Páginas vistas en total

lunes, 18 de enero de 2021

Belena de Pintamonas (o del Iruña)

Puerta de acceso a la belena del Iruña (43-44 plaza del Castillo). Foto Oscar Montero
Desde el XVII a casi el XX se llamó "belena de Bélaz"; hasta 1930 ca, "belena de Pintamonas"; y aunque Arazuri dice que, desde entonces hasta hoy, es "belena del Iruña", me da que los más entendidos prefieren volver a llamarla "de Pintamonas". El pueblo soberano decidirá, porque, oficialmente, no tiene nombre.
La palabra "belena" parece provenir -por metátesis- del romance "venela" [proveniente del francés antiguo venele (actual veneille ) y éste, del italiano venella], que bien podría ser un diminutivo popular de "vena" (vaso comunicante), lo que hoy, en modo culto, llamaríamos "vénula". En definitiva, si la Avenida X es una gran arteria,  una belena es un capilarcillo.
La belena es todo un laberinto entre dos plazas y tres calles
Belena de Pintamonas (de Bélaz o del Iruña), por José Joaquín Arazuri 
Belena de Belaz 

Zúñiga, José Luis 1988 AMP

En 1676 continúa contruyéndose (en la Plaza del Castillo). Así, el 16 de mayo, Alonso Bélaz de Medrano solicitó del Ayuntamiento para edificar con las siguientes palabras: «...que tiene una güerta que por lado afrenta con la Plaza del Castillo delta Ciudad, donde se corren los toros, y por la parte baja con una callejuela pegante por el dicho lado a la casa de Agustín de Sarasa, y en la dicha güerta trata el suplicante de hacer una casa con tres gradas de balcones y arcos en el extremo della, y para que la fábrica se haga con más perfección y hermosura, necesita el suplicante que V.S. le haga merced de la dicha callejuela para hacer en ella un arco y fabricar sobre él, dejando el paso libre en la dicha callejuela», más adelante añadía; «...en recompensa de esta merced ofrece a V.S. parte de su güerta para que quede hecha plaza corriendo a nivel de su fábrica con la de la casa del dicho don Agustín de Sarasa, y pues desto no resulta perjuicio, antes es conveniencia y utilidad pública para quedar con esta fábrica, la dicha plaza con mucho lustre y hermosura, en que V.S. es el principal interesado, y de aumentarse en 24 balcones y ocho arcos se sigue también conveniencia común, para que en ellos se puedan acomodar familias considerables para las fiestas de los toros, en que en todos años ay tanta caristía y muchos enfados y pesadumbres» (AMP Actas 1676). 
Zúñiga, José Luis 1988 AMP
El Ayuntamiento accedió a lo solicitado, y así fue como se construyó la llamada, hasta hace pocos años , «casa del KUTZ», hoy ocupada por una entidad bancaria; la casa del señor Sarasa es la del «Café Iruña», quedando entre ambas, todavía, la calleja hoy llamada «belena del Iruña», aunque también se llamó «belena de Bélaz» y «belena de Pintamonas». 

Iruña (Calleja) 
Entre las casas números 43 bis y 44 de la plaza del Castillo, tiene su entrada una antigua belena o calleja que antaño tenía acceso a la plaza de la Fruta (hoy Consistorial) por intermedio de las primeras casas de la calle Calceteros. Esta angosta calleja tiene dos ramales, según se entra a mano izquierda, auténticos patios de vecindad de una parte de la plaza del Castillo y de la calle de la Zapatería. Por estar en esta calleja los servicios del Café Iruña, es por lo que el pueblo soberano la bautizó con este título hace ya más de medio siglo. Antiguamente era llamada, también popularmente, calleja de Pintamonas (ver ésta). 

Pintamonas (Calleja) 
Zúñiga, José Luis 1988 AMP
La actual calleja del Iruña, entre la Plaza del Castillo y Calceteros, se la denominó a finales del pasado siglo y en casi las tres primeras décadas del presente, con el nombre de Pintamonas, apodo de uno de los tipos más populares que han existido en nuestra ciudad. Antes, también se llamó «belena de Bélaz». 
A Pintamonas ("pintor artístico de poca habilidad") el mote le sentaba muy mal, por lo que únicamente le llamaban así los mocetes desde lejos, para poder huir de las iras del aludido. Los amigos y las personas mayores le llamaban por su nombre de pila, Esteban. Pocos sabían que su apellido era Baigorrotegui y que había nacido en Estella. 
Decían, yo no lo creo, que estaba transtornado por haber ingerido una pócima cuando de crío trabajaba en una farmacia. Se trataba de un retrasado mental, aunque decían que era muy listo porque a veces tenía contestaciones rápidas y acertadas. Así, en cierta ocasión le preguntaron: —Oye, Esteban, tú, por comer, comerías hasta mierda. A lo que contestó rápidamente: —Sí, pero de abeja. 
Era buena persona, honrado, religioso, no se emborrachaba nunca, y ganaba algún dinero de aguador llevando barriles de agua a las casas desde las fuentes de la ciudad o de las extramurales. 

