Páginas vistas en el último mes

viernes, 7 de noviembre de 2014

1954 y 1955: Encierros NO-DO. El "Majo" de la Estafeta

 El Majo de la Estafeta: elegantemente ladeado, la cabeza apoyada en el brazo para ver mejor 
Encierros de 1954. NO-DO Nº 602A
Los Encierros de 1954 no han pasado a la historia por su peligrosidad, pero sí por su belleza y emoción.
Comienza el NO-DO con la imagen del programa de fiestas de ese año y con la música del aurresku, en honor a esta solemne carrera.
He puesto de cabecera del vídeo (mira 1er vídeo) una foto de Inge Morath de ese año 1954, verdadero documento en el que podemos ver la expectación que levantaba la llegada de los toros a los Corrales del Gas. En ella se muestra la indumentaria de los curas que veíamos por la calle de niños: tejas con borlas, manteo, sotana, coronilla tonsurada... y, con todo eso, en pleno mes de julio. Fijaos en la estrechez de los ventanucos, a diferencia de los amplios y acristalados que en las últimas décadas colocaron.
Entre las imágenes que he destacado en cámara lenta, se muestra (en orden cronológico) el aguante de un mozo en Santo Domingo ante la manada, la toma de la curva de Estafeta con algunos corredores delante de las astas, algún intento, cobarde, de patada al morlaco que pasa, y la vestimenta mayoritaria de los mozos en aquellos años '50: en la manera de vestir, la costumbre de algunos de ellos de recoger con el calcetín el vuelo de la garra del pantalón.



Encierros de 1955. NO-DO Nº 654B. El "Majo de la Estafeta"
La cabecera del vídeo (mira 2º vídeo) es una imagen de Rafael Bozano (pág 139). Me impresionan los reflejos del mozo caído de la derecha que, viendo la que se le viene encima, se gira como puede para evitar el pisotón de la afilada pezuña del morlaco. Me asusta la musculatura del cuello del toro y la media luna de sus astas. ¡No me extraña que sea capaz de volcar un remolque lleno de gente!
Vemos en Santo Domingo, en el 24", una cogida terrible a un mozo de camisa de cuadros, buen corredor, al que el toro lleva colgado de las astas y deja en el suelo casi 30 metros adelante.
Pero la más espeluznante es sin duda la de la curva de la Estafeta (47"): el mozo (de calcetines blancos recogiendo las garras del pantalón) que corre en las astas, cae y su cabeza queda encima de la acera. El toro lo engancha por la espalda y lo levanta, golpeándolo contra la pared. Lo suelta y le pasan por encima dos toros más y dos cabestros.
(Actualización 08.11.14. Ver comentario 1: "EL mozo corneado en la curva mercaderes con estafeta es mi padre, Jose Javier Garayoa Leranoz. Fue empitonado del pulmón y le dejó una cicatriz de más de 30 cms". Hoy ya no está para correr pero si hecho un chaval... 79 años". Gracias, Garayoa hijo y un abrazo a tu padre. Funcionó, funcionó el capotillo)
En fin, que el Capotillo no anduvo muy fino, pero ninguno de los dos engrosó las estadísticas de muertos en el Encierro.
Vemos, también en Estafeta, a partir de la Bajada Javier (58"), una bonita carrera y, en seguida... (pongo punto y aparte porque lo que viene ahora lo merece)
 ...En seguida (65"), la escena más surrealista del mundo. Algo que sólo puede pasar en San Fermín: un tío, en la acera derecha, tumbado boca arriba, elegantemente (ni la maja de Goya) ladeado hacia la calle, la cabeza apoyada en el brazo para ver mejor el espectáculo, observa tan campante cómo pasa toda la torada. ¡Sin palabras! Me callo porque no sé cómo expresar mi alucine. Ni Buñuel ni Fellini... ¡el Majo de la Estafeta!
Para terminar, quiero destacar la frialdad del que, escondido en un portal, ve pasar (78") en Mercaderes al toro suelto, y el valor de un señor (no parece un mozo) de gris que acude (87") en ayuda de los acosados por el toro en la Plaza del Ayuntamiento.



Actualización 08.11.14. Aquel anónimo (de momento) Majo de la Estafeta hizo escuela. Y tuvo algún alumno que, sín mejorar la pose, sí que arriesgó hasta la temeridad. Mirad esta imagen que me envía hoy Miguel Ángel Eguíluz, con 40 años de encierros en sus piernas y en su corazón:

Otro "Majo" el 10.07.96, ganadería de "El Sierro".
Por cierto, estos encierros terminaban en la actual plaza. ¿Quieres ver cómo era el que hace 100 años llegaba a la Plaza Vieja?
Comentarios de Facebook

2 comentarios:

Anónimo dijo...

EL mozo corneado en la curva mercaderes con estafeta es mi padre, Jose Javier Garayoa Leranoz. Fue empitonado del pulmón y le dejó una cicatriz de más de 30 cms
Hoy ya no está para correr pero si hecho un chaval... 79 años.

Anónimo dijo...

EL mozo corneado en la curva mercaderes con estafeta es mi padre, Jose Javier Garayoa Leranoz. Fue empitonado del pulmón y le dejó una cicatriz de más de 30 cms
Hoy ya no está para correr pero si hecho un chaval... 79 años.