Páginas vistas en el último mes

martes, 16 de junio de 2015

Baleztena: "Después de pensarlo despacio"


De bien nacidos...
En esta entradica quiero mostrar mi agradecimiento a tres personas: en primer lugar, a Ignacio Baleztena Ascárate (sic), por todo lo que hizo por Pamplona y, muy especialmente, por los Sanfermines; a su hijo Javier Baleztena, por recoger tantos recuerdos de su padre en su blog Premín* de Iruña, de donde he sacado materiales para esta entrada; y en tercer lugar, a Miguelo, Miguelo Miranda, quizás la persona que conozca más canciones de la Vieja Iruña y que se ha prestado a interpretar, como sólo él sabe hacerlo, esta canción que han ensayado en su coro de ANAPAR (Asociación Navarra de Parkinson). Espero, Miguelo, que me grabes muchas más canciones, para que no se pierdan estas auténticas joyas.
Gracias, a los tres, y un navrazo para cada uno.

Cebaron los mozos más de cien güetes...
Obra de Ignacio Baleztena en el folclore navarro
Como bien señala Wikipedia, junto a su dedicación a la política, su interés por la historia y la literatura, los Sanfermines fueron otro eje principal de su biografía: fue el autor de la canción "Uno de enero, dos de febrero...", puso letra a la Diana de San Fermín, promovió el "Riau-Riau" y fue el primero que rubricó con esa expresión (¡riau riau!*) el Vals de Astráin, organizó festivales folclóricos, fundó la peña Muthiko Alaiak* y el grupo de danzas municipalIgnacio Baleztena creó un grupo de danzaris para mantener y recuperar las danzas navarras que estaban a punto de desaparecer. Este grupo, que aún perdura, es el más antiguo de los que actualmente hay en Pamplona. Ignacio les enseñó el Ingurutxo de Leitza, que había aprendido bailando en la plaza, y después otras piezas, a alguna de las cuales incluso puso  letra como la de "Las Pamplonas", o la de "La Anthonia e Inasio", que vemos hoy.
Su amor a Pamplona se tradujo además en múltiples iniciativas: en 1922 organizó los actos conmemorativos del tercer centenario de la canonización de San Francisco Javier, promovió y revitalizó las comparsas de gigantes y cabezudos, recuperó la tradición del Rey de la Faba*, puso en marcha la Cabalgata de Reyes y el Homenaje a la Vejez, y organizó el programa para el quinto centenario del Privilegio de la Unión.

...se cayó el badajo... y aplastó a dos perros..
Las coplillas de Ignacio Baleztena
Ignacio aprovechaba melodías populares de la montaña navarra y les escribía una letra adaptándola mediante los arreglos musicales que le hacía el maestro Silvanio Cervantes. Este fue el caso por ejemplo del “Uno de Enero”, su canción (con permiso de J. Trayter) más universal.
Solía aprovechar inguruchos* de la Montaña, de Leiza incluso, poniéndoles una letra descriptiva del tema que quería tratar: las mecetas* de San Fermín, las coplicas de Viernes Santo, los Ediles Pamploneses, la Anthonia e Inasio, ¡Levántate Pamplonica! No tardaban mucho en hacerse populares.


Delante de todos marchaba el chun chun...
Después de pensarlo despacio
Así empieza la que se  titula "La Anthonia e Iñacio, casar se han hecho", y que narra la celebración de la propia boda de Ignacio. No sé por qué le cambia el nombre a su mujer (Carmen). 
Como he señalado, aprovecha la música de un ingurutxo, concretamente de Leiza. Un ingurucho que Ignacio bailó multitud de veces, como se ve en la propia carátula del vídeo.
He encontrado un vídeo (os lo recomiendo encarecidamente) de hace unos 40 años, en el que se baila el trocito correspondiente a la canción de Baleztena. He puesto también en mi vídeo unas cuantas imágenes de la boda y de la vida de Ignacio y algunos dibujicos alusivos a la celebración.
Con todo ello y la simpatía de Miguelo, ha quedado un vídeo bien majo. Ahí va:



La Anthonia e Inasio, casar se han hecho

Después de pensarlo despacio despacio
La Antonia e Inaxio casaron por fin.
Cebaron los mozos más de cien cuhetes
Con unos chufletes que hacían fu fu
Fu fu fu fu fu    Fa fa fa fa fa
Luego al estallar hacían ¡pam! ¡pam!
La la la la … etc.