Rupérez Herrero, Benito 1933 AMP

Su manía era la limpieza. En todo tiempo, en cuanto amanecía, acudía a la fuente de Santa Cecilia en donde se lavaba concienzudamente. Vestía invariablemente pantalón oscuro, camisa clara que siempre llevaba abierta —completamante despechugado— y una blusa de cuadros menudos, muy usados en aquella época. Llevaba un barril al hombro que llenaba en las fuentes públicas para repartir por las casas. Si mientras estaba llenando el barril en la fuente se acercaba alguno —generalmente mocetes que eran los que le hacían enfadar— y tocaba el recipiente, lo vaciaba completamente y lo volvía a llenar. Dormía en una casa de la Calderería, y la mayor parte del día lo pasaba en aquel barrio. Por eso las obreras de la fábrica de Galbete, que estaba en la calle de San Agustín, al salir del trabajo le comprometían y le hacían rabiar. Un día, al pasar por la puerta de la iglesia de San Agustín, unos chungones le arrojaron un puñado de sal en el pecho, y corrieron por las escaleras del campanario, saltando por una ventana al tejado de una casa colindante, en donde esperaron a que el pobre Pintamonas pasase corriendo con la lengua fuera camino del campanario que encontró vacío. 
Adoquines y Losetas
Así era aquel buen hombre, sencillo e infantil, al que tanto tomaban el pelo y al que muchos apreciaban. Entre sus protectores estaba el conserje del Casino Principal, Bruno Larraya. En este casino, en aquella época, que tanto se jugaba al monte y tanto dinero corría por las mesas de juego, se preparaban todas las noches, muchas y suculentas cenas, ya que el jugador que maneja dinero no le supone sacrificio gastar un puñado de pesetas en un banquete. Todas las noches sobraba abundante, y de ello almorzaba y cenaba el bueno de Esteban. Todos los días le sacaban a la belena o calleja una gran fuente repleta de sobras de la noche anterior, que comía con cuchara de plata de su propiedad. Los camareros del Iruña salían con frecuencia a la calleja a verle devorar la pantagruélica pitanza. Un buen día, el conserje del casino le pidió a Pintamonas le vaciase un barril de agua. El pobres Esteban, que no tenía olfato, no pudo diferenciar el agua del coñac francés contenido en un recipiente similar, y vació éste completamente, con la desesperación del empleado del casino que lo despachó, y no le perdonó... hasta ocho días más tarde que lo mandó buscar, enterado de que el desgraciado «había adelgazado». 
Juan Cañada visita la belena FOTO: J.A.Rubert
La presencia cotidiana del buen Esteban en la calleja del Iruña, dio lugar a que el pueblo bautizase a esta belena con el nombre de Calleja de Pintamonas, con cuyo nombre se la conoció durante muchos años. 
Pintamonas, cuando llevaba agua a las casas, pegaba con el barril en las puertas en vez de golpear el picaporte. En más de una ocasión perdió clientes porque al llamar a la puerta y no contestar nadie, echaba el agua del barril por debajo de la puerta y escaleras. Si alguno le preguntaba el por qué de aquello, contestaba: «Para que sepan que he venido a traerles el agua.» 
Lavanderas Abrevador García Asarta1895
Su ropa se la lavaba la señora Ursula, una lavandera de la calle de San Nicolás. Para aquellos tiempos, en que la limpieza no era una de las virtudes imperantes, lo hacía con frecuencia. 
Cuando llovía, corría a casa de la lavandera con las sábanas para que se las lavase, aunque solamente hiciese un día que se las hubiese entregado limpias. Cuando los mocetes le llamaban Pintamonas, tiraba el barril y corría tras de ellos, y si estaba en una fuente, golpeaba fuertemente la taza con el barril. 
Así era aquel modesto, honrado y deficiente mental de Baigorrotegui, que durante muchos años dio el título a una calleja de la ciudad. 

sábado, 16 de enero de 2021

Mirador Taconera: Regreso al pasado

A. García Deán: Mirador de la Taconera 1911 ca. AMP. Entre el público, de boina
y blusa, el platero don Estebán García; con bombín, el exconcenjal Goñi Izura
Cuando veo imágenes como éstas, me entran unas ganas irrefrenables de volver al pasado, sentarme en un banco del plácido Mirador de la Taconera y ponerme a charlar con los presentes sobre la Pamplona de 1911. Yo les podría contar cómo será Pamplona dentro de 110 años y seguro que poco me creerían. Por ejemplo.., que en 20 años la barandilla la llevarán -todo rellenado y explanado- hasta el final del Baluarte Gonzaga, encima de la Cuesta de la Reina...
Pero, claro, es imposible volver al pasado, entre otras cosas porque se podría cambiar la historia. En cambio, según Einstein y su Teoría de la Relatividad, sí es posible viajar al futuro, siempre que uno se desplace a velocidades cercanas a la de la luz.
A. García Deán: Mirador de la Taconera 1911 ca. AMP. Entre el público, de boina
y blusa, el platero don Estebán García; con bombín, el exconcenjal Goñi Izura
Cuando, no hace mucho, descubrí dónde estuvo el Mirador de la Taconera, caí en la cuenta de que no todo lo que se ve -del Mirador- en estas fotos  está perdido.
Por ejemplo, esos bancos de piedra bien podrían ser los de un par de plazoletas cuadradas a escasos metros. Eso sí, hoy están más hundidos en tierra:

Pero de lo que estoy más seguro es de la 1ª fila de árboles del Mirador, más concretamente del que yo llamo "el cuarto árbol". Cuarto -ver 2ª foto-, desde la barandilla del fondo que da a la Cuesta de la Estación. Y cuarto, hoy en día, cuando te acercas al Portal Nuevo por el andén proveniente del Campo de Deportes -mal llamado- Larraina:

Que son los mismos árboles, lo dice el SITNA, especialmente si comparamos la ortofoto de de 1945-46 con la actual:
1. Plazoletas de los bancos 2. Fila de 4 plátanos Flecha: el 4º árbol

Comparando la fotografía del 4º árbol, en 1911 y hoy, éste es el resultado. Son demasiados detalles para ser casualidad.

Y cuando -en el presente- encuentras algo del pasado que ni por asomo sospechabas, qué menos que darle un buen navrazo. Y más si es un árbol:

De esta manera, el pasado encaja perfectamente en el presente. Todo un ejercicio de desolvido:

viernes, 15 de enero de 2021

Ampliación Puente Rochapea (1986)

En las elecciones del 8 de mayo de 1983, fue reelegido como alcalde Julián Balduz.
El 15/09/1983 podemos leer en DN las partidas que el Ayuntamiento destina a diversos proyectos, construcciones y mejoras:
- Consolidación y mejora del puente de Curtidores (35.000.000, pesetas)
En la reciente entrada titulada "El Puente de la Rochapea ya tiene nombre" rechazábamos la pretensión de llamar "puente de curtidores" a dicho puente. Señalábamos que a lo largo de sus ocho siglos de existencia jamás había sido llamado así en ningún documento y que en las hemerotecas no aparecía hasta 1983. Desgraciadamente, Puente de la Rochapea ya no es oficial desde 1992.
Ésta, del 15.09.1983, "Consolidación y mejora del puente de Curtidores (35.000.000, pesetas)", es la 1ª vez  en la hemeroteca de DN (desde 1903) que el propio Ayuntamiento cambia el nombre del puente.
Remodelación de 1986
He encontrado en el AMP (Archivo Municipal de Pamplona) nada menos que 10 fotos del Puente Rochapea (Fototeca BIM0002), sacadas durante la remodelación (1986.02.04 comienzo de obras-1986.06.07 inauguración)
"El Ayuntamiento decidió ampliarlo, ante las grietas aparecidas por la circulación que soportaba, dejando la estructura antigua e instalando 23 losas de hormigón. La anchura del puente se aumentó tres metros. Se colocaron ocho farolas. Presupuesto de la obra: 31 millones de pesetas. La reforma provocó incidentes con el vecindario por no haber adecuado el camino del Plazaola, único acceso posible cuando se prohibió el paso por el puente de la Rochapea" (AMP).
08/02/1986 Los ecologistas denuncian que el Ayuntamiento va a destruir el barrio de la Rochapea El cierre del puente de Curtidores para reconvertirlo en un nuevo puente y el próximo inicio de las obras del mini-parque del Gas, junto con la creación de dos nuevas vías para automóviles han sido denunciados por los Comités Ecologistas y Antinucleares de Pamplona por entender que «significan el inicio de la destrucción del barrio más antiguo de Pamplona y la aplicación de un plan urbanístico monstruo y desarrollista para la Rochapea. Afirman que la construcción del puente es una «agresión arquitectónica en una zona histórico-artística junto a las murallas y, por tanto, protegida...
11/02/1986 Vecinos de la Rochapea vienen denunciando en los últimos días las pésimas condiciones en que se encuentra uno de los dos únicos puntos que conectan a este barrio con el casco urbano de Pamplona -además del puente de San Pedro-, tras el cierre, la semana pasada, del puente de la Rochapea. Se trata del paso que llega hasta la Avenida de Guipúzcoa, junto al túnel del Plazaola. Unas empinadas escaleras de cemento rodeadas de tierra y maleza, una iluminación escasa y las pocas medidas de seguridad...
16/02/1986 ...Pidieron la paralización de los trabajos y medidas de seguridad para el camino del Plazaola. Cerca de un centenar de vecinos del barrio pamplonés de La Rochapea se manifestaron ayer pidiendo la paralización de las obras en el puente de Curtidores y mayores medidas de seguridad para el camino del Plazaola. Los manifestantes atravesaron el puente gracias a que un grupo de jóvenes derribaron las vallas que impedían el acceso. Durante alrededor de una hora, fue posible el paso por el puente, a pesar de que se encuentra en pésimas condiciones, sin barandillas y con el firme levantado. Hacia las dos y cuarto de la tarde, una dotación del Parque Municipal de Bomberos acudió al lugar para levantar las vallas tiradas y cerrar así el tránsito, que resultaba muy peligroso. A la una de la tarde, se concentraron varias decenas de personas en la Plaza de Errotazar, al comienzo del puente, ya en el barrio de La Rochapea, respondiendo a la convocatoria lanzada por la .Asociación de Vecinos y los Comités Ecológistas. Tras pintar en...
18/02/1986 El acceso por el Túnel del  Plazaola, obligado desvío peatonal para los vecinos de La Rochapea tras el cierre del puente de Curtidores, continúa en pésimas condiciones. Casi dos semanas después de que se iniciaran las obras en el puente, se mantienen las escasas medidas de seguridad y el mal estado del paso, que deben utilizar los habitantes del barrio para acceder al Centro de la ciudad. Hasta ahora, las medidas tomadas por el Ayuntamiento que pueden observarse en el lugar consisten en la colocación de dos focos de luz para...
19/02/1986 El joven resbaló en este lugar, cuyas pésimas condiciones vienen siendo denunciadas en los últimos días por los habitantes del barrio, quienes se ven obligados a transitar por dicho camino debido al cierre del puente de Curtidores. J.M.A.G. sufre fractura del maxilar inferior y ha sido necesario que le practicaran varios puntos de sutura a fin de cerrar la herida que sufrió. El accidente se produjo a la 1,30 de la tarde al comienzo de las escaleras que comunican el camino...
20/02/1986 Informe del Director del Area de Servicios Urbanísticos, Juan Ramón Gancedo, fechado el 19 de febrero, sobre la actuación del Ayuntamiento en este polémico asunto, que ha provocado críticas y denuncias de los habitantes de la Rochapea tras el cierre del puente de Curtidores, el pasado día 4, así corno, la hospitalización de un joven que resbaló en el lugar (ver DIARIO DE NAVARRA de ayer). Medidas insuficientes. Gancedo afirma en su informe que el martes visitó la zona «a fin de comprobar el grado de suficiencia de las medidas adoptadas, observando lo siguiente».' -irLa limpieza y desbroce de maleza realizada la considero suficiente». En lo relativo al alumbrado público, se han instalado tres puntos de luz en el acceso desde la Avenida de Guipúzcoa y se han repuesto totalmente las bombillas del alumbrado existente...
22/02/1986 Vecinos de la Rochapea cortaron el tráfico en la avenida de Guipúzcoa Como protesta por obras en el puente de Curtidores. Un centenar de vecinos de La Rochapea cortaron ayer el tráfico en la Avenida de Guipúzcoa durante diez minutos como protesta por las obras en el puente de Curtidores. La Policía Nacional convenció a los manifestantes de que abandonaran su actitud. Minutos antes, la presencia de numerosos agentes municipales había impedido el derribo de las vallas que cierran dicho puente. A las ocho de la t...
23/02/1986 Necesitó dos semanas para darse cuenta de las pésimas condiciones en que se encontraba el Camino del Plazaola, por el que obligatoriamente deben pasar los vecinos del barrio de la Rochapea para acceder al Casco Urbano de la ciudad, tras el cierre del puente de Curtidores, el 4 de febrero. En esos 14 días, un joven de 19 años tuvo que ser hospitalizado con la mandíbula fracturada al resbalar en las peligrosas escaleras del Camino y los habitantes del barrio expresaron de numerosas maneras su protesta, desde una manifestación, hasta escritos enviados a la Casa Consistorial o difundidos en los medios de comunicación. Durante ese tiempo también, mientras empleados municipales únicamente colocaban unas bombillas y cuatro maderas como solución, el Grupo Municipal de UPN presentaba un informe detallando las lamentables condiciones del lugar, atravesado diariamente por todo el mundo...
1900ca Puente de la Rochapea y barrio de Curtidores (Tenerías), desde la carretera de la Estación
06/12/1986 Más de cien mil pesetas, coste de los destrozos en el puente de Curtidores: Los daños causados por desconocidos durante las obras de ampliación del puente de Curtidores, que conecta el Casco Antiguo con el barrio de la Rochapea, han supuesto un coste económico de 134.693 pesetas, según la fáctura - presentada por la empresa - «Construcciones Arbeloa, S.L.» al Ayuntamiento. La Comisión Municipal de Gobierno acordó ayer abonar esa cantidad a la empresa, así como aprobar la certificación final de las obras, por importe de 11 millones de pesetas. El acuerdo incluye también el pago de 327.258 pesetas a «Aguas de la Comarca de Pamplona, S.A.» por los trabajos de reposición de la tubería...
Gran Enciclopedia Navarra
Para terminar, esta carta al director en la que su autor pide directamente la demolición del viejo puente y la construcción -para ser europeos- de uno nuevo:

La ampliación del puente de Rochapea 
LAS obras públicas -estos precipitados geográficos llamados puentes- no se hacen para toda la historia de un pueblo ni tampoco son susceptibles de apetachamientos sucesivos, de reformas circunstanciales o de parcheos momentáneos. Ahí tenemos el buen ejemplo del puente de la Chantrea; se pensó también hacer otro disparate pero había entonces en la Corporación pamplonesa un caballero cuyo apellido empezaba por H que se echó las manos a la cabeza diciendo que él tenía un buen proyecto para la isla de Cuba y gracias a esa sorprendente y singular casualidad tienen los chantreanos el mejor y más elegante puente de la ciudad. A los rochapeanos -siempre olvidados y dejados a nuestra interior suerte hortelana- no nos ha correspondido semejante fortuna. El viejo puente ya ampliado con un voladizo para ganar las aceras laterales, con armaduras que dejan ver el triste costillar, le van a aplicar la cataplasma madurativa de la ampliación. Un metro nada más de rodadura es una ridícula ganancia para la circulación mecánica con un presupuesto escalofriante de itreinta y un millones de pesetas!, o sea trescientas diez mil pesetasl por centímetro. Le hicieron unas "pinchainas" al igual que al puente de San Pedro, a base de una perforadora sacando muestras para determinar la resistencia de los fundamentos, y puesto que la había, le aplican ahora una plancha de hormigón armado con más voladizo, uno para cada acera y otro para la pura calzada. Tender un nuevo puente, con las posibilidades de construcción de hoy día, no es como para que se le arrugue el ombligo a la Corporación ya que su número se aproxima a la treintena. Dentro de cuatro días esa ampliación resultará insuficiente y el gasto de hoy se verá que estuvo mal empleado. Hacen falta resoluciones definitivas, rotundas y para el porvenir; mientras no nos decidamos a quitarnos la zolda del provincianismo enano, no podremos decir, con. fundamento, que hemos entrado en Europa. 

Asesinato de Ezequiel Lorca, mano derecha de Eusa

Eusa-Lorca 1941 Galle AMP
La II República española no fue muy amable con los escasos ciudadanos de nombre "Ezequiel" que vivían y trabajaban en Pamplona. En 1932 cayó, asesinado por las balas de Galbete, Ezequiel Seminario. Dos años más tarde, Ezequiel Lorca, mano derecha de Eusa.

