hacerse fotos con distintos colectivos afines? ¿Y, qué más?
Con el director del Noticias. Dos navarros
12. Pero realmente tampoco podíamos esperar más de un miembro de EH Bildu que siendo alcalde no ha querido condenar desde su cargo explícitamente los asesinatos de ETA a sus paisanos pamploneses y que aseguraba en abril, como historiador, en una entrevista en “euskera” que era daltónico para diferenciar la ikurriña y la bandera de Navarra. Lo que me disgusta no es solo lo que hace, sino el autoritarismo con que lo hace tomándonos por tontos. 
Hay que saber estar, alcalde. 
MARÍA GURREA MATEO

lunes, 17 de agosto de 2015

El padre de Bakartxo. Las familias (y 2)


(viene de Las familias.1)
No han debido de ser muchas las familias de etarras que se han desmarcado de la línea que ha trazado ETA y su entorno político. Yo al menos no conozco más que este caso. Seguramente habrá más, pero éste es sin duda el que más me ha impactado. Lo conocí casi, casi en directo.

En el Diario Vasco del 22 de Mayo de 1986 se da noticia de la 1ª concentración en San Sebastián de la Asociación por la Paz después de que ETA asesinara al policía nacional Manuel Fuentes. Acudieron a la Plaza Guipúzcoa (sic) alrededor de 60 personas, entre ellas el alcalde de Donostia Ramón Labayen. Se leía en la prensa:
Manuel Fuentes Pedreira, un conductor de la Policía Nacional, de 39 años de edad, murió ayer asesinado de un tiro en la nuca en un frontón de la periferia de Bilbao, donde acababa de jugar un partido de pelota. Una joven se aproximó por detrás y le disparó en la cabeza un tiro, con entrada por la nuca y salida frontal. La víctima se desplomó sobre el escalón superior de las gradas del frontón.
(pincha para leer algo)
En el recorte del periódico, acerca de la concentración, hay una foto (que se ve fatal) con esta leyenda: "A la derecha, en primer plano, el padre de Bakartxo Arzelus, y tras él, junto a la pancarta, Cristina Cuesta, promotora de la asociación (Foto Michelena)"
No era la primera vez que oía hablar del "padre de Bakartxo Arzelus". Yo vivía entonces en San Sebastián, y seguía con interés (y con mucha rabia e impotencia) todas las noticias relacionadas con ETA en sus "años de plomo".
Iñaki Arzelus
Y ese padre nos dio una de las pocas noticias positivas de aquella terrible época.
Cuatro meses antes de esa concentración, el 15 de enero de 1986, el hombre había perdido a su hija, Bakartxo, en un enfrentamiento con la Guardia Civil. Bakartxo, con otros militantes de ETA, se encontraba apostada en la Autovía a Pasajes para ametrallar algún camión francés. Tenía 25 años y había nacido en San Sebastián.
El día 17, ETA y Herri Batasuna quisieron manipular el entierro y el posterior funeral, montando una parafernalia especial para este caso: era la primera mujer de ETA "caída en combate".
Pero el padre de Bakartxo, entonces militante jeltzale, se rebeló. 
La noticia venía al día siguiente en el Diario Vasco y, según iba leyendo, no salía de mi asombro por la valentía y coherencia de aquel hombre solo, con el féretro de su hija muerta, rodeado de aquella jauría de alimañas dispuestas a aprovechar para su causa hasta el último jirón de aquel cadáver.
Iñaki Arzelus arrancó del féretro de su hija unas pegatinas con el anagrama de ETA, y se negó a que se celebrase el funeral conjuntamente con los otros dos activistas muertos. "Se empeñó obstinadamente  en desproveer de carácter político los funerales... y optó por enterrarla en la clandestinidad" -decía el inefable Egin (18.01.86).
Intentó ese pobre padre evitar que esas alimañas entraran en el cementerio y entonaran el Eusko Gudariak. Pero no lo consiguió. El féretro le fue confiscado. El padre optó, entonces, por abandonar el cementerio antes de concluir el entierro.
Por la tarde, durante el funeral, quienes habían estado en el entierro comunicaron al resto la actitud firme del padre. Entre gritos de "mal padre" y "Bakartxo no es hija tuya, es hija nuestra", le arrojaron despectivamente monedas (El País, 18/01/86; Egin, 18/01/86, 1, 3-4).

Este terrible relato tiene una doble lectura.
La más importante, la que en aquellos terribles años hacía más falta que nunca: el ejemplo público de un vasco, padre de una etarra muerta, que se oponía sin complejos y a pecho descubierto a la dictadura de ETA.
La más real, la más deprimente: la de que ETA no se dejaba ganar así como así. Fue un aviso para navegantes: quien se opone a ETA, que sepa a qué se expone. El 10 de septiembre del mismo año caía abatida por las balas de sus propios excompañeros Dolores González Cataráin, Yoyes

Nota: amigo lector: si conoces al padre de Bakartxo, dile que su ejemplo no cayó en el olvido, y que nos trazó a muchos la senda de cómo hay que luchar contra ETA. Y dale un fuerte abrazo de parte de todos los seguidores de este blog, que por algo se llama Desolvidar. Eskerrik asko, Iñaki Arzelus jauna!
Actualización 22.08.15: No han pasado 5 días y un lector nos ha dado, a través de un comentario, una mala noticia. Iñaki falleció, como dice la esquela, hace ya 10 años, el 18.10.05. Descansa en paz, amigo.

Hoy, 19.11.2016, a través de twitter, me ha llegado este aviso: