Páginas vistas en el último mes

jueves, 5 de marzo de 2015

¿Por qué los mató ETA? El Informe Foronda


Hace un par de días mi amigo Víctor lanzó una pregunta inquietante: ¿Por qué los asesinaron?
Es una pregunta dirigida a los autores del "Informe Foronda". 
Y esa pregunta señala algo que, al parecer, falta en este informe, por otra parte, muy reconfortante para las víctimas.
Yo le dije a Víctor que sus autores eran historiadores y que quizás no fuera, estrictamente, un tema científico.
Pero el asunto es que Víctor también es historiador, y como historiador pedía una respuesta.
No soy historiador. Soy "aficionado a todo y experto en nada" (= filósofo). Y tengo, Víctor, la sospecha de que los mataron por ser españoles.
Y yo, por mi parte, les pregunto a Raúl López, José María Ortiz de Orruño y José Antonio Pérez: ¿mi respuesta es científica?
***


Solo uno de cada cuatro atentados de ETA tuvo respuesta social hasta la aparición de Gesto
La banda terrorista asesinó a 845 personas; hirió a 2.533, de las que 709 han quedado inválidas; secuestró a 80 ciudadanos y provocó daños por más 161,6 millones de euros.
El Instituto de Historia Social Valentín de Foronda, de la UPV, presenta un estudio con las repercusiones que han tenido las cuatro décadas de terrorismo sobre la sociedad vasca.
Solo la aparición del movimiento Gesto por la Paz, a mediados de la década de los años 80 del siglo pasado, evitó que la sociedad vasca se sumiera en un absoluto silencio frente al terrorismo de ETA. Desde 1968 (primer año con atentados terroristas) hasta 1979, apenas uno de cada cuatro asesinatos de la banda tenía respuesta social con alguna forma de movilización. Y si las víctimas eran policías, la respuesta se reducía a un 7% de los atentados. Unos datos que abonan lo que ya se conocía: el abandono social al que estuvieron sometidas cientos de víctimas en los peores años del terrorismo. El contraste con la reacción a los asesinatos de miembros de la organización terrorista es total: todos contaron con réplicas en forma de huelgas y manifestaciones.


Etxarri Aranatz, enero de 2003: 25º aniversario del asesinato de Jesús Ulayar
Las cifras se recogen en el Informe Foronda "Contextos históricos del terrorismo y consideración social de las víctimas. 1968-2010", elaborado por el Instituto de Historia Social Valentín de Foronda, de la UPV. El trabajo, presentado por sus autores en la comisión de Derechos Humanos del Parlamento, es una petición de la propia Cámara y pretende convertirse en una referencia sobre el terrorismo sufrido por Euskadi. Un estudio que analiza las repercusiones del terrorismo sobre la sociedad vasca y las víctimas.
Raúl López, uno de los historiadores que se han encargado del trabajo, definió terrorismo como "la violencia clandestina ejercida contra personas no combatientes para forzar la voluntad de un gobierno. No estamos ante un fenómeno local, sino global. Lo excepcional del terrorismo de ETA es la duracion, 40 años". Aunque el trabajo se refiere fundamentalmente a la actividad de ETA, también se recogen datos sobre los crímenes de organizaciones afines a esta y de grupos de extrema derecha. Según López, la sociedad vasca ha pasado de una "desmovilización" y de un "abandono" hacia las víctimas de ETA a un mayor arrope, aunque "tibio", fundamentalmente desde mediados de la década de 1980 cuando surgió Gesto por la Paz.
El trabajo se divide en cuatro etapas: los orígenes y el impacto del terrorismo durante la dictadura (1968-1975); transición democrática (1976-1981, los conocidos como 'años de plomo'); la consolidación democrática (1982-1994) y la 'socialización del sufrimiento' (1995-2010). "El terrorismo", ha recalcado López, "ha marcado las cuatro últimas décadas de la historia del País Vasco y también de España en su conjunto. Ha tenido múltiples consecuencias para la sociedad vasca que probablemenmte aún se extenderán durante varias décadas". Por lo tanto, el Informe Foronda no pretende "agotar un tema tan amplio, sino indicar vacíos de conocimiento que pueden dar pie a futuras investigaciones".

¿Os imagináis a los yihadistas, dando una rueda de prensa en París?
Los datos objetivos
La magnitud del impacto del terrorismo se resume en los siguientes datos:
1- 914 personas asesinadas en 43 años, de las que 845 lo fueron a manos de ETA y sus organizaciones afines
2- 2.533 personas heridas por ETA. De ellas, 709 sufrieron gran invalidez, incapacidad permanente absoluta o total.
3- Un 76% de los asesinatos de ETA carecieron de respuesta social (datos hasta 1979). Por el contrario, todos los asesinatos de miembros de ETA contaron con réplicas en forma de manifestaciones o concentraciones.
4- 80 pesonas secuestradas. Nueve fueron asesinadas y otras 14 liberadas tras recibir tiros de castigo en las piernas.
5- Solo entre 1971 y 2001, el Consorcio de Seguros ha pagado 161,6 millones de euros por daños personales y materiales provocados por el terrorismo.
6- En un momento dado, en 2002, cerca de un millar de personas tuvieron que llevar escolta para proteger sus vidas.
El portavoz del PSE en la comisión de Derechos Humanos, Rodolfo Ares, agradeció la presentación del informe porque supone "un análisis riguroso del terrorismo y su impacto en la sociedad vasca". "Frente a los que llaman muertes a lo que fueron asesinatos y solo quieren reescribir la historia, este tipo de trabajos aporta rigurosidad. El relato de la memoria hay que abordarlo sin equiparaciones ni justificaciones. Queremos la verdad de lo que ha pasado".

Miembros de Libertad Ya limpiando de pintadas la vivienda de Jesús Ulayar, asesinado por ETA en Etxarri Aranatz
Cultura democrática
José Antonio Pérez, otro de los historiadores que ha coordinado el trabajo, destacó la importancia de evitar la relativización de las víctimas. "Las víctimas mortales fueron asesinadas y los responsables son sus victimarios, que tienen nombre y apellidos y militaban en una u otra organización que cometía, y después reivindicaba, crímenes que tenían un carácter político. La principal responsable de la escalada terrorista en Euskadi ha sido ETA, la organización más longeva y más mortífera".
Los autores del estudio aspiran a que su trabajo sirva para asentar una cultura democrática. "En Euskadi ha existido una cultura que celebraba, o cuando menos justificaba y comprendía el asesinato del 'otro', y que, por contra, saludaba al perpetrador como a un héroe o un mártir, según el caso. Frente a ello, debe quedar expreso el rechazo a la violencia, ahondándose en una cultura cívica que resalte la función de la política y de las instituciones democráticas como marco en el que se dirimen las discrepancias".
Por Eduardo Auzmendi
Puedes descargarte aquí el Informe Foronda

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mila esker
Víctor

Patxi Mendiburu dijo...

Gracias a ti, por tu perspicacia. Mila esker zuri. Jarraitu horrela

Anónimo dijo...

Yo creo que tu respuesta es acertada
Jesús

Patxi Mendiburu dijo...

Breve, que tengo que salir.
En general sí. Pero hay muchas excepciones: ertzainas, algunos del PNV, Pertur...: estos, más que por españoles, porque se apartaban de su línea.
De todos modos resulta curioso que han asesinado, Guardias Civiles, Policías Nacionales, Forales, Ertzainas, empresarios, obreros, periodistas, profesores, políticos de UCD, PP, UPN, PSOE, mujeres embarazadas y sin embarazar, niños... pero a ningún cura; ni a nadie de Izquierda Unida. Curioso, eh?
Hasta luego, que pierdo el autobús

Anónimo dijo...

Pero todos de alguna manera, eran o colaboracionistas, cipayos- ertzainas. no pagaban el impuesto revolucionario- PNV, Traidores- Yoyes, Pertur Y con sus actuaciones todos asi como los pequeños camellos, estaban en contra del pueblo vasco del que ellos eran sus únicos representantes. En El caso de Pertur sigue sin resolverse su autoria . No había ni curas ni de Izquierda unida que entrarán en esa catalogacion , creo que de haberlos no habrían tenido dudas

Patxi Mendiburu dijo...

Todo de acuerdo excepto lo de los curas y Pertur.
Ha habido curas contra ETA (aunque pocos). ETA, sin embargo, no se ha atrevido a hacerles nada por una razón muy sencilla: con la Iglesia hemos topado. En Euskadi y Navarra meterse con la Iglesia es cavar tu propia fosa.
De Izquierda Unida no me atrevo a decir lo mismo. Si no han matado a nadie, quizás sea porque no ha habido nadie que les haya plantado cara tratándoles como lo que han sido: asesinos y mafiosos.
En cuanto a lo de Pertur, tuve la suerte de trabajar en San Sebastián con una hermana suya y nos decía ¡ya en 79! lo mismo que su madre.
Te copio de Wikipedia:
"El 23 de julio de 1976, ocho meses después de la muerte del dictador Francisco Franco, acudió a una cita a las 10 de la mañana en el bar La Consolation de San Juan de Luz, con, según una nota que recibiera poco antes, "una persona que te conoció hace un mes y te quiere volver a ver". Esta persona no apareció. Al salir del bar a las 11, se encontró con sus compañeros de organización Miguel Ángel Apalategi Ayerbe,Apala y Francisco Mujika Garmendia, Pakito. Pertur les pidió que le llevaran en coche a la cercana localidad de Urrugne, donde tenía otra reunión. Ambos declararon posteriormente que, tras conducirlo hasta la plaza de Pausu, en Urrugne, a pocos metros de la frontera española, se despidieron de él. Ésta fue la última vez que se le vio. ETApm acusó directamente a los grupos parapoliciales y uno de ellos, la Triple A, reivindicó la autoría. No obstante, algunos sectores de opinión mostraron sus sospechas de que los verdaderos perpetradores hubieran sido militantes de ETApm, y la familia, en una rueda de prensa concedida en 1978, defendió esta postura. Marta Bergareche, madre de Pertur, declaró posteriormente:
«ETA es hoy una banda nazi y mafiosa. En ETA, un pequeño grupo de fanáticos, mafiosos y nazis sigue creyendo que en este país no puede haber democracia».5
Desde esta hipótesis se suele señalar a Miguel Ángel Apalategi Ayerbe, Eugenio Etxebeste, Antxon y Francisco Mujika Garmendia, todos ellos bereziak y futuros militantes de ETAm, como autores del presunto secuestro y asesinato de Pertur. Cada 23 de julio se realiza una concentración en memoria de Pertur, donde se suelen ver las antiguas banderas de EIA."
Yo por mi parte te digo que ETA, como tal, nunca reivindicará ni la desaparición de Pertur ni el asesinato de Begoña Urroz en 1960 (http://elpais.com/diario/2010/01/31/domingo/1264913553_850215.html)
Ojalá algún día algún valiente lo reconozca!

Anónimo dijo...

Es evidente que ETA nunca va a reivindicar el asesinato de Begoña Urroz. Básicamente porque no fue ETA. Lo reivindicó el capitán portugués Henrique Galvao (1895-1970), el dirigente más mediático del DRIL (Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación). En Google: "hemeroteca ABC 1961/01/28 galvao DRIL maletas explosivas", "hemeroteca ABC 1961/02/10 galvao actos terrorismo san sebastian" y "hemeroteca ABC 1962/12/04 petardistas DRIL niña guipuzcoana".

Los petardistas del DRIL de finales de junio de 1960 en estaciones de tren fueron Reyes Marín Novoa (desde San Sebastián) y el asturiano-valenciano Arturo González-Mata Lledó (desde Barcelona), hermano de Luis M. González-Mata "Cisne", el del libro "Cisne: yo fui un espía de Franco" (Argos, 1977), qué casualidad. El director de la orquesta desde Francia fue el murciano Abderramán Muley Moré "Manuel Rojas", venido de Cuba. El antifranquismo le consideraba un topo franquista y antiguo batistiano infiltrado en el DRIL. Según Muley, eso fue una calumnia del PCE. En abril de 1967 las autoridades brasileñas intentaron acusarle de lo contrario: de espía soviético y de antiguo castrista (Muley era más un hombre de Eloy Gutiérrez Menoyo que de Fidel Castro). El papel del cubano Eloy Gutiérrez Menoyo (1934-2012)en los atentados de junio de 1960 no está claro. Las fuentes (antifranquistas o de las dictaduras ibéricas, da igual) le incriminan. Interrogado por el FBI tras huir de Cuba a comienzos de enero de 1961, Menoyo echó balones fuera, aunque los del FBI no se lo creyeron mucho: "He emphatically denied going to Europe to carry out any anti-Franco activities or any activities connected with DRIL".

Ese cínico "reportaje" de "El País" de 2010 es malo, malo, malo. Para empezar, en el boletín 3189 del 1-7-1960 de la Oficina Prensa Euzkadi ("http://ope.euskaletxeak.net") no pone sobre el DRIL que es "difícil pronunciarse sobre su autenticidad", sino lo contrario: "[...]era difícil pronunciarse sobre su autenticidad. Ahora las informaciones concordantes no permiten ya dudar de la existencia de ese grupo [...]". El "difícil pronunciarse sobre su autenticidad" se refiere a las bombas del DRIL de febrero de 1960 en Madrid, no a las de junio de 1960. Si los Urroz recibieron "versión oficial de la autoría de ETA" (¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?), ¿por qué la Memoria de 1960 del Gobierno Civil de Guipúzcoa atribuye la muerte de la niña al DRIL?

Algún día habrá que reconocer lo obvio: los familiares de Begoña Urroz han dado demasiadas pistas falsas como para que sea casualidad. Están en su derecho: Begoña Urroz es un cero a la izquierda como víctima de una rama del DRIL acusada justa o injustamente de haber sido infiltrada por el espionaje franquista.

Por cierto, ¿quién demonios era Reyes Marín Novoa? Espero que al menos no fuese "Cisne"...

Y como sé que a mí no me vais a creer, hace unos días Mikel Buesa publicó en "Libertad Digital" un artículo titulado "Memento del 11-M", en el que toca el tema de Begoña Urroz.