Ezequiel Seminario padre, con sus hijos,
Ezequiel y Lola en el monte Archueta Junio 1925
Hace unos meses, en una entrada sobre Ezequiel Seminario, el Provisor de la Diócesis, asesinado por Galbete en 1932, me llegó este comentario:
Anónimo dijo...
Dice que el nombre Ezequiel no es muy común y es cierto. Pero mire usted por dónde en esos mismos años 30 se produjo en Pamplona otro crimen que conmocionó a toda la ciudad, cuya víctima fue Don EZEQUIEL Lorca. Estaría muy bien arrojar algo de luz sobre los hechos, circunstancias y motivaciones. Gracias.9 de julio de 2020, 17:33
Durante este tiempo me han ido llegando -por separado- algunas noticias sobre el asesinato de este 2º Ezequiel que, enlazándolas, pueden ayudar a hacernos una idea del ambiente de aquella Pamplona de los años de la II República, incapaz de proteger la vida y hacienda de sus conciudadanos.

Carácter del doble asesinato
Cuartel de Caballería
La motivación de este asesinato fue política o, mejor, sindical. Luis Martínez de Ubago confesó que había matado a Ezequiel "por haber admitido dicho contratista personal perteneciente a los Sindicatos católicos para sustituir a los que antes tenia, de la Casa del Pueblo". La venganza se coció en la Casa del Pueblo y Luis era un dirigente de  la Juventud Socialista de Pamplona.
19/04/1934 El señor Espoz sacó y exhibió (y fue leída) una carta fechada el 2 de febrero de este año, con membrete de la Federación local de Sociedades Obreras, y firmada por Luis Martínez de Ubago (detalles en que no había caído hasta después del crimen) en la que con motivo de habérsele adjudicado el derribo del cuartel viejo de Caballería se le dice que "si toma obreros de la derecha, se verán precisados a defenderse por todos los medios a nuestro alcance". 
Filiación de Luis Martínez de Ubago Arámbarri
José M. de Ubago y Rosa Oteiza (estatua)
Luis tenía 25 años cuando cometió el crimen. Nació, por tanto, en 1909 ca., en Zaragoza.
No es el Luis que José Martínez de Ubago tuvo con Rosa Oteiza ya que los tres hijos que tuvo José con Rosa (José, Julio y Luis), además de nacer antes de 1909, llevaron -según la bisnieta Lara Ubago- los dos apellidos del padre:  Martínez de Ubago Lizarraga.
Pero sí pudo ser el hijo de la boda que Rosa Oteiza impidió en Zaragoza hacia 1908:
"Pudo ser hacia 1908, cuando Rosa irrumpió con sus tres retoños en la iglesia de Zaragoza (parece ser que en la iglesia de Santa Engracia) en la que el padre de las criaturas (José M. de Ubago) se iba a casar con otra (¿Arámbarri?).
Lo que sí tengo claro es que el Luis que asesinó a Lorca y a Oricáin, llevaba, de primero, el apellido Martínez de Ubago al completo. Mirad, más claro, agua:
José M. de Ubago, Alcalde  S.S.
04/12/1934
 "Muy Sr. mío: En el diario de su digna dirección correspondiente al día 1 de diciembre aparece una información en la que se dice, entre otras cosas, que "Luis Martínez de Ubago, etc. etc..." Este Luis M. de Ubago no es tal, sino Martínez Arambarri, según hemos podido enterarnos. Las quintas y su inscripción en el Juzgado de Zaragoza (su pueblo natal), corresponden a los apellidos que le indico. No tiene por tanto ningún derecho a usar nuestro apellido. Como estoy segurísimo que usted ignora esto, por eso se lo comunico. Esto se lo digo sin contar con mi familia a quien no he consultado para dar este paso, pero que reprueban -tanto como yo- lo hecho por Luis Martínez. No le remito esta carta para que la publique sino para que su recto juicio y digno proceder pongan las cosas en su sitio cuando se vuelva a hablar de Martínez Arambarri y de su "hazaña", Dándole gracias anticipadas y rogándole perdone la molestia le saluda atentamente su seguro servidor.-Manuel M.de Ubago."
No sólo el acusado lo usa, sino que en el propio procedimiento abierto contra Luis consta su apellido completo. Y eso molesta a los Martínez de Ubago legítimos, que piden al Diario de Navarra que quite (como así hicieron a partir de entonces) lo de "Ubago" del hijo ilegítimo. A partir de esta carta, DN siempre usará "Martínez Arámbarri"

DOCUMENTACIÓN
1. José Castells: los  Escolapios
Dice Castells en su Rincón del paseante:
Escolapios Eusa-Lorca Galle AGN
El siguiente paso era buscar un arquitecto que les pusiese en pie su casa; buscaron y eligieron a Víctor Eusa Razquin, pamplonés del 1894, (es curioso: ambos, cliente y artista, llegaron a Pamplona el mismo año) y ex alumno de la institución. Otro ex alumno, Ezequiel Lorca, se encargó de la construcción con un presupuesto inicial de 814.781,32 pts...
Fue el día de Nochebuena de 1931 cuando los escolapios se instalaron en una pequeña parte de su nuevo edificio ya que la mayoría seguía en obras y las obras iban lentas, muy lentas, a veces paradas, porque los dineros se habían acabado. Tuvieron que hipotecar lo levantado por valor de 600.000 pts para poder seguir y siguieron. Cuando ya parecía que todo estaba encaminado una nueva desgracia cayó sobre ellos: el contratista Lorca y su secretario Andrés Oricáin fueron asesinados. El 17 de abril de 1934 un carpintero llamado Luis Martínez Ubago que había sido despedido de la obra por falta de trabajo para él, se tomo la "justicia" por su mano descargando las tripas de su pistola contra el constructor y su contable. Su viuda se comprometió a terminar los trabajos apalabrados pero todo fue a peor, la marcha se ralentizó y el dinero volvió a escasear.
Así pues, Castells asegura que Ezequiel Lorca fue alumno de Escolapios, contratista que construyó el actual colegio y que junto con su secretario Andrés Oricáin, fueron asesinados, por un carpintero que había sido despedido de la obra.