Tocó la serora* toda la mañana
Bandeó la campana con el sacristán
De tanto bandearla se rompió el badajo
Queal venirse abajo hizo Rataplán
Y mató a dos perros que hicieron Guau guau
Y su dueño dijo: me los han jibau.
La la la la la la la la la … etc

A los invitados les dieron bizcochos
Y tiraron chochos  p´a tos los mocés
Después de que hubieron llenado la panza
En karrikadantza* se fueron al tren
Delante de todos marchaba el chunchún*
Y con el damborin hacían tun tun
Tun tun tun tun … etc

Como estaba lleno todo el Plazaola*
Al furgón de cola se tuvieron qu´ir
Toco el jefe el pito el cura dio un gora*
La locomotora salió haciendo pi.
Fi fi fi fi fi   Fa fa fa fa fa
Ch ch ch ch ch ch ch ch ch ch
Ch ch  ch ch  chchchch… etc

La Antonia e Inaxio vivieron felices
Comieron perdices, birika* y txistor*.
Decían de Antonia los de la Cendea*
“Es la etxekoandrea* más buena y mejor
Y es para la casa de mucho kozkor* y él
es un  alperra* de marca mayor”
La la la la …. etc.

Pequeño diccionario (por orden de aparición)
Premín: uno de los seudónimo de Ignacio (Premín de Iruña). Es "Fermín" en vasco.
Muthiko Alaiak: peña fundada por Baleztena. Significa "mozos alegres".
¡Riau riau!: se grita así al final de cada estrofa del Vals de Astráin. Se le ocurrió a Baleztena.
Faba: es haba, en el dialecto navarro. El niño que la encontraba en su pastel era premiado.
Mecetas: o mezetas: "fiestas patronales", exclusiva en la Navarra de habla vasca. Es una castellanización de meza ("misa", de "ite, missa est") y el sufijo abundancial -eta: mogollón de misas
Ingurucho: si inguru es "vuelta, contorno", ingurutxo podría ser un diminutivo: vueltica, ya que suele dar vueltas a la plaza.
Serora es hermana (sor, soeur), que hace de sacristana.
Karrikadantza: Calleja, calle y danza: danzacalles (como pasacalles, pero bailando)
Chunchún: onomatopeya de la percusión que acompaña al chistu
Plazaola: ferrocarril de Pamplona a San Sebastian que se construyó en principio para dar servicio a las minas de Plazaola, ferrería y caserío del Valle de Leizarán. Significa "ferrería de la plaza"
Gora: arriba, aúpa, viva
Birika: embutidos a base de pulmón
Txistor: chorizo delgado, longaniza
Cendeaes el nombre tradicional que recibe una congregación de pueblos en la Cuenca de Pamplona (Navarra). Caro Baroja cree que proviene del latín centenam
Etxekoandrea: la señora de la casa, la dueña
Kozkor: podría ser "de mucho carácter, tenaz"
Alperra: vago, inútil, perezoso


Algunas foticos subidas a Face

8 comentarios:

Echenique dijo...

Ignacio Baleztena tiene méritos suficientes para que una calle pamplonesa lleve su nombre. Yo apoyo la moción con toda mi emoción.

Serafin Ramírez Gamen dijo...

Formidable el reportaje de Baleztena, yo recuerdo que estas cosas me las contó José María Perez Salazar y son la historia de Navarra, Pamplona y San Fermín que algunos quieren que desaparezca. Enhorabuena.

Javier Baleztena Abarrategui dijo...

Precioso, sin más apelativos
Gracias Patxi, me ha encantado todo y el vídeo de you tube una obra de arte como sueles hacer. Hasta me he emocionado.
Es una pena que se pierdan las canciones del aitacho. Al menos esta gracias a tí y a Miguelo ya está al alcance de todos.
Un abrazo
Javier Baleztena

Patxi Mendiburu dijo...

Yo sí que me he emocionado al recibir tu agradecimiento. Por lo que respecta a las canciones de tu padre, dime cual quieres que rescatemos para intentar hacer algo para evitarlo. Un navrazo

Edurne Elizalde dijo...

Esta canción siempre se cantaba en las celebraciones familiares. Mi padre (Felix Elizalde y mi tia (Paulina Fernandez) lo cantaban y bailaban acompañados por los txistus de mis primos. En mi boda también. Buenos recuerdos.
De las coplicas de Viernes Santo recuerdo alguna estrofa ya que de crios las cantabamos con mis tias abuelas, las Agurruzas, de la merceria de la calle San Miguel

Edurne Elizalde dijo...

Patxi,cuando tengas tiempo te agradecería que nos recordaras la letra de las coplicas de Viernes Santo y así poder volver a cantarlas enteras ya que solo me acuerdo de la estrofa del corderico blanco y de la del Cirilico con su traje ¿de dril?

Anónimo dijo...

Quería matizar al sr. Echenique: Existe yá un paseo Premin de Iruña en Pamplona.

javichu dijo...

Cierto, detrás del hotel Albert, aunque no hay ni una triste placa.