2. Blog Premín de Iruña: Ambiente sociopolítico en 1934
Javier Baleztena, recogiendo en su blog palabras de su tía Lola, contextualiza el doble asesinato en el ambiente sociopolítico de 1934 y responsabiliza del mismo a "elementos socialistas de la Casa del Pueblo":
Javier Baleztena San Saturnino 2013 
Huelgas, asaltos, tiros, asesinatos, profanación y quema de templos. Entre los asesinatos hubo que lamentar el de Ezequiel Lorca, conocido contratista de Pamplona[1].
[1] Se refiere al doble asesinato del contratista Ezequiel Lorca y su contable Oricáin, en Pamplona, por elementos socialistas de la “Casa del Pueblo”
Este ejemplar del periódico "El Día" de Abril de 1934, editado en Guipúzcoa, sirve de muestra para ver cómo estaba la situación en esa época y cómo el asesinato de Lorca y su contable sobrepasó nuestras mugas forales.
3. García Sanz, Ángel... : Socialismo histórico navarro
"Un perfil muy similar es el de la familia Martínez de Ubago, de la que aparecen en el Diccionario tres representantes: Luis Martínez de Ubago Arámbarri, zaragozano; su primo Eduardo Martínez de Ubago Lizarraga, pamplonés, y el hijo de este, nacido en Mondragón, Vicente Martínez de Ubago Oquendo. Es verdad que Luis, afiliado a la Juventud Socialista de Pamplona, era carpintero (al parecer, su padre, José, no había reconocido su paternidad ni se había ocupado de él) y que se dio a conocer sobre todo por un suceso trágico: despedido el 17 de abril de 1934 por el contratista de las obras del Seminario de Pamplona Ezequiel Lorca, le dio muerte junto a su contable Andrés Oricáin, un suceso que conmocionó a toda la ciudad. Fue condenado a 30 años de cárcel a pesar de la brillante defensa de letrados socialistas como Luis Jiménez de Asúa, Salvador Goñi, Julia Álvarez y su primo Vicente Martínez de Ubago. Sus compañeros criticaron el hecho de que su presunto padre, nuevo alcalde de San Sebastián, «no hubiera visitado ni se hubiese preocupado por la suerte de su hijo, ni por su defensa» (p. 145). A pesar de que hay autores que sostienen que fue fusilado en los primeros días de la guerra civil, lo cierto es que en 1947 fue indultado y pasó a vivir a San Sebastián."

4. Prensa Histórica (resumen)
Paúles Eusa-Lorca Zaragüeta 1930 ca
"Se presentó en la Comisaría Luis Martínez, declarándose autor de la muerte de Lorca y de su cajero, dijo que el motivo de la agresión fue por haber admitido dicho contratista personal perteneciente a los Sindicatos católicos para sustituir a los que antes tenia, de la Casa del Pueblo". 
"Peticiones de la clase Patronal: Piden al Gobierno autorización para el uso de armas, la clausura de la Casa del Pueblo y el restablecimiento de la pena de muerte".
"Funerales. ...Federación de Obreros Católicos, Solidaridad da Obreras Vascas, Círculo y Juventud Tradicionalista y Centro y Juventud Vasca..."
"Entierro Más de 15.000 personas acompañaron los féretros hasta el portal de Taconera"
"Manifestación Doce mil personas se dirigieron al Gobierno civil, pidiendo justicia. Una comisión de .manifestantes subió al Gobierno a entrevistarse con la primera autoridad de la provincia."

5. Tabuenca
Viviendas sociales de Eusa-Lorca que no se pudieron llevar a cabo
Este asesinato puso fin a la fructífera colaboración entre Víctor Eusa y Ezequiel Lorca e impidió llevar a cabo numerosos proyectos en común

martes, 12 de enero de 2021

El orgasmo atlético



Mayo 1996 Media Maratón de Pamplona. Los primeros kms fui reteniéndome. Los tiempos que iba marcando eran de 40-45''/km mejores que lo calculado. Una animalada. Aquello no podía ser. Temía hundirme, tenía que pinchar, pero cada vez me sentía mejor. En el km 15 me despedí del grupo en el que iba y progresivamente fui acelerando. Adelantaba a todo el mundo y me sentía eufórico. Sonreía como un imbécil y chocaba la mano que me ofrecía el público. Cuando entré en el Estadio, eché el resto en un prolongado sprint. Acabé ¡20 minutos! mejor que la Media Maratón del año anterior.
Cuando llegué a casa, les dije a los míos: "he saboreado el amor, disfrutado de la amistad, con la música, la investigación, en la comida, con el buen vino.., en la montaña.., las noches estrelladas... Pero como esta mañana, en la Media Maratón de Pamplona -pensaréis que estoy chalao-, jamás había disfrutado tanto nunca".
¿Qué me pasó aquella deliciosa mañana? Nos lo explica...

LA QUÍMICA DEL CORREDOR (DN 29.10.2013)                             por Gabriel Asenjo
¿Por qué el correr engancha y produce placer?
 
En los años 70 y 80, a falta de ayudas farmacológicas, algunos atletas cubanos guardaban un secreto: la música como estimulante legal. Al final de agotadoras sesiones de trabajo en gimnasio con series de sentadillas intercalando saltos, el entrenador ponía música a todo volumen. Una música energética como los coros de Yl Trovatore, Aída o Carmen. Al atleta fatigado se le cambiaba la cara, encontraba fuerzas en el último depósito del alma, y sumaba un par de series más de entrenamiento. Una vez más quedaba demostrado que una parte del éxito en el deporte procede de nuestra química de emociones. Es decir, de la química cerebral estimulada desde el oído, en este caso por una emoción musical.
En el running también puede darse un proceso algo diferente. No se trata de correr atado a los cascos con la música favorita -que también puede ayudar- sino que logremos alcanzar un estado de esfuerzo tal que nuestro cuerpo segregue una química placentera, una pura sensación de bienestar aunque uno corra bajo la lluvia. 
Y es que, a través del acto prolongado de correr, se activa la función de las llamadas endorfinas, una especie de opioides que segrega nuestro organismo y que estimulan nuestros centros de placer. (Endorfina, igual a morfina endógena). Estamos hablando de neurohormonas y neurotransmisores que producen una cierta analgesia placentera sin efectos negativos. Nos referimos a esa sensación que relatan algunos corredores de vitalidad, placer, plenitud y autodominio que invade al atleta cuando considera que su cuerpo "vuela" o se desplaza sin aparente esfuerzo y gasto de energía (y de la que también disfrutan ciclistas o esquiadores de fondo). No quiere decir que un principiante alcance de buenas a primeras a ese gustazo del sudor placentero que, según investigadores, se suele detectar hacia los 40 minutos de esfuerzo al 76% de la frecuencia cardiaca máxima. Pero también es cierto que un corredor normalito, sin objetivos competitivos, al pasar del umbral de la media hora corriendo suave por un parque o por la playa, puede experimentar una sensación de felicidad tanto en plena carrera como al finalizarla si, obviamente, uno no acaba su entrenamiento exhausto. 

¿Por qué engancha el running? 
Aseguran los neurobiólogos que nos recargamos positivamente de endorfinas cuando hacemos lo que más nos agrada como, por ejemplo, relacionarnos con la naturaleza, con el disfrute de los sentidos, con ejercicios de respiración-relajación; y en el caso de los runners con la práctica de la carrera. Además el hábito del ejercicio aeróbico ayuda también a elevar el nivel de serotonina (una sustancia relacionada con estados de bienestar), de dopamina (asociada con la estabilidad emocional y con la motivación) y de melatonina, una hormona que aumenta la energía y capacidad de trabajo. Es por eso que algunos corredores lesionados se sienten invadidos por el mono de correr y se vuelven irritables. 

¿Por qué muchos individuos aseguran que la inspiración la encuentran mientras corren? 
Se considera que en esos momentos de esfuerzo placentero domina la mitad derecha del cerebro que es nuestra parte artística sobre el lado izquierdo que es el de la lógica, con lo cual el ejercicio favorece la creatividad y afirman que la inteligencia emocional. Y, por supuesto, mejora nuestro estado anímico hasta el punto que el running resulta medicinal en depresiones leves. Se estima que el hecho de romper a sudar y aparcar las preocupaciones que impiden una visión clara de la realidad ayuda a la percepción de soluciones para encarar dicha realidad. 

¿La química del encierro? 
Hay referencias de una dinámica química parecida en efectos, pero que supera a las anteriores experiencias, cuando el hombre practica deportes extremos. Es cuando el esfuerzo y la ansiedad de un desafío de alto riesgo como el encierro puede agregar una liberación de la famosa adrenalina que, en muchos individuos, conduce a un estado momentáneo de euforia y luego relax. Constituye una de las explicaciones por las cuales el encierro crea adeptos irrenunciables aunque en este caso hablamos de distancias más propias de velocistas. 
Gabriel Asenjo es periodista

lunes, 11 de enero de 2021

No hay tregua, el Drogas y la guillotina

Nadie debe nunca apretar el gatillo (¡pobrecico mío!)
Es en 1986 (así queda registrado en la Biblioteca Nacional de España) cuando Barricada saca el disco "No hay tregua", con la canción del mismo nombre y con la letra de "el Drogas" (según lo dice él en el último vídeo), autor por tanto de esa odiosa frase de "pero alguien debe tirar de(l) gatillo". Antes, en 1985, como luego veremos, ya la habían estrenado en un concierto en Barcelona.
Habían ya pasado los más duros de los "Años de Plomo" (65, 86 y 93 asesinatos entre 1978-80). En 1986 'sólo' guillotinaron la vida de 41 ciudadanos. Pero, a pesar de que ya empezaba el declive, ETA tenía aún cuerda para 25 años más.
Pincha para ver más claro contra qué 'luchó' ETA y los detalles que aquí se comentan
Es en ese contexto terrorista en el que Barricada publica "No hay tregua". El éxito fue nauseabundo. Y no sólo en el País Vasco y Navarra. Ni sólo entre los nacionalistas-independentistas. 
Cuatro años después, trabajaba yo de camarero (para ayudar) en un bar de lo Viejo. Era una noche de Sanfermines y sonaba la música habitual de fiestas.
De repente, empezó a sonar "No hay tregua" y a cantar Boni, vocalista de Barricada. El ambiente se transformó radicalmente y toda la mara la coreaba. Todo el mundo se la sabía. Y cuando llegó el odioso "pero alguien debe tirar de(l) gatillo", muchos, por cinco veces, jalearon el consabido "¡ETA, ETA, ETA, ETA, ETA!".

El fenómeno "No hay tregua"
Llama la atención lo que desde hace 35 años sucede con esta canción: gente que, en circunstancias normales, está y se manifiesta en contra del terrorismo, personas incapaces de matar una mosca, en cuanto comienzan los compases de la canción de marras, especialmente si están bajo la influencia del alcohol, se transforman en auténticos borregos y sirven de cobertura a los que la utilizan para jalear explícitamente a ETA.
Más de uno, que ahora me está leyendo, lo reconocerá.
Fijaos (especialmente Skolae) de qué años estamos hablando. ¡Como para pasar desapercibida la canción de marras en la lista de "No me cantes violencias"! 
Posteriormente las Peñas hicieron suya la odiosa canción de Barricada y se cantaba en la Plaza de Toros -y con el máximo odio- durante los doce años, uno detrás de otro, que Yolanda Barcina presidió la corrida del Siete de Julio por ser Alcaldesa de Pamplona (1999-2011). Sin duda, Yolanda -hay que reconocerlo- ha sido la mujer más insultada (puta Barcina, la burgalesa...), acosada, perseguida... que ha habido en Navarra (¿dónde estaban las feministas? ¿dónde están aún?). Y no la han matado porque no han podido. Sin que -hablando de violencia- Skolae haga la más mínima referencia a esta persona.
No acabó en el coso pamplonés el recorrido de la odiosa letra del Drogas. Indar Gorri la llevó al Sadar y debió de llegar a algún acuerdo con la directiva (y eso que la letra no es en euskera), porque empezó a sonar, no hace mucho, por los altavoces del estadio


"Anónimo luchador"
¿A quién homenajean en esta canción de Barricada? Nunca han respondido con claridad quién está detrás de ese "anónimo luchador". Y aunque lo suavicen diciendo que "nunca tendrán las armas la razón", yo os aseguro que su homenaje, desde aquellos oscuros '80, no iba dirigido, precisamente, al Estado Islámico ni a Al Qaeda. Ni siquiera al Grapo, las Brigadas Rojas o a la Baader Meinhof. Cuando esta canción se escuchaba en conciertos, plazas o en bares, se homenajeaba a quienes aquí han tirado de gatillo a mansalva: ¡ETA, ETA, ETA, ETA, ETA!
He encontrado esta interpretación de "No hay tregua" en 1985, en Barcelona, antes de publicarla en el disco homónimo de 1986. En ella, al principio ("Hay una gente por ahí que se tiene que poner pasamontañas, pa ellos no hay tregua") y al final ("No hay tregua y no la habrá")  hay unos guiños evidentes a los del pasamontañas con chapela.
Es el juego del gato y el ratón. Tus mejores años, clandestinidad. No es muy difícil claudicar. Esto empieza a ser un laberinto. ¿Dónde está la salida? Estás asustado, tu vida va en ello, pero alguien debe tirar de gatillo (Aquí, los que se llevan el gato al agua gritan por cinco veces: "¡ETA, ETA, ETA, ETA, ETA!"). Tu infantil sueño de loco no es respuesta demencial. Este juego ha terminado mucho antes de empezar. Anónimo luchador, nunca tendrán las armas la razón, pero, cuando se aprende a llorar por algo, también se aprende a defenderlo. Estás asustado, tu vida va en ello, pero alguien debe tirar de gatillo.
Desde 2008 que empecé con el blog llevo peleando por desterrar del repertorio que se canta en la Plaza de Toros de Pamplona... o en los últimos años en El Sadar, esa terrible arenga que se pone del lado, se pone en el lugar de quien asesinó a Miguel Ángel Blanco, a Gregorio Ordóñez, Jesús Ulayar, a Tomás Caballero, a Paco Casanova (bien cerca de La Chantrea), José Javier Múgica... por hablar sólo de los concejales, representantes del pueblo, que murieron en un radio inferior a 100 km de la casa del Drogas...
Algo podría haber dicho sobre el daño que ha hecho esta canción a las víctimas de ETA, pero El Drogas prefirió leerse unos cuantos libros sobre la Guerra Civil y hacer canciones sobre ella, olvidándose de la carnicería -en democracia- que tenía a la puerta de su casa.

El Drogas y la guillotina: "separar algunas cabezas de algunos troncos"
Puede que algún ingenuo le quede alguna duda sobre cuál es la postura del Drogas ante el uso de la violencia, duda que espero se la quite el propio Enrique Villarreal en un programa de octubre de 2015 en la EITB (¡cómo no!), en el que sólo le plantó cara (gracias, ciudadano) un contertulio. Os lo recorto bastante por vuestro bien.
¡Más vale que dice -y yo me lo creo- "hace diez años que no me meto ni perica, ni petas ni alcohol, y podría, pero no me apetece"!


Banalización del tiro en la nuca
El mayor éxito de la letra del Drogas es contemplar a quienes fueron víctimas de ETA y, por tanto, deberían estar al lado de las víctimas, bailando con desparpajo la canción dedicada a sus verdugos. A Miquel Iceta solo le falta pronunciar explícitamente por cinco veces el "¡ETA, ETA, ETA, ETA, ETA!". No me extraña que quien ha subido el vídeo lo haya titulado "Miquel is ETA". Una bonita manera de terminar un mitin del PSC-PSOE con la presencia del actual presidente del gobierno. Lo dicho: la banalización del tiro en la nuca:

La última:
Necrológicas. 8 de enero de 2021, Francisco Javier Hernández Larrea -Boni-, voz y guitarra del grupo Barricada, ha fallecido en Pamplona, debido a un cáncer de laringe que arrastraba desde 2018.